Pages

Tuesday, October 28, 2014

Univisión: Subestimaron las audiencias


Fue un fiasco en términos de rating. La encuesta de audiencia de ayer, durante la primera edición del programa “Rubén & Co.” en el horario de las cinco de la tarde, demuestra que Univisión Puerto Rico sigue subestimando a sus audiencias y no han sabido manejar la crisis de comunicación que tienen de frente. Lo que es peor, han puesto en peligro a su figura más fuerte que tienen en la radio y en el horario nocturno en televisión, el periodista y presentador, Rubén Sánchez.

Al cambiar el programa de Sánchez con tanta rapidez, no ofrecieron lo más importante que las audiencias esperan y buscan: el contenido.

El programa no llenó las expectativas porque no tenía una buena producción. El contenido fue llanito. Más de lo mismo, a pesar de la experiencia del mantenedor. Quizás fue por el poco tiempo que le dieron al productor Agustín Rosario para montar el programa o por la falta de recursos de preproducción para lograrlo. Lo cierto es que “Rubén & Co.” obtuvo un rating de apenas 5.7 de 5:00 a 6:00 de la tarde. Eso es casi lo mismo que sacaría un programa en ese horario en los canales 6, o el 13.Hasta el programa del Chavo del 8, a las seis de la tarde sacó más que “Rubén & Co.” con un 9.4 de rating.

Los ratings señalan que las audiencias no han adoptado la nueva oferta de Univisión porque en el horario de las cinco los noticiarios triplicaron la audiencia de “Rubén & Co.”. Noticentro de Wapa TV sacó 18.9 puntos y Telenoticias de Telemundo, 18.6 puntos.

¿Qué significa esto? Los bajos números en las audiencias se pueden interpretar de varias maneras, según el comentario generalizado hoy entre publicistas y directores de medios en compañías que se dedican a pautar anuncios. En un sondeo informal en el que se conversó con seis de estos ejecutivos y ejecutivas, coincidieron que no es un rechazo a Rubén Sánchez, a quien las audiencias respaldan, sino a Univisión. Estas fueron sus conclusiones:

Propaganda política

“La propaganda es a una democracia lo que la coerción a un estado totalitario”. Noam Chomsky.
Como dijo el lingüista americano, la propaganda política se vale de los medios de comunicación masiva para moldear opiniones y creencias. Viendo lo que se aproxima, hay que coincidir con esa apreciación porque a dos años de las elecciones, ya se empiezan a calentar los motores de la próxima contienda electoral. Se disparan los primeros tiros de lo que será la propaganda que nos atosigarán los políticos por ojos, oídos y cuanto sentido sea posible.
Y aunque los anuncios formales no han comenzado, la propuesta reforma electoral de la administración de Alejandro García Padilla, la multa que le impuso el Contralor Electoral al Partido Nuevo Progresista, los “media tours” de Ricky Rosselló y Pierluisi, y la esporádica campaña por la independencia que el Partido Independentista Puertorriqueño está pautando en la radio del país nos señalan cómo será la ruta en los próximos comicios. Viendo el escenario recuerdo un comercial de televisión de una pizzería con el lema de: “lo mismo, lo mismo, lo mismo”. Los políticos vienen con lo mismo de siempre.
La propaganda es una comunicación que presenta sólo un lado de las cosas o de los argumentos con el objetivo de influir en la actitud de las personas y convencerlos para que voten por alguien o piensen de cierta manera. Se basa en la repetición constante de información incompleta, parcial, a veces prejuiciada y muchas otras, apartada de la verdad. La propaganda siempre ha existido en todas las épocas.
En Puerto Rico, gracias a la propaganda, es común creerse que todos los candidatos son excelentes padres, maridos amorosos que no son infieles ni maltratantes, que son gente sencilla que quiere al más pobre. La realidad muchas veces es distinta, pero eso no se ve a nivel público. La propaganda lo oculta porque se fabrican imágenes y candidatos que el pueblo elector-consumidor, respalda con sus votos. Lo convierten en ídolos o superestrellas sin serlo.

Saturday, October 25, 2014

Explotó la burbuja mediática

Octubre ha sido un mes de muchos cambios y anuncios en los medios de comunicación en Puerto Rico. Cierres en la televisión, quiebras de revistas y emisoras de radio, unido a anuncios de programas nuevos y aniversarios en periódicos lo que demuestran es que la industria se sigue jamaqueando y esto todavía no termina.

Los cambios no van a parar hasta que la economía no se estabilice. Explotó la burbuja mediática porque no hay anuncios suficientes. No hay el mismo dinero que había antes. Y esta carencia no sólo afecta malamente a los medios de comunicación, sino también a la industria publicitaria que viene sufriendo cierres de agencias y nuevos enfoques en su forma de hacer negocios.

De periodista a relacionista

Viene un cambio, y puede que sea grande. Ya se anticipa. Algunos tienen miedo. Miedo a la competencia o miedo a lanzarse a la aventura. Otros como yo, lo vemos como algo natural y le damos la bienvenida. Es más, esperamos que suceda porque es una evolución normal. Es bien probable que entren nuevos miembros a la industria de las relaciones públicas tras lo ocurrido en Univisión Puerto Rico.
Es que cuando ocurren cambios grandes en el panorama de la industria mediática, como el desastre que pasó la semana pasada con las cesantías masivas de más de 100 profesionales de Las Noticias de Univisión, se anticipa que también ocurrirán cambios en otros segmentos del campo de las comunicaciones. Muchos buscarán empleo en agencias de publicidad y mercadeo, o en el gobierno. Otros intentarán como oficiales de prensa o en otras funciones de relaciones públicas.
Pasar de ser periodista a relacionista es algo bastante común, y viceversa. Después de todo, ambos oficios se relacionan al arte de comunicar, al derecho del público de estar informado y a la libertad de expresión. Ambos derechos están garantizados por las Constituciones del ELA y de los Estados Unidos. Por eso es que siempre se ve movimiento de un lado al otro.

Saturday, October 18, 2014

La pobreza mediática: Univisión y otros



Hoy siento que estoy de luto. Como si me hubieran roto algo. Ver el dolor de tantos amigos en la calle con el cierre en Univisión me retuerce el corazón, pero también me hace pensar en que el negocio es así. Los medios de comunicación, en especial la televisión, son crueles. Inhumanos, en ocasiones.

Hay que entender que los medios son negocios y se manejan como tal. Y no es una crítica al capital, porque no se trata de querer vivir en un sistema totalitario donde el gobierno o el dictador dice quién es periodista o qué medio sobrevive. Es otra cosa. Se trata de entender que en un negocio mandan las decisiones de los dueños. Es la lucha entre la libertad de prensa y la libertad de empresa.

Vivimos en un país pobre con ínfulas del primer mundo. La depresión económica en la que está sumido Puerto Rico desde hace años afecta a todos por igual y nos tiene en una pobreza mediática. No sólo en términos de cierres de medios y desempleo, sino también pobreza intelectual-cultural y falta de contenido.

Ayer fue la debacle en Univisión. De la manera más burda, bajuna y despiadada esperaron a que terminaran el programa mañanero para anunciarles a los empleados que los despedían. Tirados a la calle. Triste la imagen al ver a figuras queridas por el pueblo, sin empleo. Pero lo que pasó ayer en Univisión pasó antes en Telemundo, en Wapa, en el 7 y en otros medios. ¿Quién no recuerda cuando cerró el canal 24 y dejó a todos los reporteros en la calle?

Hace dos de semanas la empresa netamente puertorriqueña Casiano Communications radicó una quiebra bajo el Capítulo 11 de reestructuración. Univisión también había empezado el 2014 botando gente, al cerrar sus noticiarios de fin de semana y luego, bajarle salarios a los empleados en WKAQ.

Tuesday, October 14, 2014

Rivera Schatz: ¿será tiburón o será chopa? Candidaturas de clóset parte 2



Una chopa es un pez pequeño de agua dulce, que se alimenta de moluscos y que fue introducido en Puerto Rico en el 1916. Se pesca con anzuelos pequeños. Un tiburón, en cambio, si es un tiburón blanco, es una de las especies más temidas de todas. Jaquetón. Rápido. Activo. De supuesta sangre fría pero con una rapidez que devora sus presas nadando a más de tres kilómetros por hora. Cuando siente sangre entra en frenesí y no para hasta destruir a su víctima. Por eso, si una se detiene y mira bien las especies, se da cuenta de que los motes vienen por algo.

Eso de llamar a Thomas Rivera Schatz el tiburón blanco no surge de la nada. Es rápido. Ágil. Fuerte. Aguerrido. Jaquetón. No tiene miedo ni es mongo como los políticos que dominan el escenario local desde el 2000. Va de frente en lo que cree y se lleva de frente al que sea cuando está convencido de algo. Eso le ha ganado muchos enemigos. Poderosos enemigos. También le ha ganado muchos seguidores de las más diversas estratas sociales e inclinaciones políticas. Por eso, a dos años de las elecciones generales, cuando todavía muchos esconden sus aspiraciones en el clóset, el nombre de este senador surge fuerte entre los posibles candidatos del Partido Nuevo Progresista.

Y aunque es de esos políticos que cuando le preguntan usa la frase trillada de “este no es el momento de candidaturas”, todo el mundo sabe que está ahí y que tiene su plan. Es una figura que no puede descartarse y los equipos de Pedro Pierluisi y de Ricky Rosselló lo reconocen.

Tuesday, October 7, 2014

Candidaturas de Clóset (parte 1)

"La imagen de AGP está lacerada por la crisis económica, pero es redimible"

A dos años para las elecciones estamos en el momento de las candidaturas de clóset. Los políticos dicen públicamente que no son candidatos pero todas sus acciones y comportamientos a nivel mediático demuestran lo contrario. Hacen anuncios, se van de media tour concediendo entrevistas, dan transmisiones radiales en vivo, van y vienen con avanzadas políticas y guaguas con luces, y algunos hasta ya le han prometido puestos de ‘Chief of Staff’ y secretario de Estado a sus asesores cercanos, pero no. Todavía insisten públicamente que no son candidatos.
Pero la gente sabe. Se sabe porque ahora es cuando vienen con la frase trillada de que “este no es el momento de candidaturas”. No hay frase más estúpida que esa. Bueno, a decir verdad, está casi en la categoría de frases imbéciles como la de “no tengo comentario” cuando un periodista pregunta a alguna figura pública en medio de un lío, o la de “no confirmamos ni negamos la información”, como suelen decir los federales. ¿Creerán estos funcionarios que el público es tonto? Total, cualquier buen asesor en comunicación les puede explicar que deben decir otras cosas porque ese tipo de frase abre el camino para más preguntas. Además, el público ya lee bien las entrelíneas.