Pages

Monday, April 18, 2016

Pepto Bismol ante la crisis: Recomendaciones de sentido común que no da el gobierno para el ciudadano promedio

 

(NOTA: Esta columna salió originalmente en NotiCel el 13 de abril de 2016 http://www.noticel.com/blog/188899/pepto-bismol-ante-la-crisis.html )


Si no es la crisis, es la Junta Fiscal. Un prende la radio o la televisión, mira su celular o si se topa con un periódico y es lo mismo. Da deseos de vomitar. A algunos les da diarrea, a otros  les da acidez estomacal o le dan ganas de salir corriendo. El tema empacha.

Estamos en una crisis que todo el mundo sabe que será de proporciones insospechadas y no aparece nadie con la cuchara llena del líquido rosa. Nadie llega con un pote de Pepto Bismol a tratar de parar este empache. ¿Qué se debe hacer si nadie explica cómo atender esta la indigestión?


En el gobierno, que son los llamados a socorrer a la gente, no lo han hecho ni lo hacen porque no les conviene.  Por el contrario, siguen con la incomunicación, confundiendo, para no decir exactamente cuántos quedarán en la calle, sin empleo y sin servicios. La oposición, velando güira en las esquinas. Hasta el arzobispo que tanto protestaba antes, ahora calla porque la crisis económica le pegó fuerte y hasta les quitó las pensiones a los maestros en San Juan.  Y en los medios informativos, mañana, tarde y noche hablan de la crisis y las causas, pero no explican las soluciones ni cómo enfrentarla.  Todo el mundo habla lo mismo porque no crean contenido alterno. Todos repiten lo que dice el otro, como el papagayo. El gobierno lo sabe y se aprovecha de eso. Por eso la gente está como empachá. No saben qué hacer y nadie los orienta sobre qué medidas tomar.



Por eso, más allá de criticar o señalar lo que vemos, aprovecho este espacio para tratar de comunicar cosas básicas que los gobernantes, los políticos y los líderes deberían estar diciendo todos los días a la gente.  ¿Está usted preparado para tocar fondo? Yo creo que es cuestión de planificar y actuar:


1.      Primero, decodifique el mensaje: La gente tiene que entender que el Gobierno y los políticos mienten. No hablan claro. Esa incomunicación provoca incertidumbre y desconfianza. Sepa que le dicen una cosa, sus acólitos en los medios aplauden como focas o critican, pero el gobierno hará otra. Es un vaivén de improvisación constante. Un ejemplo reciente fue Bhatia, que aprobó la moratoria pero como al otro día alguien lo criticó en los medios, salió a decir que era malo y que el equipo del gobernador o comunicó bien el tema. Como diría el expopular y expenepé Sergio Peña Clós: “sacum culo non pillare”.


2.      Prepárese como si fuera un huracán: Cuando anuncian tormenta todo el mundo corre a almacenar agua y comida, a poner tormenteras y a prepararse para soportar el azote de los vientos. Ahora tiene que hacer lo mismo. El gobierno debería hacer igual. Así como activan a todo el componente de Manejo de Emergencias y hacen conferencias de prensa cada ciertas horas junto a Meteorología para informar a la población del fenómeno atmosférico, el gobierno debería hacer lo mismo con la crisis y la Junta Fiscal. Como no lo están haciendo, usted como ciudadano, tiene que prepararse. Atienda usted el micro porque el gobierno ha demostrado que no sabe qué hacer en el macro.


3.      Ahorre: No gaste en exceso. Es momento de ahorrar. ¿Tiene una contingencia? ¿Puede sobrevivir dos meses o tres sin un salario fijo? Si tiene dinero ahorrado en un banco o en una cooperativa, no lo saque. ¿Para qué lo va a sacar? ¿Para guardarlo en su casa y entonces que le roben a usted, sabiendo que los escalamientos y el raterismo están en aumento?


4.      Anticipe cómo se puede perjudicar: Como ciudadano, usted debe pensar qué le hace falta y qué tiene que arreglar antes de que llegue la Junta Fiscal y se intensifique la crisis. ¿Tiene tres tarjetas de crédito? Páguelas. Si no puede, empiece por la que debe menos. Trate de saldar las deudas. Apague las luces. No gaste agua. Viva con poco.


5.      Identifique cómo puede sacar provecho: Hay que tener la capacidad de capitalizar en la crisis. Esto es bien importante para los comerciantes. ¿Puede crear una empresa o tener líneas de negocios nuevas? Si es un individuo y se quedó sin empleo, ¿es momento de emprender? Si tiene amigos que son padres, ¿pueden turnarse el cuido de los niños o hacer “car-pooling a la escuela”?  Entre todos, el gasto puede ser compartido y resulta menor.


6.      Aprenda a vivir con poco: Olvídese de aparentar lo que no tiene. Se engaña usted mismo. Total, todo el mundo sabe que esos que salen alardeando en Facebook o en fotos de sociales probablemente no tiene un peso y sólo come latas de sopas que tiene en su alacena. Estire el peso y comparta más en familia y menos afuera.


7.      Venda lo que le sobra: Saque un par de pesitos vendiendo ese mueble que no usa o el traje que tiene aún el “ticket” y nunca lo estrenó. Use Ebay o hasta cualquiera de las páginas como “El Corner” en Facebook. De ahí puede sacar dinero en efectivo que no tiene ahora.


8.      Done lo que no usa: Si tiene cosas que no utiliza como ropa, artículos deportivos, libros, muebles, utensilios de cocina o lo que no use, dónelo. Hay muchas entidades que necesitan ayuda. Prepare bolsitas con medias viejas – pero limpias – y algún artículo de aseo personal, y dónelo a un deambulante en la calle. No eche ropa al zafacón. Lo que considera basura puede ser el tesoro de otro en necesidad.


9.      Administre bien sus alimentos: No bote comida. Eso es un crimen. Ya no estamos en la época de hacer las megacompras en Costco o en Sam’s para después botar la mitad de lo que compró.


10.   Olvídese de los políticos: ¿Para qué preocuparse con las elecciones si viene una Junta Fiscal?


Tener sentido común, lo que le falta a los políticos y a los líderes del gobierno, es lo que se necesita en este momento cuando se sabe que lo que viene será terrible. La única ventaja que hay en esta crisis es que al Puerto Rico ser una población envejeciente, muchos de nuestros abuelos o padres vivieron la época de hambre en el país. Para ellos, no es nada nuevo. Para el gobierno sí, pero para la gente que queda aquí, no. Pero, si con todo y eso, todavía está empachao’ tómese dos cucharadas de Pepto Bismol y a Dios que reparta suerte.

No comments:

Post a Comment