Pages

Sunday, March 12, 2017

¿Por qué es importante la victoria de Dr. Shopper?



Prof. Gilberto Arvelo, "Doctor Shopper" (Foto NotiCel)



La victoria de Dr. Shopper sobre el poderoso empresario y contribuyente político José González Freyre, es bien importante para la libertad de prensa y para ejercicio del periodismo libre, independiente y valiente en Puerto Rico en estos momentos.



Valida que el periodismo sin miedos ni ataduras pero con la verdad de frente, es pertinente y necesario en este momento histórico que vive este pueblo, que enfrenta una Junta de Control Fiscal y cambios trascendentales en su política, economía y vida en general. Ante la presión de un empresario que por cuatro años trató de callarlo y meterle miedo, lo más fácil para el Dr. Shopper era claudicar en la cobertura noticiosa, y entregarse, porque ese es el modus operandi del sistema. Pero en el momento en que el país tiene un hambre por la verdad, y los consumidores están prácticamente indefensos, es importante que se sepa lo que está pasando. Ese es el rol de la prensa.



La crisis económica tiene sumida a gran parte de la prensa del país en una especie de letargo y por eso huye de temas escabrosos, se autocensura, o le da énfasis a lo “light”, porque les aterra perder anunciantes. De hecho, algunos medios se sentían tan amedrentados por el poder, que se negaban a cubrir ese caso por miedo a demandas o a perder anuncios de las marcas de la empresa de González Freyre, Pan American Grain. Sus marcas incluyen Arroz Rico, Arroz Valencia, Café Mami, Café del Patio, la bebida Gasolina entre  otras.



En ese sentido, esa victoria de un periodista-ciudadano, quien desde un medio digital “DoctorShopper.com” y su programa “Hablando en Plata” que se transmite en emisoras de radio regionales[1], no se amilanó ante un poderoso, lleva el mensaje de que el periodismo sin miedo está vivo. 


Demuestra además que ese periodismo libre de ataduras se está dando desde frentes, digitales y regionales, que no siempre son los medios corporativos de San Juan. Por eso la victoria hay que celebrarla.



También lleva el mensaje a publicistas, a relacionistas profesionales, asesores de prensa y a tantos agentes de propaganda que abundan en el mercado de que no toda la prensa se puede persuadir como dicen algunos o comprar como dicen otros, mediante pauta publicitaria. Hay periodistas que no se venden en todos los medios, aún en los más pequeños en independientes.



Hace dos días el Tribunal de Primera Instancia de San Juan desestimó mediante sentencia sumaria una demanda de difamación que González Freyre, a través de su empresa Pan American Grain, radicó contra el profesor Gilberto Arvelo, mejor conocido como Dr. Shopper. González Freyre radicó la demanda en el 2013 luego de que Dr. Shopper publicó una serie de artículos  sobre prevenir los riesgos a la salud causados por el arroz cultivado con plomo e importado desde China.





Luego, en el periódico digital NotiCel, se hizo un análisis completo de la decisión de la jueza María Cabrera Torres en el artículo bajo el título de Pan American Grain actuó "temerariamente" al demandar a Doctor Shoper (documento)”. En el mismo explica que el tribunal ordenó a Pan American Grain  a pagarle $7,500 a favor del matrimonio Arvelo-Forteza.



¿Por qué es importante?




Todo periodista tiene que celebrar esta determinación judicial, especialmente en esta época, cuando rara vez los medios y reporteros se atreven ir de frente contra el poder.



Mucha de la jurisprudencia en materia de libertad de prensa que tiene Puerto Rico se debe a que medios como El Nuevo Día, El Vocero, Telemundo o Wapa, por años defendieron a sus reporteros de ataques inmisericordes de gobiernos y empresas que solían demandar para detener coberturas investigativas. Con el pasar del tiempo, y ante la crisis fiscal que viven en los medios, cada vez son menos los casos legales que se llevan. De hecho, muchos medios optan por dejar de cubrir noticias si son controversiales o se autocensuran para evitar controversias.



Por esa autocensura en este país es que prácticamente no vemos noticias de fraudes bancarios o de esquemas para timar a consumidores, o de sectores empresariales que se unen para subir preciosos de productos y servicios aunque claramente eso constituye una violación de ley. La prensa no lo hace porque quieren evitar polémicas con los pocos anunciantes que quedan. Por eso es que también los cierres de bancos, por ejemplo, y el rol de las casas de corretaje en la actual crisis fiscal son prácticamente tabú en los medios corporativos.



Lo mismo sucede con el acceso a documentos públicos e información oficial.  Lo último importante que incoó la prensa corporativa fue el caso entre El Nuevo Día y la administración del ex gobernador Pedro Rosselló en los años 90, que resultó oneroso para ambas partes y terminó en unos acuerdos comerciales por encima del tema de la libertad de prensa. Desde entonces, los medios corporativos pasaban con ficha potenciales demandas.



La defensa de la libertad de prensa, entonces, ha recaído en los individuos y los medios pequeños, que valientemente  defienden el principio democrático de que el ciudadano tiene derecho a saber lo que las autoridades y las empresas pretenden ocultar.



El caso más reciente fue en el 2014 – y que aplaudimos en este blog. Ocurrió cuando el medio cibernético de economía Sin Comillas, de la periodista Luis García Pelatti, y la Asociación de Periodistas de Puerto Rico (ASSPRO) bajo la presidencia del periodista Rafael Lenín López, demandaron al gobierno de Alejandro García Padilla por  negarse a entregar documentos de transacciones financieras del gobierno. Sin Comillas pedía acceso al informe público rendido por la firma KPMG sobre la reforma contribuyente y la ASSPRO pedía la información generada en el proceso investigativo de la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras a la institución financiera UBS y todos los documentos anejos que sustentan su contenido por entender, en ambos casos, que se trata de documentos públicos y de un alto interés.



Más allá de este caso y otros esfuerzos realizados exitosamente por el Centro de Periodismo Investigativo para tener acceso a documentos públicos, es poco lo que se defiende en la prensa. El CPI demandó al gobierno por falta de transparencia en la identidad de las compañías de fondos de cobertura que adquirieron bonos del gobierno en la emisión de marzo de 2014. Ganaron la demanda en el 2016.



La realidad es que tanto gobiernos como empresas poderosas suelen recurrir a prácticas para amedrentar a la prensa. Eso no es nuevo ni exclusivo a Puerto Rico. El problema de este tipo de intentos de intimidación, especialmente de las empresas,  es que se confabulan y se convierten en una especie de “bully” corporativo contra la prensa. Los amenazan mediante la radicación de casos legales que suelen ser largos y costosos. Esto, a su vez, produce un efecto de inhibición en la prensa o un “chilling effect”.



En el 2016 los periodistas Subir Ghosh y Paranjoy Guha Thakurta publicaron el libro “Sue the Messenger” sobre cómo ha aumentado esta práctica de “bullies” corporativos contra periodistas independientes, en todo el mundo, especialmente en su país natal, la India. La prensa independiente entonces tiene que enfrentar el hostigamiento legal, con todos los costos que eso conlleva, sin claudicar en su misión de informar. El que se rinde, entonces, no cumple con su trabajo periodístico.



En el caso de Dr. Shopper tenía el elemento adicional de que González Freyre es protegido de amplios sectores de la prensa porque les pauta anuncios.  Hace poco le aplaudieron su campaña de “salvemos el café” que en realidad era para promover sus marcas sobre competidores, y más recientemente, lo cubren porque es la persona que desarrolló el proyecto de la estatua de Cristóbal Colón en Arecibo.


José González Freyre en la estatua de Colón (Foto El Nuevo Día)


En toda la cobertura sobre la estatua,  lo que se resalta es la inversión que ha hecho el empresario y que es exitoso.  Sin embargo, en ninguno de los artículos y reportajes recientes sobre la estatua, se menciona que  González Freyre fue convicto a nivel federal por mentirles a agentes del FBI y de Rentas Internas durante la pesquisa sobre las contribuciones políticas supuestamente ilegales que se hicieron a las pasadas campañas del ex gobernador Aníbal Acevedo Vilá.



Es por esto que la victoria de este medio digital, debe ser analizada porque para que exista una verdadera democracia, tiene que haber libertad. Es un binomio indisoluble.



Como establece la Declaración de Chapultepec de la Sociedad Interamericana de Prensa desde el 1994, en los artículos 2 y 10: “Toda persona tiene el derecho a buscar y recibir información, expresar opiniones y divulgarlas libremente. Nadie puede restringir o negar estos derechos’, y
Ningún medio de comunicación o periodista debe ser sancionado por difundir la verdad o formular críticas o denuncias contra el poder”.



Prensa libre es sinónimo de libre expresión. La prensa tiene que ser libre, independiente y responsable.








[1] El programa “Hablando en Plata” del Dr. Shopper se transmite por las emisoras de radio regionales: WUPR 1350 AM Utuado, WWXS 610 AM Patillas, WKUM Cumbre 1470 AM Orocovis, WMDD 1480 AM Fajardo-San Juan, WALO 1240 AM Humacao-Caguas, 1200 AM Lares, WMIA 1070 AM Arecibo y Super Q 98.1 FM en Isabela.

1 comment:

  1. Sandra, esta semana entrevisté a Gilberto Arvelo, Dr Shopper, y le comente que nuevamente David vence a Goliat, en la desestimacion de la demanda incoada por González Freire, contra el y la libertad de expresión y de prensa.

    ReplyDelete