Pages

Tuesday, October 28, 2014

Univisión: Subestimaron las audiencias


Fue un fiasco en términos de rating. La encuesta de audiencia de ayer, durante la primera edición del programa “Rubén & Co.” en el horario de las cinco de la tarde, demuestra que Univisión Puerto Rico sigue subestimando a sus audiencias y no han sabido manejar la crisis de comunicación que tienen de frente. Lo que es peor, han puesto en peligro a su figura más fuerte que tienen en la radio y en el horario nocturno en televisión, el periodista y presentador, Rubén Sánchez.

Al cambiar el programa de Sánchez con tanta rapidez, no ofrecieron lo más importante que las audiencias esperan y buscan: el contenido.

El programa no llenó las expectativas porque no tenía una buena producción. El contenido fue llanito. Más de lo mismo, a pesar de la experiencia del mantenedor. Quizás fue por el poco tiempo que le dieron al productor Agustín Rosario para montar el programa o por la falta de recursos de preproducción para lograrlo. Lo cierto es que “Rubén & Co.” obtuvo un rating de apenas 5.7 de 5:00 a 6:00 de la tarde. Eso es casi lo mismo que sacaría un programa en ese horario en los canales 6, o el 13.Hasta el programa del Chavo del 8, a las seis de la tarde sacó más que “Rubén & Co.” con un 9.4 de rating.

Los ratings señalan que las audiencias no han adoptado la nueva oferta de Univisión porque en el horario de las cinco los noticiarios triplicaron la audiencia de “Rubén & Co.”. Noticentro de Wapa TV sacó 18.9 puntos y Telenoticias de Telemundo, 18.6 puntos.

¿Qué significa esto? Los bajos números en las audiencias se pueden interpretar de varias maneras, según el comentario generalizado hoy entre publicistas y directores de medios en compañías que se dedican a pautar anuncios. En un sondeo informal en el que se conversó con seis de estos ejecutivos y ejecutivas, coincidieron que no es un rechazo a Rubén Sánchez, a quien las audiencias respaldan, sino a Univisión. Estas fueron sus conclusiones:


1.     Univisión Puerto Rico no midió el impacto en el público que sigue rechazando la manera en que botaron a 109 empleados. Las audiencias aún resienten ese proceso y la forma en que se dio. Aunque en la isla decenas de empresas despiden empleados, en el caso de Univisión se ve con recelo porque tiene el elemento de ser extranjeros despidiendo a figuras conocidas por más de 20 años.
2.     El hecho de que hubo un piquete frente a las instalaciones del canal, tampoco ayudó.
3.     Univisión Puerto Rico no está en sintonía con la realidad del consumo mediático del país. Las personas que siguen a Rubén Sánchez en la radio en el horario mañanero, por lo general no están en sus hogares a las 5:00 de la tarde. Están en el tapón. Lo veían en el horario nocturno, pero no a las cinco. Esas audiencias aún siguen con la tradición de los noticiarios.
4.     Quemaron a Rubén Sánchez. Siendo la figura más fuerte de la emisora de radio, él tiene una imagen pública que debe cuidar. La gerencia pensó que al ponerlo en el horario estelar movería gente. El peligro de esto es que afecte la audiencia de Sánchez también en la radio. No afectará su reputación porque el país lo conoce y lo respalda, pero esta movida es arriesgada y sí podría tener un impacto temporal en su imagen.
5.     El programa trajo como acompañantes a la abogada Mayra López Mulero y a la animadora Gredmarie Colón. Esto también representa un cambio al que las audiencias se tienen que adaptar ya que en el nuevo concepto del programa no participan Luisito Vigoreaux ni Milly Cangiano, quienes comenzaron con Sánchez en el programa pero fueron despedidos de la producción previo a su cambio de horario.
6.     La entrevista al chismólogo Carlos Porrata Doria (conocido como “Charlie Too Much”) tampoco es nueva. Él estuvo hace unas semanas en el programa Dando Candela por Telemundo.
7.     Los anuncios que Univisión ha estado publicando en prensa escrita, abonan a la desconfianza de las audiencias.
8.     El hecho de que canal puso al aire el programa con tanta rapidez apunta a que las agencias de publicidad y anunciantes han presionado a Univisión para que sacara un programa local que justificara dejar la pauta publicitaria y los contratos vigentes para el último trimestre del año. Sin embargo, no presentaron un contenido distinto que hiciera mover a las audiencias de canal.

Por experiencia – incluso personal - se sabe que todo programa de televisión nuevo o que cambie de horario debe dejar pasar un tiempo en lo que se logra que las audiencias lo adopten. Si se enfocan en la preproducción y en ofrecer contenido distinto al programa radial en la mañana, y a lo que ofrecen los telediarios, es cuestión de tiempo para que este programa sea exitoso. El talento de Sánchez y su arraigo son indiscutibles, y sigue teniendo potencial.

De hecho, las audiencias quieren alternativas en programación. Por eso es que los programas de chismes y entretenimiento tienen más audiencias que los telediarios ya que informan de maneras entretenidas. Ayer por ejemplo, Lo Sé Todo de Wapa tuvo 22.9 de rating comparado al 18.9 de Noticentro. En Telemundo el noticiero y Dando Candela estuvieron casi a la par. Telenoticias sacó 18.6 y Dando Candela, 18.1 de rating.


Lo que es indiscutible es que las crisis en la opinión pública se deben atajar en vez de tratarlas de manera reactiva. Univisión Puerto Rico no acaba de entender que una crisis ante la opinión pública no se maneja empujando una sola visión, sin entender el rechazo del público. Aunque se entiende que como un negocio que son, lo que buscan es reducir las pérdidas y aumentar las ganancias de capital, lo cierto es que tienen que tomar en cuenta la realidad e idiosincrasia de las audiencias puertorriqueñas.

No comments:

Post a Comment