Pages

Friday, December 30, 2016

Lo que nos dejó el 2016 en los medios



(NOTA- Esta fue la última columna del 2016 en NotiCel en la que hago un análisis de la situación de los medios de comunicación en Puerto Rico. Fue publicada originalmente el 28 de diciembre de 2016 - http://www.noticel.com/blog/198394/lo-que-nos-dejo-el-2016-en-los-medios.html ) 



El 2016 que por fin se acaba se consolidó como el año en que lo digital superó a lo tradicional. Desde la cobertura de las elecciones hasta los concursos para el público. Se cumplieron los pronósticos que hemos venido haciendo en este blog En Blanco y Negro con Sandra desde el 2010 e incluso desde antes en cuanto a las tendencias que rigen a los medios de comunicación en Puerto Rico. A los tradicionales no les quedó más remedio que aceptar lo inevitable. Tuvieron que adaptar sus contenidos priorizado en lo digital porque de lo contrario, la obsolescencia les seguirá dando en la cara.

El problema es que todavía con esa realidad de audiencias migrando a otras plataformas y vehículos para informarse, en Puerto Rico el cambio sigue siendo lento, cauteloso, repetitivo, y en muchas ocasiones, francamente aburrido. Y aunque parezca irónico, en algunos medios, es inexistente.

¿Quién es el culpable de esto? Pues una fusión - o quizás un contubernio - entre los medios tradicionales que no quieren innovar, las agencias de publicidad que se resisten a dejar sus comisiones de anuncios y a salir de la zona de confort a pesar de perder cada día más cuentas, y  a la pasividad de las masas que, calladitos, optan por conectarse a Netflix en vez de ver a Wapa, o ponen Pandora en vez de KQ-105, o ven Televisión Española en vez de Telemundo.

Las audiencias deciden, y el asunto es que cada día son menos, porque con la migración masiva que se estima en sobre 1,000 puertorriqueños al mes hacia los Estados Unidos, son cada día menos personas viviendo aquí.  Los que se quedan son casi todos mayores, pero los contenidos mediáticos no se adaptan con la misma rapidez.

Un ejemplo de esto ocurre en esta misma semana de fin de año, cuando en muchos medios se han ido de vacaciones. Si en Univisión Radio la programación es grabada y en las demás AM hablan de los mismos temas políticos de siempre, las audiencias se mueven porque se aburren. Por eso las emisoras de radio regionales están cada vez más fuertes y sólidas que las cadenas, porque le dan al público lo que busca, aunque las agencias de publicidad no lo quieran reconocer. Lo mismo pasa en la televisión. En vez de ver Lo Sé Todo en Wapa o Dando Candela en Telemundo ponen Aquí no hay quien viva o ven Velvet por Antena 3. Las audiencias, como consumidores que son, se mueven a donde se entretengan con variedad y calidad, o a donde los informen.

A pesar de eso, los medios tradicionales, algunas agencias de publicidad y algunos anunciantes quieren quedarse en la zona de confort, y aluden a la crisis económica como excusa para no moverse. Siguen haciendo lo mismo mientras las redes sociales acaparan su dinero, sus audiencias y la importancia que antes tenían. Por eso una Alexandra Lúgaro quedó en tercera posición en las elecciones haciendo una campaña enfocada en Facebook y con una estrategia que usó a los medios tradicionales como apoyo. Los demás políticos se copiaron y ya se sabe que la pauta en propaganda política bajó en un 52% comparada a las elecciones pasadas del 2012.

Ahora mismo se estima que la pauta total en publicidad en Puerto Rico debe estar cerca de los $350 millones. Se dice que un 80% de eso va a televisión y periódicos, como un 10% a radio y el resto a medios exteriores. Sin embargo, ese porciento no es real porque no contempla lo que se invierte en la web y en plataformas como Facebook, Twitter y otras redes sociales. Facebook, por ejemplo, que tiene más de 1.3 millones de seguidores en Puerto Rico, no ha revelado cuánto dinero recibe de pautas publicitarias que se originan desde aquí. En ese sentido, no se habla aunque sí se sabe, que esa red social le está quitando mucho dinero a todos los demás medios locales.

En términos generales la publicidad en los medios tradicionales ha bajado sobre un 40% y como resultado de esta crisis, en la última década en Puerto Rico han cerrado sobre 35 medios de comunicación, dejando desplazados a más de 1,200 empleados entre reporteros, fotógrafos, camarógrafos, editores, correctores, trabajadores de prensa, gerenciales y otros. Cuatro medios se han ido a la quiebra sólo en los últimos dos años y ha habido reducciones de plantillas de empleados y de salarios prácticamente en todos los medios.

El impacto económico todavía no se ha medido en su totalidad, pero a juzgar por la cantidad de cambios en la industria, se puede concluir que son dramáticos porque así como han cerrado medios con plantillas amplias de personal, han abierto muchas empresas pequeñas. Desde el 2004 hasta el presente han abierto sobre 12, pero mucho más pequeños.

Ahora mismo peligran varias emisoras de radio pequeñas, se reportó que Latin Media House que publica el Caribbean Business se ha retrasado en los salarios de empleados, en las cadenas de radio Univisión y NotiUno han bajado las menciones de auspiciadores, en otras han reducido a la mitad los salarios de los “talentos” y en la Cadena Wapa Radio (que cambiaría el nombre a Radio Voz) enfrenta la pérdida de dos “boosters” o antenas que potencian su señal y varios empleados se le han ido para trabajar con el entrante gobierno, entre otros efectos de la estrechez económica.


Ante esta realidad, es imperativo que tanto los medios tradicionales, como los digitales y los medios regionales exijan que se consuma el producto local y se patrocine lo hecho en Puerto Rico.


Lo inverosímil es que ese contubernio de ciertos medios-agencias publicitarias-anunciantes fomenta que el dinero de aquí se esfume. Convencen a los anunciantes a que pauten anuncios directos a las redes sociales sin usar los medios locales y eso hace que el dinero salga de la economía puertorriqueña.  Es el equivalente a pautar en una megatienda que se lleva todas las ganancias de Puerto Rico. Es el mismo principio.

A las agencias publicitarias no les importa educar adecuadamente al anunciante porque como quiera les cobran por pautarle anuncios en Facebook y en otras redes sociales. Aunque los tomen de tontos porque cobran hasta 25 centavos por cada dólar que invierten. Es un robo a mano armada.

En un futuro no muy lejano, el no educar a los anunciantes les va a rebotar en la cara a las agencias de publicidad. Por eso hace falta que se desarrollen estudios de mercadeo independientes, que no estén pagados por los mismos medios masivos o por las asociaciones que éstos financian, para que los anunciantes se eduquen.

Por otro lado, si las agencias de publicidad no se transforman en agencias de contenidos, van a desaparecer. Con pautar una foto de archivo o de “stock” y ponerla en Facebook no es tener presencia en redes sociales. Tampoco lo es auspiciar a un supuesto “infuencer” (influyente) que tenga 100,000 seguidores. Todo va a depender del tipo de anuncio o mensaje, del objetivo de venta, y más que nada a quién es que ese contenido alcanza. En ese sentido, es mejor tener un influyente con 3,000 seguidores que sí tienen valor para el anunciante, que pautarlo con uno de 100,000 que nadie vio.

Pero ante toda esta realidad, la radio, la prensa y la televisión tienen que ir mejorando sus ofertas digitales. Tienen que reconocer que para atraer nichos de audiencias tienen que capturarlas en la web. Además, Facebook se coronó y les quitó la inmediatez. Su accesibilidad lo ha consolidado como el principal medio en el país, en todas las generaciones. Facebook y otras redes sociales han hecho expertos a  voces que en los medios tradicionales se les niega el espacio, ha hecho que proliferen los llamados “periodistas ciudadanos”, pero también ha aumentado a niveles exponenciales el chisme, los rumores y las mentiras con las noticias falsas, tema que trajimos a la discusión masiva por primera vez en la isla en NotiCel en noviembre, y que posteriormente fue discutido por los demás medios.

Pero ante eso, es indiscutible el hecho de que sí hay productos serios y buen periodismo como alternativa en la web. Medios como NotiCel, como Mi Puerto Rico Verde o propuestas como Tu Noticia Digital, por sólo dar tres ejemplos, demuestran que hay competencia para los tradicionales, aunque hay que destacar lo que hace El Nuevo Día o Metro en sus versiones online porque también tienen impacto. Sin embargo, para temas más precisos, están los nichos. Un Tecnetico para tecnología, o un El Calce para los millenial, son algunos ejemplos. La cobertura económica, por ejemplo, con algunas excepciones en la prensa tradicional como lo es El Nuevo Día y El Vocero, ciertamente estuvo mejor servida a las audiencias en medios como Sin Comillas, News is My Business o la versión online de Caribbean Business.

Si algo dejó claro el 2016 para los medios en Puerto Rico es que tienen que ponerse al día, innovando, pero protegiendo y potenciando lo de aquí. De lo contrario, seguirán desapareciendo medios, agencias y anunciantes.

Algunas referencias sobre las tendencias en los medios:
3.      Significativa la reducción en el gasto de campaña electoral de este cuatrienio:
4.      Lúgaro: ¿Trump en petite? http://www.noticel.com/blog/196288/lugaro-trump-en-petite.html
8.      Resumen del 2011 en el periodismo Parte 1: http://enblancoynegromedia.blogspot.com/2011/12/resumen-del-2011-en-el-campo.html
9.      Resumen del 2011 Parte 2: Mes a mes



1 comment:

  1. Sandra, te felicito, con tu permiso voy a tomar partes de tu escrito para publicarlo en mi Facebook Junior Muñiz Radio , claro te voy a dar crédito, estoy en radio regional labuena1330.com programa mañanero y noticias al las 11am la buena 1330 Yauco

    ReplyDelete