Pages

Sunday, March 23, 2014

Sin enfoque, vendrán más despidos en los medios


Si los medios de comunicación en el país no se enfocan, están abocados a perder mercado y por ende, tendrán que botar gente.

Tiene que haber enfoque distinto tanto en el contenido que ofrecen, como en el mercado al que se dirigen. No todos los medios puedes intentar informarlo todo o cubrir todo de manera superficial porque eso no atrae audiencias que ahora tienen la oportunidad de escoger desde su teléfono o tableta la información o el entretenimiento que deseen.

Esa falta de enfoque en el mercado, así como los problemas que persisten al estar en el octavo año de recesión económica que azota a Puerto Rico, son las causas para las consistentes oleadas de despidos en los medios de comunicación.

El 2014 empezó con la cancelación en enero de todos los noticiarios de fin de semana en Univisión TV con decenas de despidos, y la semana pasada sobre 40 empleados unionados y gerenciales de la GFR Media, empresa matriz de los diarios El Nuevo Día, Primera Hora e Índice, quedaron fuera según confirmó el sindicato United Steelworkers Union a varios medios del país.

Silencio estratégico


"A veces el silencio es la mejor estrategia, la mejor arma, cuando se enfrentan situaciones controversiales ante la opinión pública".


Vivimos rodeados de ruido constante. Noticias al instante, las 24 horas del día. Redes sociales en las que se opina lo que se venga en gana y se ejerce por igual la libertad de expresión, la represión de los que no toleran las diferencias y el libertinaje hablando de lo que sea, muchas veces sin información correcta, desinformando y hasta con faltas de respeto a las divergencias. Comentaristas radiales plantan sus ideas. Políticos hablan y todo el mundo tiene algo que decir. Sin embargo, un tema del que pocos hablan es del silencio en las comunicaciones.
A veces el silencio es la mejor estrategia, la mejor arma, cuando se enfrentan situaciones controversiales ante la opinión pública. Sin embargo, como estratega de relaciones públicas, tengo que reconocer que esto se malinterpreta.
Mantener silencio, no hablar o no responder a ataques a la reputación de individuos, empresas o instituciones puede ser un arma de doble filo. Puede resultar en una admisión de culpa al permitir que la oposición, los detractores o los competidores del que mantiene silencio, ocupen el campo y den su versión de los hechos. Entonces, se crea una opinión pública negativa con la que también se tiene que lidiar a nivel de relaciones públicas.

Wednesday, March 12, 2014

Gay


Esta semana lo “gay” vuelve a hacer noticia, no sólo en Puerto Rico, sino a nivel internacional.

Acá en nuestro insularismo caribeño los comentaristas radiales y la prensa siguen detrás de la admisión pública que hizo el ex senador Roberto Arango, quien tras cuatro años de escándalos y silencios, finalmente dijo que es homosexual.


Y en la prensa europea, analistas y comentaristas también debatían sobre la insistencia de los genios del mercadeo que ahora centran todos sus esfuerzos en vender las imágenes de lesbianas “chic” besándose. Imágenes de la otrora Hannah Montana, o sea, Miley Cyrus, besando en la boca a la también cantante Katy Perry;  otras de la modelo británica Cara Delevigne besándose borracha con su amante, la actriz de ascendencia boricua Michelle Rodríguez;  y hasta la colombiana Shakira aprovechó el Día Internacional de la Mujer para explicar que como su novio Piqué es tan celoso, de ahora en adelante sólo saldrá con mujeres en vídeos como el cargado de erotismo lésbico que sacó junto a Rihanna.




Tanto allá como acá, los besos lésbicos de artistas y la admisión de homosexualismo del primer precandidato a alcalde de San Juan deberían ser mensajes contundentes de inclusión y del derecho que tiene cualquier adulto de amar a quien desee si se trata de dos adultos que consienten. Sin embargo, estoy convencida de que son todo lo opuesto.

Ambos son casos de imposturas que lo único que tienen detrás como objetivo es el dinero y la mentira. En vez de aprovechar la exposición pública, ni las artistas de Hollywood y mucho menos Arango, son portavoces de la comunidad lesbiana, gay, transexual, transgénero o queer (LGBTTQ). Son oportunistas.

En el caso de las artistas y el mundo de Hollywood, usan el tema de “lesbian chic” para posicionarse como productos vendibles. Es una estrategia de mercadeo y relaciones públicas. Explotan las fotos y los besos para sacar publicidad gratuita, reportajes en revistas y generar controversia. De ese modo, venden su imagen y mantienen el nombre a nivel público. Y más que eso, hacen como sucede en la pornografía, que usan a dos mujeres como objetos de la fantasía sexual de algunos hombres. Esta fantasía no ocurre a la inversa. No se ven imágenes de dos homosexuales besándose para atraer a las mujeres porque esto no es parte del imaginario sexual que el ‘mass marketing’ ha creado.

En el caso de Arango, la situación es desagradable. La admisión que hizo en la emisora  NotiUno de que es homosexual, de facto lo convierte en el primer aspirante con verdadero potencial de ser electo -ya que tiene el liderato de base necesario para ganar- que sale del clóset  en la historia de Puerto Rico. Esto de por sí es noticia, y se entiende, como expresó el propio Arango, que luchó por años contra ese difícil proceso de admitir su orientación sexual. El problema es la busconería.

Cuatro años tardó el ex senador en admitir lo que era conocido por todos en el ambiente político y en la prensa ya que él nunca se escondió en sus apasionadas exposiciones públicas con otros hombres. El escándalo se inició un 19 de agosto de 2011 cuando desde esa fecha ya alguien, según se comentó en foros políticos, enviado por un adversario, colgó las fotos comprometedoras de Arango en las redes sociales. A los pocos días, esa fuente anónima se aseguró que en dos programas de entretenimiento de televisión y en varios programas mañaneros de la radio FM se enteraran de que las fotos existían.

Pero el entonces senador guardó silencio y no reaccionó. Luego, cuando salieron fotos suyas con otro hombre en una playa y tampoco dijo nada. Calló. No habló como tampoco habló de su alianza a los sectores fundamentalistas, ni de cuando legisló en contra de los derechos de los homosexuales y se burlaba de otros.  Y ahora, en su salida del closet, también minimizó su homosexualismo diciendo que además de gay es comerciante, padre e hijo.


Realmente a nadie le importa ya lo que Arango diga. Ni él ni tampoco las artistas que se besan para buscar pauta adelantan la lucha por los derechos civiles y la igualdad de las personas que son LGBTT. Ni Arango ni las artistas logran que la gente que no somos gay entendamos el sufrimiento y el discrimen que viven la inmensa mayoría de las personas de esa comunidad porque no los representan bien. Es triste porque pudiendo aprovechar la exposición, tienen la oportunidad de educar con el ejemplo de respeto y dignidad. Lo lamentable es que se conviertan en portavoces sin serlo. En ambos casos aún están a tiempo de aportar, no de convertirse en meros marionetas de sus intereses individuales.


REFERENCIAS: 
Esta no es la primera vez que escribo del tema de Arango o de la comunidad LGBTT en este blog. Otras entradas a este blog sobre el tema de Roberto Arango incluyen las siguientes:

  • El chisme con las fotos de Arango (4 de septiembre de 2011) http://enblancoynegromedia.blogspot.com/2011/09/el-chisme-con-las-fotos-de-roberto.html
  • Del morbo y la muerte (15 de septiembre de 2011)  http://enblancoynegromedia.blogspot.com/2011/09/del-morbo-y-la-muerte.html
  • Es importante entender las redes sociales (2 de mayo de 2012)  http://enblancoynegromedia.blogspot.com/2012/05/es-importante-entender-las-redes.html
Otras entradas sobre el tema de la comunidad LGBTT incluyen:
  • Los políticos y el matrimonio gay (10 de mayo de 2012)  http://enblancoynegromedia.blogspot.com/2012/05/los-politicos-y-el-matrimonio-gay.html
  • Rosselló, los gays y la libertad (7 de febrero de 2013) http://enblancoynegromedia.blogspot.com/2013/02/rossello-los-gays-y-la-libertad.html
  • El tema gay me cansa - (22 de mayo de 2013) http://enblancoynegromedia.blogspot.com/2013/05/el-tema-gay-me-cansa.html
  • El país de mi hija (3 de enero de 2012) http://enblancoynegromedia.blogspot.com/2012/01/el-pais-de-mi-hija.html


"El verdadero periodista también tiene que soportar los ataques a su trabajo, los intereses económicos ideológicos o políticos de los medios que buscan imponer líneas editoriales apartadas de la ética".


Ser periodista nunca ha sido un oficio fácil. Tener mucho trabajo es la característica general de todo el que aspira a llegar a ser periodista. Leer sin descansar. Aprender y tener la humildad de admitir cuando se desconoce algo. Hurgar. Preguntar, preguntar y volver a preguntar cuando notas que te ocultan información o te mienten. Casi siempre incomprendido en el afán de buscar la justicia o en identificarse con el que sufre, con el de abajo, el verdadero periodista es curioso por naturaleza. Preguntón. Inconforme. Siempre con salarios no muy buenos, a no ser que se transforme en un ‘personality’ o un facsímil razonable de lo que debería ser un reportero, la inmensa mayoría ganan poco.
El verdadero periodista también tiene que soportar los ataques a su trabajo, los intereses económicos ideológicos o políticos de los medios que buscan imponer líneas editoriales apartadas de la ética. A veces hasta tienen que aguantar jefes que no entienden lo que es estar reportando en la calle porque nunca lo estuvieron o ya olvidaron lo tedioso que es aguantarle un embuste al político de turno o al vendedor que intenta espetarle un tema que no tiene interés público.
Y la inmensa mayoría del público no tiene ni idea de la gran responsabilidad que tiene el que de verdad se vive este oficio y lo lleva a cabo con seriedad, respeto y precisión. Tampoco se imaginan los grandes sacrificios personales, económicos y profesionales que pasan los verdaderos periodistas para cumplir su misión. Uno de esos que sí fueron, que es, y siempre será un verdadero periodista, con letras mayúsculas, es Manny Suárez.
Amado profundamente por todos los que lo conocemos, Manny siempre se da a querer. Es del tipo de maestro que nunca enseñó con regaños ni cantaletas, sino con el ejemplo y con una sonrisa a flor de piel. Llega a los sitios y besa en ambos cachetes, y cuando llegaba al lugar de la noticia, desarmaba a cualquiera con sus preguntas precisas. Su sentido del humor y simpatía iban de la mano con un trabajo periodístico como muy pocos. Pisó muchos callos, por eso era temido y despreciado por algunos – en su mayoría políticos – de los que desenmascaro sus más sórdidos y corruptos secretos.
Junto a Tomás Stella hicieron una investigación sin precedentes en el desaparecido periódico aquel que una vez ganó el único premio Pulitzer en el país, el viejo y original The San Juan Star. La sagacidad de ambos provocó que se trajera a la luz la espeluznante verdad que reveló un encubrimiento de los sucesos del Cerro Maravilla por parte de las altas esferas gubernamentales. Manny plasmó su investigación en un exitoso libro titulado ‘Requiem on Cerro Maravilla’, y hay quien dice que Hollywood uso parte del contenido y parte de la historia real como base para la película ‘A Show of Force’. Pero para Manny el filme siempre fue “una basura, pura fantasía”.
Para el 2000 Manny y muchos excelentes periodistas como Gino Ponti y Eneid Routté, entre otros, fueron empujados, despedidos y despreciados por la gerencia del San Juan Star que se oponía a que los reporteros hicieran una labor de fiscalización al gobierno que ese periódico quería proteger. Hoy, muchos periodistas con igual experiencia, sagacidad y ética han tenido que abandonar la carrera, empujados por violentas ventanas de retiro o porque la realidad económica en los medios le da prioridad a los que son descartables por contratos o a los que están dispuestos a trabajar por el salario mínimo federal, sin beneficios. En fin, es otra manera igual de burda pero también de peligrosa, de limitar el ejercicio de una prensa libre y fiscalizadora ante otros intereses.
Esta es la segunda vez que le dedico una columna a mi amigo Manny Suárez. Hace muchos años, 15 para ser precisa, le escribí ‘Guerrero de muchas batallas’. En aquel momento gran parte de la prensa puertorriqueña vivíamos una campaña por parte del gobierno que negaba accesos a documentos públicos, promovía incluso agresiones hacia periodistas y sentaba las bases para una campaña de descrédito hacia aquellos reporteros que nos atrevíamos a preguntar sin el miedo ese o los dedos amarrados que tanto abundan hoy en día.
Mucho ha pasado desde entonces. Las líneas editoriales han variado. Nuevos medios han abierto, muchos otros han cerrado y todos se han transformado. Las redes sociales le dan la oportunidad y el acceso a cualquier ciudadano de expresar su derecho constitucional a decir lo que quieran. Por eso muchos se autoproclaman periodistas. Y si bien es cierto que cualquiera con Twitter, Facebook o con un blog expresa lo que le venga en gana, no es menos cierto que hay de todo en la Internet y que la inmensa mayoría de esos que se creen periodistas, no lo son. Tampoco hacen un verdadero periodismo.
No obstante, con tantas transformaciones tecnológicas, comerciales y hasta de índole ideológicas que percolan en las líneas editoriales de la prensa tradicional, la credibilidad del periodismo se ha visto lacerada. Algunos periodistas con sus acciones también han afectado al oficio. Por eso es que en momentos como éste hay que recordar periodistas como Manny y tantos otros que son verdaderos guerreros del periodismo porque laboraban y aun lo hacen con respeto y ética.
Las nuevas generaciones de reporteros que piensan y actúan como si la historia hubiera comenzado en el 2000, y que si no encuentran un dato en Google es porque no existió, sepan que eso no es periodismo. Hay que sacarle provecho a la tecnología, pero también hay que corroborar y jamás creer lo que sale en la Internet si verificarlo por fuentes alternas aunque esto represente detenerse. Hay que hurgar.
Este, y tantos otros temas en la inagotable fuente de sabiduría que brindan esos periodistas veteranos, serán parte del manjar que disfrutaremos en un junte de amigos y periodistas que habrá mañana en el Colegio de Abogados para ver a Manny Suárez. Allí estaré mi querido guerrero del periodismo.

(NOTA: Esa columna fue publicada en El Vocero el 4 de marzo de 2014 -http://elvocero.com/b/)

Redes sociales y Venezuela


"Estas informaciones del desastre y las masacres a mansalva que se emiten por las redes sociales son irrefutables y contrastan con la censura impuesta por el gobierno de Nicolás Maduro"


Un ángulo importante en la crisis que se vive en Venezuela es el impacto que han tenido las redes sociales y otros vehículos en la Internet para exponer lo que está pasando. Como pasó en la Primavera Árabe de 2011 y en tantos países, son los jóvenes venezolanos los que han logrado sacar lo que de verdad ocurre allá, reportando en directo por Skype, grabando desde sus teléfonos celulares en vídeos o fotos que suben a Twitter, Facebook, Instagram y otras redes, y que poco a poco, los medios tradicionales han tenido que copiar y difundir.

Estas informaciones del desastre y las masacres a mansalva que se emiten por las redes sociales son irrefutables y contrastan con la censura impuesta por el gobierno de Nicolás Maduro y la innegable propaganda tanto de opositores como de los que apoyan el chavismo, que a su vez, han provocado algo de neutralidad en tantos países.