Pages

Tuesday, November 7, 2017

Trick or treat: ¨No te escondas que te ví¨

¨Puerto Rico se levanta¨ ya molesta.


(Esta columna fue publicada en NotiCel el miércoles, 25 de octubre de 2017 http://www.noticel.com/opiniones/blogs/en-blanco-y-negro-con-sandra/trick-or-treat-no-te-escondas-que-te-v/644499382 )


Halloween es la semana que viene, pero el huracán María hace rato que lo adelantó. En Puerto Rico seguimos viendo monstruos en todas partas. Hay escenas de terror con pueblos destruidos, y abundan los disfraces y los fantasmas. Como dice la canción de esta fecha la gente quiere "chavos y no maní" porque lo necesitan para reconstruir sus vidas, y perciben que las ayudas no llegan. En el fondo es como si le respondieran al gobierno ¨no te escondas que ya te ví¨. Con cada día que pasa el pueblo sabe la que hay. El miedo que sentían los puertorriqueños los primeros días después del huracán se ha ido transformando en coraje y rabia porque saben que no se dice la verdad.
Persiste la percepción de que el gobierno, los federales y hasta FEMA están ¨truqueando¨ con todo. Trucos con las ayudas, trucos con lo que viene por el correo y se lo roban, trucos en los precios de alimentos y gasolina, y más que nada, truco con lo que dicen y con lo que de verdad hacen. Trucos con los mensajes. Es el doble discurso, son las medias verdades. Los embustes que sólo ellos mismos se los creen.
¿Cómo van a decir que Puerto Rico se levanta si la inmensa mayoría de la gente no tiene luz, agua y sigue incomunicado? ¿Por qué insisten en ese discurso de falso optimismo cuando aquí hay cientos de personas están pasando hambre? Sí, hambre. Esa es una verdad irrefutable.
Ya el slogan ese de ¨Puerto Rico se levanta¨ molesta a muchos porque no se justifica que con tanta necesidad, se gasten miles en anuncios de imagen y no de información. No estamos en campaña política ni en año de elecciones. Estamos ante una hecatombe para miles de ciudadanos que lo han perdido todo, y que día tras día, se enfrentan a gente disfrazada que se niega a hablar con claridad.
¿Un ejemplo? El tema de los muertos. El infame día que vino el presidente Donald Trump el número oficial de muertes a causa del huracán era de 16, pero no hizo más que despegar en su Air Force One que rápido el gobernador Ricardo Rosselló dijo en rueda de prensa que la cifra era de de 34. Ayer dijeron que subió a 51, pero en la prensa americana como el diario USA Today, alega que la cifra real puede ser de más de 400. (Ver USA Today: https://www.usatoday.com/story/news/world/2017/10/18/real-death-toll-puerto-rico-probably-450-much-higher-than-official-count/774918001/ )
¿Otro ejemplo de cómo se perciben trucos? Cuando el Gobernador dijo que para el 15 de diciembre el 95% del país tendrá electricidad, pero al día siguiente de sus expresiones, el portavoz del Cuerpo de Ingenieros dijo que eso será posible en mayo de 2018. Y mientras tanto, no explican la contratación de Whitefish, una empresa que no tenía empleados pero estaba vinculada a los republicanos. Se niegan a explicar quién cabildeó y logró ese contrato habiendo empresas con mas pericia y recursos en Estados Unidos y en otros países que ofrecieron ayuda a Puerto Rico. ¿Habrá encubrimiento? Esa es la pregunta.
Es comprensible que Rosselló y a su gobierno quieran mostrar que hay que ser positivos para salir de esta crisis que dejó el huracán. Después de todo, el líder no puede mostrarse débil ni negativo todo el tiempo. El problema es que se tiene que hablar con la verdad porque se empieza a percibir algo de crueldad en el libreto optimista.  El mensaje ese de que en el gobierno todo está bajo control tiene el efecto de que tanto el propio gobernador como su administración pierden credibilidad porque la gente sabe que no es cierto.
¿Doble mensaje? Cuando el Secretario del DACO dice que investigará comercios, pero los dejan por la libre y el consumidor entiende que así les permiten que cobren hasta $16 por una caja de agua. La Epidemióloga de Estado dice que no hay epidemia de leptospirosis, pero al otro día, salen varios funcionarios a decir que siguen en aumento los casos sospechosos de posible contacto.
¿Fantasmas? La mayoría de los jefes de agencia. Los tienen callados y sus expresiones medidas, controladas desde Fortaleza. Los asesores tienen que pedir "clearance" para determinar si el periodista que pide entrevistarlos es "bueno o malo". Es decir, si el periodista hará preguntas reales o se conforma con el comunicado de prensa digerido, que entregan en las conferencias. Si es de los primeros, les niegan el acceso. Por eso es que aún en medio de esta situación, casi no se escuchan ni el Secretario de Salud, ni la Secretaria de la Familia, y desaparecieron del mapa a otros como a la Superintendente o al Jefe de Manejo de Emergencias.  Los portavoces son en su mayoría abogados que solo dan informes de datos generales, pero no pueden explicar temas en detalle porque no entienden o dominan el tema.
Son obvios esos disfraces de los funcionarios del gobierno. Es más, con dar una vuelta por el Centro de Operaciones Especial (COE) del Gobierno en el Centro de Convenciones se ve todo un desfile, desde G.I. Joes hasta monstruos, vampiros, superhéroes y hasta Teletubbies. Todos se esconden bajo la impostura de decir cosas que en realidad son propaganda, un show para las gradas.

Pero los más peligrosos de todos son los medios de comunicación. Esos pueden también llegar a ser verdaderos monstruos porque muchos se prestan para el juego de la propaganda y de desinformar.

Hay unas honrosas excepciones que están investigando, reportan la verdad y hacen las preguntas necesarias, pero el gobierno los bloquea. Otros, que son buenos periodistas, sencillamente no están en las conferencias de prensa del Gobernador.
Por eso abundan los que compran el libreto y se conforman con el comunicado que les dan. También están - porque los he visto y señalado de frente - los que se prestan para hacer las preguntas que el jefe de agencia o el director de prensa de un politico les dijo que hicieran. Esos son los mismos que aprovechan el aire acondicionado y el Internet del COE para trabajar y rápido cogen el ¨tickecito¨ de almuerzo caliente que cachetean de fondos públicos allí. Vergüenza debería darles mientras hay gente sin techos, sin casa y hasta con hambre en muchas partes del país. Eso no es periodismo. Eso es un asco. Hay que salir del COE para que vean la realidad que vive el país. Sólo así pueden regresar al mismo COE a hacer las preguntas importantes.  
Por otro lado están los federales, los militares y FEMA. ¿Po qué no los fiscalizan adecuadamente? ¿Será porque la mayor parte de los periodistas no saben hablar inglés y tienen miedo de cometer un error? Miedo les debería dar a ellos porque se les tiene que obligar a contestar. Somos ciudadanos americanos y su presencia en Puerto Rico, nos guste o no, no es un favor. Es un deber.
Por eso es que se ve más periodismo y mas fiscalización en la prensa americana que en la de aquí. Algunos en el gobierno ya intentan manipular a esa prensa estadounidense. Se ve, por ejemplo, en el trato y accesos que le dan a figuras como David Begnaud versus lo que no le quieren contestar a los periodistas de aquí que reportan desde la calle, no desde el COE. Todo eso el pueblo lo ve y lo aquilata.

Es por todas estas razones y otras que la credibilidad en el gobierno y en gran parte de la prensa local, sigue escapándose con rapidez. Del miedo al huracán y el shock por la destrucción que dejó, pasamos todos a la tristeza por lo que perdimos. Eso sigue provocando que muchos traten de salir del país, pero poco a poco, caemos en la etapa del coraje. La gente se molesta porque entiende que no les están diciendo la verdad. Hay truco en lo que se comunica y en lo que se hace.

La comunicación tiene que ser veraz, no puede tener elementos de mentira que actúen como el ruido que interrumpe el sonido. Para que el pueblo que recibe el mensaje del gobierno crea en lo que se dice, no puede haber barreras en esa comunicación.
No se puede comunicar únicamente para la televisión - como hacen algunos politicos tales como la Alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, que prefiere solo conceder entrevistas a los reporteros de ese medio o a la prensa americana, mientras la inmensa mayoría de la gente no tiene ni electricidad ni cable para ver los telediarios.
Tampoco se puede comunicar el libreto de cifras general cuando hay detalles que no se contestan como el hecho de que todavía hay sectores en el país con gente sufriendo, que a más de un mes del huracán, no los han visitado.
No se puede hablar de que ¨Puerto Rico se levanta¨ si no explican cuántos empleos se han perdido, ni qué están haciendo para mover la economía, evitar que más industrias muevan sus operaciones de aquí o qué va a pasar con los millones que sigue gastando la Junta de Control Fiscal.

El proceso informativo y el discursivo deben ser cónsonos con la realidad que vive la gente. No pueden ser espejismos y fantasías. Eso es propaganda. Hay demasiadas preguntas sin responder que merecen que se contesten.

Esto no es un juego de niños ni estamos ¨tricoteando¨  como si fuera Halloween. Esto es de vida o muerte para Puerto Rico.  La gente sabe la que hay. ¨No te escondas, que ya te ví¨.





No comments:

Post a Comment