Pages

Sunday, July 13, 2014

Games of Drones: la noticia boricua


Imagine que a la puerta de su casa le llega un OVNI en miniatura. No es un Objeto Volador No Identificado, sino una aeronave por control remoto. Un drone.

Se imagina pedir  una pizza y que le llegue por drone. O que usted viva en Afganistán y que uno de esos aparatos se pare frente a su casa y dispare un misil pensando que usted es un terrorista de AlQaeda. Aunque hay mucha gente que no sabe que esto existe, la verdad es que eso está pasando en miles de lugares alrededor del mundo y Puerto Rico no es la excepción. Los drones ya están aquí.

Y ya en Puerto Rico se gesta una nueva guerra entre medios, un juego entre reinados mediáticos por quien logra el poder y el dominio de la tecnología de los drones. El ‘Game of drones” de la noticia boricua se dá ante los ojos de un país asediado por la economía y  las degradaciones de los bonos, así que se han ido colando sin que la gente se dé cuenta, pero están aquí, con fuerza.

El medio que tenga el control del drone se supone que controle la opinión pública. Ya Wapa-TV tiene su SuperDrone, Telemundo su TeleDrone y GFR está también en esa ruta. ¿Dónde quedan los medios sin presupuesto?

Pensión alimentaria: A llorar pa’ maternidad

"En la opinión pública el único mensaje que sobresale es el de los hombres que dicen que las nuevas guías de pensiones son injustas"


Al montón de hombres que se la pasan criticando porque no quieren pagar las pensiones alimentarias y también a sus portavoces legislativos les digo: “A llorar pa’ maternidad”.

Sí, uso una frase machista porque a veces así es como único entienden. Hay que hablarles en su idioma. Una no debería bajarse a ese nivel o como dicen “ponerse bruto”, pero es que esos hombres y sus portavoces legislativos no entienden ni les conviene entenderlo. Aunque no les guste, aunque no lo acepten y aunque traten de usar cualquier artimaña para que la gente no se dé cuenta, la realidad es que el tema de las pensiones alimentarias es un problema de género y de discrimen hacia la mujer.

Llamemos a las cosas por su nombre. En la opinión pública el único mensaje que sobresale es el de los hombres que dicen que las nuevas guías de pensiones son injustas. A través de legisladores PPD y PNP como Carlos Vargas Ferrer y Carmelo Ríos, y de sus contrapartes en los medios de comunicación, el enfoque de la discusión pública es que las propuestas nuevas guías de pensiones son malas, que los hombres no pueden vivir con $615 al mes y que hay que tomar caso a caso.

Sunday, June 29, 2014

El efecto foca


En el Puerto Rico del 2014 se está dando el efecto foca. Cada día con más fuerza, el pueblo aplaude al amo sin pensar. Se ciega y cree en lo que impone, y aplaude lo que dicen a través de los medios de comunicación, sin preguntar.  El pueblo aplaude sin cesar en ese espectáculo circense que crean las crisis, y así se determina lo que es urgente, lo que es importante y lo que se tiene que pensar, decir y aceptar como verdades irrefutables.

No es que todos seamos como esos simpáticos mamíferos del mar porque siempre hay disidentes, libres pensadores y escépticos, el problema es que se fomenta un ambiente en el que el análisis crítico, el pensamiento independiente y la libertad de expresión caen mal. Lo que es peor, al que se atreva decir algo opuesto a la norma, lo censuran, lo descartan y lo invisibilizan. No lo ignoran, porque saben que existe, pero optan por desaparecerlo de la opinión pública. No se aceptan las críticas constructivas.

Para acallar las voces disidentes, el gobierno, los políticos y los medios de comunicación hacen a las masas hablar de un solo asunto a la vez, y el pueblo cae en la trampa monotemática. Sólo se habla de un asunto como si nada más estuviera pasando.

El Diario La Prensa reflejo de la crisis periodística

"La nueva gerencia de El Diario, compuesta por argentinos-españoles, ha decretado que no les interesa más el mercado de pobres puertorriqueños, dominicanos o mexicanos a los que llaman ‘el guetto’ porque quieren enfocarse en lectores suramericanos afluentes, de dinero, una lectoría ‘upscale’".


A los 14 años descubrí a los dos grandes amores en mi vida: mi primer novio y el periodismo. Ese primer novio me presentó a su tío, quien para ese entonces era uno de los periodistas más avezados y serios que he conocido, el editor en jefe del Diario La Prensa de la ciudad de Nueva York, Manuel De Dios Unanue.

Cubano de nacimiento, global por convicción, siempre respetó las comunidades a las que le sirvió como periodista en Nueva York y me enseñó a amar el oficio. De Manolín aprendí que un periodista nunca se cansa de hacer preguntas. Que tiene que ser tenaz y terco porque si no te dan una respuesta, insistes hasta conseguirla. Que un buen periodista cae mal porque no se cansa hasta encontrar la verdad, y que nunca debe escupir las contribuciones del pasado porque su trabajo se nutre de los pasos que dieron otros antes.

Aun siendo una niña me enseñó que una vez se descubre la vocación de periodista, esa responsabilidad va por encima de cualquier consideración. Aprendí que el verdadero periodismo es el investigativo, y que por eso arriesgas todo incluyendo la vida, como le pasó a él, quien lastimosamente cayó víctima de sicarios que intentaron detener su cobertura noticiosa sobre los carteles de la droga. Fue el primer periodista asesinado en suelo americano por traficantes colombianos.

Años más tarde mi memoria evoca su sabiduría aunque en aquél entonces yo no lo comprendía bien. Ahora al leer que el medio para el que Manolín entregó hasta su vida, perdió el norte, reflexiono en la crisis de este oficio. El Diario La Prensa, el más grande en español y más antiguo en los Estados Unidos – tiene 101 años de fundado – olvidó que aun siendo un negocio, se debe a las comunidades a las que sirve.

La nueva gerencia de El Diario, compuesta por argentinos-españoles, ha decretado que no les interesa más el mercado de pobres puertorriqueños, dominicanos o mexicanos a los que llaman ‘el guetto’ porque quieren enfocarse en lectores suramericanos afluentes, de dinero, una lectoría ‘upscale’. Esos mismos que prefieren leer el New York Times y en inglés. Su enfoque es el corredor de bolsa o el profesional en vez del trabajador de una factoría, el que vive en vivienda pública o en los ‘projects’.

Uniones: cójanlo con calma con la prensa


Uniones, cójanlo con calma con los periodistas. Piensen antes de atacar a los periodistas y fotoperiodistas porque están luciendo cada vez peor, y en vez de ganar respaldo en el público, lo que provocan es más antipatía y que la gente pida la privatización. No sean brutos. Sean astutos.

Eso de estar llamando a la guerra, de amenazar por las redes sociales a reporteros o a medios noticiosos, de darle palos, puños a los periodistas o de insultarlos, está de más. Es innecesario. Si critican a la policía cuando agrede manifestantes, ¿por qué ustedes tienen que hacer lo mismo con los miembros de la prensa? Es estúpido hacerlo porque los periodistas en su inmensa mayoría son trabajadores como ustedes y muchos son también unionados.

Hace unos días y ante la aprobación de las medidas que paralizan los aumentos salariales y beneficios ya negociados con los sindicatos, han aumentado las agresiones. Fotoperiodistas de Univisión, Wapa-TV y GFR Media fueron agredidos, las amenazas de unionados a los periodistas de El Vocero y a la empresa han sido consistentes incluso en las redes sociales y en eventos públicos. Se le atribuye al liderato sindical haber amenazado al gobierno de que “no tendrá paz”, si esto sigue. Y mientras tanto, las protestas, el detener el tránsito en el túnel Minillas, el impedir acceso del público a servicios e instalaciones del gobierno y otras acciones son la orden del día que tienen a la población harta.

Tuesday, June 10, 2014

Gobernador straight


El primer gobernador “straight”.  Me imagino esa frase como titular de primera plana en los periódicos y el escándalo que traería. Straight, o sea, heterosexual. ¿Cuál es la noticia? ¿No se supone que todos los gobernadores sean pulcros, hombres de familia, maridos fieles que no miran pal’ lado, ni tienen pensamientos lujuriosos ni piensan en sexo? Que sean blancos, machos y lindos. Esa es la imagen que por décadas la propaganda y la publicidad han ido fabricando en los políticos de todo el mundo, y Puerto Rico no es la excepción. Y los medios noticiosos son parte de ese juego que fabrica imágenes y crea polémicas en todo aquel que no caiga en ese molde.

Por eso no es de sorprender que la semana pasada en la mayoría de los periódicos, las primeras noticias en los telediarios y en las emisoras de radio el tema más controversial fuera el titular del nombramiento de la primera jueza “gay” al Tribunal Supremo. Mejor dicho, lesbiana.

La nominación de Maite Oronoz como la primera que admite ser “gay” en el Tribunal Supremo fue la comidilla del día. ¿Gay? ¿Cómo es posible?, decían algunos. “Este país se tiene que joder”, decían otros. “Metió la pata en el tribunal”, decían lo más groseros con el típico doble sentido boricua. Pero para muchos, fue un triunfo. “Un logro”, decían muchos. “!Por fin!” y “Ya era hora”, decían.


En el análisis ante la opinión pública de la nominación de Oronoz no entró en discusión si tiene la capacidad o la preparación académica y profesional, o si vino en parte por esa manía boricua de que los hijos de algún político o miembro de la élite partidista tienen más derecho que los demás, por eso abundan las monarquías con hijos que buscan alcaldías de su padre como Lornna Soto en Canóvanas, la gobernación como Ricky Rosselló o en este caso, una dinastía judicial, siendo la nominada hija de la exjueza del Tribunal de Apelaciones y miembro del Comité de Transición de Alejandro García Padilla, María Dolores “Maggy” Rodríguez de Oronoz.


No. En el caso de Maite Oronoz lo único que importa entre comentaristas radiales, periodistas y analistas es con quién tiene sexo y a quien ama.


Por eso fue que tanto sonó en la cobertura cuando ella agradeció a su pareja Gina Méndez Miró, por su apoyo incondicional. "A mi pareja Gina, gracias... Sin ti yo no estaría aquí", indicó en una frase que para muchos fue vista como imprudente, porque no había necesidad de restregar su lesbianismo en la cara del pueblo que lo ve como una agenda para desviar la atención de otros temas como el paro de empleados públicos. Otros ya dicen que apunta a conflicto porque su pareja trabaja con Bhatia en el Senado. Pero para otros, es un paso trascendental, porque esa nominación hace historia y se da en momentos en que ese Tribunal Supremo tendrá que decidir controversias como el matrimonio entre personas del mismo género, las adopciones por parejas gay y otros derechos.


¿Cuál es el problema en que una figura pública agradezca a su pareja? Casi todos lo hacen. El gobernador agradece y a cada rato menciona a la Primera Dama. Pero, por otro lado, ¿no fue esa frase otra manifestación de la imposición de la llamada agenda gay en Puerto Rico?


Fue hábil, diría que casi perverso, el Gobernador García Padilla con este nombramiento en momentos en que tiene a medio país en contra y a punto de un paro nacional. Es un típico ejemplo de lo que en relaciones públicas se llama estrategia de tirar una bola de humo.

Pero en la vorágine del tema gay se quedan cosas en el aire. Son muchas las preguntas que Oronoz tiene que contestar. La primera: ¿por qué recomendó lo del “cateo patrio” en San Juan? ¿De verdad será una defensora de la comunidad LGBTT en ese foro cuando no se conocía como activista? ¿Cargará la bandera de equidad sólo a favor de los gays como si no existieran otras minorías, incluso más numerosas, como últimamente pasa aquí?


Lo que es indiscutible es que hasta ahora, ha habido un discrimen público hacia la nominada. Evidentemente por ser lesbiana, pero también por ser joven, de la aristocracia jurídica – lo cual representa discrimen a la inversa - e indudablemente por ser mujer. Con los últimos nominados al Supremo esos aspectos casi no surgían, con excepción del juez Estrella. La polémica era más bien por ser estadistas.


Por eso es importante hacer un análisis crítico de los mensajes que los medios difunden. Como consumidores que somos de la radio, la televisión, la prensa y la Internet, tenemos todos que leer los entrelíneas, mirar los discrímenes, los prejuicios y también las bolas de humo en estrategias políticas.


Si viviéramos en un mundo de equidad, quizás leeríamos titulares como: Gobernador straight. Alcalde viejo y calvo. Legislador gordo. Juez negro. Legislador jugador compulsivo. Jefe de agencia flaco y amanerado. Representante “jincho” y alto. Superintendente bajito. Como vivimos en un mundo injusto, perpetuamos las etiquetas que nos separan como sociedad. 

Esta columna salió publicada en El Vocero http://elvocero.com/gobernador-straight/#.U5bs2ZtwnZs.twitter

Sunday, June 8, 2014

Alicea fracasó al tratar de manejar a la prensa


Sin lugar a dudas, el Director Ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica, Juan Alicea, está equivocado. De hecho, fracasó. Alicea, como muchos políticos y funcionarios, erró al pensar que puede “manejar” a la prensa, pero ha fracasado vergonzosamente en el intento. Y como fracasó, hizo como suelen hacer los políticos: atacó a los mensajeros y no al mensaje.

En un estricto análisis de proyección pública, es evidente que Alicea no ha controlado el mensaje que quiere llevarle al país, carece de una estrategia definida de comunicación, no sabe cómo comunicarse adecuadamente ante los medios noticiosos, y desconoce la función y el rol social de la prensa. Como consecuencia, no tiene credibilidad y ha dejado el espacio para que otros lo ataquen porque no ha sabido responder eficazmente. Diría que le hace falta un “media training”, aunque ciertamente, necesita  mucho más que eso.

Su error se evidenció en días recientes cuando ya se le hacía cada vez más difícil defender su inacción, sus vínculos políticos y su franca incapacidad administrativa. Fue entonces cuando hizo como los políticos y empezó a criticar al que le puso el dedo en la llaga. En este caso, los blancos para sus ataques han sido, en mi opinión, dos de las pocas personas en los medios de comunicación que han estado haciendo un trabajo serio de fiscalización a la AEE.