Pages

Sunday, November 13, 2016

2 - Un saludo al Festival de la Palabra (íntimo)



 Presentación de mi libro, Vídeo por Obed Borrero


La primera presentación de mi libro fue íntima. En saludo al Festival de la Palabra, tuve el gusto de presentar mi libro En Blanco y Negro con Sandra el miércoles, 19 de octubre de 2016, ante un grupo íntimo de amigos y familiares que me acompañaron en el Museo de las Américas en el Cuartel de Ballajá. 
 




La presentación estuvo a cargo del amigo historiador Pedro Reina y contó con un mensaje bien especial de Mayra Santos Febres. El maestro de ceremonias fue el amigo periodista Ricardo Currás y el también amigo y especialista en tecnología Obed Borrero, me regaló una página web y la transmisión de dicho evento por Facebook Live.






Una vez concluida la presentación, los asistentes participaron de un coctél y tuvieron la oportunidad de ver la exposición “Santos de Palo: Estampas, Décimas y Coplas”, que se exhibía en el Museo de las Américas.





A continuación algunas fotos y el escrito que le dirigí a los presentes que me acompañaron ese día”


Anoche pasé una velada de inmensas emociones..



Esta foto la tomó Doel Vázquez, como todas las que son en blanco y negro
 No quiero sonar como esas que se pasan diciendo gracias a todo el mundo, pero es que no puedo dejar de hacerlo.  Anoche pasé una velada de inmensas emociones y eso se tiene que decir. Se tiene que contar. Tengo que comunicarlo porque las alegrías se comparten, para que se multipliquen.


 
Pensaba que la lluvia,  el usual tapón de San Juan, y todos los compromisos que nos agobian en esta ínsula caribeña iban a dificultar que cumpliera uno de mis más preciados sueños. Tuve la bendición que no fue así. Nada de eso fue óbice para que mis amigos queridos y mi familia me acompañaran a un lanzamiento previo a la presentación formal de mi primer libro.



La actividad fue anoche en el Museo de las Américas en el Cuartel de Ballajá en el Viejo San Juan.  Quise, porque así lo necesitaba, ver, abrazar y sentir el calor de esa familia y esos amigos queridos en este momento tan significativo en mi vida, y el Universo me concedió esa bendición.  Un poco también porque siempre llega la duda y porque quería ver si el producto de mi trabajo sería aceptado, una vez lo presente formalmente al público este fin de semana en el Festival de la Palabra.  La solidaridad, el apoyo y el amor que sentí anoche colmaron mi alma y eso me despejó todas las dudas. Así que anoche fui feliz. Hoy todavía ando en una nube.


Son tantas las personas a las que quiero corresponder que lo haré por aquí, como hice anoche cuando pude abrazarlos a todos y a cada uno de ustedes.


Marya Santos Febres.







Lo primero que quiero contar es que esta locura de publicar se dio porque Mayra Santos Febres me ajoró para hacerlo en esta fecha y se lo agradezco. Ella llegó desde Ponce, bajo lluvia, pero llegó. Y me emocionaron tanto sus palabras y su presentación tan hermosa. Me llamó “diosa”, pero diosa de ébano es ella. Gracias amiga.









 
El gran Pedro Reina. Historiador, periodista, escritos... más que nada, amigo.
Tengo que hacer un reconocimiento singular a mi querido Pedro Reina. Tuve el honor de que Pedro, ese magnífico historiador y periodistas que nos representa como puertorriqueños tan dignamente en Harvard, o en periódicos como El País o The New York Times, y acá en El Nuevo Día, fue quien presentó mi libro. Pedro, ¡me conmoviste tanto! Gracias por tu análisis y la precisión con que sesgaste la idea central que siempre quiero transmitir en mis escritos. Tengo una deuda de gratitud de por vida contigo, querido amigo.

Igualmente, le dedico todo mi amor a mi querida amiga de tantos años, María Eugenia Madrid, Gracias por apoyarme en este embeleco tan maravilloso y por guiarme en todo este proceso.


Gracias a Alberto Soto, ese magnífico artista que diseñó el arte y mi libro, que logró capturar su esencia en esa imagen tan maravillosa de una granada hecha de teclados. De eso es que se trata la intención de este trabajo que presento. El amigo tan querido y talentoso experto en ese mundo digital y de tecnología, Obed Borrero, vino, sin yo esperarlo ni mucho menos pedirlo, y me hizo unos regalos que le salieron del alma. Uno es este: www.sandrarodriguezcotto.com y todo el apoyo que me dio ayer me demostró que me quiere y me considera amiga. Gracias.


El gran periodista y amigo, Ricardo Currás
Mi querido colega y compañero periodista Ricardo Currás fue el maestro de ceremonias en la presentación de anoche. Gracias distinguido profesional. Ojalá todos emulen esa seriedad y esa profundidad en tu pensamiento. Sé que el país oirá mucho de ti. Gracias. Igualmente al amigo fotoperiodista  Doel Vázquez, quien llegó y empezó a retratar sin parar. Con ese talento que tiene, sé que quedarán hermosas esas fotos.


Me emocioné y confieso que se salió una lagrimita cuando vi llegar a Peri Coss. Es que lo admiro tanto y siempre hemos estado en los procesos de cada uno, apoyándonos. Fue un honor tenerte allí. Igual me pasó cuando  vi llegar a mi ex roomate, Katia Méndez, quien vino desde Camuy a verme. Me conmueve que ella vino desde tan lejos, igual que Mayra, y eso me demuestra que sí querían venir a verme. Fue algo así como dijo Celi Marrero, que había que quererme para llegar con tantos obstáculos. Gracias por llegar y por traer a ese amor de esposo que Dios te ha regalado en la vida.


Al ver a Katia con Kendall, Vilma, Gretchen, Fidalgo y Margarita, supe que por siempre todos los que estudiamos en Rutgers seremos hermanos de por vida. Los amo.


Gracias a don Jaime y a doña Zory Fonalledas, a quienes quiero desde que era apenas una nena. A doña Aida Díaz y su esposo, por acompañarme. A mi amada Ivelisse Rivera y a Margarita Ostolaza, gracias. 


Sentí un vuelco en el corazón cuando vi llegar a Gladys Díaz con su esposo y la nena porque sentí que mi grupo de las “Triñetas” (Rolly, Raquel y yo) estábamos todos representados. Los quiero. Igualmente a Lorraine Vissepó, a quien aprecio tanto y que es un ser humano simplemente extraordinario.


Eric Villalba y Dianca, gracias por llegar. A Michey Simonet  y a Corrada, gracias. Me encantó verlos.


Sé que muchos padres de niños especiales no pudieron llegar, como Antonio y Enid o Eric y Betsy, pero los comprendo porque sé que habitar en este mundo de niños especiales no es tarea sencilla.  Sin embargo los sentí cerca y bien representados por Andrés. Igualmente por el pastor Pablo Mock, Lynette y su princesa. Gracias.


Gracias a la hermosa Nicole que es amiga de mi hija, he descubierto una amiga incondicional en Arleen, que estuvo presente. También se me apretó el alma, y no niego que tuve que tragar para no llorar, al ver llegar a mis queridas amigas Lizzy Fonfrías y Arleen..  Gracias. Me pasó igual cuando vi a Aidita y a Pepe. ¡Los adoro tanto! Son dos seres de luz en este país, y en mi vida.


Entonces tengo que detenerme y tragar. Ahora me toca el alma, los más cercanos aún. Mi familia de sangre.


Gracias a todas mis tías y tíos por estar. Titi Juanita, Titto Ramo y Rafa Tio Esteban y Carmín, Titi Graciela y Bill, y especialmente a titi Garín y Blanca. Sé que tío Chiquito no pudo llegar, pero entiendo. Grcias a Hilda y a Juanri y esposa. A mi amada Titit Sarin por llegar, y a titi Tiny, espero que sientas que he aprendido de ti este don de la escritura.  Agradezco singularmente a las tres primas que siempre me apoyan. Mis hermanas menores Tamara y Melisa, y muy especialmente a Ninette y a su esposo, por estar. Su apoyo me demuestra su amor.


Mis hermanos son mi vida. Ellos lo saben. Los nenes, Pipo y Tito, y Maricelis. Carlos no pudo llegar, pero siempre está ahí. A Luisfe y Germaine, gracias. Alex, te quiero y te entiendo con Zaki perfectamente porque muchas veces lo vivo con Mariela.


Y culmino dándoles las gracias a las tres personas que de verdad me motivaron para cumplir este sueño. Son los que saben cuándo las fuerzas no me dan en este trajín de vida que una lleva. Son los que comprenden el dolor, los retos y los obstáculos a los que me enfrento, pero siempre están ahí, apoyándome. Son mi motor y mi razón de querer superarme. Gracias a Mami y Papi, y a mi amor, mi hija Mariela.  Espero no haberlos defraudado.


Gracias a todos por hacer una velada maravillosa para mí.



Sandra


A continuación, más  fotos del evento. Las fotos en Blanco y Negro las tomó Doel Vázquez.







Mayra Santos Febres se dirige a la audiencia

Ricardo Currás hace la presentación

Pedro Reina




Mi amada hija, Mariela, me habla al oído.


















Estaba lleno el salón de usos múltiples del Museo de las Américas.

Al concluir la presentación, todos nos abrazamos.


Mis hermanas y amigas de Rutgers University, Margarita Maldonado y Gretchen Krans

Con mi hija Mariela.

Mi libro

Mis sobrinos Sebastián, Patty, Luisfe y mi hija Mariela.

Mis hermanos Jesús, Maricelys y los nenes.



Titi Ramo



Germaine, LuisFe y Mariela, jugado con su primo.

Mis tíos Graciela y Billy.



Mi padre Luis, al centro, con mi tío Billy y mi hermano Luis Felipe.

Somos amigos y siemre seremos familia, Roberto y Liza Prats.

En esta foto están todos mis tíos del lado materno, Margarita, Graciela, Ramonita, Juanita y Esteban. Al centro, mi mamá Carmen Delia.

Tío Robert jugando con Mariela.



Con Margarita

Mi mamá y yo.


Margarita y José Fidalgo.





Con mi prima Melissa

Con mi tía Tiny y mi prima Melissa. El bebé Ayden en brazos.



Con mi querida amiga Aidita.


Este es un hermano de la vida, Kendall Krans, te adoro.





Con Andrés González

Con mi adorado Eric Villalba. Te quiero


Add caption

Mis amados amigos de Rutgers, Kendall, Gretchen, Margarita y Katia, que vino desde Camuy.

Esta foto me encanta. A José Fidaldo siempre lo voy a querer como a un hermano que es.

Este es mi otro hermano de la vida, y hasta me sienta en su falda. Kendall Krans.




Mi hermana querida, y maestra de por vida, Gladys Díaz.



Mis amadas tías Juanita, y atrás, Margarita. Gracias por acompañarme esa noche tan especial.


 
Cuartel de Ballajá de Noche.

No comments:

Post a Comment