Pages

Wednesday, July 27, 2016

Azote a la roca... boicot


(Nota: Esta columna fue publicada en NotiCel el 7-27-2016 - http://www.noticel.com/blog/193045/azote-a-la-roca-boicot.html )


Mientras los populares quieren azotar a Luis Dávila Colón, algunas mujeres en el PNP quieren pulverizar la roca… perdón, a Luis Pabón Roca. A escondidas del público, sin que se discuta abiertamente, ambos bandos políticos están recurriendo al boicot como herramienta de intimidación. El problema es que se neutralizan entre sí porque le dan una excusa a los anunciantes para que corten presupuesto. Al final, son los medios que por su línea editorial no inclusiva, se fastidian.


En días recientes, mientras la inmensa mayoría de los puertorriqueños estuvo en la playa o de ocio, unos lloraban la muerte del ELA y otros la celebraban, pocos han tomado conciencia del boicot que se está gestando a nivel político en los medios de comunicación contra todo aquel que difiera o lleve una línea editorial contra el estadolibrismo o el Partido Popular Democrático. En el Partido Nuevo Progresista se enteraron y comenzaron un operativo para hacer lo mismo. El flanco inicial fue la emisora WKAQ 580 Univisión Radio y los ataques iban a los amigos Dávila Colón y Pabón Roca, pero lo cierto es que la estrategia se dirige a todos los medios, comenzando o enfocándose primero en la radio.



Según se confirmó, grupos de cabilderos y políticos en PPD han identificado también a comentaristas como Kike Cruz, Carmen Jovet y Luis Enrique Falú en NotiUno, a la Cadena Wapa Radio, y al menos a dos periódicos, entre otros medios, para presionar a los anunciantes a que retiren sus pautas comerciales de aquellos programas o espacios en donde se critique al PPD y al candidato David Bernier.



Esto va a de la mano con producir espacios y contenidos presentados o dirigidos por miembros de ese partido, y así llevar la impresión que el país solo habla del estatus. Eso pasó por ejemplo, el 25 de julio con los programas de radio en los que participaron Rafael Hernández Colón, José A. Hernández Mayoral y Ángel Rosa en WKAQ, o con la compra de espacio para las  transmisiones en emisoras de Radio Isla. La otra táctica es ubicar a sus portavoces, empleados o cabilderos en espacios diarios, como una vez hizo en Univisión el senador Rosa y ahora hace Armando Valdés, quien trabajó en el gobierno, o como hace Jerry Santiago, conductor del programa “Dígalo con Jerry” por Radio Isla. Santiago es empleado de la Oficina de Prensa de La Fortaleza.


Friday, July 22, 2016

C-Biche



Me llegó información de que un individuo a quien llamaré “C-Biche”, en un acto de ataque de cuernos político ya que se sintió amenazado, se puso a decir cosas que no son correctas sobre mi persona. Comentó en las altas cumbres de un partido político que yo trabajo para el partido contrario. Se equivoca porque yo no trabajo con ningún político.

Es mi opinión que las insinuaciones y ataques que hizo C-Biche se deben a su inseguridad y a su urgente deseo que le den un jugoso contrato con el candidato en problemas. Utilizando tácticas fujimoristas para desviar la atención de su incompetencia, lanza comentarios falsos de mi persona.  Yo no trabajo con ningún candidato político local. Ya está bueno de decir embustes.
(Aquí el rant que acabo de subir a Twitter)

1. Voy a un rant del Ceviche Peruano #Equivocado #NoSabeNa

2. Mientras me ofrecen un ceviche peruano y tomo un pizco sour, me entero de los embustes que dicen en las cumbres de cierto partido político.

3. El C-Biche de un partido asegura que soy asesora del partido contrario !Equivocado! #DondeEstaElContrato #DondeEstaElCheque

Wednesday, July 20, 2016

Jalda abajo el PPD




(NOTA: Esta columna salió publicada en NotiCel el 20 de julio de 2016 http://www.noticel.com/blog/192806/jalda-abajo-el-ppd-videos.html)


Un poco de historia para un pueblo que vive de slogans y lemas, y que se cree los cuentos políticos hasta que les revientan en la cara.



En julio de 2016 se cumplen 64 años de la creación del Estado Libre Asociado y 78 años de la fundación del Partido Popular Democrático. Fechas importantes para el que fue el principal movimiento político en Puerto Rico durante gran parte del siglo 20, pero que hoy parece sumido en la difícil tarea de explicarse para que lo entiendan.  Al PPD que fue creado en la era del telégrafo, se le dificulta comunicarse cuando estamos en la era digital. Al PPD del 2016 le falta la conexión emocional y la razón, y todavía no explica por qué hay que creerles dada nuestra coyuntura actual. Por eso el silencio, casi con miedo, que persiste entre muchos de sus líderes que este año celebrarán el 25 de julio como un funeral, como un acto de cremación, sabiendo que los americanos ya no quieren ni les funciona el ELA.



Porque no podemos olvidar lo que era el 25 de julio para los populares. Históricamente usaban la actividad como una celebración, era una fiesta política para conmemorar el “pacto bilateral”. Era como un equivalente criollo de la fiesta que es el 4 de julio para los americanos, y aquí se hablaba de cualquier cosa que hiciera a los puertorriqueños olvidar los otros dos sucesos definitorios de nuestra historia en la misma fecha: la invasión militar estadounidense del 1898 y los asesinatos de dos independentistas en un operativo de la policía y fuerzas federales en el Cerro Maravilla en el 1978.



Y hoy, a 64 de la fundación del ELA, el PPD regresa a su raíz de los slogans y lemas para intentar crear y recrear un imaginario colectivo. En el Centro de Bellas Artes de Caguas se presentará el musical “Jalda Arriba”, escrito por el candidato a la gobernación David Bernier, en el que se recrea la historia del PPD y se hace un llamado a la unidad. Un punto a su favor. Son pocos los políticos actuales con la capacidad de incursionar en el arte. Atrás, bien, pero que bien atrás, quedaron los intelectuales y cultos de la época del bohemio, periodista y poeta Luis Muñoz Marín, o del músico e ingeniero, Luis A. Ferré.



Pero la verdad jamaquea a los populares. El PPD está en una disyuntiva crítica que va más allá de la imagen y los mensajes. Tiene que explicar qué son y cuáles son su relevancia y su pertinencia en este momento, cuando las tres ramas del gobierno americano – la judicial, el legislativo y el ejecutivo – han dicho al unísono, que somos una colonia. Deben explicar, como planteé en mi blog En Blanco y Negro el mes pasado, si el lema de “Pan, Tierra y Libertad” con el que crearon una imagen política, es en realidad “Hambre, Colonia y Esclavitud”. http://enblancoynegromedia.blogspot.com/2016/06/hambre-colonia-y-esclavitud.html#more.

Wednesday, July 13, 2016

Plaga de piñas


(Nota:  Esta columna salió originalmente en NotiCel el 13 de julio de 2106 - http://www.noticel.com/blog/192496/plaga-de-pinas.html ) 

En Puerto Rico hay una plaga de piñas, pero no es la fruta, sino el combo. Aún en la crisis económica que se vive, aquí impera el ambiente de favoritismo a quien tenga palas y conexiones. O sea, gana quien pertenece a una piña. Esos son los que acceden a puestos, consiguen beneficios, les dan el trabajito y logran sus metas. Esa es la frustración de muchos, más que nada de las generaciones más jóvenes como los “millenials”, y eso también explica parte del pánico que hay con la Junta de Control Fiscal porque podría cambiar esta cultura.

Estoy en récord en mi oposición de que los americanos vengan a mandar como reyes en Puerto Rico y a dirigir por encima de las leyes locales, pero la realidad es que somos su colonia y como tal, hacen lo que les venga la gana. Pero si una hace un análisis sosegado, sin apasionamientos ideológicos, tiene que concluir que nos hemos buscado el problema.

Hasta ahora llevamos décadas escogiendo a los mismos que nos engañan y siguen robando. Permitimos que sigan botando dinero del erario que se debía usar para otras cosas. Elegimos a los que construyeron obras faraónicas, dieron y dan contratos a sus amigotes, y nos olvidamos de los que concedieron préstamos para operar agencias y municipios quebrados porque al final, en todos esos empleaban a la piña de turno. Ahí radica parte de nuestro problema. El escoger entre los políticos rojos y azules es la cuna de donde nace esa cultura del favoritismo.

Por esa proliferación de piñas entran al mercado empresas que violan leyes, pero les dan contratos para operar. Un ejemplo en estos momentos es Uber y habría que preguntarse qué piña los empuja para que operen sin cumplir los mismos términos y exigencias que a los taxistas.

Otro ejemplo es Lajas, y no me refiero al valle de ese pueblo que es conocido por la producción de piñas sino a los que defienden las invasiones en La Parguera. A esos los defienden legisladores y gente con poder, y hay un mutis generalizado hasta en los medios, como si tuvieran miedo de compararlo con otros casos. Ese temor de ofender a esa piña de poder jamás se vio en sitios como en Loíza, donde hasta asesinaron a Adolfina Villanueva, o en Toa Baja, cuando tienen viviendo en condiciones pésimas todavía a los residentes de Villas del Sol, que en su mayoría son inmigrantes dominicanos. Claro, en la piña de Lajas están los ricos o los amigos que tienen poder, no los negros y pobres.

Monday, July 11, 2016

No se pueden asar dos lechones a la vez


(Esta columna fue publicada en NotiCel el 7 de julio de 2016 -  http://www.noticel.com/blog/192252/no-se-puede-asar-dos-lechones-a-la-vez.html ) 

 “No se puede asar dos lechones a la vez, porque siempre se quema uno”. Esa era una frase usual que decía mi abuelo Esteban Cotto, un jíbaro castao’ de esos que ya no existen, cada vez que hablaba de hacer dos cosas complicadas al mismo tiempo. Y hoy más que nunca, viendo cómo se comporta la prensa y el gobierno en Puerto Rico, llego a la conclusión de que eso que él decía era verdad. Parecería que no pueden hacer dos cosas a la vez porque cuando lo intentan, quedan mal en ambas.

Políticos y medios informativos son monotemáticos. Sólo hablan de una cosa hasta que revienta otra. Es como si se pusieran de acuerdo para desinformar y vivir del shock del momento.

Mientras las portadas de periódicos y los titulares en la televisión, la radio y la Internet se concentran con toda la razón desde hace semanas en la quiebra del gobierno, en la aprobación de la ley PROMESA y la inminente y desgraciada imposición de una Junta de Control Fiscal federal que viene a cortar cabeza, se olvidó y se ocultó de la opinión pública que Puerto Rico está manga por hombro en muchos otros frentes. Uno de esos es la criminalidad y cómo es que los sicarios andan por la libre, secuestrando y matando personas, y aquí se despacha el tema como si fuera más de lo mismo.

No fue hasta que pasó lo más temido, que cayeron en cuenta. Un tiroteo en el lujoso hotel Caribe Hilton cegó la vida de un niño de 10 años en plena celebración del 4 de julio. Algunos medios reportaron que ciertos huéspedes decían que el ambiente se puso “cafre” en el área de la piscina, antes de que empezaran las ráfagas y las multitudes a correr. Después dicen que los familiares no quieren cooperar con las autoridades en la investigación. Y yo me pregunto ¿es que nadie se había dado cuenta de que la criminalidad iba en alzada antes de este suceso?

Con 11 asesinatos reportados desde la madrugada del viernes 1ro de julio hasta el mediodía del sábado 2 de julio, la cifra de homicidios ha aumentado en un 20% entre el año 2015 y el 2016. Esto no cuenta lo que ha pasado desde el sábado hasta hoy ni que hay menos personas en Puerto Rico por la emigración.  ¿Y por qué esto parece ser una sorpresa que sale de la nada? ¿Será que se ha llegado a un nivel de insensibilidad tal que ya estamos acostumbrados a la muerte o será que a propósito, sectores de los medios noticiosos se alían al gobierno para encubrir  lo que es evidente con el aumento en la criminalidad? ¿Por qué ambas cosas están pasando ante nuestras narices y nadie dice nada?

Del lado de los medios noticiosos, parte del problema surge de la incapacidad en amplios sectores de la prensa de hacer su trabajo. Son cada día más los periodistas que se conforman con lo fácil y digerido. Se creen que se comen el pernil, pero lo que de verdad les dan es carne podrida. Y del lado del gobierno, el problema yace en la mordaza institucionalizada de la presente administración. Y esto, muy pocos medios y periodistas se atreven a denunciarlo.

Friday, July 1, 2016

Los seis periodistas que junio se llevó




Junio de 2016 fue un mes particularmente duro para el periodismo puertorriqueño. Duro por las complejidades en el trabajo, duro por las polémicas internas y más que nada, duro por las pérdidas.



Este mes sin duda, pasará a los anales de la historia como uno de los peores para el país porque se evidenció la quiebra económica del gobierno,. Estados Unidos por fin se quitó la máscara y nos trata abiertamente como colonia, el éxodo masivo sigue sin tregua, la epidemia del Zika y la amenaza de una fumigación con el químico Naled revivió en la población los años de experimentos con los puertorriqueños y finalmente se aprobó la Junta Federal de Control Fiscal. Entre esas noticias a cualquiera le da y sobra para escribir libros. Por eso es normal que la prensa local estuviera súper ocupada con esos temas, pero eso no debe obviar otros análisis que se deben hacer a nivel interno.



Se debe conversar sobre las polémicas entre gremios y ciertos periodistas en torno a un proyecto de transparencia en el gobierno (del que me he expresé en contra), y que suscitó un proceso de comentarios e indirectas entre repoeteros y desinterés de las empresas mediáticas. Más que nada, este proceso evidenció las grandes fisuras ideológicas y prácticas entre los intereses de los que ejerce el periodismo, los dueños de los medios y aquellos que practicamos otras funciones dentro del campo de la comunicación. Son temas de los que se deben hablar para buscar consensos, recordando que el enemigo no es el par,  y que a todas luces, hay una estrategia de lograr divisiones estériles que no conducen a nada.



Es dentro de este escenario que pasó este mes de Junio de 2016 y se llevó consigo a algunos de los más queridos y recordados periodistas y comunicadores en el país. Los amigos los recordaron, pero muchos periodistas ni se enteraron de sus partidas. Por eso es importante hacer un alto y reconocerlos. 

Es imprescindible que los periodistas y comunicadores más jóvenes sepan de la calidad profesional y humana de sus antecesores. Además, debería ser obligatorio que tanto los gremios como las escuelas de comunicación en la UPR (COPU), en Sagrado, en el Turabo, la UNE, la Metro, la Interamericana, la Central de Bayamón, la American, UPR-Cayey, UPR-Carolina y otras instituciones donde se forman a periodistas y comunicadores, les rindan homenaje a estos compañeros para que sirvan de faro en los momentos tan cruciales que vive el país y que debe estar viviendo este oficio de comunicar lo que acontece.



Por eso, y a manera de un pequeñísimo reconocimiento, enumero aquí brevemente a los compañeros que se han marchado este mes según el orden en que acontecieron sus partidas y le copio los enlaces de escritos que han publicado sobre algunos de éstos.

Protagonismo

(Foto de los Salesianos)

(NOTA: Esta columna fue publicada originalmente en NotiCel el 29 de junio de 2016 - http://www.noticel.com/blog/191998/protagonismo.html)

En Puerto Rico abunda un afán de protagonismo. Son los mismos de siempre, las mismas caras, la misma gente que hace ruido, que se desespera por que los vean como líderes, por mandar y sobresalir que marginan a los demás. Es un afán tan violento por coger el micrófono y robar show, por ser el que aparece en las fotos o en la foto de prensa, que hace que la gente se aleje. Cansan. Neutralizan su mensaje porque las masas los rechazan.

Pasó el fin de semana con la poca asistencia y los encontronazos en  la Asamblea de Pueblo contra la Junta de Control Fiscal. Pasó en la asamblea del Partido Demócrata. Pasó en las primarias recientes. Pasa en la televisión, pasa en la política y  pasa prácticamente en todo. Se matan los movimientos sociales y las actividades colectivas por el ansia de protagonismo de los supuestos líderes. Eso provoca cada día más inmovilismo en las masas que ya tienen leídas a esa gente, y no los respetan. Saben que se representan a ellos mismos y a sus intereses individuales, no al colectivo ni al bien común.

La credibilidad se gana, no se fabrica. Lo que pasa entre esos supuestos líderes que realmente viven desesperados por ser protagonistas es que, al final, ellos mismos aplastan su mensaje y se convierten en el ruido que interrumpe el proceso de comunicación. Y mientras perdemos tiempo buscando quienes son los líderes, a Puerto Rico nos pasan por el lado.

En estos días en Panamá se exalta la ampliación del Canal que permitirá mayor tránsito comercial, y que fue una obra financiada por los propios panameños,  con capital nacional. En República Dominicana siguen construyendo obras,  creciendo la economía y no dan abasto, al punto que muchos desarrolladores boricuas se han tenido que ir a construir allá y a crear empleos allá mientras que aquí reducen operaciones y despiden empleados. En Cuba el crecimiento es vertiginoso y acá lo miramos como con una especie de miedo, curiosidad y sorpresa, en vez de ponernos a trabajar. Como dijo el ex Presidente del Parlamento, quien estuvo de visita la semana pasada, el amigo Ricardo Alarcón, los puertorriqueños tienen que unirse primero para poder salir adelante.

Ese es precisamente nuestro problema. Queremos ser todos jueyes en una misma olla de agua hirviendo y nos halamos las patas para no dejar salir a nadie del calor. Nos hundimos porque no trabajamos en equipo y porque el hambre por el ser reconocido y ser líder, nos agobia.