Pages

Saturday, October 18, 2014

La pobreza mediática: Univisión y otros



Hoy siento que estoy de luto. Como si me hubieran roto algo. Ver el dolor de tantos amigos en la calle con el cierre en Univisión me retuerce el corazón, pero también me hace pensar en que el negocio es así. Los medios de comunicación, en especial la televisión, son crueles. Inhumanos, en ocasiones.

Hay que entender que los medios son negocios y se manejan como tal. Y no es una crítica al capital, porque no se trata de querer vivir en un sistema totalitario donde el gobierno o el dictador dice quién es periodista o qué medio sobrevive. Es otra cosa. Se trata de entender que en un negocio mandan las decisiones de los dueños. Es la lucha entre la libertad de prensa y la libertad de empresa.

Vivimos en un país pobre con ínfulas del primer mundo. La depresión económica en la que está sumido Puerto Rico desde hace años afecta a todos por igual y nos tiene en una pobreza mediática. No sólo en términos de cierres de medios y desempleo, sino también pobreza intelectual-cultural y falta de contenido.

Ayer fue la debacle en Univisión. De la manera más burda, bajuna y despiadada esperaron a que terminaran el programa mañanero para anunciarles a los empleados que los despedían. Tirados a la calle. Triste la imagen al ver a figuras queridas por el pueblo, sin empleo. Pero lo que pasó ayer en Univisión pasó antes en Telemundo, en Wapa, en el 7 y en otros medios. ¿Quién no recuerda cuando cerró el canal 24 y dejó a todos los reporteros en la calle?

Hace dos de semanas la empresa netamente puertorriqueña Casiano Communications radicó una quiebra bajo el Capítulo 11 de reestructuración. Univisión también había empezado el 2014 botando gente, al cerrar sus noticiarios de fin de semana y luego, bajarle salarios a los empleados en WKAQ.

Tuesday, October 14, 2014

Rivera Schatz: ¿será tiburón o será chopa? Candidaturas de clóset parte 2



Una chopa es un pez pequeño de agua dulce, que se alimenta de moluscos y que fue introducido en Puerto Rico en el 1916. Se pesca con anzuelos pequeños. Un tiburón, en cambio, si es un tiburón blanco, es una de las especies más temidas de todas. Jaquetón. Rápido. Activo. De supuesta sangre fría pero con una rapidez que devora sus presas nadando a más de tres kilómetros por hora. Cuando siente sangre entra en frenesí y no para hasta destruir a su víctima. Por eso, si una se detiene y mira bien las especies, se da cuenta de que los motes vienen por algo.

Eso de llamar a Thomas Rivera Schatz el tiburón blanco no surge de la nada. Es rápido. Ágil. Fuerte. Aguerrido. Jaquetón. No tiene miedo ni es mongo como los políticos que dominan el escenario local desde el 2000. Va de frente en lo que cree y se lleva de frente al que sea cuando está convencido de algo. Eso le ha ganado muchos enemigos. Poderosos enemigos. También le ha ganado muchos seguidores de las más diversas estratas sociales e inclinaciones políticas. Por eso, a dos años de las elecciones generales, cuando todavía muchos esconden sus aspiraciones en el clóset, el nombre de este senador surge fuerte entre los posibles candidatos del Partido Nuevo Progresista.

Y aunque es de esos políticos que cuando le preguntan usa la frase trillada de “este no es el momento de candidaturas”, todo el mundo sabe que está ahí y que tiene su plan. Es una figura que no puede descartarse y los equipos de Pedro Pierluisi y de Ricky Rosselló lo reconocen.

Tuesday, October 7, 2014

Candidaturas de Clóset (parte 1)

"La imagen de AGP está lacerada por la crisis económica, pero es redimible"

A dos años para las elecciones estamos en el momento de las candidaturas de clóset. Los políticos dicen públicamente que no son candidatos pero todas sus acciones y comportamientos a nivel mediático demuestran lo contrario. Hacen anuncios, se van de media tour concediendo entrevistas, dan transmisiones radiales en vivo, van y vienen con avanzadas políticas y guaguas con luces, y algunos hasta ya le han prometido puestos de ‘Chief of Staff’ y secretario de Estado a sus asesores cercanos, pero no. Todavía insisten públicamente que no son candidatos.
Pero la gente sabe. Se sabe porque ahora es cuando vienen con la frase trillada de que “este no es el momento de candidaturas”. No hay frase más estúpida que esa. Bueno, a decir verdad, está casi en la categoría de frases imbéciles como la de “no tengo comentario” cuando un periodista pregunta a alguna figura pública en medio de un lío, o la de “no confirmamos ni negamos la información”, como suelen decir los federales. ¿Creerán estos funcionarios que el público es tonto? Total, cualquier buen asesor en comunicación les puede explicar que deben decir otras cosas porque ese tipo de frase abre el camino para más preguntas. Además, el público ya lee bien las entrelíneas.

Monday, October 6, 2014

La quiebra de Casiano Communications

Hace apenas unas horas trascendió la noticia de que Casiano Communications, empresa que publica varias revistas y el semanario Caribbean Business, se acogió a la Ley de Quiebras, lo que pone en evidencia la profunda crisis económica que afecta a todos los medios de comunicación en Puerto Rico.

Casiano Communications se acogió al Capítulo 11 de reorganización de esa Ley de Quiebras ya que tienen más de $8.5 millones en deudas directas, además de otras $9.1 millones en deudas de Direct Responsource Inc., otra de las operaciones afiliadas a Casiano, reportó el sitio de noticias de negocios News is My Business. (http://newsismybusiness.com/casiano-communications-bankruptcy/)

En una conversación hace unos momentos con el fundador, Manny Casiano, éste expresó que la empresa entra ahora en una etapa de reorganización como lo han hecho otros medios en los Estados Unidos entre los que mencionó a los periódicos The Washington Post, The New York Times y The Wall Street Journal.

El valor de las relaciones públicas

 
 
En un mundo lleno de ruidos, una buena estrategia de relaciones públicas tiene que lograr que el mensaje de su organización  llegue a donde tiene que llegar y a quien tiene que llegar.  El bombardeo constante de noticias, la proliferación de teléfonos móviles, tabletas y otros dispositivos, y los estilos de vida tan a prisa son sólo algunas de las muchas barreras que hay en el ambiente. Estas barreras también hacen cuesta arriba el demostrar el verdadero valor de una buena estrategia de relaciones públicas.

Parte de la dificultad viene en la falta de reconocimiento del enfoque estratégico que deben tener las relaciones públicas en los planes de negocio de las organizaciones. Las relaciones públicas pueden y deben medirse como parte de las ganancias y pérdidas de una organización, o su “P&L” (Profit & losses).

Por ejemplo, si el objetivo de una universidad es lograr un aumento en las matrículas de estudiantes, entonces la institución tiene que desarrollar estrategias de comunicación que ayuden al mismo. Esto puede ser, por ejemplo,  mediante la colocación de noticias vía reportajes en los medios noticiosos sobre la excelencia académica o investigaciones únicas de la universidad, mediante el desarrollo de programas especiales para promover la visita de potenciales estudiantes a los recintos, o promoviendo conversaciones en las redes sociales con esas audiencias a las que se quiere llegar. Todo es estratégico.

Relacionistas públicos: ¿magos o tapa rotos?

 


Mucha gente todavía cree que ser relacionista es organizar un coctelito, ser “lame ojo” de reporteros o payolero en los medios. Piensan que son como magos y que con su varita pueden solucionar cualquier problema que se tiene de frente con rapidez y sin estudio ni análisis. Y muchos se creen que el relacionista está para poner parchos, como si fuera un reparador de gomas de carros. Ni una cosa ni la otra. Ser relacionista no significa ser solucionador de problemas por arte de magia, ni mucho menos ser el que repara los rotos o los problemas cuando se tienen de frente.

Estas ideas equivocadas reflejan que hay una crisis de percepción y un gran desconocimiento. De hecho, las relaciones públicas sufren una profunda crisis de identidad e imagen pública porque no se explican bien, porque tienen eco en ciertas personas en los medios de comunicación, y porque se confunden con la gran cantidad de incompetentes, corruptos y antiéticos agentes de prensa y de propaganda que abundan en este país.

Hay demasiados malos que opacan la seriedad de esta profesión. Por eso es que todavía no se entiende rol vital de las relaciones públicas en la comunicación de cualquier organización y que el verdadero relacionista se tiene que preparar, educar continuamente y que se rige por los más altos cánones de ética.
Precisamente en la Semana del Relacionista, en la que se debe reflexionar sobre el rol de esta profesión en la sociedad, dos noticias recientes ponen de relieve la crisis de percepción que todavía persiste sobre lo que somos y no somos los relacionistas
profesionales.

¿Ratones de laboratorio?

No suelo caer en la histeria ni me gusta creer en las teorías de conspiración. Prefiero ser realista porque para vivir en el Puerto Rico del 2014 hay que tener la mente clara para  entender bien de dónde venimos, dónde estamos, lo que somos y en lo que nos vamos a ir transformando como pueblo. Sin embargo, en las últimas semanas y meses me pica la curiosidad. Pregunto y pregunto y no hallo respuestas contundentes ni confiables.

¿Por qué es que han aparecido tantos virus extraños y enfermedades en Puerto Rico? Parecería que de la nada salió el Chikungunya ese que es una epidemia tres o  cuatro veces mayor que lo que las autoridades quieren admitir. ¿Por qué en Puerto Rico hay una incidencia tan alta de casos de cáncer, de asma, de diabetes, de Alzheimer y otras enfermedades? ¿Por qué es que nacen cada día más niños con impedimentos o con problemas de aprendizaje que luego los registran en Educación Especial? (Aunque ahora muchos, incluyendo políticos, se hayan empeñado en decir que es una exageración o errores de registro) ¿Será porque Puerto Rico es el país donde más cesáreas se hacen en el mundo? ¿Será porque aquí nos toca de todo? ¿El medioambiente? ¿Seremos acaso ratones de laboratorio?

Esa pregunta de si están experimentando o probando medicamentos con la población local podría sonar desatinada, pero no está muy lejos de la realidad. Es un hecho que un manto de silencio siempre es la respuesta oficial cuando se plantea ya que ningún gobernador en la historia de Puerto Rico, ni mucho menos, los secretarios de Salud y otras autoridades lo comentan o admiten. Total, no sería la primera vez que ocurre.