Pages

Wednesday, June 21, 2017

Toy Story




(NOTA: Esta columna fue publicada posterioremente en NotiCel el 21 de junio de 2016 - http://www.noticel.com/blog/204533/toy-story.html )

Abre la primera escena de la película. Aparece Ricardo Rosselló haciendo campaña. La cortan y viene otra escena. Aparece la Junta de Control Fiscal. La imagen se disuelve a negro, y entonces sale la imagen del Capitolio federal. Se escucha una voz potente en inglés en un “voice over” que parece ser leído por un tipo Morgan Freeman o James Earl Jones, y regañando, le recuerda a la Junta que actúe y ponga en cintura al gobierno de Puerto Rico: “Hay que empezar ya a cortar gastos”. Esa voz omnipotente que es el Congreso recuerda que ellos son los que mandan y que la Junta son meros empleados designados. ¿Cómo se llama la película? Toy Story.



Nos hicieron creer que este cuatrienio sería “Born on the 4th of July” pero terminó siendo una sequela de Toy Story. Es como si entráramos a una sala de cine y nos cambiaron la película. Los personajes son los mismos, pero en distintos roles, porque de eso es que se trata y así mismo es como le comunican las cosas al pueblo. Nos cambiaron la película y todavía no nos damos cuenta de que el mensaje dice una cosa, pero la audiencia entiende otra bien distinta. Y si el mensaje está distorsionado, no llega.



En la película de ese cuatrienio, se suponía que el Gobernador fuera el personaje principal pero ese papel lo tiene quien siempre lo tuvo pero que ya por fin lo dice abiertamente: el Congreso. Ya no le importa descorrer el velo colonial y demostrar que son los dueños y señores del territorio. Salieron del clóset de las apariencias que imponían el ELA y los cabilderos populares por más de 50 años.  Los otros personajes más o menos quedan así:



Protagonistas:            Congreso de los Estados Unidos

Actriz principal:          Laura Taylor  Swain, jueza federal de la quiebra

Actores secundarios:      Miembros de la Junta de Control Fiscal: José B. Carrión III, Carlos “el Caco” García, Ana Matosantos, Andrew Biggs, Arthur González, José González, David Skeel, y Elías Sánchez

Actores de reparto:    Natalie Jaresko, Ramón Ruiz, Jaime El Koury

Extra:                           Gobernador Ricardo Rosselló

Espectadores:            El pueblo de Puerto Rico, que puede gritar, pero ni su voto cuenta.




Sí, Ricky Rosselló ha quedado relegado a un papel de extra sin control real. No porque se lo merezca ni porque él lo quiera. De hecho, es hasta injusto decirlo porque el Gobernador está ‘fajao’ trabajando y bajo unas condiciones peores a las que enfrentó su padre. El que diga lo contrario, miente a la verdad. El problema es que tiene un serio problema de comunicación aunque lo niegue. Y el peligro que tiene es que si sigue así y no endereza, bien pronto le pasará como a su predecesor, Alejandro García Padilla. No porque tenga incapacidad, sino porque no le van a creer lo que dice.

Saturday, June 17, 2017

Sexo, Cosby y los medios


Los medios se encargaron de crear el ambiente de circo, pero el juicio se declaró nulo ayer



Sexo, Bill Cosby  y prensa. Bill Cosby, sexo y prensa. Prensa, Cosby, Sexo. Sea cual sea, la realidad es una sola y es ineludible.  Su nombre ya no se asociará a la comedia ni será la figura cimera que abrió tantas brechas o dio oportunidades para tantos negros, latinos, judíos, musulmanes y otras minorías en los medios de comunicación en los Estados Unidos. Siempre se hablará de Cosby, el sexo y la gran cobertura noticiosa que ha generado.


Es que no todos los días cae un héroe. Por eso es que para muchos toma por sorpresa la determinación de hoy de que el juicio por abuso sexual en su contra fue declarado nulo. La imagen de esta figura mediática de la nación americana siempre estará manchada porque el caso fue grande. 60 mujeres lo acusaron de violación. La noticia fue portada en incontables medios y él perdió oportunidades, le cancelaron giras y programas. Se convirtió en la burla incluso de muchos negros a los que él mismo les abrió las puertas.

Los medios y la excesiva cobertura noticiosa generaron todo un ambiente de polarización en su contra. En las redes sociales las mujeres le llaman violador y abusador. Todas las actrices que él descubrió y les abrió oportunidades le dieron la espalda, con excepción de la que hacía de su hija “Rudy Huxtable”, Keshia Knight Pulliam, en la serie The Cosby Show, quien lo acompañó al juicio.

Fue acusado, sentenciado y crucificado en la corte de la opinión pública. Lo acribillaron en las redes sociales, pero el juicio se declaró nulo. ¿Por qué? Porque una cosa es lo que se comenta en los medios o se fomenta por grupos de personas, a veces promovido por publicistas, abogados y feministas como pasó en este caso, y otra, lo que hicieron los abogados de defensa con todo su mollero económico, y quizás, evidencia. Es decir, una cosa es lo que se especula y otra lo que se presenta en la corte y convence al jurado. Ahí es que se distinguen las cosas.

Friday, June 16, 2017

Atrás Puerto Rico en el acoso y e incitar el suicidio por la web




Hace cuatro años Puerto Rico pudo haber sido pionero en la leyes que protegían a los menores de ser hostigados por las redes sociales y por Internet, pero como siempre, nos quedamos atrás. Aún con el apoyo del FBI, de ICE y de WAPA Televisión, no pasó nada. Hoy, cuando todos los medios locales cubren la noticia de una joven que fue convicta en Massachusetts por incitar por mensaje de texto a que su novio de tan sólo 17 años se suicidara, recordé que aquí se reacciona cuando suceden las cosas en vez de prevenir para evitar que pasen.


En el 2013 cuando ayudé a montar el programa de televisión Lo Sé Todo, mi rol no era allí nunca fue el chisme ni el entretenimiento pero sí las investigaciones. Como jefa de la Unidad de Investigación, advine en conocimiento de un caso de un prestigioso y exclusivo colegio de señoritas en la capital en el que una serie de adolescentes comenzaron a difamar amigas por redes sociales y a publicar fotos fumando, en poses sugestivas o pornográficas, de estas menores.

Investigué y corroboré el patrón que desencadenó en que una estudiante fuera hostigada. La menor intentó privarse de la vida cuando compañeras de su salón y jóvenes de otros colegios comenzaron a hacerle burlas a nivel cibernético. Decidimos hacer la denuncia pública porque, según las autoridades, la práctica era bien común en diversas escuelas privadas y públicas en el país. Además, en este caso, la prueba fue tan fuerte que tuvimos que alertar a las autoridades estatales y federales en el proceso, ya que se trataba de menores de edad.

Lo más crucial de toda la investigación fue descubrir que en Puerto Rico no existía un protocolo uniforme para proteger a los menores - en realidad a nadie – del acoso cibernético.

Fue ahí cuando acudí a la persona más experta que conozco del tema, que es la licenciada Julizzette Colón Bilbraut, pionera en el campo de las redes sociales en el país y amiga de muchos años. Públicamente digo que Julizzette entendió la situación y me hizo comprender la gravedad. Incluso, fue fundamental en que tanto la producción de Lo Se Todo como Wapa Televisión por completo comprendieran que tenían que hacer algo.

Generosamente, y con su pericia con tantos años como abogada, preparó un abarcador anteproyecto de ley que tipificaba como delito grave todo patrón de acoso por medios electrónicos, con el propósito de otorgar las medidas punitivas necesarias para radicar cargos contra los acosadores. Julizzette trabajó ese proyecto ad honorem, porque quería aportar al país entendiendo la gravedad del asunto y porque es pionera en el campo y sabía que estos casos iban a proliferar.
Frankie Jay, Julizzette Colón Bilbraut, Joe Ramos, Sandra Rodríguez Cotto, Eduardo Bhatia, director de ICE 

El proyecto en realidad establecía toda una política pública porque contenía un importante componente  educativo para enseñar a los niños la prevención de estos males desde el cuarto grado, así como para incluir adiestramientos obligatorios a empleados de agencias gubernamentales y a las personas beneficiarias de ayudas gubernamentales, particularmente los envejecientes.

Wapa Televisión, y su gerencia, particularmente Joe Ramos y Jimmy Arteaga, apoyaron la gestión en todo momento y el anteproyecto se presentó en rueda de prensa en el canal. En la conferencia de prensa nos acompañaron representantes de varias agencias federales como el FBI, Homeland Security y el director de ICE, así como de la Unidad de Crímenes Cibernéticos de la Policía.

Además estuvo presente el entonces presidente del Senado, Eduardo Bhatia, quien se comprometió a presentar la medida. La medida finalmente fue presentada por éste y por Luis Vega Ramos, pero recibió tantas enmiendas, que en el proceso legislativo se aguó. El enfoque en aquel momento era proteger el caso de una hija de un alcalde víctima de extorsión cibernética, en vez de hacer una política más amplia.

Recuerdo que mi querido amigo, q.e.p.d. Topi Mamery, me obligó a salir en cámara durante la transmisión del programa (ver vídeo adjunto) y yo no quería hacerlo pero insistió para que estuviera todo el grupo junto, y yo acepté. Días después Wapa Televisión inició una campaña de servicio público en contra del bullying en la que participaron casi todos sus talentos, y donó el tiempo al aire para llevar mensajes a la comunidad. O sea, todos tratamos de hacer nuestra parte, pero el gobierno nos falló.


Hoy, 16 de junio de 2017, poco más de cuatro años han pasado desde que Julizzette trabajó ese proyecto y donó su esfuerzo. Cuatro largos años han pasado desde que Wapa Televisión donó todo el tiempo y apoyó la causa. Cuatro largos años han pasado desde que investigué el caso y aquella estudiante de ese famoso colegio de la capital fue víctima del acoso de los niños de la alta sociedad puertorriqueña, pero todo sigue igual. ¿Hasta cuándo tendremos que esperar a que se haga algo?  ¿Hasta cuándo?

Wednesday, June 14, 2017

Mirándonos el ombligo

(Imagen original de La Opinión)

(NOTA: Esta columna fue publicada originalmente en NotiCel el 14 de junio de 2017 http://www.noticel.com/blog/204238/mirandonos-el-ombligo.html ) 



Mientras nos entretienen con el plebiscito, el supuesto boicot, o con la Casa Blanca pasando la papa caliente al Congreso, aquí seguimos mirándonos el ombligo. Creemos que lo único que importa ese este terreno de casi 100 por 35, como si el resto del mundo no estuviera moviéndose y en crisis. Basta sólo mirar y moverse para darse cuenta que no estamos tan mal como pensamos. Hay otros peores.


Hace unas semanas tuve la oportunidad de volver a visitar una decena de países de Europa y fue realmente una gran lección de perspectiva.  Cuando me monté en el avión todavía creía que iba a ver la Europa que dejé hace unos años: majestuosa y señorial. Y ciertamente fue así fue en muchas partes, pero en otras fue todo lo opuesto.  Cuando salí del aeropuerto y empecé a pasar por algunas avenidas conocidas en famosas ciudades pensé que estaba transitando por la Avenida Borinquen del Barrio Obrero. Lo primero que me vino a la mente fue “coño, no estamos tan mal como lo que estoy viendo”.

Claro que allá en Europa hay mucha modernidad, pero también mucho atraso. Mucho más que aquí. Fue en ese momento en que me dije que el sistema en Puerto Rico, y en gran medida, nuestros políticos y los mismos medios de comunicación, nos hacen a todos pensar que estamos mal porque lo más fácil es mantenernos mirándonos el ombligo. Nos ahogamos en nuestro propio pesar.

Sunday, June 11, 2017

Plebiscito: se “escracharon” en los medios (Análisis)






Cerrando hoy los colegios de votación, los estadistas reclamaron que ganaron el plebiscito de estatus pero la verdad fue que se “escracharon”. Mediáticamente no lograron lo que pintaron.


Dijeron que moverían gente, hicieron todo para que venciera la estadidad, se gastaron millones en pautas, y desde por la mañana, contrataron a las tres principales cadenas de radio de San Juan para movilizar a la gente, pero los centros de votación estaban vacíos. La participación fue baja. Sólo un 22%. Pero el gran perdedor no fue el Partido Nuevo Progresista ni la estadidad. Fueron las cadenas de radio WKAQ, NotiUno y Wapa Radio, y los periódicos El Nuevo Día y El Vocero. ¿Por qué? Porque como  siempre decimos En Blanco y Negro con Sandra, Puerto Rico no es San Juan.
 
 
Desde hace más de cinco años en este espacio y en las columnas de consumo de medios, hemos venido señalando una tendencia de cómo el público se está moviendo a apoyar los medios fuera de la zona metropolitana porque responden más directamente a sus necesidades. Es en esas zonas, irónicamente, en donde por tradición siempre hay mayor participación de votantes.

Los cambios demográficos, la emigración y la economía también han hecho que el público sea más selectivo con el medio que consume, y esto es bien particular en las audiencias de la radio y en ciertos periódicos regionales. Sin embargo, las  agencias de publicidad y muchos anunciantes grandes de la capital insisten en seguir pautado anuncios de manera tradicional en los medios corporativos de San Juan, sin tomar en consideración que las audiencias ya no los respaldan y se ha demostrado que estos medios no tienen el dominio que reclaman.