Pages

Wednesday, October 23, 2013

Receta para el Twitter boricua

Este mundo de las redes sociales es interesante. Google +, Tumblr, Path, LinkedIn, Instagram y claro, en, Facebook, ente tantas otras, pero la más loca de todos, por lo menos entre los puertorriqueños, es Twitter. Como se comportan y expresan aquí le ha dado una visión extraña a lo que algunos conocen como la Tuitósfera Boricua.

Hace dos días estuve en el programa radial “La Bola de Pegao” por WIAC como invitada de la Lic. Julizzette Colón Bilbraut, quien es una autoridad en temas de redes sociales en Puerto Rico y en gran parte de los mercados hispanos. Ella sustituía a las mantenedoras del programa que estaban ‘cogiéndose un break’ necesario de este país.

En la extensa conversación sobre este mundo cibernético hablamos lo negativo que se origina en la red y del hecho de que muchos en la prensa caen en el error de creer ciegamente en Twitter o en otras redes sociales sin corroborar la información. Esto es especialmente peligroso en Puerto Rico porque los grupos y partidos políticos han tomado las redes sociales como su nuevo frente de batalla. Y en esta campaña está ganando el Partido Nuevo Progresista, por ahora.

Superintendente: ¡tiene que rendir cuentas!

 
Esta columna es una carta abierta al Superintendente de la Policía y a quienes lo supervisan, si es que hay alguien en este país que tiene los pantalones de hacerlo.
Señor Superintendente de la Policía, don Héctor Pesquera:
 
Usted no me conoce ni yo lo conozco personalmente, pero sepa que estoy en todo el derecho de exigir que usted rinda cuentas. Como cualquier ciudadana preocupada por la histórica cifra de asesinatos, delitos Tipo 1 y otros actos de violencia que nos abruman, exijo una explicación. Su salario lo pagamos nosotros los contribuyentes. Usted, como cualquier otro funcionario público, es nuestro empleado. Ya basta de que buscar pretextos, mantener la mordaza y silencio. Ya está bueno de culpar a otros porque las excusas solo satisfacen al que las da. Usted no toma al pueblo de tonto.
 
Si bien es cierto que usted no es el culpable de la criminalidad rampante en el país, no es menos cierto que usted es el responsable por enfrentar este problema. Por eso usted, don Pesquera, tiene que rendir cuentas y explicar qué es lo que está pasando. Es hora de que explique qué acciones está tomando, que admita que los cambios que implementó en las jefaturas de la Policía no han funcionado y que admita que no ha podido controlar la guerra por el narcotráfico que se libra en las calles de esta bendita tierra.

Este fin de semana hubo 18 asesinatos, y usted, Señor Superintendente, volvió a hacer lo de siempre: culpó a otros. En esa ocasión, volvió con la práctica quizás heredada de los federales o de muchos políticos, de intentar responsabilizar a la prensa cuando no se atreven a aceptar su incapacidad. Osó usted de apuntar a que el problema son los medios de comunicación que no reportan cuando se reduce la cantidad de asesinatos.

Wednesday, October 9, 2013

El tubo que chupa

Ayer en horas de la madrugada, un tubo de 48 pulgadas de diámetro se chupó la alegría de gran parte de la zona metropolitana. La vieja tubería que se rompió sabrá Dios por qué en la calle 10 de la antigua urbanización de Puerto Nuevo, no sólo se tragó un carro sino que dejó sin el servicio de agua potable a miles residentes de San Juan, Carolina y hasta en sitios como Piñones.
Por los pasillos de mármol en El Capitolio, presencié ayer a decenas de empleados y visitantes ir de oficina en oficina, a ver si algún legislador de los escasos que pululaban por allí, les prestaba un baño porque todos estaban clausurados ante la falta de agua. Estudiantes de escuelas salieron antes de tiempo porque no había agua. Negocios afectados. Cafeterías clausuradas porque faltaba “el preciado líquido”, como suelen llamarle al agua.
Pero esa no fue la única rotura. Como si fuera una película de esas de acción de Hollywood en la que aparecen cosas insólitas, horas antes en Gurabo otra tubería en una carretera municipal se rompió y se tragó una ambulancia.
El tubo que chupa, como una vez le llamó el personaje de José Miguel Agrelot “Don Cholito” a un invento que supuestamente succionaba los huracanes para que no nos afectaran, parece que se averió. En vez de chuparse los vientos o las lluvias, se chupa carros y ambulancias.

Wednesday, October 2, 2013

Relacionistas

 

“A pesar de los años y décadas de luchas, y del trabajo continuo del gremio, persisten los prejuicios”

 
‘Coctelero’. ‘Embelequero’. ‘Payolero’. ‘Farandulero’. ‘Artista frustrado’. ‘Controlador’. ‘Metiche’. ‘Obstaculizador del trabajo de la Prensa’. ‘Agente de la propaganda’. ‘No sé para qué están ni para qué sirven’. En mayor o menor medida todos esos epítetos y conceptos erróneos se siguen utilizando para describir una de las profesiones más complicadas, malentendidas, retantes y difíciles que existe en Puerto Rico y en buena parte del mundo occidental: la del profesional de las relaciones públicas.
 
El problema con la falta de entendimiento que aun persiste sobre el rol vital que tienen los relacionistas en la economía del País, a mi juicio, sigue siendo uno de comunicación. Los relacionistas no hemos sido capaces de explicar adecuadamente y comunicar nuestro papel en las organizaciones que representamos o para las que trabajamos. Todavía no nos entienden y persiste la mala percepción de lo qué es ser un relacionista. De ahí que no se valore adecuadamente esta profesión.
 
Y ¿cuál es ese rol vital del relacionista para el desarrollo de la economía? La explicación es amplia. El o la relacionista es el asesor principal que debe tener cualquier entidad ya que es la persona que ayudará a comunicar los mensajes de esa entidad ante el gobierno, la comunidad y los diversos públicos internos y externos. Su éxito se basa en que todo buen relacionista debe siempre comunicar la verdad. De lo contrario, estaría manipulando lo cual es antiético, no constituye relaciones públicas, sino que se convierte en propaganda.