Pages

Tuesday, March 13, 2012

El noble oficio de ser carne de cañón: Los periodistas y lo que no se dice en la guerra entre Rivera Schatz y los Ferré Rangel sobre la libertad de prensa Parte 2


En toda guerra siempre hay quienes sirven de carne de cañón. Son los soldados del frente de batalla, los que dan la cara, se arriesgan, luchan y la mayoría de las veces, mueren víctimas de proyectiles del contrario o a veces, de sus mismos bandos. Y en la prensa, el periodista siempre es la carne de cañón.

Es el reportero o la reportera, quien tiene que enfrentar a los corruptos y fiscalizarlos; defender al pobre o al desvalido de los atropellos de los grandes intereses; quien recibe los insultos y los empujones pero quien muchas veces es sólo un objeto en intereses ulteriores de los dueños del medio para el que labora. Al peón que mueven como fichas en un juego de ajedrez.

En la guerra que se viene librado hace años, batalla tras batalla, entre el presidente del Senado Thomas Rivera Schatz (TRS) y las empresas de la familia Ferré Rangel son los reporteros y editores, fotoperiodistas y redactores esa carne del cañón. Muchos no se dan cuenta de que los mueven como fichas y los usan como municiones en una guerra que no es de ellos ni tan siquiera es política sino económica. Los que se prestan al juego de ser mercenarios porque lo reconocen, se convierten luego en veteranos de batallas que son siempre irracionales y muchas veces, indignas. Otros, no se prestan y se salen del juego.

Y en las batallas, como carne de cañón, son los periodistas los primeros que enfrentan los insultos y ataques viscerales del político de turno, que en esta ocasión es Rivera Schatz y lo que él representa.

Pero lo cierto es que la polémica entre los Ferré Rangel y Rivera Schatz no puede verse sólo desde la óptica de la libertad de prensa o de la manera en que se practique el ejercicio del periodismo en el país. Tiene que verse y entenderse desde la realidad económica de lo que son todas las empresas Ferré Rangel. Si esto no se contempla, el análisis de los insultos de Rivera Schatz y el editorial que publicó en su defensa este domingo María Luisa Ferré Rangel no es completo ni real, y se distorsiona.

Opinión pública y contexto

Lo primero que hay que reconocer es que las empresas Ferré Rangel son un emporio, cuyo brazo más poderoso son los medios de comunicación El Nuevo Día, Primera Hora y las versiones cibernéticas, además de sus líneas editoriales. Estos medios, a su vez, son los instrumentos y negocios que se usan para generar ganancias, y ejercitar influencia ante la opinión pública para el beneficio de sus demás empresas.

Lo segundo, es que siempre se le ha acusado a El Nuevo Día de crear candidatos, impulsar campañas y colocar gobernadores en La Fortaleza. Esta dialéctica con la que se alega que controlan el país, funciona hasta el momento en que el gobierno esté de acuerdo con el periódico.  Rafael Hernández Colón tuvo muchos problemas con El Nuevo Día, pero el primer gobernador que guerreó contra esto fue Pedro Rosselló González.

En ese proceso en el que Rosselló canceló las pautas publicitarias del gobierno y atacó a todas las empresas Ferré Rangel, los periodistas también fueron carne de cañón. Se vio el proceso como un ataque a la libertad de prensa, que sin duda lo fue, pero fue mucho más. Al final, y tras el acuerdo sellado y confidencial al que llegaron las empresas con el gobierno, los negocios salieron favorecidos.

Ahora las empresas enfrentan una administración de gobierno con dos cabezas: la del gobernador Luis Fortuño que a veces coopera y otras no con la filosofía del grupo Ferré Rangel, y la de Rivera Schatz, quien representa el sector Rossellista y reta no sólo a los medios sino a todos los negocios de la familia.  

Rivera Schatz: lenguaje troglodita

Rivera Schatz ve a los periodistas como los mercenarios del grupo Ferré Rangel y por eso los ataca. Pero también luce como un troglodita por su verbo y expresión pública porque no reconoce que como funcionario pagado con el dinero de las contribuciones, es un empleado público y tiene que dar explicaciones. Se proyecta acorralado por los periodistas y se niega a contestar el por qué defiende a sus amigos que son corruptos y convictos. Rechaza dar explicaciones de algo que no sólo es ilegal sino inmoral, y son los contratos que tiene la compañía privada del senador Roger Iglesias, al que protege.

Sus diatribas hacia la prensa y luego, desde el hemiciclo hacia la familia Ferré Rangel, pasaron la raya al atacar la dignidad de una mujer. Rivera Schatz podrá decir lo que quiera, pero un hombre tiene que respetar a la mujer trabajadora. María Luisa Ferré Rangel será millonaria con intereses particulares, pero es una mujer que trabaja, es madre, y con una trayectoria empresarial de logros impresionantes propios, no sólo heredados. Además, ella genera empleos en el país y merece el respeto.  Resultan indignantes y patéticos los ataques del presidente del Senado hacia su persona. Ella merece un desagravio.

María Luisa Ferré Rangel
Habiendo dicho eso, hay que aclarar, sin embargo, que ha sido la propia María Luis Ferré Rangel quien cometió el segundo error táctico en esta guerra con Rivera Schatz. El primero lo cometió toda la familia cuando enviaron a un emisario, Pepe Serra, al programa de La Comay a defenderse de los pagos hechos al hoy convicto Jorge De Castro Font y que analizamos el año pasado. (http://enblancoynegromedia.blogspot.com/2011/05/rivera-schatz-vs-el-nuevo-dia-quien.html).

El editorial de María Luisa Ferré Rangel de hace dos días, más que emotivo, es cuestionable porque la metió en el lodazal de Rivera Schatz. La fórmula del éxito de los Ferré había sido influenciar la opinión pública sin que ninguno de los miembros de la familia – más allá del ex Gobernador y patriarca don Luis A. Ferré – saliera discutir en dimes y diretes públicos. 

Con su escrito, ella misma entró en la pelea pública y permite que se especule sobre las verdades de lo que pueda estar diciendo Rivera Schatz. Por eso es que muchos se cuestionan el total de aportaciones anuales de fondos públicos al Museo de Arte de Ponce versus la necesidad real del Hospital Pediátrico. También genera duda el que la línea editorial de El Nuevo Día critique a las organizaciones religiosas que buscan fondos del gobierno para sus programas, pero ellos desde el Museo de Arte de Ponce hacen lo mismo.

 El Museo y el Arte

Esto no quiere decir, sin embargo, que al MAP no haya que defenderlo. Por el contrario, podría ser otra víctima de esta pugna si la Junta no logra que la administración Fortuño le asigne los $500,000 adicionales que necesitan este año. El MAP no es el issue, sino el pretexto más reciente de una administración que tiene un patrón descarnado  de destruir todo lo que promueva la cultura o lo que esté en contra de su gobierno

Por ejemplo, este gobierno le quitó $10 millones del presupuesto al Instituto de Cultura Puertorriqueña y lo han desarticulado (de 420 plazas ahora tiene menos de 200 que no dan abasto en las labores de restauraciones y fomento cultural); afectaron la Escuela de Artes Plásticas, el Ateneo, la Universidad de Puerto Rico, eliminaron el uso de los clásicos del currículo escolar, crean el proyecto 100 x 35 para decir que promueven la música pero desarticulan a la Escuela Libre de Música y al Conservatorio.

Y mientras en la opinión pública el enfoque sigue en la pugna Ferré Rangel vs. Rivera Schatz, o en los viajes del candidato popular Alejandro García Padilla a un “sex shop”, en la Isla el crimen y la violencia siguen creciendo de manera vertiginosa, no hay soluciones al desempleo y los problemas que tenemos como sociedad persisten.
 
Por eso es que los periodistas tienen que tener los ojos abiertos al impacto de estar sujetos a líneas editoriales que trascienden su paso por los medios – sea El Nuevo Día, El Vocero, Univisión, NotiUno, RadioIsla o cualquiera en donde trabajen. El deber de los periodistas es estar conscientes de su rol. Toda guerra es irracional, y el periodista debe tener claro si se presta o no a ser la carne de cañón.

5 comments:

  1. Me encantó su análisis porque pienso de igual forma. No defiendo a Luis A. Ferré, a sus herederos ni a sus empresas. Pero hay que defender el Museo. Por las razones que usted explica no he querido entrar a trabajar como periodista, ser una marioneta va en contra de mi ética.

    Dejo aquí un link a una entrada de mi blog que se desprendió de la polémica del museo pero que me sirvió para analizar la persona de Rivera Schatz: http://melvinvlog.blogspot.com/2012/03/la-admiracion.html#!/2012/03/la-admiracion.html

    ReplyDelete
    Replies
    1. Gracias Melvin. Leeré con anteción tu blog. Gracias por el comentario.

      Delete
  2. Sandra: creo que has logrado entrar en la médula del asunto, al resaltar la innecesaria acción de ingresar a la discusión pública. Sospecho que esto solo recrudecerá el estilo amenazante (bullying-político) que ejerce el Presidente del Senado. No creo que su escrito logre otro objetivo que darle a TRS mayor razón para proyectar una imagen de guapo de barrio. No veo el programa de la Comay por principios, pero si supe que duró la intervención del senador sobre 10 minutos. ¿cuánto cuestan 30 segundos en su programa? ¿cuánto cuestan 10 minutos? Lo que expones sobre la prensa es cierto. Lo vi desde la primera fila cuando laboré en el medio. No obstante, lo que percibo, es que la prensa entrará en una batalla de sobre quien puede influir más sobre quien. Al final, nadie gana. Rubén Blades, en su canción Hipocresía, resalta: “Los medios de información aumentan la confusión, y la verdad es mentira y viceversa.”. La canción no puede ser mejor cuadro sobre el Puerto Rico de hoy: http://www.youtube.com/watch?v=ST-sjcchY1Q

    ReplyDelete
    Replies
    1. Rada - es cierto lo que planteas. El análisis del presidente del Senado, como figura pública, no lo he hecho aún. Llevo meses observándolo. Incluso le he mandado mensajes con ayudantes de que quiero hablarle personalmente - creo que para hacer un análisis o entrevista debe ser de frente - pero no se ha logrado el encuentro. Dicen que es una persona muy amable, bien distinto a lo que proyecta o ejecuta. Creo que hay que hablar de este tema y pronto, pero quiero conseguirlo primero para hacerle las preguntas de frente.

      Delete
  3. Aquí es Rivera Schatz vs la Prensa En Argentina es Kirschner vs la Prensa: http://online.wsj.com/article/SB124502150880513761.html

    En Venezuela es Chávez vs la Prensa: http://www.eluniversal.com.mx/internacional/69343.html

    Podría citar muchos ejemplos más pero creo que es claro. Siempre que un partido político se afianza en el poder por medio de una mayoría abrumadora tendrá la opinión pública de su parte y cuando un medio se le vaya en contra llevará las de perder. En Venezuela cerraron estaciones de radio, en Argentina controlarán el flujo del papel. Los partidos politicos tienen enemigos pero cuando esos enemigos son los medios la lucha se hae más obvía y el premio es el favor d ela opinión pública. Acá Rivera Schatz le va a dar el dinero al Oncológico y le ganó a los Ferré las simpatías de la gente: http://poder5.blogspot.com/2012/03/que-vale-mas-flaming-june-o-la-vida-de.html

    Yo no me parcializo con ninguno. Dice un refrán africano que cuando pelean los elefantes la grama es la que sufre. Tanto los Ferré Rangel como Rivera Schatz le han hecho daño a Puerto Rico en su lucha por el poder y ahora buscan ganar simpatías. Rivera Schatz es un abusador y los Ferré Rangel no son unos santos así que no sé de donde sale eso de que la Sra. Ferré "genera empleos" tuve amigos y familiares que trabajaron en el Nuevo Día cuando ella hizo esto: http://www.noticiasonline.com/D.asp?id=24134

    Nínguno de los dos es un santo y en esa lucha de elefantes me importa poco cual de los dos caiga primero pues el que gane seguirá cometiendo abusos hasta que venga otro elefante a retarlo.

    Adelante y éxito.

    ReplyDelete