Pages

Tuesday, August 9, 2011

Imagen en deterioro de Barack Obama


No importa su indiscutible dominio de la oratoria, de que sabe cómo hablar ante las cámaras y dar esa mirada que convence, de su look atractivo, de que domina Twitter y Facebook o de que ha tenido a grandes sectores en la prensa norteamericana enamorada de él por mucho tiempo… la imagen del presidente Barack Obama está en deterioro.

Sus reacciones ante la actual crisis fiscal y la degradación del crédito de los Estados Unidos por primera vez en la historia de esa nación, demuestran que la imagen fabricada en la campaña política se desplomó como las acciones en la bolsa de valores.

La imagen, como cualquier elemento que se puede desarrollar en el campo de las relaciones públicas, se viene abajo si no hay sustancia. Y en eso, los periodistas son expertos en presentar los desplomes ante el público.

Obama se proyectó de manera genial en la campaña como la voz del cambio ante el gobierno nefasto de Bush, y convenció a los electores con su “Yes, we can” ó “Sí, se puede” ganar una elección. Y se pudo.

Ganó gracias al apoyo mediático increíble y la campaña de base que fue revolucionaria. También fue electo en gran medida por su carisma y su habilidad de venderse en una campaña de relaciones públicas impresionante. El problema es que fueron promesas y poca sustancia.

Como suelo preguntarles a mis clientes en relaciones públicas cuando se obstinan en mantener un mismo mensaje sin analizar los cambios… Where’s the beef?” que traduzco libremente a algo así como ¿Dónde está lo importante? ¿Dónde está la acción para ejecutar lo que prometes en su producto o servicio?

La respuesta de Obama a la devaluación que hizo Standard & Poors fue patética. De hecho, debe ser usada como ejemplo en los talleres de preparación para comparecencias públicas o ante la prensa, los llamados “media trainings”, como ejemplo de lo que NO se debe hacer.

En relaciones públicas existe la máxima de que si enfrentas una situación de crisis, debes presentar liderazgo y la actitud de resolver el problema, no usar tu mensaje regular.

Para empezar, la prensa criticó el hecho de que llegó casi una hora tarde a responder ante la noticia de la degradación. Luego, Obama ofreció un mensaje aburrido en el que habló de la reforma contributiva y echó la culpa a otros, en lugar de afrontar responsabilidad y ofrecer respuestas o ideas de cómo se solucionará el problema. Obama no se ha dado cuenta de que los mercados están reaccionando y se oponen a su mensaje, lo que, a la larga, perjudicará aún más a los Estados Unidos y a su economía.

Varios sondeos de opinión pública – como el de Pew y el de Gallup - apuntan a que la imagen se ha ido deteriorando ante la pugna con los republicanos durante el proceso para lograr un acuerdo que elevara el máximo de la deuda federal. Según los sondeos, el público concuerda con la idea de Obama de aumentar los impuestos, pero la percepción pública que se mantiene es que luce como un líder que ha fallado al momento crucial de tomar decisiones. En ese sentido, ha fallado en dirigir, y por ende, en su liderato.

No comments:

Post a Comment