Pages

Wednesday, December 17, 2014

Montaje de propaganda: Cuba de Obama y Estados Unidos de Castro

Obama y Castro en el velorio de Mandela.


Cuba y Estados Unidos comienzan a fumar la pipa de la paz gracias al Papa Francisco. Esta noticia que le da vuelta al mundo no es otra cosa que una estrategia bien montada de comunicación y propaganda en ambos países.


La noticia tiene todos los elementos para llamar la atención: dos naciones testarudas que siguen con la Guerra Fría desde hace más de 50 años; un ex militar presidente cubano desesperado por buscar dinero porque sus aliados principales – Venezuela y Rusia- están en precario y a su isla ya casi no le quedan alternativas; un presidente americano en su último cuatrienio, con la popularidad por el piso y  cuyo partido acaba de perder ante los Republicanos en las elecciones más recientes; la necesidad de los americanos caer en gracia con los gobiernos de América Latina;  la urgente necesidad de traer noticias positivas a ambas naciones; la intercesión casi divina del Papa argentino que es la figura del momento a nivel global,  y muchos otros elementos dan a este anuncio un aura de espectacularidad inconfundible. Por eso, sin duda, es la noticia del día en todo el mundo.


Pero, mientras la gente sigue asombrada, con miedo o coraje dependiendo de su ubicación en el espectro político, la verdad del entrelíneas, lo que no se ve en las cámaras de televisión ni se dice de frente, es que ese hito histórico lo sí que demuestra es cómo la verdadera política se da tras bastidores y que lo que mueve al mundo es el dinero.


En materia de derechos civiles y de lo que la normalización de estas relaciones político-económicas representan para los cubanos de la isla y los del exilio, para los americanos de a pie, y para nosotros en Puerto Rico, el posible impacto que esto tendrá en la última colonia americana del ELA, todo apunta a que  la situación seguirá igual o peor.

Lo que dejó el 2014: tendencias en los medios

¿Los medios presentan lo que el pueblo verdaderamente quiere y necesita o sólo lo que los anunciantes, los dueños de los medios, los centros de poder y gobiernos impulsan?

Crisis 
 
En la recta final del 2014, cuando se empieza a recordar lo que nos dejó el año, uno de los recuentos importantes que hay que analizar es qué pasó en los medios de comunicación. Importante, porque como consumidores de medios que somos, y actores en otras instancias, se supone que el público pueda realizar análisis crítico de lo que le transmiten por televisión, radio, prensa escrita, anuncios externos, cine y por la Internet. ¿Los medios presentan lo que el pueblo verdaderamente quiere y necesita o sólo lo que los anunciantes, los dueños de los medios, los centros de poder y gobiernos impulsan?
 
Sucede que la sociedad está tan adoctrinada a no cuestionar, que muchas veces acepta lo que se le ofrece sin muchas preguntas ni cuestionamientos. Por eso es que temas importantes o noticias que podrían ser positivas muchas veces se obvian, porque las agendas de las empresas mediáticas son otras, que muchas veces pasan inadvertidas. Por eso propongo iniciar la conversación con algunas de las tendencias más importantes del año a nivel mediático y ver su impacto local.

Thursday, December 11, 2014

Jamaqueón en GFR Media

Sigue el “jamaqueón” en los medios de comunicación en Puerto Rico y la crisis económica se lleva de frente hasta el más guapo

Con la confirmación inexpugnable hace una hora de la salida de dos de los principales ejecutivos editoriales en el Grupo Ferré Rangel – dato que habíamos adelantado hace dos días en las redes sociales, – se constata cómo la crisis económica está cambiando radicalmente el panorama en la industria de los medios locales y que venimos analizando hace unos años. La Internet está dictando la pauta de hacia dónde se mueven las audiencias, la publicidad sigue bajando y todo esto tiene sumido en desesperación a muchos medios tradicionales.

Hace unos días en la redacción de GFR Media se anunció la renuncia de Vanessa Colón Almenas, quien por 17 años laboró en Primera Hora y últimamente dirigía el área de Internet de ese grupo mediático. Colón Almenas renunció porque “no estaba de acuerdo con las políticas e iniciativas de la empresa para el 2015”, según se le dijo a los empleados de la empresa y se constató por cinco fuentes, todas de alto perfil, en ese emporio mediático. A raíz de la salida de Colón Almenas, su esposo, el director del diario El Nuevo Día, Benjamín Morales, renunció, según se constató.

Estas importantes salidas se dan pocos días después que el grupo mediático le presentara a las agencias de publicidad del país sus planes para el 2015 en un evento celebrado en el Centro de Convenciones, y a que lleven días anunciando cambios en el formato digital de El Nuevo Día.

A estas salida se añade además el elemento político partidista, según se corroboró, porque hay temor tanto en La Fortaleza como entre ciertos líderes de la minoría novoprogresista, de hacia qué lado se inclinará la cobertura a dos años de los próximos comicios y ante la crisis económica del país.

Por separado, varios ejecutivos de GFR Media confirmaron anónimamente (algunos por temor a represalias, por lo que se protegen sus identidades) que la salida de Morales de la dirección del principal diario del país, era algo inminente.

Morales se fue porque tuvo choques directos con las áreas de ventas y mercadeo de la empresa. También con la gerencia máxima. Morales defendió el contenido editorial ante la estrategia de ventas que quería dictar qué noticias publicar, a quién cubrir y a quién no, además de a qué sectores se iban a fiscalizar y a cuales proteger a nivel editorial.

“Tuvo los pantalones de ir de frente y eso no le gustó a la gerencia. No se dejó imponer, por eso se fue”, dijo una de las fuentes.

Sunday, December 7, 2014

“Peldón pol lo sucedido, en beldá”

José Bosch Mulero, uno de los asesinos confesos.

¿Qué te perdonemos por tener la sangre fría de asesinar a un padre, a una madre, a una abuelita y a un hermano?


“Peldón, pol lo sucedido. En beldá”. Con esa frase mal dicha en la que cambia las erres por eles en el típico acento boricua, uno de los más viles asesinos del que se ha sabido en tiempos recientes pretendía pedir excusas. Así José Bosch Mulero pretendía malamente pedir perdón por el horrendo asesinato de toda una familia en Guaynabo, que cometió con su compinche Christopher Sánchez Asencio la semana pasada, y que nos tiene a muchos con una sensación indescriptible de pena con una mezcla de rabia e impotencia.
“Peldon, pol lo sucedido. En beldá”. ¿Cómo es que vamos a empezar las navidades con una masacrecomo esa? ¿Cómo es que un monstruo así es capaz de estar en este mundo cuando dejó a un niño con las marcas imborrables de lo que hizo? ¿En qué pensó cuando lo hizo?¿De qué sirve pedirles perdón cuando ya no hay vida?
“Al pueblo de Puerto Rico, al pueblo de Bayamón, estoy arrepentido de lo sucedido y estoy dispuesto a tomar las medidas necesarias. Y al niño sobreviviente, peldón pol lo sucedido. En beldá”, indicó a su llegada al Tribunal. Como si con eso fuera a aplacar ese dolor colectivo que siente el país, y la pena por la vida que tendrá ese niño que milagrosamente quedó vivo.

Twittercausto: el Holocausto Tuitero


El jueves en la tarde empezó un holocausto. La revelación de que El Rapto llegó pero no para los creyentes, sino para los irreverentes. Para los que hacen pensar cuando se expresan. Llegó el holocausto para los tuiteros sin miedo. El Twittercausto.
Pasadas las diez de la noche fueron cancelándose una tras otra de las cuentas más interesantes a nivel local en la red social de Twitter, el mundillo de personas que componen la Tuitósfera Boricua, ese término acuñado por la autoridad en este tema en Puerto Rico, Lic. Julizzette Colón-Bilbraut.
Cerraron las cuentas de @Noseyjero, de @CarlRodz2501, del @El_Vlade, de @Bascaran, @Matuzalem, @84Saoco, @MrTonitas @VenenoNews y @Finfignga. Y así seguían una tras otra. Supuestamente por horas cerraron la cuenta del analista @JayFonseca, y muchas más. Algunas las reabrían, otras no. Y así seguía generándose una ola de dudas y cuestionamientos en la red, generando todo tipo de especulación. ¿Por qué lo hicieron? ¿Sería una mordaza oficial? ¿Sería la moda del día?, ya que esa misma semana anunciaron el cierre de escuelas, en vez de cerrar el montón de alcaldías perdidosas o las decenas de agencias de gobierno que no sirven.
Bien lo tuiteó uno de los nativos en la red, el novelista y poeta Elidio La Torre Lagares: ‘El Apocalipsis tuitero. Tal vez el rapto ya ocurrió y nosotros somos #TheLeftovers’. Mientras que el economista Jorge Elguera comentó que no cerraron las cuentas de los políticos y que ‘Los tuiteros no van al cielo’.

La tarjetita de la Familia

Empiezo con un cliché: “La familia puertorriqueña está dividida”. No sólo por el divorcio, la emigración o la politiquería. No. Es mucho más que eso. Hay mucha división por la “Familia”. Me refiero a la tarjetita esa que da el Departamento de la Familia que nos divide cada día más entre las clases sociales. Ahora se dividen entre las que la tienen porque la necesitan, y las que no la tienen porque no la buscan o no cualifican, y entonces odian a los que la poseen.

A esos les da una clase de rabia que a algunos les provoca decir malas palabras, o les da maldecir a los políticos. A muchos les da un enfogonamiento, con la letra c, que no se debe publicar. Muchos callan ese coraje, pero cada día son más los que lo expresan, como pasó en días recientes en la red social de Facebook y que generó cientos de comentarios.

Todo comenzó cuando un joven trabajador narró en su Facebook que estaba en una fila de un supermercado esperando su turno y frente a él iba una pareja que compró hasta bebidas alcohólicas con la Tarjeta del PAN. Al leer sus expresiones pensé en que ir al supermercado evidencia esa desigualdad que se está gestando de manera más clara cada día entre los puertorriqueños y que provoca ira. No es culpa de los supermercados ni sus dueños, ni por lo que compramos allí. El culpable es sistema. Es la colonia que nos tiene así.



"Este grado de incompetencia viene en parte porque quien dirige la oficina no tiene la experiencia y preparación básica, sino que se contrató violando la ley"

En días recientes la Oficina de Prensa de la Policía colgó en la red social Twitter un mensaje anunciando que iban a acusar ese día al padre del bebé que encontraron con rastros de marihuana. Cuando los periodistas fueron a corroborar la noticia, como se supone que se haga, resultó ser que la Directora de Comunicaciones y Relaciones Públicas de la Policía, Mari Carmen Ortiz, copió esa información de un website de dudosa reputación y lo puso en el espacio oficial de la Policía como si fuera la versión oficial o una verdad, pero no lo era. Estaba incorrecto. Tampoco lo había verificado.
No es la primera vez que pasan cosas así, según varios reporteros. Vergonzosamente, parece ser la norma. En otra ocasión reciente, en la Policía celebraron una conferencia de prensa para anunciar con la Oficina de la Procuradora de las Mujeres que se habían obtenido unos fondos federales para contratar unos 13 trabajadores sociales que orientarían a los oficiales al momento de atender querellas y casos de violencia doméstica. Cuando los periodistas pidieron el comunicado de prensa oficial, como se hace en cualquier otro lugar cuando se hace un anuncio importante, se les respondió que lo leyeran en Twitter, que ahí se había colgado. O sea, que no se informó a los periodistas que habían sido convocados a la rueda de prensa, y sí a la red social.
Lo que hacen en la Oficina de Prensa evidencia un total desconocimiento de lo que es la ética laboral, el respeto hacia los periodistas que informan desde allí y por ende, hacia el país que los lee, escucha o ve en los medios de comunicación. Demuestra además que no se entiende la responsabilidad que conlleva el ejercicio profesional de las relaciones públicas. ¿Por qué esto sucede? ¿Será por incompetencia de la nueva directora de prensa de la Policía o será porque a nadie le importa lo que se informe al país?