Pages

Wednesday, March 2, 2016

Una prensa hipnotizada por Trump.... Antes Trump era bueno, y le reían las gracias, pero ahora.....


 
Donald Trump. (Foto de politicalmurder.com)

(NOTA: Este ensayo fue publicado en NotiCel el 2 de marzo de 2016. Su título original fue "Una prensa hipnotizada por Trump" pero en la edición de NotiCel fue titulado "Antes Trump era bueno y le reían las gracias, pero ahora...." http://www.noticel.com/blog/187227/antes-trump-era-bueno-y-le-reian-las-gracias-pero-ahora.html _)



Allá y acá Donald Trump tiene a la prensa hipnotizada, ese estado alterado de la conciencia en el que la gente cae en trance, casi como un zombi. No estaban dormidos totalmente porque estaban en un estado focalizado donde no perdían la conciencia, pero la adaptaban por conveniencia.



En los Estados Unidos Trump fue la estrella para satisfacer el hambre del espectáculo, la droga que llevó a los medios al clímax que representa más audiencias y a la sensación orgásmica que les produce saber que a más audiencias, más dinero de la publicidad.  Pero poco a poco la burbuja explotó. Como cedieron el control, ahora no saben qué hacer.  Como no les importó la ética ni la fiscalización sino el culto a la personalidad de una figura mediática, ahora intentan desesperadamente de recoger velas. Publican análisis, columnas y artículos de por qué Trump no debe ser el candidato republicano. Ahora tienen miedo de que llegue a ser presidente.



Y acá en Puerto Rico, como si nada de eso nos tocara. Cubren de seguimiento lo que sale allá, nadie fiscaliza ni a Trump ni a todos los que han hecho negocios con él aquí, y mucho menos cuestionan el impacto de sus comentarios o la falta de éstos  en el futuro económico y político de la isla. No. La prensa y los medios aquí no están tan pendientes de eso porque lo que les interesa es complacer a la gente que no le importa ni la Junta Fiscal ni la crisis, sólo lo light, dónde ir de chinchorreo en el “wikén” o saber qué pasó en la novela Fatamgül.



O sea, que el gran ganador en toda esta mediocridad es Trump. Como reseñamos en este espacio de NotiCel en agosto pasado, para él todo es un espectáculo y aprovecha cualquier oportunidad y lo convierte en un desvergonzado momento de publicidad gratuita. Habilidoso como siempre ha sido, ha manejado los medios de comunicación como gusto y gana le ha dado. Sabe que la prensa vive de sus titulares “light”, pero tras bastidores,  ha ido moviendo toda una maquinaria de capitalismo salvaje, apoyada por los sectores más recalcitrantes en los Estados Unidos.



De hecho, un estudio de elecciones nacionales del 2016 reveló que los seguidores de Trump son etnocéntricos, por lo que siguen la ideología de que su grupo y cultura es más importante o superior que el resto del mundo. Los seguidores de Trump favorecen la limitación en la inmigración, son prejuiciados y cerca de un 20% dice que están en contra de que se hubiera eliminado la esclavitud en los Estados Unidos, según The Washington Post. Hasta sus competidores hacen lo que sea por lograr mayor exposición en los medios ya que tienen que invertir casi el triple en propaganda que lo que ha gastado Trump porque los medios le dan tiempo y espacio gratis, según reseñó The Wall Street Journal.



Como la prensa y los medios allá estuvieron en ese trance de ver a Trump como un show, ahora se sorprenden cuando ya no sólo critica, sino que ataca a los fotoperiodistas.  Desde la tarima ahora Trump ordena a los fotógrafos y camarógrafos que capten a las personas que se atrevan a protestar y si éstos no lo hacen, sus seguidores entonces empiezan a ridiculizarlos.  Es un ambiente de bureo, que copian otros políticos. En Puerto Rico los dos que  dominaron magistralmente esa táctica frente a la prensa lo fueron Pedro Rosselló y Rafael Hernández Colón, pero con el abandono generalizado de la fiscalización a los políticos del patio, esas tácticas han ido desapareciendo.

Por eso aquí no cuestionan ahora los vínculos de Trump tanto con populares como penepés y su relación a las deudas que ha dejado en el gobierno que nos afectan a todos. Hay mutis entre los candidatos locales porque moja a los dos partidos principales.



Quien primero apoyó a Trump fue el gobierno de Sila Calderón que le auspició el Miss Universe. Después el gobierno de Aníbal Acevedo Vilá junto a algunos recaudadores históricos de su partido creó varios negocios. Uno de éstos fue Arturo Díaz, quien usó la marca Trump en varios proyectos. Luego llegó Luis Fortuño que en la orgía de refinanciamientos y préstamos en la que se caracterizó su gobierno, le dio más vida a un proyecto que terminó en la quiebra, que tendremos que pagar ésta y dos o tres generaciones que nos siguen.



Lo irónico es que pocos se atreven a dar cara a nivel local, quizás por vergüenza ajena. Aunque a decir verdad, ya un delegado, un tal Luis del Valle Torres, dijo que Trump tiene apopo en la isla porque ayudará a los veteranos y detendrá acuerdos que han afectado a la isla como el Tratado de Libre Comercio con Norteamérica (NAFTA). Ya lo dije, vergüenza ajena.



Yo no me como el cuento de Trump. Llevo años mirándolo y siempre es así, su enfoque es salir bien y que sus intereses no se afecten. Recuerdo cuando lo entrevisté para El Nuevo Día con motivo de la celebración del Miss Universe en el que fue coronada Denise Quiñones. Días antes de su viaje, Trump accedió a mis preguntas y me dijo que favorecía la salida de la Marina de Guerra de los Estados Unidos de Vieques. Una foto suya enorme levantando dos dedos en señal de victoria con el titular “Paz para Vieques” fue portada en ese diario. En aquél momento me habló de cómo veía al certamen como parte de su expansión en los negocios y que en Puerto Rico debían usar la belleza de la mujer como estrategia de mercadeo para atraer inversiones, pero que él comprendía que el NAVY era perjudicial para el desarrollo económico del país. O sea, desde siempre acomodó sus reacciones a su conveniencia del momento. En aquel entonces tenía negocios con el emporio dueño del diario, que era uno de los auspiciadores del certamen, así que no podía decir nada que le representara pérdidas de ese capital.



En otras palabras, Trump sabe qué decir para no perder dinero pero sí tener titulares. Por eso ahora, cuando para muchos en los Estados Unidos sus actuaciones parecerían ser sacadas de una escena irreal de una película de ficción, no me sorprende. Un aspirante que insulta a medio mundo, pero lo siguen desde el líderes del grupo de supremacía blanca el Ku Klux Klan (KKK) hasta minorías, mantiene a muchos dormidos en una especie de estupor que provoca ese trance hipnótico mediático.


La prensa y los medios, sin duda, son responsables. Carecen de imaginación y son incapaces de darse cuenta y de leer con rapidez los cambios en las actitudes de la sociedad, según expresó l
a actriz y activista Susan Sarandon recientemente al referirse a la cobertura casi a último momento de Bernie Sanders frente al apoyo general a Hillary Clinton en la contienda demócrata. Le aplica igual a los republicanos.



El desbalance demuestra cuáles son las prioridades entre los que deciden las líneas editoriales en los medios. El enfoque siempre ha estado en generar más dinero que se produce por ratings o lectoría sin pensar en las consecuencias. Trump llena todas las expectativas del negocio de acaparar  la atención de las masas. Por eso abordaban su cobertura como si fuera todo un show, de la misma manera que la prensa de farándula o la del corazón cubría por años sus controversiales divorcios y amoríos, a sus hijos en el Jet Set y en las pasarelas de modelaje, o a sus apariciones en programas de variedades hasta conducir su show The Apprentice. Lo veían como un personality, no como un aspirante.



El mayor mal que aqueja a la sociedad contemporánea es la idea de que el único fin en la vida es pasársela bien. Por eso el entretenimiento, la diversión y escapar del aburrimiento son las pasiones que mueven al mundo. Ese valor supremo provoca lo que cataloga de la banalización de la cultura, la generalización de la frivolidad, y la proliferación del periodismo irresponsable que se alimenta del chisme y el escándalo, como expone Mario Vargas Llosa en su ensayo “La Civilización del Espectáculo”


Por eso han tenido que despertar de la hipnosis de cantazo. Saben que Trump podría ser presidente y por eso ahora corren desesperados ahora a publicar noticias y análisis sobre sus errores, o sobre las veces que se pasa de la raya. Hace unos días
The New York Times publicó las 199 veces que Trump ha insultado personas, desde políticos hasta hispanos, musulmanes, mujeres, discapacitados, naciones enteras, periodistas y un sinfín de personas.



Jorge Ramos antes de sacarlo de la rueda de prensa de Trump.
Por eso ahora brincan cuando salen cosas de su boca como su promesa de que cambiará las leyes de difamación y debilitará la Constitución estadounidense para poder demandar a los periodistas que lo critiquen y así sacarles dinero, entre los que mencionó al New York Times, al Washington Post y a Prensa Asociada, entonces ahora es que ven paralelismos con dictadores autoritarios como Hitler en Alemania, o más cerca de nosotros, como un Hugo Chávez en Venezuela.



Pero cuando el periodista Jorge Ramos le increpó y Trump hizo un infame gesto a un gorila guardaespaldas para que lo sacara de la conferencia de prensa, ya se podían notar sus intereses y los de grandes sectores en la prensa. ¿Ramos sólo quería hacerle preguntas serias porque se sentía indignado por los insultos de Trump a los inmigrantes mexicanos o en influenciaba en su línea de preguntas la necesidad de Univisión – su patrono – de distanciarse de Trump en ese momento para no caerle mal a sus audiencias?



La corrupción entre los sectores del poder mediático que publica temas a conveniencia y obvia lo importante para enfocarse en lo inmediato, es el problema.



Ahora que en los Estados Unidos se vive un ambiente como hace mucho no se experimentaba de aumento a los crímenes étnicos o raciales, las protestas de negros, musulmanes e hispanos, la prensa ha creado a este personaje de Trump. Hace unos días, por ejemplo, una protesta del KKK en California terminó con varios manifestantes heridos, y días después se supo que una popular tienda de efectos electrónicos en Nueva York ha caído en desgracia al saberse que obligaban a los empleados hispanos a usar baños segregados. ¿Este ambiente un caldo de cultivo para el totalitarismo?



Ya el lingüista y sociólogo Noam Chomsky dijo que las mismas condiciones de asilamiento, desesperanza y pobreza en grandes sectores de la población que fueron las que llevaron a Adolf Hitler al poder se ven en los Estados Unidos y que eso explica el apoyo tan abrumador hacia Trump.



En fin, él siempre ha sabido aprovechar el momento y dominar el espacio mediático para decir lo que le conviene y le generar dinero. Sólo que ahora, con todos los intentos que hace para que no se sepa la verdad detrás de sus intenciones, la democracia está bajo amenaza. El show business se tragó al periodismo serio y ahora cuando quieren recoger vela, no encuentran cómo hacerlo.







Noticias relacionadas –

·        El efecto Trump en las campañas de aquí - http://www.noticel.com/blog/180088/el-efecto-trump-en-las-campanas-de-aqui.html


·        Radica quiebra el Trump International Golf Course de Puerto Rico - 2015 http://www.cnbc.com/2015/07/13/trump-golf-club-in-puerto-rico-files-for-bankruptcy.html

·        La lista completa de 199 personas, lugares y cosas que Trump ha insultado en Twitter- http://www.nytimes.com/interactive/2016/01/28/upshot/donald-trump-twitter-insults.html

·        Trump amenza con cambiar leyes antidifamación para poder demandar a la prensa - http://www.dailymail.co.uk/news/article-3466339/Trump-s-assault-Amendment-pledges-open-libel-laws-sue-newspapers-win-lots-money.html

·        Trump promete debilitar las leyes que protegen a los reporteros –http://www.hoy.com.ni/2016/02/27/trump-amenaza-con-modificar-leyes-de-difamacion/


·        Trump cuenta con apoyo en Puerto Rico - http://www.metro.pr/noticias/trump-ya-cuenta-con-apoyo-en-p-r/pGXpbw!9hocoq9GYpto/

·        Establecimiento obligaba a los hispanos a usar baños segregados de la población -http://nypost.com/2016/02/25/bh-forced-hispanic-workers-to-use-separate-bathroom-feds/

·        Apoyo a Trump responde a las mismas cosas que llevaron a Hilter al poder -http://www.rawstory.com/2016/02/chomsky-trumps-rise-fueled-by-same-societal-breakdown-that-birthed-hitler/

·        Los medios carecen de habilidad periodística al cubrir la contienda primarista - http://variety.com/2016/biz/news/susan-sarandon-bernie-sanders-hillary-clinton-1201716514/

·        Cobertura gratis a Trump obliga a los otros a hacer ajustes -http://www.wsj.com/articles/donald-trumps-free-media-coverage-prompts-rivals-to-adjust-1456531523


No comments:

Post a Comment