Pages

Tuesday, April 17, 2018

İYo no soy negro! Relato de la vida real


Foto en supermercado (Por Metro)
Ayer en la mañana fui al supermercado Amigo en Plaza Guaynabo, mi pueblo que una vez fue de cinco estrellas pero que ahora parece venido a menos, y me dispuse a hacer la compra. Iba contenta porque era lunes, y aprovecharía el momento libre y sin complicaciones para esa engorrosa tarea de hacer la compra. Pero mi alegría duró poco. Me entró una ansiedad enorme por hacer una transmisión en vivo por Facebook, para denunciar la escena que acababa de vivir.

Esto fue lo que pasó: Yo iba de lo más feliz empujando mi carrito entre frutas, vegetales y congelados, cuando de pronto oigo cerca la voz de un nene llorando y gritaba: “¡Yo no soy negro!”.

Detuve mi camino, aguanté la respiración, y esperé a que doblaran la curva para entrar al pasillo donde yo estaba. Era un nene como de siete a ocho años que iba llorando mientras una señora como sesentona, que parecía su abuela, le decía: “Tú eres negro”, “Eres negrito”, riendo. Se oía sus carcajadas. El nene lloraba. “Oh no. Negro no. Yo no soy negro. Mira”, y estiraba el brazo para que la abuela viera su piel.

“Negro. Negro. Negro. Negrito”, decía la señora hasta que detuvo para no chocar su carrito de compra con el mío. Yo la miré fijamente. Ella cambió de colores. Se puso pálida, casi amarilla. Después de un rojo intenso, y bajó la mirada, mientras yo pensaba que ella sí tenía muchos colores. Como un camaleón. El nene no. Él era “café con leche”, pero más leche que café. Era cremita, o como dicen algunos, “trigueñito claro”.

Juventud vibra


Comenzando el foro. (Foto por Francisco Quiñones)
(NOTA: Esta columna fue publicada originalmente en NotiCel, el domingo, 15t d abril de 2018 - http://www.noticel.com/opiniones/blogs/en-blanco-y-negro-con-sandra/juventud-vibra/729076812 ) 

En mi continua peregrinación por los lugares menos esperados tuve lo que Oprah Winfrey llama un “Aha Moment”. Ese momento de toma de conciencia me llegó el miércoles en el Recinto de Arecibo de la Universidad Interamericana, con un nutrido grupo de jóvenes de la Generación Z que me hicieron ver que tenemos una juventud bien viva, que vibra.

Fui invitada a la Semana de las Humanidades de ese recinto de la Inter, para ofrecer la charla “Manipulación y los medios virtuales de comunicación”. No imaginaba lo que me iba a encontrar cuando me monté en mi carro de camino allá, pero cuando llegué y ví la sala repleta de estudiantes sentados hasta en el piso, con ojos bien abiertos, pendientes a lo que decía, y haciendo comentarios o preguntas brillantes, me sorprendió. Están claros y profundamente comprometidos.

Me rompieron un poco el esquema al demostrar su enfoque, y su genuina preocupación por el rumbo del país. La realidad que ví fue distinta a esa percepción que crean los medios de comunicación de que la juventud puertorriqueña está desconectada, sin esperanzas, y por eso son los que más están emigrando. Eso no fue lo que vi en la Inter de Arecibo. Allí ví individuos que en vez de irse a “janguiar”, optaron por ir a una charla voluntariamente para conversar sobre cosas serias. No iban a ver a Ozuna, o a Bad Bunny. Era yo, hablando de manipulación mediática y cómo identificar las “fake news”. 

Friday, April 13, 2018

Cuando una noticia buena queda sepultada


Secretario de la Vivienda, Comisionada Residente y Gobernador junto a la Subsecretaria de Vivienda Federal (Foto de El Vocero)
Esta semana salió la mejor noticia con la que cualquier país y cualquier político sueña. Ricardo Rosselló y su gobierno recibirán $20,000 millones para ayudar en la recuperación de Puerto Rico. Fue algo bien positivo para la administración, y es reflejo del trabajo que realizan, pero realmente a la gente común, al pueblo, esa noticia no les importó. Esto dice mucho de las líneas editoriales, los problemas de comunicación del gobierno, el desenfoque de la propaganda oficial y cuál es el verdadero interés del público como consumidor del contenido que recibe de los medios de comunicación.

El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos (HUD) otorgó $18,500 millones para apoyar la recuperación a largo plazo de Puerto Rico después del huracán María. Eso se suma a los $1,500 millones que el departamento destinó para la Isla en febrero, para un total de $20,000 millones de inversión. El anuncio se hizo en conferencia de prensa con la subsecretaria de HUD, Pamela Hughes, junto Roselló y la comisionada residente Jennifer González.

¿Por qué ese logro no es el tema que más se habla? Porque no hay una conexión real entre lo que el público quiere y lo el gobierno proyecta como su prioridad. En vez de hablar de esos fondos, ha habido más discusión pública sobre los despidos en el Municipio de Cidra por falta de dinero. Se habla más de la falta de luz, los cierres de escuelas y la indignación generalizada porque le regalaron por $1 una escuela al pastor Otoniel Font, quien enseguida tapó un mural que había en el plantel.

Es bien probable que los emisarios del gobierno que se autoproclaman analistas políticos en la radio, pero en realidad sólo están para criticar a los periodistas, así como algunos funcionarios en La Fortaleza, acusen a la prensa de no prestarle atención al tema. Hacer eso sería no sólo una mentira, sino error táctico y garrafal del gobierno porque la evidencia en su contra es contundente.

Asalto a la cultura

   
Mural por el artista Antonio Torres Martinó que Otoniel Font tapó sin permiso. (Foto publicada en Metro)
(NOTA: Esta columna fue publicada originalmente en NotiCel el 8 de abril de 2018 http://www.noticel.com/opiniones/blogs/en-blanco-y-negro-con-sandra/asalto-a-la-cultura/726108899 . Días después se supo que en la escuela Julia de Burgos en Carolina, que el gobierno le alquiló por $1 dólar al pastor Otoniel Font, borraron un mural que había realizado el artista plástico puertorriqueño Antonio Torres Martinó. La foto delmural que acompaña esta nota fue publicada en el periódico Metro)

Titi yo quiero pastel de moras”, me dijo un sobrinito hace un tiempo. “¿Pastel de moras? ¿Querrás decir bizcocho de fresas o frambuesas?”, respondí, pensando que ese nene está aprendiendo a hablar un español que no es puertorriqueño. Se la pasa viendo Discovery Kids o el Disney Channel. Entonces caí en cuenta de que vivimos un asalto grande a nuestra cultura. Son varias generaciones las que casi no tienen referentes locales fuera del reggaetón – que si es de aquí – o el rap y ahora el trap, pero Puerto Rico es más que eso.

Mi generación se crió con Pacheco y el tío Nobel, que ninguno era de aquí, pero había otras alternativas de programación local. Nos veíamos en las novelas, en programas de comedia y hasta las traducciones de muñequitos eran a lo puertorriqueño. Ahora no. Ahora el mensaje es que sin tetas no hay paraíso, que triunfa quien sea el señor de los cielos o se crea narco, y que no se habla, sino que mejor se grita, como hacen en el show de la Dra. Polo. ¡Y después se quejan de que hay bullying en las escuelas, si eso es lo que ven los niños y adolescentes cuando llegan a sus casas! Pero yo nunca he visto a los moralistas haciendo un piquete para que pongan esos programas en otros horarios más adecuados.

No es que antes fuera mejor, ya que había mucho prejuicio, pero por lo menos los referentes eran más nuestros. Se desarrollaba toda una cultura popular que desde hace como 10 años la hemos perdido con una rapidez y un silencio ensordecedor.

Thursday, April 12, 2018

Los 13 años de Dr. Shopper

Gilberto Arvelo, Dr. Shopper, denuncia un fraude. (Foto Primera Hora)

¿Quién diría que un día como hoy hace 13 años comenzó a trabajar el primer defensor de los consumidores en Puerto Rico, el Dr. Shopper?  Es difícil imaginar que un ciudadano que se cansó de los abusos, empezara a sacar cara por los demás, y de paso traería innovación en los medios informativos y ayudaría a que el público se convirtiera en consumidores inteligentes. Pero ha sido así. Por eso hoy, 13 años más tarde, otros productos como Telemundo Responde y la Shoppinista, le emulan y siguen sus pasos. La diferencia es que Dr. Shopper es un individuo, no un proyecto amplio con staff e investigadores.

Gilberto Arvelo era un reconocido publicista, dueño de la agencia Arvelo Advertising que en la década del 90 tenía muchos clientes en las categorías de automóviles, dealers, supermercados y otros. Venía de una larga trayectoria en la publicidad, habiendo trabajado en prestigiosas agencias como FCB, y Lintas. Él estudió un MBA y siguió estudios a nivel local y en otras islas del Caribe, y fue profesor en la Escuela de Comunicación Pública de la Universidad de Puerto Rico.

Arvelo se dio cuenta de que había una necesidad de educar a la gente para que se convirtieran en lo que llama “consumidores inteligentes”, que supieran qué comprar y qué exigir al momento de la compra. Más que nada, entendía que agencias del gobierno como el Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO), la Oficina de Instituciones Financieras (OCIF), la Junta Reglamentadora de las Telecomunicaciones (JRT) no protegen ni educan al consumidor y que hace falta que los medios se enfoquen en llenar esa necesidad.

Friday, April 6, 2018

Efectos secundarios



El anuncio de la segunda ronda de cierre de escuelas es como volver a darle al país una cucharada de la medicina amarga, pero esta vez, no están conscientes de los efectos secundarios.

Si hay un indicador de que Puerto Rico se está vaciando, es el anuncio de ayer de que cerrarán 283 planteles educativos adicionales a las casi 300 instituciones educativas públicas cerradas durante en el año 2017. Si hace unos años en Puerto Rico había casi 1,500 escuelas públicas, esto significa que han bajado en casi un 40% el universo de planteles. La pregunta es: ¿cómo esto impacta a nivel de población? ¿Tendremos 40% menos gente en la isla y el gobierno no lo quiere decir? ¿Por qué?

Hoy todo el mundo habla del impacto de los cierres en los niños, en los maestros que quedarán desempleados y en las comunidades afectadas dónde están esas 283 escuelas, pero pocos hablan de los efectos secundarios de esos cierres.  Quien más calla es el sector privado, que es el que más se afectará. Así que menciono aquí Los 12 efectos secundarios inmediatos de los que nadie quiere hablar:

6 de abril de 2018 (Poema)


Educación.

Salud.

Cultura.

Empleos.

Economía.

Ambiente.

Deportes.

Electricidad.

Comunicación.

Niños y viejos.

Mujeres.

Animales.

Deuda.

Ya no estamos bajo asedio.

Estamos bajo ataque.

Son unos canallas.

Somos unos pendejos porque lo permitimos.