Pages

Monday, September 24, 2018

Grito de Lares 2018

La bandera original del Grito de Lares, diseñada hace 150 años por el médico y escritor, Ramón Emeterio Betances, será exhibida toda esta semana en el Museo de Historia, Antropología y Arte de la Universidad de Puerto Rico, en Río Piedras. (Foto publicada en Primera Hora)


(NOTA: Esta columna fue publicada originalmente en NotiCel el 23 de septiembre de 2018 - https://www.noticel.com/opiniones/blogs/en-blanco-y-negro-con-sandra/grito-de-lares-2018/798423247 ) 

Hoy domingo se conmemora el 150 aniversario del Grito de Lares. Siempre es una fecha bien significativa y cargada de simbolismos para los independentistas y los que amamos la historia de este pueblo, porque fue el momento en que se declaró la República de Puerto Rico, proclamando la separación de España en el 1868. La pregunta básica es, ¿qué representa esta fecha para el resto de los puertorriqueños en el 2018? Y más que nada, ¿qué es lo que comunica para los que no creen en la independencia? La realidad es que no representa nada. No comunica nada. Hay un problema de mensaje. Es la teoría más básica de la comunicación: el emisor da un mensaje que llega a un receptor, si en el proceso hay interferencia, el mensaje no llega, se interrumpe o llega distorsionado. Eso es lo que les pasa a los independentistas, especialmente en fechas como la de hoy. Se quedan muchas veces en el discurso de los años 70 cuando estamos en el 2018. No se ha desarrollado una narrativa que percole en la opinión pública actual y tenga igual despliegue de discusión y análisis como los temas que imponen desde el gobierno y desde las élites que controlan el país.

Sunday, September 16, 2018

Amor a Puerto Rico



Amor a Puerto Rico

Obama: "Yo desenmacaré la farsa del ELA. En los Tribunales, el Congreso y hasta les espeté una Junta de Control Fiscal con la ley PROMESA. Terminé de hundir lo que quedaba del Partido Popular, el ELA, y el supuesto pacto bilateral".

Trump: "Yo voy un poquito más lejos. Me les río en la cara. Les tiro papel toalla. Dejo que se mueran de hambre por el huracán. Les digo lo que todos pensamos porque son corruptos y demuestro que la estadistad no va. No los queremos. Cero PNP".

Pregunto yo: "Quién queda? ¿Dónde quedó la dignidad de los líderes?"

La respuesta la encontré en la historia... Una frase de un puertorriqueño digno en vida y cada vez más reinivindicado en el tiempo.

"La batalla moral ya está ganada; aún queda por ganar la material.”... Pedro Albizu Campos.

Sandra Rodríguez Cotto 
15 de septiembre de 2018

"No me roces", dice Trump

Cornelius P. Rhodes, quería exterminar a los puertorriqueños

(NOTA: Esta columna fue publicada originalmente en NotiCel, el 16 de septiembre de 2018 -  https://www.noticel.com/opiniones/blogs/en-blanco-y-negro-con-sandra/no-me-roces-dice-trump/795105677 )
“No me roces”, decía con acento en inglés un personaje inolvidable de las viejas comedias de Los Rayos Gamma que interpretaba el actor y director de cine, Jacobo Morales. Ese personaje era un científico loco y racista que odiaba a los puertorriqueños y no quería que un engendro mutante llamado “Igor” se le acercara. Igor era interpretado por Sunshine Logroño. Esta semana, al ver las declaraciones que hizo el presidente Donald Trump sobre los puertorriqueños que murieron y siguen muriendo como consecuencia del huracán María, no pude evitar recordar ese personaje porque la historia, por desgracia, se repite.
Los Rayos Gamma usaban su sátira y comedia para descorrer el velo de la historia y que el pueblo supiera que eso pasó de verdad en Puerto Rico. Aquí sí hubo un infame científico loco y racista estadounidense en los años 30 que se llamó Dr. Cornelius P. Rhoads, que odiaba tanto a los puertorriqueños que hacía de todo por exterminarlos. En cartas confesó que mató a ocho, a otros les inyectaba cáncer para experimentar con ellos, tenía a un grupo de médicos cómplices incluyendo al propio Departamento de Salud que él llamaba “Departamento de la Matanza”, y su objetivo era borrar de la faz de la tierra a la población. Dr. Rhodes escribió en sus cartas que quería eliminar a los puertorriqueños por ser “la raza más sucia, más vaga, más degenerada y más ratera que jamás haya habitado la esfera terrestre”.
Eso fue en el 1932 y ahora en el 2018 tenemos a un Presidente de los Estados Unidos que no deja de burlarse del dolor de los puertorriqueños. Se repite la misma actitud de desprecio por los de aquí 86 años más tarde. Esa verdad es dura de asimilar para todos.
El desprecio de los federales se vio desde el primer día. Ayudas lentas, arrastrando los pies para llegar a los damnificados. Obligarlos a llenar solicitudes por Internet cuando no había ni luz. Incautaron la gasolina y nos obligaron a hacer interminables filas. Paralizaron los muelles, provocando desesperación en la gente que no tenía comida y supermercados vacíos. Comerciantes en crisis porque detenían las cargas, y, por ende, sus negocios. Hospitales repletos y solo un barco hospital que casi no recibía pacientes. Militares y funcionarios federales con sus cómplices estatales cogiendo aire en el infame COE. Ayudas que no distribuyeron a tiempo, y todavía hoy, ocultaron. Robo descarado de suministros. En fin, una lista interminable de cosas que hicieron mal y todavía hoy no rinden cuentas.
Entonces en la misma semana en que FEMA admitió que botó más de $22 millones en millones de botellas de agua que llenaron la pista del aeropuerto en Ceiba y que no repartieron a los damnificados, vino Trump a poner en duda que el huracán María mató tanta gente. “3,000 personas no murieron en los dos huracanes que azotaron a Puerto Rico. Cuando salí de la isla, después de que la tormenta había golpeado, tenían entre seis y 18 muertes. Con el paso del tiempo, no subió demasiado. Luego, mucho tiempo después, comenzaron a reportar números realmente grandes, como 3,000”, publicó Trump en Twitter.

Tercer idioma oficial


(NOTA: Esta columna fue publicada originalmente en NotiCel el 9 de septiembre de 2018 - https://www.noticel.com/opiniones/blogs/en-blanco-y-negro-con-sandra/tercer-idioma-oficial/792319956 )
Los populares una vez pusieron el español como idioma oficial pero después los penepés añadieron el inglés, que no todos pueden hablan, siendo esa destreza algo vital en este mundo. La verdad es que Puerto Rico tiene una tercera lengua que no aparece en los libros ni la reconocen, pero sí es oficial porque la hablan casi 200,000 personas. No es ni inglés ni es español. Es el Lenguaje de Señas Puertorriqueño.
Este idioma no es el American Sign Laguage (ASL), tampoco son las señas en inglés o las que se aprenden al ver vídeos en YouTube, que vienen de México, Venezuela o España. Hay una comunidad de casi 200,000 personas sordas que usan el lenguaje de señas de aquí, propio de Puerto Rico, que adopta gestos en inglés y de otras partes, pero es local. Y los sordos –[que no son mudos o sordomudos como la gente los llama por error]-, hasta lo dicen con la boca cuando les preguntan. Su idioma natural es el lenguaje de señas puertorriqueño.
El lenguaje de señas es un idioma formal, que tiene su propia estructura, su propia gramática. Lo que pasa es que es un lenguaje diferente. Es visual. Es un lenguaje gesto-corporal, que envuelve una dinámica diferente a la que entendemos los que somos oyentes. Nuestro idioma tiene sus complejidades y en el lenguaje de señas pasa lo mismo. Hay que lograr esa sensibilidad gubernamental, cívica y de todos los aspectos de la sociedad puertorriqueña para que entiendan que falta un idioma por integrar en los asuntos cotidianos y básicos.
Este tema cobra una vigencia incuestionable este mes de septiembre, mes de la concienciación de la comunidad sorda en Puerto Rico. Involucra comunicación, política y sensibilidad, pero más que nada, es un asunto de derechos humanos.

Voto de huelga en GFR Media


Imagen de Analitica

En la misma semana en que se conmemora el primer aniversario del paso del huracán María por Puerto Rico, cuando más que nunca se requiere información noticiosa completa, trasciende hoy que los empleados unionados de El Nuevo Día y Primera Hora emitieron hoy un voto de huelga unánime, en respuesta a la “última oferta” que GFR Media circuló por email el viernes. Esto.   pesar de que en ese mismo momento había sesión de negociación colectiva. 

GFR Media viene confrontando problemas laborales hace bastante tiempo, e incluso escaló hasta el hecho de que despidieron alrededor de 64 empleados, en su mayoría de la redacción, semanas después de que cubrieron el paso del huracán.

Parte del problema en GFR Media es algo común al resto de la industria, y responde a las mermas en inversión publicitaria desde hace más de cinco años. Esto ha provocado cierres de canales de emisoras de radio, reducción drástica o cierre de talleres en televisión (Univision,
Canal 40), y mermas en la prensa escrita. A pesar de que la crisis económica lleva tiempo, el paso del huracán la ha agravado para muchos sectores. Una de las respuestas ha sido el énfasis marcado en eliminar programación y puestos de reporteros, para contratar cabilderos o políticos como “analistas”, de modo que le garanticen a los medios un flujo de inversión en pauta de anuncios del gobierno. Eso es más notable en la radio a nivel de las cadenas.

Aunque ha bajado en ventas y en circulación de los periódicos, como han reflejado varios estudios independientes, a GFR Media todavía se le considera una de las primeras empresas mediáticas en Puerto Rico. Sin embargo, el patrón de problemas económicos, laborales y gerenciales que experimenta, es evidente desde el hace años.

Saturday, September 8, 2018

Pesquera no es el culpable

Héctor Pesquera y Ricardo Rosselló (Foto NotiUno)
(NOTA: Esto fue publicado originalmente en NotiCel el 2 de septiembre de 2018 -https://www.noticel.com/opiniones/blogs/en-blanco-y-negro-con-sandra/pesquera-no-es-el-culpable/789372450 )
El luto que pesa sobre la inmensa mayoría de los puertorriqueños obliga a buscar quién o quiénes son los verdaderos culpables de los muertos que dejó el huracán María. La mira es clara. Apunta al Jefe de Seguridad Pública, Héctor Pesquera, quien logró lo inimaginable: unir a todos pidiendo su destitución. La gente está indignada porque es evidente que fue negligente pero el gobernador Ricardo Rosselló lo apoya. Lo que el pueblo no ha internalizado es que Pesquera no es el culpable.
Pesquera no tiene ni tuvo culpa de lo que pasó. El culpable es el gobernador Rosselló porque es su jefe. Rosselló vino al poder asegurando que tenía un plan para todo pero es evidente que demostró su incapacidad administrativa. Se supone que un jefe tenga conocimiento de supervisión y de administración, pero si deja a Pesquera solo y no lo guía ni lo supervisa, le da permiso para hacer lo que le venga en gana, porque como subalterno el jefe de seguridad entiende que hace lo correcto.  
Entonces, como parte de la propaganda oficialista esta semana Rosselló asumió responsabilidad por el caos en que se operó esta emergencia. Lo que no admitió es que es culpable porque borró todos los planes que sí existían desde el 2004 y 2011 para atender huracanes categoría 5, terremotos y hasta actos terroristas. Culpable porque permite que sigan ignorando a los expertos que sí saben de manejo de emergencias. Culpable porque insiste en la mentira. Y como parte de esa mentira, sostiene y respalda a la figura de Pesquera.
Su estrategia de asumir culpabilidad fue para desviar la atención y que no pregunten mucho sobre su apoyo ciego a Pesquera. ¿Por qué lo hace?
Por dos razones sencillas: 1) Porque Pesquera es el hombre enlace y designado por los federales, y 2) Porque Rosselló no tiene verdadero poder. A Rosselló lo mandan los federales. Además, Pesquera tiene algo a su favor ante los ojos de esos que mandan aquí. A la hora de actuar y atacar al adversario o al subversivo, no le importa rajar cabezas, violar derechos humanos o llegar hasta las últimas consecuencias.

Saturday, September 1, 2018

Los payoleros mediáticos

Caricatura del Phillipine Examiner
(NOTA: Esta columna fue publicada originalmente en NotiCel el 26 de agosto, de 2018 https://www.noticel.com/opiniones/blogs/en-blanco-y-negro-con-sandra/los-payoleros-mediaticos/786236444
Ya no es la payola musical. Ahora lo que abunda en los medios de comunicación en Puerto Rico es la payola política, pero eso es un tema tabú. Nadie lo habla porque no se quiere admitir que está cerca, que son muchos los que caen en ese juego, y que pagan justos por pecadores.
Se ha creado toda una narrativa para confundir, mezclando los “fake news” de agendas particulares y así crear opinión pública. Entonces acusan a los periodistas de ser los responsables, cuando la apabullante realidad es otra. El “pay to play” (pague por tocar un tema) en los medios lo financian los políticos y sus agentes, que suelen ser exlegisladores y políticos activos o expolíticos, funcionarios y cabilderos, que viven de payolear, y que son los mal llamados analistas y comentaristas.