Pages

Tuesday, July 31, 2012

Día Nacional del Periodista 2012: con más retos que nunca


Hoy, que se celebra el Día Nacional del Periodista, este noble oficio enfrenta una de las épocas más retantes en la historia de Puerto Rico.

La polarización política e ideológica entre las empresas mediáticas, el crecimiento vertiginoso de la Internet que trae más competencia, las reducciones en plantillas de periódicos y telediarios, la falta de apoyo a las nuevas propuestas empresariales de periodistas del patio, la eliminación de reporteros de radio para sustituirlos por comentaristas, y la falta de empleo, son sólo algunos de los muchos retos que encuentra a diario el periodista puertorriqueño.

Y como si eso fuera poco, los periodistas se enfrentan cada vez más a retos oficialistas que, gobierno tras gobierno, administración tras administración, tratan de limitar accesos para coartar el ejercicio del periodismo y por ende, el derecho del pueblo a estar informado. Antes fue la Ley de la Mordaza, o los golpes de macanas a periodistas, o las más de 40 medidas legislativas que en un año se radicaron para afectar el ejercicio periodístico en los años 90 y que combatimos con éxito desde el Overseas Press Club y la Asociación de Periodistas de Puerto Rico (ASPPRO) ante la Legislatura y los Tribunales.

Hoy se trata del nuevo Código Penal, que con el pretexto de proteger a periodistas en actividades públicas, en realidad le dan carta blanca a que las autoridades a impedir la libertad de prensa.  En su artículo 243 el Código Penal dispone que: “(i)incurrirá en delito menos grave toda persona que ilegalmente y sin propósito legítimo alguno, durante la celebración de actos oficiales, obstruya intencionalmente la transmisión de cualquier medio de comunicación, o la toma de imágenes fotográficas, digitales o de video”.

Este artículo permite, por ejemplo, que ujieres en las gradas del Capitolio impidan a fotoperiodistas realizar su labor, como pasó el viernes pasado en un operativo federal en Plaza Guaynabo en el que miembros de la Policía Municipal atacaron y hasta arrestaron a fotoperiodistas que cubrían las incidencias. O como pasó en la huelga de la UPR en el 2011 o durante el cierre del hemiciclo en el Senado en el 2010.

El problema con esta legislación, y como muchas otras que se disfrazan como protecciones cuando verdaderamente son límites, es que no se trata de que afecten al periodista o al medio noticioso. Afectan al país, al público, que no estuvo en el lugar de los hechos, pero tiene el derecho a recibir la información.

Por eso es que hay que defender el derecho a la libertad de prensa y defender a los periodistas. No porque sean artistas como muchos se lo creen, por que sean del periódico que leo o de mi telediario favorito. No.

El periodista o el informador es la persona que me representa como pueblo ante los hechos, y que se supone que sea el que me diga lo bueno o lo malo que hacen los políticos, las universidades, las empresas, las iglesias o cualquier institución.

El trabajo del periodista, más que un oficio que sirve para descubrir e investigar temas de interés público, contrastarlos, sintetizarlos, jerarquizarlos y publicarlos, se basa en unos principios éticos. El principal y más importante, es el respeto por la verdad y la dignidad del otro. Tiene que tener rigor en la búsqueda de la información para que sea veraz y verificable.

Un periodista que logra conseguir información veraz y relevante que logra verificarla en tan poco tiempo es una amenaza para los que mienten, roban o hacen cosas ilícitas.

Por eso es que tanta gente ataca a la prensa o inventan leyes para limitar sus derechos: por miedo a que la prensa descubra lo que hacen mal.

Y por más que se critique a la prensa, la inmensa mayoría logra hacer esa función de informar con brevedad y precisión, a pesar de tantos retos que tiene la clase periodística en Puerto Rico.  Por eso precisamente es que hay que defender al periodista y el periodismo.

En fechas como la de hoy, en las que se celebra el Día Nacional del Periodista, hay que unir fuerzas para defender al gremio por encima de líneas editoriales, intereses económicos o ideológicos de las empresas mediáticas y de las presiones del poder, sea el Estado o cualquier otro sector.

¿Por qué se celebra el Día Nacional del Periodista? Se celebra para recodarle al país la importancia de defender a los que informan al público. Se celebra para que los periodistas reafirmen su compromiso con buscar la verdad y mantener informado al país. Sirve para recordar que los periodistas tienen que ser la voz, los ojos y los oídos de los que no los tienen, que deben dar a conocer las cosas tal y como acontecen en el país, especialmente ante los intentos de gobiernos o empresas de ocultar la información.

Esta fecha, que da inicio formal a la Semana de la Prensa, se conmemora oficialmente desde el 1992 cuando fue aprobada de manera tripartita y unánime en la Legislatura gracias al empuje de periodistas comprometidos con el oficio, miembros de la ASPPRO. Todos los años el Día del Periodista coincide o se celebra en la semana en que se conmemora el natalicio del periodista César Andreu Iglesias, quien fue escritor, político, fundador de varios periódicos incluyendo a Claridad y organizador del gremio periodístico, entre otras facetas.

Como parte de la tradición, los miembros de la junta directores de la ASPPRO, otros integrantes de la organización y periodistas que no pertenecen a ningún gremio, suelen acudir en el Día del Periodista a presentar una ofrenda floral ante el Panteón de los Periodistas en el Cementerio de Isla Verde, ante el nicho de Andreu Iglesias. Este acto simbólico lo que representa es un tributo a los periodistas comprometidos con la verdad, con la posibilidad de crear un mejor periodismo y un mejor país.

El buen periodista, como dijo el colombiano Javier Darío Restrepo, es un apasionado de la verdad. Y como dijo una de mis reporteras favoritas, Christiane Amanpour “I believe that good journalism...can make our world a better place”.

No comments:

Post a Comment