Pages

Monday, August 6, 2012

Reacciones a La Comay: mi respuesta inicial


Ciertamente hablar del personaje de La Comay y darle una mirada a sus ejecutorias a la vez que se habla del estado del periodismo, en plena Semana de la Prensa, ha provocado reacciones que van desde el apoyo hasta el odio y descrédito.


Han sido muchas las reacciones que recibí en correos electrónicos, llamadas telefónicas y en las redes sociales a raíz de la publicación de la columna “La Comay es prensa” que pareció en el diario El Vocero el 1ro de agosto de 2012, como inicio a la publicación semanal de columnas escritas por esta servidora. http://www.vocero.com/la-comay-es-prensa-opinion/ . La misma fue luego republicada días más tarde en la revista cibernética 80 Grados bajo el título “La Comay: Reto al periodismo”  http://www.80grados.net/la-comay-un-reto-al-periodismo/.

Periodistas y comunicadores reconocidos de profesionalismo incuestionable , así como la propia Asociación de Periodistas de Puerto Rico (ASPPRO) publicaron notas sobre el tema de la calidad en el ejercicio del periodismo en estos días. Ver “La trivialidad no puede imperar” - http://www.80grados.net/asppro-la-trivialidad-no-puede-imperar/

Dos de las notas más importantes que son lecturas obligadas las produjeron dos profesionales del periodismo y la comunicación a quienes respeto profundamente:  Félix Jiménez publicó la nota “MediaWatch: Periodistas sin fronteras” orginalmente en Facebook pero luego se recogió en 80 Grados (http://www.80grados.net/mediawatch-periodistas-sin-fronteras/), mientras  que Hiram Guadalupe-Pérez publicó la columna “Periodismo: a propósito de la ruta equivocada” (http://www.80grados.net/periodismo-a-proposito-de-la-ruta-equivocada/)

Recibí también llamadas y escritos de muchos amigos y colegas en el campo periodístico, de todos los medios del país. Pero entre las reacciones en contra, publico a continuación una que salió originalmente en Facebook de Yoryie Irizarry, titulada “¿La Comay es Prensa? Sí, es prensa amarilla, amarillísima”;  y mi respuesta inicial que publiqué en Facebook.

¿La Comay es Prensa? Si, es prensa amarilla, amarillísima.


 Este artículo nos presenta la opinión de que La Comay evolucionó. Yo pienso que fueron varias las evoluciones. Evolucionó un canal de televisión que relajó y degrado sus estándares de integridad y buen gusto además de olvidar el respeto por su público degradando así la oferta al público. También evolucionó el público, que favoreció el nuevo formato con su apoyo. Evolucionaron también los auspiciadores que pagaron por anunciar sus productos en un espacio que siempre, desde sus principios fue tóxico. Tal vez los historiadores puedan dar marcha atrás y dar cuenta de que otras instituciones sociales comenzaron a deteriorarse en los años que surge (entonces era La condesa.)

Es irónico que esta opinión que leemos en 80Grados sea publicada originalmente en El Vocero, otra institución que contribuye grotescamente al deterioro de lo que se conocía entonces como prensa escrita y lo que entonces conocíamos como periodismo respetable.

Aquí voy a reaccionar punto por punto a las razones que se presentan para que consideremos si Kobbo Santarrosa y su espectáculo con La Comay pudieran ser Prensa. Lo hago, sin formación alguna en el periodismo, sin experiencia alguna en el periodismo investigativo (moribundo en PR.). Lo hago como ciudadano que ha sido agredido por el programa de Kobbo Santarrosa constantemente. Como ciudadano preocupado por la legitimación de la chabacanería en los medios. Preocupado por los conceptos, prejuicios y mitos que se avalan como ciertos y aceptables en ese programa precisamente bajo la excusa de que se está “informando y/o investigando” como ciudadano que aspira a que en Puerto Rico sobreviva una prensa que podemos respetar y en la que podemos confiar.

Aquí mi reacción a cada uno de los puntos expuestos como razones para catalogar la chabacanería de La Comay como prensa.

1. Que llega a la masa - A la masa también llega Maripili y McDonalds, y eso no los convierte en Prensa. En el caso de las televisoras, a la masa llega lo que a los gerentes les da la gana que le llegue a la masa. Eso no lo hace prensa, simplemente lo hace un favorecido o protegido de las televisoras.

2. Ha evolucionado - Si ha evolucionado, en su “delivery” del chisme, la insinuación, su sexismo, su xenofobia, todo eso es ahora mas sofisticado, pero sigue presente y sigue dominando taqnto el “delivery, cómo el ángulo o mirada que se privilegia al “informar” sobre los asuntos.

Esa movida hacia una mayor profundidad, coincide con un cambio en la prensa tradicional hacia entretener con temas como sexo y chismes en lugar de investigar. El que la prensa tradicional haya dejado de hacer su trabajo no tiene ninguna consecuencia lógica en que entonces Kobbo lo esté haciendo. Yo diría que en ese caso hay muchísimos blogueros, serios y comprometidos que están llenando esos espacios. Kobbo simplemente banaliza (muchas veces cambiando el enfoque original) aprovechando esa deserción de la prensa tradicional.

3. Ocupó un espacio - No ocupa un espacio nuevo, simplemente amplió, aprovechó y degradó la incursión del entretenimiento en lo que se supone debía ser presentación de noticias con chabacanería. Si un periodista se levanta de su silla y la abandona, y un payaso se sienta en esa silla, eso no lo hace reportero investigativo.

4. Va a lo básico y busca dónde está la noticia Tal vez, entonces, identifica lo que pudiera ser un chisme y lo explota, muchas veces metiéndose en la vida personal de la gente y que no debería ser de interés de nadie. Cuando en efecto hay algo de interés público, se mete y divierte el ángulo de interés por uno de chisme personal. Esto ni siquiera toma en cuenta que ya los espacios de noticia han sustituído, por ejemplo, valor educativo, o valor político por valor de entretenimiento, por lo tanto si se han relajado de tal manera los estándares para identificar noticias, hacia lo que hace Kobbo, entonces parece lógico que el aparezca como que se está haciendo un buen trabajo. La pregunta es si queremos entonces legitimar ese proceso como labor de prensa.

5. Tiene sus informantes – ¿y? ¿Cual es el punto? La policía también tiene informantes y eso no los hace periodistas.

6. Verifica la información - Si, verifica lo que dice, por fín! Debió hacerlo siempre. ...de nuevo..¿y?

7. Tiene periodistas y personal profesional – El mercado de empleo SUCKS, hasta McDonalds, Walmart o Burger King pueden jactarse de que tienen profesionales en su nómina. El punto no debe ser a quien contrata, el punto debería ser, que es lo que se les ordena hacer a esos profesionales contratados.

8. La mueve el rating - *suspiro* Eso es como decir que el concurso de Miss Universo es un ejemplo de feminismo porque lo ve mucha gente y se "mueve" a darle al público lo que quieren ver. Se le puede dar una hora completa a una noticia explotando dolor público, banalizando, desapareciendo todo ángulo político y sustituyéndolo por “La Comay impersonates Perry Mason” y sigue siendo eso, un espectáculo. El que haga preguntas que la gente quiera oír no lo hace periodista, lo hace un buen entertainer, uno complaciente con su público. Nada mas.

9. No tiene miedo – Por que tiene poder, y lo sabe usar muy bien. Tampoco tenían miedo Pinochet, Duvalier ni lo tiene Rupert Murdoch, ni gente dueños de un espacio televisivo con los ratings que el tiene, el que no tengan miedo no quiere decir (bajo ninguna lógica) que lo que no tengan miedo de decir, tenga valor periodístico alguno. No hay relación alguna entre el poder y la integridad. Es precisamente ese poder y ratings que tiene Kobbo, el que usa para supurar homofobia, misoginia y clasismo en sus presentaciones. Abusó y abusa de el "poder de los ratings." ¿Y ahora eso en vez de desacreditarlo lo cualifica para ser "periodista"?!?!

10. Informa y entretiene - Informar tiene definiciones amplias, bajo este criterio tan vago, cualquier payaso o payasa puede ser periodista. Además, el entretener no es función de la noticia, es lo que los gerentes de televisión han hecho de sus "noticiarios".

Ciertamente no es el criterio de los Pulitzer, ni el de periodistas que develaron el escandalo de Watergate, que cubren las zonas de guerra, que cubren el fraude de Wall Street, que persistieron descubriendo los asesinatos de Maravilla y las muertes de personas desamparadas en custodia de la Policía de PR.

Básicamente lo que esta pieza propone es aprovechar que se han degradado los parámetros de periodismo en PR, se han combinado con entretenimiento, con infomerciales y otros formatos ajenos y perjudiciales a la integridad del periodismo y por lo tanto en estos nuevos parametros degradados y corruptos, proponer que en este nuevo “mercado” legitimemos a Kobbo Santarrosa como periodista investigativo. Esto claramente beneficia y legitima a Kobbo y perjudicaría irrevocablemente a la prensa profesional de Puerto Rico.

(ESTA NOTA FUE EDITADA Y ALGUNOS PLANTEAMIENTOS AMPLIADOS Y/O RECONSIDERADOS PARA 80GRADOS)

Pieza a la que reacciono:

http://www.80grados.net/la-comay-un-reto-al-periodismo/

http://www.vocero.com/la-comay-es-prensa-opinion/



Mi respuesta


Contestación a Yorkie Irizarry sobre mi columna de La Comay....

!Qué bueno que mi columna provocó reacciones! ¡Esa era la intención! Te contesto por aquí porque al leer tu escrito me evidencia una mala práctica que lastimosamente veo cada día con más regularidad entre muchos periodistas, especialmente los más jóvenes, y entre gente que habla sin saber. Cuando comento sobre el ejercicio de la prensa y los periodistas, lo hago con conocimiento de hecho.

Fui reportera activa por 20 años en Puerto Rico, Estados Unidos y varios países de América Latina en donde trabajé como corresponsal. Hoy, aunque no soy reportera, SÍ ME CONSIDERO PERIODISTA, porque es una vocación de vida y además no he dejado de escribir y trabajar en los medios, como columnista y analista en varios periódicos locales y sitios de Internet, así como en la radio. Tengo además 3 blogs (uno de éstos sobre análisis de periodismo y comunicación (http://enblancoynegromedia.blogspot.com/).

Fui miembro activo de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico, dirigí el capítulo local y fui miembro de la junta a nivel de EU de la National Association of Hispanic Journalists, y presidí el Overseas Press Club por 2 años. Además fui miembro fundadora del Centro para la Libertad de Prensa en PR (aunque critico su evolución actual) y también fundé junto a otros compañeros como María Judith Luciano y Pepo García la desaparecida Unidad de Investigación de El Nuevo Día, que con el tiempo, el diario no respaldó. He sido además profesora de periodismo, de relaciones públicas y de comunicación. Soy relacionista desde el 2004 (Licencia #389, para lo poco que eso sirva), y nunca he tenido, ni tengo ni tendré clientes de partidos políticos o de gobierno alguno porque no me interesa.

Te digo todo esto no porque quiera ventear mis credenciales, sino para que sepas que hablo con conocimiento de hecho, porque fui reportera y ahora veo cuando los periodistas no hacen preguntas en ruedas de prensa por miedo o dejadez, así como también sé a las presiones que se exponen los reporteros en los medios por las políticas empresariales de los dueños de cada empresa mediática.

A veces uno tiene que “jamaquear el palo” para que se den estas discusiones.

Te cuento que mi activismo en el periodismo surgió precisamente en un momento como este, en el 1997. Ese año fui al OPC y a la ASPPRO pidiéndole que hicieran algo sobre la proliferación de periodistas que vendían su credibilidad sirviendo como portavoces en anuncios publicitarios o aceptaban payolas. Nadie me hizo caso solamente hasta que escribí una columna en el Día del Periodista de 1997 en la sección de Perspectiva de El Nuevo Día. La titulé “Reflexiones sobre la Ética Periodística”. Fue tan impactante que la Asppro luego hizo un foro al que me invitaron y algunos colegas – bastante “famosos” – por poco me comen viva. Incluso me dijeron “los trapos sucios se limpian en casa”. A mi no me importó porque siempre hablo con la tranquilidad que te da hablar sin tener dedos amarrados con nadie. Trece años más tarde fue que la ASPPRO enmendó su Código de Ética para decir que hacer anuncios es “antiético”. Así que te digo que la controversia no me es ajena.

En mi blog he escrito en más de 20 ocasiones en los pasados dos años sobre coberturas que ha hecho “La Comay”, polémicas y otras cosas, y su efecto a la prensa. Yo solía decir y escribir que La Comay no era periodista pero que ejerce funciones de periodismo. Con el tiempo, he ido cambiando de opinión porque llevo años analizándolo. Y si, hay elementos de prensa amarilla. ¿Qué distinto ti/ene La Comay o Dando Candela de The National Enquirer? Más allá de ser una “muñeca” vs un periódico, lo cierto es que ambos hacen trabajo informativo. Y como menciono en mi nota, en la medida en que esos medios “amarillistas” van haciendo más investigación, así mismo ha ido moviéndose la prensa regular a coberturas “light”, de reacciones o simplemente de publicar comunicados. De hecho, ¿no fue The National Enquirer el medio que primero descubrió el escándalo del ex aspirante demócrata a la presidencia, John Edwards, que luego le costó un “indictment”? Si mal no recuerdo fue ese medio amarillista el que indagó y luego la prensa “seria” como The New York Times tuvo que darle seguimiento. ¿Es distinto eso a lo que hace La Comay con el caso Paredes que luego recogen los diarios en sus ediciones online e impresas?

De hecho, me consta que en las salas de redacción ahora sintonizan La Comay y Dando Candela en la tarde, para incluir lo que dicen entre sus noticias. ¿Qué nos dice eso del periodismo “tradicional”? Por eso escribo y seguiré escribiendo lo que me parezca, y me alegra cuando hay reacciones porque sé que harán a muchos pensar. Sólo espero que estas tendencias se detengan y que nadie olvide el objetivo de servicio que tiene la prensa ante el país.

Así que Yoryie, te contesto como dijo una vez Martí en otro contexto: “Conozco al enemigo porque viví en sus entrañas”…. Sólo que en este caso, son parte de las entrañas en las que todavía vivo…


Y le añado tres comentarios a mi reacción :

Lic. Manny Suárez:

Se te quedo Sandra que bajo tu presidencia del OPC, el OPC presento un recurso en el Tribunal Federal para declarar inconstitucional la disposición legal sobre difamación criminal, por crear una censura previa tipo "chilling effect". El caso se ganó en Boston.


Carlos Rubén Rosario, periodista:

Sandra, como siempre comienzo contigo. Te respeto. Coincido contigo. Odiaba ver como a las 6 se ponia a La Comay allá en Puerta de Tierra. Pero reconozco su evolucion. Cuando me he retirado de la sala dando sin éxito el ultimátum de "La Comay o yo", mis hijos me dicen que no puedo negar que en términos de producción es de "usted y tenga". El caso Paredes me hizo ver el programa por tres dias seguidos y veo su evolucion y reconozco que está muy por delante a la cobertura periodística. Hay que quitarse las gríngolas y regresar a la investigacion, al seguimiento sin tregua. Veia anoche "Capote'' y pensaba en periodistas de la prensa policiaca como mi suegro Reguero y Pancho Velazquez, que hicieron un periodismo en esa área inigualable hoy en dia. Gracias por jamaquear el palo. Los tiempos cambian, los medios han cambiado, pero seguimos siendo en muchos casos los periodistas del "repítalo para apuntar".


Radamés Rosado, publicista y artista plástico:

‎Sandra, de frente. Seguirás diciendo lo que tengas que decir. Tus dedos no se amarran. Un abrazo

No comments:

Post a Comment