Pages

Thursday, July 5, 2012

HP = Hablando en público


La oficial de prensa de la Autoridad de los Puertos, Blanca Sáez, tiene razón. El “HP” le aplica a la gente en el PPD y en la UTIER. Pero se le olvidó decir que también los del PNP son HP. Y los del PIP. Los del MUS. Los del PPR y los del PPT. Al igual que la gente en los partidos políticos o en los sindicatos, los miembros de la prensa, de las iglesias y grupos cívicos, los profesores, economistas y comunicadores también lo son. Ella, yo, y todos los que estamos en Internet somos HP. Todos hablamos en público.

Pudiéramos decir también que todos somos “Hermanos Puertorriqueños”, como dicen algunos candidatos políticos, o en la connotación más conocida, a algunos quizás nos consideran unos “hijuelas” por sencillamente expresar lo que uno siente por dentro, sin contemplaciones ni miramientos. Sin tapujos. Simple y llanamente, por hablar desde los más recónditos lugares del corazón o del odio. O quizás del miedo.

La realidad es que quien dice lo que siente sin hipocresías se muestra tal cual es. Muestra el lado más diáfano de su ser en sus expresiones, especialmente si son arrebatos que salen de un momento de tristeza, pasión o coraje.

Se respeta a todo aquel que dice la verdad, de frente. El problema es cuando se habla siendo portavoz de una empresa o entidad. Todo lo que uno diga o exprese, aún en temas personales, sirve de reflejo de su proyección profesional.  Y la cosa se agrava si se trata de un funcionario público que recibe su salario del dinero que todos pagamos en contribuciones. Ahí está el más grave error en las expresiones públicas que hizo ayer Sáez en la Internet y hasta en programas de televisión.

Error #1:

En un arrebato de cólera por sentirse arrinconada tras la censura  a su esposo, el ahora ex vicepresidente o miembro de la Junta de Gobierno de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Jerome Garffer, Sáez insultó a todos los miembros del Partido Popular Democrático y de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego. Fue incluso más colorida al ordenar que se pongan a la AEE de enema, aunque no de café.

“Somos libres de los HP del PPD y de la UTIER. Ahora métanse la AEE de supositorio a ver si les ayuda en su estreñimiento mental, moral y humano. Bendiciones a ustedes. Nosotros seguiremos felices como hasta hoy”, dijo Sáez en su página de Facebook.

Luego antes las cámaras del programa SuperXclusivo, Sáez reafirmó sus expresiones con una actitud de impunidad que sólo la tiene quien se cree que no tiene que rendir cuentas.

Error #2:

Ahí está su segundo problema. Tiene que rendirlas, o por lo menos, eso parece. Al ser funcionaria pública, ella debe ser cuidadosa con lo que expresa. De hecho, así lo manifestó la directora de la Oficina de Ética Gubernamental, Zulma Rosario, quien dijo que podrían investigar sus expresiones si se radica querella.

“Tenemos que ser muy cuidadosos con las cosas que decimos, sea a través de los medios sociales, sea de alguna otra forma. Nuestras expresiones siempre van a tener un impacto, no solamente en nuestro carácter como ciudadanos, sino también como servidores públicos”, indicó Rosario.

Error #3:

El otro error, y que aplica a todo el mundo, es que no se puede olvidar que las redes sociales equivalen a estar en una plaza pública. La comunicación es directa, rápida e inmediata. El que no entienda esa realidad, no vive en este siglo.

Irónicamente, no es el primer caso. Este mismo año en este blog En Blanco y Negro con Sandra hemos reseñado varios errores de otros funcionarios públicos o políticos con el uso de la Internet y las redes sociales. http://enblancoynegromedia.blogspot.com/2012/05/es-importante-entender-las-redes.html.

Algunas veces por indiscreciones, como en el caso del ex senador Roberto Arango y sus fotos ; otras veces por discusiones como la que tuvieron en Twitter la ex presidenta de la Cámara de Representantes, ex jueza del Apelativo, Zaida “Cucusa” Herández con el candidato a Comisionado Residente del PPD, Rafael Cox Alomar; o incluso, como los ataques que lanzó alguien del grupo de Internet del PIP al periodista de El Nuevo Día, Benjamín Torres Gotay. En los últimos dos casos, las partes pidieron excusas públicas. Arango nunca ha dado una explicación completa o creíble del por qué colgó sus fotos.

Error #4

Sáez dijo ante la televisión que hizo unas expresiones en su cuenta privada de Facebook, la cual no es pública. Eso demuestra dos cosas: o no dice la verdad ya que todo lo que se pone en la red es público,  o desconoce la operación de las redes sociales, lo que podría hacer cuestionar su experiencia como consultora en comunicaciones u oficial de prensa.

Según la Ley de 204 del 2008 que establece la Junta Reglamentadora de Relacionistas, un oficial de prensa o asesor o el título que ostente el relacionista, debe ser capaz de poder prestar servicios de asesoría y consultoría. Un asesor debe saber que lo privado no es tan privado en los medios sociales.

Mucho de lo que sale en los medios sociales es reciclado, o republicado, especialmente aquellas cosas que no se deben decir, porque son las que más le interesan a la gente. Aún si se trata de mensajes privados, éstos quedan grabados y cualquier “hacker” los puede hacer públicos. Hay cosas que nunca se deben decir en la red. Nunca.

Error #5

Y lo otro, es que si algunas de las críticas a su esposo trascendieron precisamente por la comunicación “online”, Sáez, como comunicadora, debió haber tenido más cuidado al hablar.

Se difundieron correos electrónicos en los que su esposo Garffer alegadamente trató de influenciar para beneficiar a un grupo médico con contratos en la AEE. En otro correo electrónico, también se le imputaba a Garffer solicitar al ex director de la AEE, Otoniel Cruz, información sobre el viaje a Dubai del ahora candidato popular a la gobernación, Alejandro García Padilla, pagado con fondos de la corporación pública cuando él estaba en la secretaría de Asuntos del Consumidor bajo la gobernación de Aníbal Acevedo Vilá.

Garffer renunció tras varios días de cuestionamientos sobre su integridad personal y profesional, cuando se divulgó que tuvo un caso de violencia doméstica que no incluyó en el formulario sometió para su nombramiento a la Junta de la AEE y violaciones a la Ley de Tránsito por las que estaba a punto de que le suspendieran su licencia de conducir.

En otras palabras, hay que tener cuidado con lo que se dice, porque todo es público. En esencia, todos somos HP.

1 comment:

  1. Estos análisis son estupendos para todos los profesionales en las comunicaciones. Sobre todo para los que están en formación acedémica que 'dominan' el uso técnico de las redes sociales pero quieren usarlas eficientemente en su profesión. (claro, también para quienes estamos en continua formación) Gracias por documentar y analizar!

    ReplyDelete