Pages

Wednesday, February 21, 2018

Maltrato a la mujer: Causa selectiva


Rep. Antonio Soto (Foto de Primera Hora)

https://www.telemundopr.com/entretenimiento/Mordaza-en-caso-de-divorcio-de-representante-Tony-Soto_TLMD---Puerto-Rico-474636153.html
 Parece que la violencia doméstica es una causa selectiva. Depende de quién sea el implicado, es que se cubre o no la noticia. Me explico. En estos días hemos venido observando el caso del divorcio entre el representante a la Cámara Antonio “Tony” Soto, y su esposa Sandra Millán, y cómo ha habido un psudosilencio, o peor, una auto censura, por parte de la mayoría de los medios de comunicación.  No cubren la noticia bajo los mismos parámetros y condiciones que han cubierto casos de igual índole, como tan reciente fue la expulsión la semana pasada del legislador Ramón Rodríguez.

La única cobertura mediática consistente del caso de Soto, proviene de programas de entretenimiento, primordialmente de Dando Candela, de Telemundo, en vez de la prensa general. Esto, a pesar de que se trata de un asunto de alto interés público y de política pública por relacionarse a la violencia doméstica y el maltrato hacia la mujer.  La causa de acción para el divorcio del representante, según se informó, es por trato cruel y adulterio.

Comparado al caso de Rodríguez, la cobertura ha sido 10 a 1. A Rodríguez lo expulsaron de la Cámara la semana pasada porque se le imputa haber agredido a la directora de su oficina con quien se presume, tenía una relación sentimental.

Otros casos recientes que también han tenido amplia difusión noticiosa incluyen al de Pichy Torres Zamora (exonerado en un caso de hostigamiento sexual); el exdirector de la Compañía de Turismo José Izquierdo (destituido por varios casos de hostigamiento sexual y violencia laboral); el de Ángel Meléndez, quien era jefe de la escolta del Gobernador Ricardo Rosselló (quien renunció o lo hicieron renunciar cuando trascendió una querella por acoso sexual); y el sonado caso del ex alcalde de Guaynabo, Héctor O’Neill (quien enfrenta varios cargos en su contra por hostigamiento sexual y otros).

La pregunta es: ¿Qué hace que el caso de Soto sea intocable ante tan amplios sectores la prensa puertorriqueña? ¿Por qué a esos otros casos sí los cubren y al de él no? No se trata de que se haga un circo mediático, como injusta y penosamente ocurrió en algunos de los casos mencionados anteriormente. Por el contrario, de lo que se trata es de hacer las preguntas de rigor. Por ejemplo, ¿a qué comisiones pertenece Soto en la Cámara de Representantes que pudieran tener injerencia o estar relacionadas a la violencia doméstica, el derecho de las familias y otros temas que se vinculan en su demanda de divorcio?

El chota de RR


(NOTA:  Esta columna fue publicada en NotiCel el domingo, 18 de febrero de 2018 - http://www.noticel.com/opiniones/blogs/en-blanco-y-negro-con-sandra/el-chota-de-rr/702753915 ) 

Todo el mundo quiere saber quién fue el chota. Ese que le dijo al popular Aníbal José Torres que había un chat caliente en WhatsApp. La pregunta es: ¿qué hace que una persona traicione a su ideal y delate a los contrarios lo que pasó al interior de su partido?  ¿Por qué chotea? ¿Y qué es un chota?




Un chota es un delator, un soplón. Al que en inglés le llaman “whistleblower” y en varios países le dicen chivato. El que acusa en secreto a otros como confidente. Ahora mismo hay montones en el gobierno, que hacen que a todos en Puerto Rico nos pique la curiosidad. Por eso queremos saber quién es ese RR.



Se sabe que RR no es Rafael Ramos, porque el exjuez que destituyeron de la presidencia en la Comisión Estatal de Elecciones era parte del chat. ¿Será el gobernador Ricardo Rosselló? Eso es lo que presumen los populares, que se ven salivando, listos para ir al ataque. Quizás RR es el secretario de Asuntos Públicos, Ramón Rosario, pero eso sólo se sabrá si se investiga a fondo o sale un chota que lo divulgue. Hasta ahora, parece que quieren concentrarse en investigar a Torres. O sea, atacar al mensajero, y no al mensaje.



Y el mensaje está clarísimo. Hubo conspiración entre un juez y los políticos para cometer delitos y robar una elección. Por eso hay varios populares que se preguntan que si RR-Ricky Rosselló ganó con un 29% de los votos, ¿cuántos otros jueces como RR-Rafael Ramos había? ¿Se repitió ese esquema del tal RR en otros pueblos fuera de Moca? Y más que nada, ¿aparecerán otros chotas? ¿Se atreverán?

Wednesday, February 14, 2018

Cuestionables actores detrás de las criptomonedas (Tercero de una serie)


Brock Pierce, uno de los portavoces de Puerto Rico ante el mundo sobre las criptomonedas. (Foto NYT)
Personajes imputados por comisión de delitos y que han transado demandas por escandalosos casos que incluyen pedofilia, evasión contributiva, fraude, y mantener empresas fuera de la ley, son algunos de los principales promotores de las monedas virtuales en Puerto Rico, pero esto es un tema que ni los otros proponentes ni el gobierno aclaran. Mucho menos lo explican.



Brock Pierce, cuya imagen encabezó el primer artículo que publicó The New York Times hace 14 días es la cara principal de este negocio y ha sido imputado en casos de pedofilia; Halsey Minor, catalogado como el evasor contributivo #1 en California, y Rodolfo Sessman, que anunció la primera criptomoneda boricua, son tres de esos principales portavoces del negocio de monedas virtuales que se han mudado a Puerto Rico atraídos por el desarrollo de la criptoeconomía y las leyes 20-22. Pero no son los únicos. Hay más.  



El gran reto que enfrenta la administración de Ricardo Rosselló es lograr distanciarse de aquellos proponentes que siguen levantando sospechas sobre lo que podría ser un negocio importante para la economía local. La base es la tecnología  “blockchain”  que se usa para vender, mercadear e intercambiar las múltiples monedas virtuales. La tecnología no tiene problemas, pero sí hay dudas sobre cómo se implementa el negocio, cuántos empleos creará, cuánto dinero dejará aquí y cómo evitarán fraudes.



Es un hecho que los empresarios de las monedas virtuales ven a Puerto Rico como tabla de salvación para su desarrollo, que el gobierno las promueve, que hasta una Kokicoin viene en agosto y que además de adquirir propiedades y terrenos locales [como el Museo del Niño en el Viejo San Juan o la base Roosevelt Roads en Ceiba], en sus planes está crear hasta el primer criptobanco en Puerto Rico. Pero estos primeros tres empresarios que son la cara de la industria ante el mundo han dado entrevistas a algunos medios locales en estos días, pero no dicen nada de sus trasfondos. La prensa local tampoco les pregunta.

Tuesday, February 13, 2018

Moneda boricua bajo el PNP



Quién se iba a imaginar que sin haber decretado la República libre, soberana e independiente, y de la mano de un gobierno estadista, Puerto Rico va a tener su propia moneda.  Bajo un gobierno del Partido Nuevo Progresista, en agosto llega el "KokiKoin".

Se trata una moneda virtual de la gama de criptomonedas, que ahora mismo están levantando alertas en todo el mundo por vincularse a esquemas fraudulentos tales como lavado de dinero. Sólo que aquí ese negocio viene promovido por empresarios cuya reputación está en entredicho, y respaldado por varios funcionarios del gobierno incluyendo al Gobernador Ricardo Rosselló. La idea es convertir a la isla en un paraíso de los Bitcoins y otras criptodivisas, como publicamos en este blog En Blanco y Negro con Sandra el martes de la semana pasada.

Hace unos días el periódico Caribbean Business publicó en sus ediciones en inglés y en español que el presidente de Puerto Rico Bitcoin y socio del Blockchain Trade Center, Rodolfo Sessman, anunció que el Kokicoin se está trabajando con expertos locales y de Argentina, con el respaldo de una firma de la India. Esto es parte del proyecto que impulsa desde el 2017 el Secretario de Desarrollo Económico y Comercio, Manuel Laboy.

En marzo, el Gobernador Rosselló será uno de los oradores en el evento “Puerto Crypto” para promover estos negocios de criptomonedas que se dan bajo la tecnología “blockchain”, plataforma  cibernética que se usa para vender, mercadear e intercambiar monedas virtuales como lo es el bitcoin o será la Kokicoin.

Grito de una madre



(NOTA: Escribir esta columna y publicarla al público fue duro. Fue difícil, porque partí de mi experiencia personal como mujer y como madre. Lo hice porque es así como veo la vida. Es mi punto de partida para observar el mundo. La columna fue publicada originalmente en NotiCel, el domingo, 11 de febrero de 2018 - http://www.noticel.com/opiniones/blogs/en-blanco-y-negro-con-sandra/grito-de-una-madre/699189217)


Hoy me levanté con las ganas de gritar. Esto es el grito de una madre soltera que se levanta todos los días a luchar y a salir adelante, como hacen miles de mujeres en cada rincón de este país.



Pensé bien en lo que somos las mujeres puertorriqueñas, pero no nos cuentan. Somos las que sacamos la cara por nuestros hijos. Las que cuidamos a los viejos y a los enfermos, a los encamados. A las que nos golpean con la realidad de más trabajo por menos salario. Abusadas, pero creamos, y sobre nuestros hombros se levanta todo un pueblo. Pero no existimos para los que determinan qué es lo importante, que es noticia o de qué se va a hablar en la opinión pública. En eso llevo más de una semana pensando.



El lunes en la noche, después de un largo día de trabajo que culminó en una intensa reunión con un grupo comunitario con el que colaboro como voluntaria, llegue a casa con mi hija.  Al rato, como a las 11, escucho a mi nena que empezó a convulsar sin parar hasta el otro día. Le di sus medicinas y me amanecí velándola, pero no quise ir al hospital porque arrancar de noche y muerta del cansancio al Centro Médico no era. Con tanto asalto que hay, eso es peligroso. Así que me quedé, y manejé la situación como siempre. Al otro día, y durante toda la semana, he estado con ella de médico en médico o visitando especialistas. En medio de las salas de espera en tantas oficinas que visitamos, trabajaba en mi computadora cuando a la intermitente señal de Internet le daba por aparecer. Cuando lo hacía, me ponía a escuchar, ver y a leer las noticias. Entonces pensé: ¡Qué dura es la vida de las madres solteras en este país! ¿Cuántas personas estarán pasando por esto como yo y por qué nadie lo dice? ¿Quién cuenta eso?



¿Sería yo sola?, pensé. Entonces me detuve a observar a los demás en mi entorno. Veía a madres atendiendo a sus enfermos, hijos o viejos. Veía médicos y a enfermeras con negras ojeras del agotamiento, hablándole a mujeres con caras aún más cansadas. Niños llorando, otros convaleciendo en camillas o en butacas, esperando su turno. Madres preocupadas con gente enferma o dolida. Gente en necesidad. Las escuchaba hablar de lo mismo: que si la cosa está mala, que el país es inseguro por la criminalidad, que no hay luz, que la crisis económica no para. Y pensé: ¿dónde están esas historias de las mujeres que levantamos este pueblo ante los demás? No están, y piensan que por eso no existen.



En discusión pública abruma la politiquería hueca y sinrazón. Que si la Primera Dama mandó una vela a los alcaldes sin electricidad y si el alcalde de Yabucoa se quejó, era por politiquero. Que si tiraron al medio al presidente de la Comisión Estatal de Elecciones sus mensajes antiéticos en WhatsApp con la que hasta ese momento se proyectaba como la pulcra Subsecretaria de la Gobernación, Itza García.  Que si Rivera Schatz entró en un “royal rumble” de lucha libre con el Gobernador, o que si el gobierno trae el  dudoso negocio con fondos públicos de las criptomonedas y bitcoins, pero ahora lo disfrazan con el discurso de “tecnología blockchain” y  usan a Rosselló como portavoz para darle validez.



Todo eso se entremezclaba con la realidad irrebatible de que el pueblo va por otro lado. A las madres y maestras lo que les preocupa es la epidemia de Influenza que no quieren admitir. A las dueñas de pequeños negocios les asfixia estar haciendo de tripas corazones para poder mantenerse operando sin luz. A todos nos aterran las espantosas imágenes de un carjacking a una familia en medio de una gasolinera, o la noticia de secuestros a plena luz del día en los quioscos de Luquillo. Es un total desfase.



La realidad que vivimos los individuos de a pie, especialmente las mujeres, no aparece en la narrativa pública ni en bocas de los políticos. En la opinión pública campean los macharranes que de lo único que hablan es de estatus todo el día pero la gente está en otra dimensión.

Tuesday, February 6, 2018

Criptocolonia: ¿ingenuidad o perversidad?


Bitcoin

Puerto Rico fue invadido en el 1898 y hoy, en el 2018, la historia se repite. Hace 120 años nos invadieron los americanos y ahora nos invaden los criptopiratas, con el auspicio del gobierno.




Prometen que harán de Puerto Rico el paraíso de los Bitcoins y otras criptodivisas, esas monedas digitales creadas por un anónimo que usa de seudónimo Satoshi Nakamoto, y que se usan para intercambiar valores, comprar mercancías o especular en el mercado sin tener un banco ni a gobiernos como intermediarios. Suena fabuloso. Como sacado de una película de ciencia ficción. Sólo que la realidad a veces golpea en la cara otras verdades ineludibles.  Todo es cuestión de no dejarse seducir por cuentos, analizar el escenario y estar pendiente a lo que pasa en el resto del mundo.



Y el escenario no puede ser mejor para los especuladores. El país en caos, casi 500,000 sin electricidad, emigración masiva, desempleo, privatización de Energía Eléctrica y de las escuelas, y un gobierno que necesita desesperadamente que la gente hable de otra cosa. Por eso desvían la atención hacia la promesa de que harán un negocio rentable con algo que ya hasta el gigante Facebook rechaza.  Y de paso, les llenan los ojos a amplios sectores de la prensa del país con noticias positivas, como si no hubiera acceso a lo que sale en los medios en otras partes del mundo hoy mismo.



Cyrptomonedas en el mundo



Vamos a los hechos de lo que pasa ante nuestros ojos, pero nadie lo quiere decir. Hace exactamente un mes, el pasado 4 de enero, la Comisión Federal de Valores e Intercambio (SEC) emitió una alerta pública a los inversionistas en todos los Estados Unidos y sus territorios para que tuvieran cuidado con invertir en el bitcoin y otras criptomonedas ya que las agencias estatales y federales no podrán recuperar inversiones que se pierdan a manos de actores ilegales. Ese tema, prácticamente no se discutió en Puerto Rico.

Monday, February 5, 2018

¿Quien manda en Puerto Rico?



(NOTA: Esta columna fue publicada originalmente en NotiCel el 4 de febrero de 2018 http://www.noticel.com/opiniones/blogs/en-blanco-y-negro-con-sandra/quin-manda-en-puerto-rico/695697771 ) 

No es la Junta de Control Fiscal. Tampoco es el Gobernador Ricardo Rosselló. Ni Thomas Rivera Schatz. Ni siquiera son los americanos. Si uno se pregunta verdaderamente, ¿quién manda en a Puerto Rico?, ¿qué clase es la que controla todo de verdad? La respuesta es una: Son los abogados.



Todo es “tengo que consultar” o “tengo que buscar una opinión legal” o “me demandaron”, y mientras esto siga así, el país no se mueve. Todo es un litigio, un problema. Del estatus hacia abajo, las cosas no se resuelven nunca porque todo se queda en el proceso de argumentación, reclamos, pleitos y disputas.



La economía no se mueve porque mandan los abogados, que se creen economistas y planificadores sin serlo, y se la pasan buscando interpretaciones que detienen el crecimiento económico. Controlan la justicia como cabilderos. Van a los medios a hablar como si fueran periodistas y se proyectan como tal, pero la conversación termina siempre en una clase de constitucional, de contratos o de cualquier otra ley, porque son abogados.  Cuando se le acaban los argumentos, enseguida se refugian en el estatus como muletilla eterna. Se meten en todo, y creen que el título legal les da patente de corso para dar diagnósticos como un médico, psicoanálisis como un sicólogo, proyecciones de ventas como un comerciante y clases como si fueran educadores. Confunden, dilatan y complican todo. Esa es la realidad incuestionable.



Hay países donde los que controlan son los clérigos, como en Irán. En otros dominan los ingenieros, como pasa en la cúpula en China, o los militares como en Tailandia o Venezuela. Todavía en algunos lugares los reyes son los que mantienen el poder de gobernar, como pasa en Jordania. Pero en Puerto Rico, aunque pensemos que estamos bajo leyes como PROMESA o la Jones, y que el Gobierno de los Estados Unidos nos permite tener un gobernador con poderes limitados por una Junta, el poder real lo tiene una clase profesional que es la que decide todo. Estamos siendo controlados por los abogados.