Pages

Saturday, October 10, 2015

Se achica la pantalla




En la industria de la pantalla chica, cada día se achica más esa pantalla. Literalmente. El consumidor se entretiene ahora en una multiplicidad de dispositivos en formatos más pequeños que van mucho más lejos que un televisor. Se mueven hacia sus celulares, Ipads o tabletas, o a sus computadoras y consolas de juego entre otros, para entretenerse con programación según su preferencia. Y mientras todo eso sucede, la industria de la televisión en Puerto Rico parece que se está quedando atrás.

Los canales locales compiten no sólo contra los de la televisión pagada o por satélite, sino con la programación que viene de Netflix, Hulu y otros servicios de streaming y buscan a la carta programas en español en Televisión Española, Antena 3, ven juegos de pelota cubanos en CubaVisión, o se ríen de las ocurrencias de Los dueños del Circo en la cadena dominicana Telemicro Internacional.

Pero ante toda esa competencia por contenidos de televisoras y producciones de todo el mundo, la televisión local persiste en mantener los mismos contenidos reciclados. Todo esto, unido a una baja dramática en los presupuestos de publicidad y a cambios en los reglamentos de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, en inglés), ponen en jaque la estabilidad y el futuro de la industria.  Y esto es algo que se debería estar analizando precisamente en esta Semana de la Televisión Puertorriqueña.

Cambios más fuertes

En junio pasado esta sección de En Blanco y Negro para NotiCel anticipamos que vendrían muchos cambios para este sector porque la FCC ordenó la eliminación de espacio en el espectro de banda ancha o la frecuencia por la que los canales transmiten su señal para dárselo a los proveedores de Internet en toda la nación americana. Esto provocará cambios en todas las televisoras, que al momento, no se han discutido públicamente. Algunos incluyen fusiones, trueques en el número en el que salen las señales al aire, ventas de canales para generar ingresos, y hasta la posible desaparición de televisoras. 

Este riesgo de perder la señal trascendió en una demanda entre los dueños de la cadena América TeVe (canal 41 por  Liberty Cable, por el 7 en Dish Network) en la que cotizaron la cadena de cuatro canales - incluyendo a Puerto Rico – en $130 millones. http://www.noticel.com/blog/176426/el-efecto-domino-en-la-television-local-documento.html

Como promedio, un canal podría cobrar entre $30 y $50 millones por ese espacio para que entonces la FCC lo pueda vender a empresas de telecomunicaciones como ATT, Sprint y otras que lo necesitan para ampliar la distribución de Internet. En el caso de América TeVe, según la demanda los dueños reclaman unos $32 millones por cada canal del consorcio.

Además del cambio  de espectro, las televisoras locales tendrán menos presupuesto publicitario este año debido a la crisis económica. A pesar de que se creó un crédito contributivo para los canales locales de hasta un 15% por la compra o transmisión de programación televisiva que sea realizada en la Isla – como parte de la discusión pública se concentraba en los cambios al Impuesto sobre Ventas y Uso (IVU), ese dinero no compensa lo dejado de ganar por publicidad.  Para el 2014, el presupuesto anual para los canales se estimó en $165 millones, que es entre un 10 y un 20% menos a lo obtenido en años anteriores. Para este año varios gerentes de canales consultados estimaron que la cantidad rondará entre $158 y $162 millones.

Tendencias en los canales

En cuanto a la programación local en los canales se mantiene el mismo ofrecimiento de hace décadas y hay poca innovación en los temas y formatos que se presentan al público, lo que pone cada vez en más desventaja a los canales frente a la competencia de Internet y televisión pagada. Sin embargo, las audiencias quieren ver preogramación local, pero debe ser cuidada y mejor producida. Los canales también tienen que invertir en equipo para evitar problemas en su señal, como recientemente le pasó a WIPR con los cambios en el voltaje eléctrico del país que limitó su señal en algunos sitios.

Wapa TV sigue liderando las audiencias pero un análisis frío de su programación local ya da señales de agotamiento y falta de consistencia en las producciones que se nota en pequeñas bajas en los ratings de programas que anteriormente dominaban las listas. Problemas de conocimiento público en shows como Lo Sé Todo, y bajas en audiencias en ciertos horarios de noticias apuntan a que tienen que cambiar estrategias. Sin embargo, Wapa sigue fuerte en la selección de las películas que permiten mantener el horario estelar entre los de más audiencia.

En Telemundo, por ejemplo, la fortaleza sostenida de la programación local del canal viene de los productos derivados del noticiario. Aunque el programa de Raymond Arrieta, Raymond y sus amigos, es el que más audiencias tiene, el mismo es una vez por semana mientras que el noticiario es el que tiene el rating más consistente de la programación diaria. El éxito de los derivados de ese producto televisivo son producciones de noticias como Telenoticias fin de semana, Alexandra, el segmento Acceso Total y la nueva propuesta que está por anunciarse de Jay Fonseca. Este último se monta en la necesidad de ir produciendo espacios y contenido específico previo al año electoral.

Univisión no logra aumentar sus audiencias totales y muchos publicistas apuntan a que es resultado de los cambios recientes. Sin embargo, la apuesta por el programa Los 6 de las 6 les está resultado y han tenido ciertos aciertos en los ratings de ciertos días, aunque todavía siguen haciendo cambios. Con el de Rubén Sánchez esos son las dos producciones locales importantes del canal y resto viene de la cadena. Se espera que presenten producciones nuevas para comienzo del 2016 o finales de este año.

Otros canales como Mega TV, América TeVe, WIPR o Sistema TV,  que tienen programas locales, enfrentan ahora el reto de que las audiencias que conseguían por la televisión pagada, han ido bajando. Esto afecta a todos los canales por igual.  Es el hecho de que la mayoría de los canales locales apostaban a lograr audiencias por su transmisión por cable TV o por satélite, pero ante la recesión económica, cada día son más los clientes que cancelan esos servicios y se quedan solo con Internet. En otras palabras, no ven los canales locales ni los de cable. Como respuesta a eso las cableras como Liberty han optado por dar descuentos en sus ofertas de servicio o crear segmentos del mercado para nichos de audiencias, como por ejemplo, el paquete de los canales de deportes que cuesta $7 al mes.

Por otro lado, los canales religiosos que también se afectan por la merma en clientes de las cableras, enfrentan bajas dramáticas en las aportaciones o diezmos que recibían de sus congregaciones. Se anticipan posibles cierres de algunas de estas emisoras o reducciones en los horarios de transmisión.

¿Cuál es la solución?

Hasta que no se vea a la televisión como una industria capaz de genera desarrollo económico importante para el país, no se verán cambios significativos. Entre las soluciones para enfrentar la crisis que viven las televisoras locales están:

1.      Ver la TV como un producto de exportación. En Puerto Rico hay 3.5 millones de habitantes pero hay 5.1 millones de puertorriqueños en el resto del mundo. O sea, el mercado natural es fuera de la isla. Tiene que verse a la producción local como un producto a exportarse como lo fue en la década del 50 o como hace ahora Wapa América. La ventaja es que ya no se depende de intermediarios porque hay otras alternativas para la distribución del contenido, más allá de los Estados Unidos.

2.      Ver a la TV como una industria de manufactura. Lo que se manufactura es contenido o programación para los nuevos medios o “venues” digitales que están buscando ese producto. Producir más para Internet es una necesidad urgente. La guerra a nivel mundial es el contenido y resulta increíble que Puerto Rico, siendo cuna de grandes producciones, haya dejado ese espacio a otros países latinoamericanos. Se tiene que producir contenido alterno.

3.      Invertir más en las producciones. Para lograr vender un mejor producto, el contenido debe ser mejor. Esto requiere que se invierta más en las producciones de programas con formatos novedosos y mejores preproducciones. De lo contrario, se mantiene el ambiente actual de crear contenido con poco estudio y análisis previo, lo que redunda en más de los mismos formatos que se repiten desde los años 70.

4.      Más que dar exenciones, dar mejor formación.  ¿De qué vale dar exenciones contributivas si no saben cómo desarrollar el negocio? Hay que crear una estructura comercial en la industria porque tenemos buenos artistas, pero malos comerciantes. El negocio hay que crearlo y para eso, hay que educar mejor a los profesionales no sólo en la producción sino en el desarrollo de empresas.

5.      Capitalizar la imagen mundial que han creado nuestras figuras. Si Puerto Rico tiene grandes figuras en el mundo del espectáculo a nivel mundial, es momento de utilizar ese reconocimiento para promover la distribución de contenidos hechos aquí para otros mercados.

El consumidor del medio televisivo es cada día más exigente, y en la medida en que la televisión en Puerto Rico no se adapte a esas necesidades y gustos, y no haga los cambios de enfoque necesarios, quedará obsoleta en un futuro no muy lejano.


(NOTA: Esta columna fue publicada en NotiCel el 7-octubre-2015  http://www.noticel.com/blog/181823/se-achica-la-pantalla.html

No comments:

Post a Comment