Pages

Wednesday, March 22, 2017

Un juez llamado tiempo







Lean bien, palabra por palabra lo que escribo aquí, antes de brincar: Mientras la inmensa mayoría del pueblo celebra las impresionantes victorias en el Clásico Mundial béisbol, en los círculos mediáticos y políticos persiste un ambiente de propaganda y desinformación, unido a ataques a sectores de la prensa, y se relaciona al caso del alcalde de Guaynabo, Héctor O’Neill.  Pero es mucho más que eso. Todo esto forma parte de una estrategia macro de propaganda bien montada, aunque subestima la inteligencia de la gente que lee las noticias, ve lo que dicen en la televisión o la web, y escucha la radio, pero llega a sus propias conclusiones.

El objetivo primario de esa estrategia de propaganda es manipular. Se hace para que las personas se olviden de la hecatombe económica en la que está el gobierno. También se hace para que la gente no piense mucho en las imposiciones que dentro de pocos días, espetará la Junta de Control Fiscal, afectándonos a todos por igual.

¿Pero cómo sabemos que es propaganda? Fácil, identificando las tácticas. Primero se ven enunciados generales como llamar “corrupto” o “violador” al alcalde, aunque se basen en lo que dicen terceros, sin evidencia fáctica o sin tener a la mano una sentencia de un tribunal. Esto es lo que inglés se le conoce como “Glittering generalites”.

Lo segundo es que se vilifica al oponente con epítetos e insultos (táctica que inglés se conoce como “name calling”) y se señalan los culpables por asociación.  Los ataques a los oponentes se basan en copiarse de lo que hace el otro porque “todo el mundo lo hace” (“bandwagon”). Además suelen usar como portavoces a figuras conocidas o a celebridades que se montan en el tema, lo discuten y comentan pero sólo suelen repetir los mismos argumentos desde un solo punto de vista, lo que en propaganda se le llama “Card stacking - one-side arguments”. Viendo este análisis, entonces, ¿hay o no elementos de propaganda aquí?

La gran noche del Óscar


(NOTA: Esta columna fue publicada originalmente en NotiCel el 15 de marzo de 2017 -
http://www.noticel.com/blog/201069/la-gran-noche-del-oscar.html )


Para Puerto Rico, la gran noche de los premios Óscar ocurrió ayer, no  hace dos semanas como para el resto del mundo. Fue ayer con la aprobación del plan fiscal del gobierno, porque en la película de la vida boricua, el primer premio se lo entregaron a Ricardo Rosselló pero el verdadero ganador fue la Junta de Control Fiscal (JCF).

En los Óscar anunciaron de ganador a “La La Land”, pero después le quitaron la estatua y se la entregaron a la película “Moonlight”. Pues en Puerto Rico pasa lo mismo. En el gobierno y grandes sectores de la prensa le dan el Óscar a Rosselló porque logró que aceptaran su plan fiscal, pero la realidad fue que quien ganó aquí fue la Junta.

El objetivo de la Junta es mover el capital, y están sentando las bases para lograrlo. La Junta le dice a Rosselló “te acepto tu plan, pero por unos meses”, pero es temporal. Y yo pregunto: ¿se negoció aceptar el plan fiscal a cambio de que le permitieran al gobierno usar fondos federales para el plebiscito? Eso se sabrá después.

Lo más importante en toda esta discusión pública es que la Junta accedió a bajar en su estimado de crecimiento económico. La Junta y el Gobernador accedieron a modificar sus visiones de crecimiento de -17% a -1% en cuestión de dos meses. ¿Y qué pasará en dos meses cuando el gobierno tenga que demostrar los recaudos? Probablemente pida una extensión de tiempo, pero ahí es que veremos si el gas pela. La Junta quizás ahí empiece a apretar. O sea, se postergó todo por dos meses más.

Todo este montaje mediático reventará en un tiempo si no se le habla con claridad al pueblo. A pesar de la proyección de victoria que da el gobierno, el problema de comunicación que veo es que la gente no se come el cuento y eso genera más incertidumbre. Hay demasiada parte del público que está indiferente porque les preocupa más resolver su situación individual que la colectiva.

Sunday, March 12, 2017

¿Por qué es importante la victoria de Dr. Shopper?



Prof. Gilberto Arvelo, "Doctor Shopper" (Foto NotiCel)



La victoria de Dr. Shopper sobre el poderoso empresario y contribuyente político José González Freyre, es bien importante para la libertad de prensa y para ejercicio del periodismo libre, independiente y valiente en Puerto Rico en estos momentos.



Valida que el periodismo sin miedos ni ataduras pero con la verdad de frente, es pertinente y necesario en este momento histórico que vive este pueblo, que enfrenta una Junta de Control Fiscal y cambios trascendentales en su política, economía y vida en general. Ante la presión de un empresario que por cuatro años trató de callarlo y meterle miedo, lo más fácil para el Dr. Shopper era claudicar en la cobertura noticiosa, y entregarse, porque ese es el modus operandi del sistema. Pero en el momento en que el país tiene un hambre por la verdad, y los consumidores están prácticamente indefensos, es importante que se sepa lo que está pasando. Ese es el rol de la prensa.



La crisis económica tiene sumida a gran parte de la prensa del país en una especie de letargo y por eso huye de temas escabrosos, se autocensura, o le da énfasis a lo “light”, porque les aterra perder anunciantes. De hecho, algunos medios se sentían tan amedrentados por el poder, que se negaban a cubrir ese caso por miedo a demandas o a perder anuncios de las marcas de la empresa de González Freyre, Pan American Grain. Sus marcas incluyen Arroz Rico, Arroz Valencia, Café Mami, Café del Patio, la bebida Gasolina entre  otras.



En ese sentido, esa victoria de un periodista-ciudadano, quien desde un medio digital “DoctorShopper.com” y su programa “Hablando en Plata” que se transmite en emisoras de radio regionales[1], no se amilanó ante un poderoso, lleva el mensaje de que el periodismo sin miedo está vivo. 


Demuestra además que ese periodismo libre de ataduras se está dando desde frentes, digitales y regionales, que no siempre son los medios corporativos de San Juan. Por eso la victoria hay que celebrarla.



También lleva el mensaje a publicistas, a relacionistas profesionales, asesores de prensa y a tantos agentes de propaganda que abundan en el mercado de que no toda la prensa se puede persuadir como dicen algunos o comprar como dicen otros, mediante pauta publicitaria. Hay periodistas que no se venden en todos los medios, aún en los más pequeños en independientes.

Wednesday, March 8, 2017

Las esclavas



 

(NOTA: Esta columna fue publicada originalmente en NotiCel el 8 de marzo de 2017 -  http://www.noticel.com/blog/200834/las-esclavas.html )
 

Las mujeres en Puerto Rico seguimos siendo las esclavas. De los hombres, del trabajo, de la familia, de los gobiernos, de los políticos, del sistema, de nosotras mismas. Somos esclavas. A algunas nos pegan, a otras nos matan, pero a todas nos maltratan porque así está conformado el sistema. Nos insultan todo el tiempo, y muchas lo permitimos sin darnos cuenta porque está como un “chip” metido en la memoria de una computadora. El código del discrimen donde primero se ve es en la comunicación. En el lenguaje y la expresión verbal natural en este país todo gira en torno a menospreciar a la mujer por ser mujer.


 Para respetar a la mujer, la mujer tiene que empezar respetándose a sí misma”, oigo a muchos decir. Es que la macharranería está en brote en estos días como también lo está el usar el género como pretexto, como excusa o como razón para aceptar lo que se hace mal. En ese sentido, quien actúe mal, lo hace mal. No importa si se es hombre o si es mujer. Ese debería ser el enfoque de la discusión pública, pero lo que sobresale es todo lo que tenga que ver con sexo, chillería y chanchullos, sin importar la dignidad del pueblo, de las mujeres y de los seres humanos implicados.

Por eso es que hoy, en el marco del Día Internacional de la Mujer, más que conmemorar la fecha con flores, chocolates o regalos como esperan muchas mujeres o acostumbran hacer muchos machos, más que agitarme discutiendo sobre la inequidad como hacen muchas fanáticas, más que piquetear, yo reflexiono sobre qué podemos hacer para cambiar las cosas. Es poco lo que vamos a avanzar si permitimos el mismo discurso. Si en los medios de comunicación se aplauden a “Las Jefas” porque enseñan tetas, o se permite que saquen a reporteras porque se ponen “viejas”, o se compran periódicos con mujeres en bikini por verlas y se pasan rápido las páginas cuando la noticia es de las que asesinan, o se acepta que los hombres sean los únicos analistas en los medios y por lo tanto, son los que determinen como el país piensa y opina, entonces, poco se avanza.

La lucha hay que enfocarla. Hay que extirpar el machismo y el prejuicio desde la raíz. Hay que sacarlo de los medios porque ese cáncer lo corrompe todo y se sigue regando. Por eso es que abogo por más derecho a la mujer en su representación y en su participación en los medios informativos. Después de todo, somos la mayoría. Pero las mujeres tenemos también que reconocer que a veces nos hacemos cómplices del prejuicio porque tenemos el carimbo de la esclavitud, bien marcado. Es como si cediéramos nuestra libertad a otros, sin darnos cuenta. Donde primero se rompen esas cadenas es en el lenguaje, así que aquí van 15 recomendaciones:

Wednesday, March 1, 2017

Oído en tierra


(Imagen ABC)



(NOTA: Esta columna fue publicada originalmente en NotiCel el 1ro de marzo de 2017  http://www.noticel.com/blog/200619/oido-en-tierra.html )

Lo veíamos venir. La pelea monga de Rosselló vs. Junta de Control Fiscal, el cambio de mando en el PPD, la payola política en los medios corporativos, los prismas ideológicos con que se mira a la Universidad de Puerto Rico, el alza en las críticas al trabajo de la prensa, la manipulación de la ciudadanía, y hasta los burdos y peligrosos ataques recientes para tratar de intimidar a reporteros son temas que venimos anticipando en este espacio por largo tiempo. Es que hay que tener oído en tierra para saber por dónde va la opinión pública.

En esta columna En Blanco y Negro con Sandra en NotiCel y en nuestro blog homónimo tenemos un récord de mostrar las tendencias, porque estamos atentos a lo que opinan las audiencias, y sabemos que casi siempre es distinto a lo que vociferan los comentaristas y politólogos en la radio, la televisión y en otros medios de comunicación.  


 El tener el oído en tierra permite leer bien que dicen las personas de a pie, hacer una buena composición de lugar, y anticipar casi de manera exacta los temas que después se convierten en ejes de la discusión pública. Esto se valida porque vemos a colegas de otros medios haciéndose eco de los temas que aquí traemos.


Saturday, February 25, 2017

Alba Nydia, la provocadora


Alba Nydia Díaz (Foto de Primera Hora)


Cita con Alba Nydia se entrevista a si misma en Junto en la Mañana
Vídeo de Wapa TV
https://www.wapa.tv/programas/juntosporwapa/la-cita-con-alba-nydia-2-23-17_20131122398346.html
 



Sí, Alba Nydia Díaz se entrevistó a ella misma por la televisión. Sí, ella no es la primera en hacerlo. Sí, por su osadía se convirtió en “trending topic” en las redes sociales. Sí, logró que muchos la imiten o la critiquen sin parar. Sí, muchos le dicen ridícula, y sí, muchos no la entienden, pero si algo queda claro de esta “Cita con Alba Nydia”, es que la primerísima actriz define en su ser lo que es ser una verdadera artista. Un verdadero artista busca provocar. Por eso, la llamaré Alba Nydia, la provocadora.

Provocó que hasta el talentoso y carismático locutor “El Molusco” la parodiara con  su #AlbaNydiaChallenge y al menos otras 10 personas se hayan mofado en sus redes sociales como si todos fueran parte del mismo show. Es que vivimos en una cultura en la que se tiene que provocar para ser parte del espectáculo, como dice el escritor Juan Pablo Palladino.

Alba Nydia, la provocadora,  quiere eso mismo, que se reaccione a lo que hace. Que se ame o se odie, que cause aplausos o vómitos, pero que mueva esa fibra que tiene todo ser humano, y que es la pasión. Después de todo, esa es la esencia de todo aquel que quiera permanecer vigente ante el vaivén constante de los cambios y de los tiempos. Permanece el que se adapta, ese que logra lo que llaman ahora “reinventarse”. Sólo que ella no se reinventó, sino que lo hace a diario. Usó una técnica que otros habían hecho antes de mirarse a sí mismos, como hizo una vez Carmen Jovet, o el rapero Kanye West.

Ese sentido Alba Nydia, la provocadora, demuestra que su naturaleza es la de ser artista. Nació para eso.  Un verdadero artista transgrede, provoca, mueve, pero en Puerto Rico tenemos una ausencia artística tan fuerte que las cosas no se entienden.  

Nos venden como artistas a las Indy Flow y a los Giovanni Vázquez de la vida, o a la nueva versión de lo que es televisión basura con eso de Las Cafres, perdón, Las Jefas, que son unas ex modelos o ex amantes de otra gente, y que lo que hacen es chismorrear o pelearse entre sí. Obligan al público a consumir eso como si fuera arte o como si fueran parte de un performance que no es nada real. Es como meterte droga por la vena para curarte de momento, pero al rato te despiertas ante la realidad. Ninguno de esos que ahora venden como artistas o que acaparan titulares de prensa lo son en realidad. Son patéticas especies circo como una vez lo fue Anna Nicole Smith o ahora los son las hermanitas Kardashian. Famosos por ser famosos. De ahí es que hacen fortuna, pero no son verdaderos artistas.

Thursday, February 23, 2017

Apagué hoy la radio por los sapos





Apagué hace un momento la radio porque no soporto un sapo más. 


Parece que los medios corporativos están cundidos de estos anfibios porque entrevistan a los mismos sapos que no saben salir de su estanque y ver más allá, donde está la realidad. La misma gente que causó la debacle económica que tenemos en Puerto Rico son los que hablan por los medios dando la supuesta solución. Este festival de excremento que sale al aire es lo menos que el país necesita en estos momentos. Por eso lo apagué.

Hablan de la Universidad de Puerto Rico como si supieran de verdad lo que pasa allí, sin comprender que esto trasciende esa universidad. Tampoco admiten que fueron parte de los gobiernos que nos llevaron a esta quiebra y menos aceptan que por su culpa tenemos encima a los enviados del gobierno federal en la Junta de Control Fiscal. Y lo que es peor, algunos empleados en los medios le hacen el juego, porque menos entienden la crisis. No son capaces de salir del estudio  o de la redacción para indagar y averiguar, y así poder dar responsablemente todos los puntos de vista a la audiencia.

Algunos son renacuajos, otros son sapos conchos, pero todos son anfibios. Miembros todos de esa familia de los bufónidos que abunda en la política puertorriqueña, y que acaparan hoy en día los espacios ante la opinión pública. Por eso es que tanto políticos como comentaristas no entienden lo que tienen frente a sí. Por estar metidos en sus charcos hablan como si lo de la UPR fuera todavía  la pelea entre republicanos y los pelús comunistas, lo que demuestra que están más perdidos que nada.  

Esto es un movimiento amplio de juventud por encima de líneas partidistas y clases sociales, porque ya las universidades privadas, una tras otra, están en apoyo. El Sagrado Corazón, Ana G. Méndez, la Católica, la Interamericana y otras. Esto es mucho más allá de los muchachos de la UPR. Es el momento donde se cristaliza la indignación general de los que no se van del país, pero que hasta ahora, lo están expresando con educación y respeto como ciudadanos. Con la dignidad que ningún sapo tiene, porque no lo entiende.

Lo que ninguno de esos que están hablando n los medios ha hecho en su vida lo están haciendo ahora esos muchachos de las universidades, que son nuestros hijos, sobrinos y conocidos, especialmente las mujeres de este país. Se están dando a respetar no sólo de la clase política y oligarca en los medios, sino también del profesorado, la administración y las piñas que han puesto a la Universidad de rodillas con su gastadera de dinero.

Y yo me pregunto, ¿por qué ponen a los mismos de siempre a comentar? ¿Es que no saben a quién más entrevistar o es que su agenda ideológica no les permite? ¿Por qué no hablan con los estudiantes? ¿Por qué no explican la razón de que esas asambleas fueran tan concurridas, como quizás nunca en la historia de este país? Claro, sentados detrás de un micrófono leyendo titulares de periódico o escondidos  en sus oficinas no se enteran de lo que pasa en la calle.