Pages

Wednesday, August 7, 2013

Big brother is watching

 
‘Big Brother is watching us’. Sí, todo apunta a que la enigmática omnipresente y vigilante figura que describía George Orwell en su novela 1984 es una realidad en la era en que vivimos. Ese ‘Hermano Mayor’, una especie de policía del pensamiento que reprimía e imponía su criterio, está vivito y coleando en la proclamada mayor de las democracias: Estados Unidos de América.
 
Ese ‘Hermano Mayor’ nos vigila y la amenaza de su represión cae no solo sobre los ciudadanos que se comunican en las redes sociales o en la Internet. También aplica cada día más al trabajo de los periodistas que informan aquellos temas que los gobiernos quieren ocultar, demostrando así que la democracia peligra. En la medida en que el Pueblo no pueda estar informado, que es el rol vital de la Prensa, no solo se limita el acceso a lo que acontece sino que se priva al Pueblo de su derecho de decidir de manera consciente e informada.
 
Hace cuatro días el periódico británico The Guardian reveló la identidad de Edward Snowden, un exfuncionario de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) y contratista de la agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos, quien reveló los programas secretos de ciberespionaje del Gobierno que incluían vigilancia electrónica y telefónica. Snowden fue la fuente para varios de los principales medios noticiosos que resultaron ser objeto de una investigación del Departamento de Justicia federal.

En mayo pasado el presidente de la agencia The Associated Press, Gary Pruitt, anunció que el Gobierno había hecho una “intrusión masiva sin precedentes” al interceptar y recopilar en secreto los registros telefónicos de todos los periodistas y editores de ese medio en al menos 20 ciudades. En aquel momento se informó que el Gobierno quería identificar la fuente que reveló una operación secreta de la CIA en Yemen en el 2012 y que había frustrado un atentado contra estadounidenses.
 
Semanas más tarde se reveló también que Justicia federal se había apoderado de los registros telefónicos y de correo electrónico de James Rosen, el corresponsal de Washington de la cadena televisiva ultraconservadora Fox News. Esto fue para identificar detalles de un informe secreto de Estados Unidos en Corea del Norte sobre un artículo publicado en FoxNews.com en el 2009. El diario The Washington Post obtuvo una declaración jurada que describe a Rosen (sin nombrarlo) como “ayudante, cómplice y /o conspirador”. Fox ha sido uno de los medios más críticos de la Administración Obama.
 
Mientras que The New York Times reportó el lunes que el presidente de Fox News, Roger Ailes, dijo: “No vamos a permitir un clima de intimidación a la Prensa, que no se veía desde la era McCarthy, para asustar a cualquiera de nosotros”. También reseñó que Snowden, por su parte, pidió asilo en Hong Kong y dijo: “Estoy dispuesto a sacrificar todo porque no puedo, en mi alma y mi conciencia, permitir al Gobierno de Estados Unidos que destruya la vida privada, la libertad de Internet y las libertades fundamentales de todo el mundo con este enorme sistema de monitoreo que se está llevando a cabo secretamente”.
 
Todos estos casos demuestran que vivimos en una sociedad orwelliana en la que se reproducen actitudes represivas por todas partes. Es el Estados Unidos post ataques terroristas del 2001. Acá en Puerto Rico no estamos exentos a esa realidad. La historia está ahí. Con solo recordar la época de las carpetas y los años nefastos de las unidades de Inteligencia en la Policía se puede atestiguar los intentos de represión a la Prensa local por los gobiernos.
 
En la novela de Orwell, el dictador del Estado totalitario ficcional de Oceanía y su partido en el poder controlaba por completo a los ciudadanos mediante un sistema de vigilancia por pantallas con la frase ‘Big brother is watching you’. Cada día nos acercamos más a esa realidad.
 
Esta columna fue publicada en El Vocero el 12 de junio de 2013 - http://www.vocero.com/big-brother-is-watching/

No comments:

Post a Comment