Pages

Monday, November 23, 2015

$400 millones por WIPR, sí Pepe



 

 (Columna publicada en NotiCel el 11 de noviembre de 2015 - http://www.noticel.com/blog/183062/400-millones-por-wipr-si-pepe.html ) 

 

¿Pedir $400 millones por WIPR?, sí Pepe. Como dicen por ahí, es como estar soñando con pajaritos preñaos. No hay cama pa’ tanta gente ni hay tantos chavos como han dicho.

La realidad es clara para la industria televisiva en Puerto Rico con la subasta próxima de la FCC:
1.      Afectará a todos los canales locales.
2.      Algunas televisoras desaparecerán.
3.      Los canales que no cambien de frecuencia quizás tendrán que compartir espacio con otros.
4.      La FCC no pagará mucho dinero como se anticipa.
5.      El televidente tiene estar atento porque podría tener menos opciones.

El otro día trascendió como noticia de primera plana algo que en este blog En Blanco y Negro y en NotiCel habíamos adelantado hace meses: la inminente realidad de que la televisión en Puerto Rico enfrenta grandes cambios debido a la subasta “voluntaria” que hará la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC en inglés) para quitarle espacio en el espectro de banda ancha o la frecuencia por la que transmiten su señal, y dársela a los proveedores inalámbricos de comunicaciones en toda la nación americana. Es voluntaria porque si no la aceptan, después le pueden quitar la señal.

En la columna “El efecto dominó en la TV local”, publicada el 3 de junio pasado y hace apenas un mes en otra titulada “Se achica la pantalla” adelantamos los cambios más radicales que enfrentan los canales de televisión local, y por ende, cómo nos afectaremos los consumidores de esos medios que somos todos. (Ver http://www.noticel.com/blog/176426/el-efecto-domino-en-la-television-local-documento.html y http://www.noticel.com/blog/181823/se-achica-la-pantalla.html) Pero no se trata simplemente de cambios de señales en las televisoras. La crisis económica, la baja consistente en la publicidad y en los presupuestos, y más que nada, la subasta de la FCC son amenazas serias de un daño real y presente para los canales locales.

Los cambios inmediatos incluyen fusiones, trueques en el número en el que salen las señales al aire, ventas de canales para generar ingresos, y hasta la posible desaparición de televisoras. No sólo es una amenaza para WIPR sino para todos los demás. Y lo peligroso es que será algo prácticamente obligado y está a la vuelta de la esquina. La subasta será a principios de 2016, según la FCC.

¿Se imagina si Telemundo que  por tantos años transmite por el canal 2 pierde esa señal y tiene que transmitir por el 35? ¿O si Wapa tuviera que usar el canal 54 en vez del 4? ¿O si para ver Sistema TV que es el canal 40 tuviera que verlo en el canal 66?  Suena irónico, pero de eso es de lo que se trata. ¿Por qué? Porque la primera premisa que hay que dejar establecida es que el espectro por donde transmiten todos los canales no les pertenece. El dueño es el gobierno federal, y como tal, puede hacer cambios. Es decir, los que no acepten participar de la subasta en el 2016 se exponen a perder la señal porque el dueño de la misma – la FCC – se la puede quitar.


Subastas en la FCC

No es la primera vez que la FCC hace subastas de frecuencias, pero ésta ha sido controversial en muchos mercados porque representa la desaparición de canales locales, especialmente aquellos “low power”. El gobierno federal le ofrece a los que quieran participar “voluntariamente” pagarle el transmisor nuevo en caso de que se quieran quedar en el negocio y los cambian de número canal a partir del 35. En el caso de que la televisora no quiera seguir operando, entonces la FCC les paga una regalía o “royalty fee”. (Ver página de la FCC orientando sobre el proceso http://wireless.fcc.gov/incentiveauctions/learn-program/ )

La FCC necesita el espacio de al menos 200 canales de un total de más de 2,100 que son elegibles, y los canales que se muevan a otra frecuencia, posiblemente terminarán compartiendo la señal entre más de uno, lo que limitará su capacidad de ofrecer transmitir programas en alta definición. (Ver The New York Times http://www.nytimes.com/2015/04/17/technology/local-broadcasters-could-reap-billions-in-airwaves-auction.html?_r=0)  El espacio que quede disponible en las frecuencias en los Estados Unidos se le dará principalmente a las empresas AT&T y Verizon que dominan tres cuartas parte del mercado, y a T-Mobile, Sprint y otras para mantener la competencia y aumentar el acceso a Internet en todas las zonas incluyendo las rurales.

Pero el tema principal es el precio que pagarán. El interés de la agencia federal es el mercado en el “mainland” no necesariamente en Puerto Rico.

La presidenta de la Corporación de Puerto Rico para la Difusión Pública, Cecille Blondet, y el presidente de la junta de esa entidad, Armando Valdés, han dicho que esperan conseguir hasta $475 millones por WIPR. Difiero. Nada más lejos de la verdad. Es probable que sólo obtengan entre $30 y $40 millones por cada canal y la prueba de esto es la realidad del mercado. Así que es mejor hablar con la verdad al país.

Antes que WIPR, el primer canal que podría perder la señal por motivo de venta de frecuencia es América TeVé(canal 41 por  Liberty Cable, por el 7 en Dish Network). Según una demanda entre los dueños, cotizaron la cadena de cuatro canales - incluyendo a Puerto Rico – en $130 millones. O sea, $32 millones por canal.

Hace poco el naturópata Norman González Chacón le compró a la iglesia del fenecido reverendo Rafael Torres Ortega el canal 34 y se ha dicho que fue por $1 millón. Ese canal cae entre los primeros 35. Si WIPR decide participar en la subasta, es probable que empiece en $150 millones pero si no llegan a esa cifra, empezarán por el mínimo.




¿Opción para WIPR?

¿Qué opción tiene WIPR? Recibir lo poco que le dé la FCC por los canales 6 y 3, y comprar en uno o dos millones cualquiera de los canales pequeños que están disponibles y en venta en este mercado. Así resolverían el problema de tener por donde transmitir. Blondet admitió que no les interesa sacar del aire a la estación pública, sino moverla de señal. Pero tendrán que medir su presupuesto.

La realidad es que la forma de operar a WIPR no es rentable. A pesar de que tienen buena señal, los costos operacionales siguen siendo altos. Además, los gobiernos históricamente han usado a conveniencia y sin tener un plan a largo plazo a las estaciones públicas. En una columna publicada en el blog en enero de 2014 que generó controversia titulada “¿Para qué WIPR?” examinamos si ante la crisis fiscal se justificaban los millones asignados a este canal. (http://enblancoynegromedia.blogspot.com/2014/01/para-que-wipr_5502.html )

Los canales 6 y 3 y las emisoras de radio tienen un presupuesto anual cercano a los $20 millones de fondos públicos. O sea, que en la última década se han invertido cerca de $200 millones en mantener viva la Corporación aunque sus programas no tienen la misma difusión que los comerciales. Un análisis de sus presupuestos por los pasados 10 años refleja que casi un 90% de esos fondos son para nómina y gastos como energía eléctrica o contratos, y lo poco que sobra es para programación.

El desenfoque gubernamental en el potencial a largo plazo de esos canales públicos se evidenció en lo mucho que se tardó el presente gobierno en nombrar una presidenta para dirigirlos. Sin embargo, hay que destacar que desde que Blondet asumió la dirección, se han encaminado cambios en la programación y se ha hecho más pertinente y atractivos. De hecho, hace poco recibieron 18 nominaciones a premios Emmy por diferentes programas.

En fin, no sólo WIPR tendrá que estar atento y moverse rápido ante los cambios. Como ellos, el canal de Sistema TV (Ana G. Méndez) pueden beneficiarse de orientaciones que ofrece la Corporation for Public Broadcasting sobre cómo adaptarse a este proceso. (Ver  http://www.cpb.org/spectrum/ ).

Mientras tanto, el televidente tendrá que estar atento a los cambios.

No comments:

Post a Comment