Pages

Friday, July 29, 2011

“Maripily es noticia”: así opinan los periodistas


(Nota: Este artículo fue publicado en 80 Grados.net el 29 de julio de 2011)

A propósito de la celebración de la Semana de la Prensa se me ocurre tratar uno de los temas que con mayor insistencia acapara las primeras planas de periódicos, se hace noticia del momento en foros cibernéticos y domina los ratings en televisión y radio este año: Maripily.

¿Es o no noticia? ¿Por qué cada cosa que hace esta modelo-“divorcee”-empresaria-madre-reina de las cirugías estéticas-presentadora de TV- ex de Alomar, es noticia? ¿Por qué despierta la atención y el interés de todos?

Las escuelas de periodismo enseñan que noticia es todo aquello – sea un suceso, una acción o una persona – que sea relevante, pertinente, que arrastre el interés público generalizado. Añado que es algo que debe tener resonancia y que mueva al lector-radioescucha-televidente-cibernauta a tomar una postura, una opinión o una acción. La noticia, además, tiene que ser oportuna, fresca, interesante, que llame la atención. Pero, ante la crisis económica que viven los medios de comunicación a nivel global, como negocios que son, sin duda alguna tienen que recurrir a promover cosas-eventos-personas que se conviertan en noticia. Por eso, entiendo, es el énfasis que le dan a las noticias más “fáciles” de cubrir porque no requieren tiempo para investigar, tales como las cirugías plásticas para aumento, reducción y reconstrucción de senos que se ha hecho Maripily, o, a nivel global, los chismes de drogas de las Lindsey Lohan o la Paris Hilton.

Hace unos diez años, precisamente para una Semana de la Prensa, en una columna que publiqué criticaba lo que en ese momento señalé como “la espectacularización” de la noticia. Criticaba entonces el énfasis a los chismes y al sexo, en lugar de fiscalizar las agencias públicas o los servicios del gobierno, por ejemplo.

Me llamaba la atención el dato que hallé de que las revistas, periódicos y noticieros de televisión en los Estados Unidos están saturados de chismes sobre ricos y famosos, según el American Journalism Review. Como ejemplo, señalaban en un estudio que hizo esa publicación que los problemas legales de la reina de las manualidades y del hogar, Martha Stewart, tuvieron cinco veces más cobertura en la prensa que el genocido en Dafur. O que los primeros días después de la muerte de Anna Nicole Smith consumieron cerca del 50% del “airtime” disponible en los noticiarios de cable TV, lo que superaba la cobertura regular que éstos daban en ese momento al SuperBowl o a la Guerra en Irak.

De ese entonces al presente, la situación ha empeorado. Y es menester aceptar que la tendencia al sensacionalismo que siempre existió desde el inicio del periodismo, es hoy la prioridad de muchos medios en todo el mundo.

Por eso, volviendo a lo local, a nuestra Maripily, me daba curiosidad el porqué de tanta fascinación con ella. A los que la conocemos desde hace años, sabemos que ella es una mujer muy amable, conversadora y encantadora…. Pero de ahí a robarle las portadas a otros temas, hay un largo trecho. ¿Cómo es que esta mujer tiene más cobertura que artistas locales que son talentosos pero casi nunca aparecen en la prensa diaria? ¿Qué logro ha tenido esta mujer que merezca la cobertura constante de la prensa? ¿Qué ha hecho ella por Puerto Rico para desatar tanta pasión e interés?

Ante eso, me di a la tarea de hacer un sondeo. Sólo que en esta ocasión los sondeados fueron periodistas de los más serios, destacados y profesionales que hay en Puerto Rico. El sondeo, que se hizo a través de Facebook, incluye periodistas de radio, televisión, tres de los diarios nacionales e Internet. Se hicieron cinco preguntas:

1. ¿Crees que Maripily es noticia?
2. ¿Por qué crees que en los medios le dan tanto interés a lo que acontece en torno a su vida?
3. ¿Qué opinas, aporta Maripily a la sociedad puertorriqueña?
4. ¿Recuerdas otra personalidad que haya tenido tanta exposición mediática como Maripily?
5. ¿Qué piensas, ocurriría con el medio que opte por descartar o ignorar a Maripily como sujeto de las noticias?

Los diez periodistas contestaron todas las preguntas. Sin embargo, sólo dos accedieron a que sus nombres fueran publicados debido a que, dado el ambiente laboral en sus respectivos medios, cualquier expresión que hagan públicamente podría afectarlos en sus trabajos, incluyendo la posibilidad de ser sancionados o hasta perder sus empleos. Por esa razón sus nombres no se mencionan.

Opinan los periodistas

Todos opinaron que sí, Maripily es noticia. Las razones para serlo o el por qué los editores y directores medios la consideran importante, así como el tiempo o espacio que le dedican, fue ampliamente comentado.

“Sí, ella es noticia porque es el objeto del interés de mucha gente. Si es genuino o beneficioso o importante ese interés es otro tema que podemos estar discutiendo eternamente. Pero no hay duda de que lo que pasa en su vida es importante para mucha gente y en esa medida, es noticia, nos guste o no”, opinó el periodista y escritor Benjamín Torres Gotay.

“Los medios le dan interés porque saben que a su audiencia le interesa. Podríamos entrar aquí en el viejo debate de qué vino primero, si el huevo o la gallina. ¿A la gente le interesa Maripily porque los medios la cubren o los medios la cubren porque a la gente le interesa?…, pero, otra vez, no terminaríamos”, agregó Torres Gotay.

A juicio de una veterana periodista y profesora de periodismo, que pidió que se reservara su nombre, es el morbo lo que hace a la prensa publicar este tipo de noticias: “Hay algo morboso, vicario, voyerismo, vivir sus tragedias desde el palco. A la gente le interesa la otra gente, no importa lo que hagan. Y si la historia tiene elementos de sensacionalismo, sexo y morbo, es una bomba que explota a favor de los medios”.

“No sé si el asunto es si ella es noticia, o sí se ha convertido en noticia todo lo que hace, la ropa que pone, la que se quita, los maridos, los ex maridos, su vida, en fin. Si se hubiera mantenido vendiendo panties y mahones en Guaynabo, quizás no tendría tanta exposición, pero ella ha sabido sacarle dinero a su vida haciéndola pública”, agregó la periodista y profesora.

La cofundadora de NotiCel y ex presidenta del Overseas Press Club, Omaya Sosa Pascual, opinó que la mayoría de las veces Maripily no cumple con los criterios de lo que debe ser noticia pero que los medios la convierten en tal “frecuentemente de manera forzada”.

A la pregunta, ¿por qué crees que en los medios le dan tanto interés a lo que acontece en torno a su vida?, Sosa Pascual contestó: “Porque el sexo vende y ella se presta para eso, y por no meterle mano a temas que podrían ser igual de llamativos para la circulación, el tráfico, y los ratings pero que da más trabajo conseguir y pueden tener un costo mayor en términos de consecuencias”.

En esto coincidió otra destacada reportera de El Nuevo Día, quien también solicito que su nombre no se publique, quien señaló que: “Cada vez que Maripily hace algo, tod@s lo leemos y lo comentamos, algunos por el morbo y otros para mofarse de ella y acusarla de algo que definitivamente no es: BRUTA. …En elnuevdodia.com, cada vez que se publica algo, se lee y se comenta. Así sea para decir que no valemos na’, pero pasaron el trabajo de tocar la noticia y comentarla. Y esos numeritos son los que al final del día, semana, mes y año toman nuestros jefes para celebrar que atraemos cuchucientos mil y pico de visitantes únicos”, expresó, en tono jocoso.

¿Qué aporta Maripily a la sociedad puertorriqueña?

A la pregunta de cuál es la aportación específica que hace Maripily a la sociedad puertorriqueña, las respuestas variaron.

“No creo que sea noticia y mucho menos aporta nada a la sociedad. Aunque, corrijo. Sí aporta pero desde un espectro negativo desde mi punto de vista, ya que abona al fetichismo y a la deformación de la mujer como objeto sexual y la exaltación del machismo. Los medios descubrieron que vende por el fenómeno de espectacularización que ha llevado a las empresas mediáticas a primar entretenimiento por encima de la misión de educar e informar. Se observa cada vez de manera más marcada en la prensa escrita, lastimosamente, en páginas que antes se dedicaban a resaltar valores culturales y ahora casi todo es farándula, supongo que cuando los periódicos empezaron a copar ese espacio comenzaron a desplazar a las revistas semanales dedicadas a ese tipo de información sensacionalista”, opinó una editora, quien fue parte de la Junta de Directores de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico.

Del griego “pathos”, las acciones de Maripily demuestran que está enferma ya que ha encontrado como convertir su cuerpo en una máquina de hacer dinero y es una figura “patética” que no tiene un valor de redención pública, a juicio de otra reportera de radio.

“Nada que se pueda desprender de las entrevistas llanas que le hacen más que desmerecer a la mujer puertorriqueña. Posiblemente tiene algo que aportar, como casi todos los seres humanos, pero nadie le ha hecho una entrevista que valga la pena. Al menos yo no la he visto”, sostuvo Sosa Pascual.

Montones de otras personalidades han tenido una cobertura comparable a Maripily por la prensa local. Han sido el objeto del deseo de muchos, o de la curiosidad de otros. Iris Chacón, en su momento, también fue objeto de la prensa, particularmente de las revistas de farándula. Quizás porque la Internet no estaba tan accesible, no tenía una preponderancia noticiosa como en la actualidad la tiene Maripily, a juicio de varios entrevistados.

Yolandita Monje y sus relaciones, Igor González y sus amores e hijos extramaritales, las vedettes o modelos Ivette Cintrón o la Taína, Jenniffer López y las ex reinas de belleza también generaron ratings y portadas. “La lista es interminable. Algunos se encienden y se apagan como una estrella fugaz. Pocos han mostrado una astucia comparable a la de Maripily para mantenerse en los medios”, agregó Torres Gotay.

Otros, como Sosa Pascual, opinan que Maripily aporta entretenimiento barato. “Lo que hace o deja de hacer, se comenta. Como suceda un evento en el país o fuera de él, recibimos un chiste sobre la mujer”, acotó.

Y, ¿qué ocurriría con el medio que opte por descartar o ignorar a Maripily como sujeto de las noticias?, se le preguntó a los periodistas.

“Si sólo un periódico la elimina de sus páginas, sufrirá económicamente. Si todos lo hacen la gente se olvidará de ella”, opinó la editora.

Otro editor sostuvo que: “No creo que ningún medio comercial pueda enajenarse de la cubierta acerca de ella, pero si podría suceder que desapareciera el interés si fuera una acción concertada de todos, lo cual dudo que pase hasta que no aparezca una figura que la sustituya porque el morbo hace que vendan mucho todas las informaciones que salen sobre su vida.

“Al medio que opte por ignorar a Maripily le va a pasar lo que ningún medio comercial quiere o puede permitir que le pase: la gente se va a ir a otro medio que le dé lo que le interesa saber”, indicó Torres Gotay.

Sosa Pascual destacó que en su medio han intentado no darle la preponderancia noticiosa a los escándalos de Maripily. “Solo sacamos algo del divorcio de Alomar, ya que esa controversia sí nos parece noticiosa. Hablamos en un tiempo a ver si desaparecemos por no seguirle los pasos a Maripily”, indicó.

Lo que es cierto que en la figura de Maripily se manifiesta la banalización y la afición a la superficialidad, al chisme, al faranduleo, al fisgoneo que caracteriza a nuestra sociedad.

“Esto, a mi juicio, es el resultado de los graves problemas que tenemos, los cuales nos hacen querer divertirnos y entretenernos mirando lo que le pasa a otros, para no tener que mirar lo que nos pasa a nosotros mismos. Yo, francamente, no creo que esto lo inventaron los medios, sino que lo reflejan y, en algunos momentos, tampoco se puede tapar el cielo con la mano, lo han fomentado. Podemos decir que los medios no deberían hacer esto, aquello o lo otro. Pero esos son juicios valorativos que no toman en cuenta el verdadero rol de la prensa comercial, que es hacer llegarle a la mayor cantidad posible de información al público”, expresó Torres Gotay.

Coinciden varios periodistas al señalar que el medio que ignore lo que a su audiencia le interesa, esté bien o mal, está abocado al fracaso; y si fracasa, no podría dar a conocer las otras cosas importantes que también informan. Lo importante es establecer el balance entre los temas.

“Tampoco podemos entrar en el complejo colonial de que aquí todo es peor que en otros sitos, pues el periodismo sensacionalista, farandulero y de cotilleo abunda en el planeta entero, en algunos sitios a extremos mucho mayores que aquí. El más claro ejemplo lo estamos viendo en estos días con las escandalosas revelaciones sobre los extremos a los que llegaron los diarios sensacionalistas británicos para satisfacer la insaciable hambre por el chisme de los ingleses”, acotó Torres Gotay.

Info-entretenimiento

En casos como el de Maripily resulta evidente ha ido cambiando el concepto tradicional del periodismo y a lo que se le da valor como noticia.

El periodismo contemporáneo local y global, le apuesta ahora al info-entretenimiento, con noticias que tratan acerca de la cultura popular (cine, música, videojuegos…), las curiosidades, el interés humano y la vida de los famosos, entre otros temas.

Como señalan varios de los reporteros sondeados, ante la denuncia de profundos problemas estructurales de corrupción, de crisis económica, de narcotráfico o discrimen, los periodistas buscan en los políticos, en los candidatos electorales, en los funcionarios del gobierno o en los artistas las respuestas rápidas y fáciles, las soluciones radicales y definitivas en ‘soundbytes’ de segundos o en frases que produzcan titulares vendibles.

Ante la dificultad de hacer preguntas sobre el largo plazo, sobre condiciones y escenarios complejos, sobre matices de grises, algunos periodistas y sus medios promueven las declaraciones simplistas y las promesas contundentes. Pero el público, ávido de mejorar en sus condiciones de vida y entrenados por la ficción a buscar “héroes” o “heroínas”, olvidan su realidad y le ponen interés en esas figuras que llenan sus ansias.

“La sociedad actual no quiere que el espejo le devuelva una imagen de sus miserias, de sus problemas, sino que desea una imagen más amable. Se detecta un cambio social porque a mucha gente no le interesa la investigación, al análisis, el contexto…”, sostiene el autor, periodista y profesor titular de Información Audiovisual de la Universidad Complutense de Madrid, Rafael Díaz Arias.

En esto parece coincidir un estudio hecho por la agencia Associated Press que concluyó que la actualización constante, las noticias breves reducidas a titulares, crea como una adicción y al mismo tiempo una parálisis perceptiva y social, porque no conduce a ningún lado y nos cansa, nos produce la sensación de estar sobreinformados.

La novedad, el sensacionalismo, lo impactante y lo llamativo atraen en un principio la atención de la gente, pero inexorablemente, las audiencias se van retirando tan rápido como llegaron, indigestas de trivialización y de espectáculo hueco, decepcionadas por la desproporción de las denuncias o promesas y los nulos resultados de la mismas.

En ese sentido es necesario ofrecer información con mayor contexto y profundidad, y que el público sea más crítico al consumir sus noticias. Y lo que es cierto en todo esto es que los periodistas en Puerto Rico están conscientes de esta situación. Por eso es importante destacar que durante esta Semana de la Prensa, la ASPPRO anunció que las actividades serán dedicadas a discutir la ética periodística en el marco de los desarrollos tecnológicos que han transformado a los medios informativos (www.asppro.org).

Resta ahora que las empresas mediáticas reconozcan la tendencia y la necesidad del público de combinar el info-entretenimiento con otras informaciones de profundidad, y que el público exija calidad en las noticias que recibe.

Por lo pronto, seguiremos informando y hablando de las peripecias de Maripily y de muchos otros….

No comments:

Post a Comment