Pages

Tuesday, May 13, 2014

Maltrato infantil en colegios privados

“Te vas del salón y no puedes coger tu examen final porque tu papá no ha pagado el colegio. Para que no sea irresponsable, te vas a la oficina”, le dijo la maestra a Naomy, al frente de todos sus compañeros de salón en el octavo grado en ese famoso colegio de Guaynabo City, y ella, lloraba desconsolada.

Cabizbaja, y sin parar de llorar, esa niña que pertenece al cuadro de honor, es miembro de tres clubes de ayuda a  la comunidad y es estudiante líder del octavo grado, se sentó al final en la larga fila de al menos 40 otros estudiantes de distintos grados que fueron expulsados de sus salones por la misma razón. Una vez llegó a la oficina, la secretaria de la escuela le dice: “Eso te pasa por culpa de tus padres”, con voz cargada de odio y a la niña le dio una crisis nerviosa.

La historia de Naomy es real, aunque cambié su nombre para no estigmatizarla a ni seguir humillándola. Su papá quedó desempleado y se le dificulta pagar, pero la administración escolar tomó esa medida para obligarlo. En la última semana he sabido de al menos diez casos parecidos al de Naomy en distintas academias y colegios privados de la zona metropolitana. Estos son colegios católicos, evangélicos y laicos, sin distinción de credos, pero con el elemento común de ser escuelas privadas.

Es que el maltrato infantil abunda en los colegios privados de Puerto Rico sin que a nadie le importe. Sucede más en esta época, justo cuando está por acabar el semestre y empiezan los exámenes finales.

¿Por qué avergonzar públicamente a los niños si ellos no tienen culpa de que sus padres no paguen la escuela? ¿Dónde quedan los derechos, la protección a su integridad y la dignidad de esos menores? Muchas veces los otros niños comienzan a burlarse de aquellos que sacan del salón y se convierten en víctima de “bullying”. O sea, que el maltrato tiene ramificaciones insospechadas.

Entonces, ¿Por qué las escuelas privadas no usan otros métodos para cobrar el dinero que les deben en vez de humillar a los niños? ¿Por qué el padre manda a los hijos a la escuela sabiendo que debe? ¿Por qué el gobierno no le hace caso al maltrato hacia estos niños? ¿Será porque están en colegios?

“Esto es maltrato institucional entre las dos partes. Por un lado, el padre que no paga e incumple con su compromiso, pero por el otro, la escuela que señala a este estudiante delante de sus pares, lo expone y lo priva de tomar sus exámenes”, sostuvo Lynette Moreno, portavoz del Departamento de la Familia.

Irónicamente, Moreno precisó que Familia no investiga este tipo de casos por tratarse de negocios privados. Lo mismo sucede en el Departamento de Educación, porque sólo atienden las escuelas públicas, según la portavoz Cossette Donalds.

“Esto es un servicio que se brinda como cualquier otro. Por ejemplo, si no pagas por el agua, te la cortan. Es lo mismo. Las escuelas privadas necesitan los ingresos provenientes de los pagos de los padres para pagar sus obligaciones – nómina, agua, luz, y demás – y en la medida en que no reciban los pagos, no pueden dar el servicio. Pero cada escuela establece su reglamento y me consta que lo hacen buscando proteger la integridad de los estudiantes en un marco de respeto”, dijo Madeline Carrión, presidenta de la Asociación de Escuelas Privadas de Puerto Rico, cuando le pregunté del tema.

La escuela tiene otras opciones en vez de humillar al menor: no entregar las notas, no dar documentos o no promover de grado, enviar cartas a los padres, contratar cobradores, incluso, hasta demandar por cobro en los tribunales. Pero no, optan por lo más fácil que es atacar al que no tiene culpa. ¿Por qué usan a los niños? ¿Por qué los avergüenzan?  ¿Así se educa?

Los padres tienen que entender que firmaron un contrato con la escuela, y al no pagar, exponen al menor a un maltrato. ¿Por qué lo hacen? ¿Por qué envían a sus hijos a la escuela sabiendo que deben dinero? Los padres tienen que reconocer que son responsables por el bienestar y por la protección de sus hijos.

La sociedad en general debe reconocer que la crisis económica  impide a muchas familias pagar colegios. Éstos deben aceptarlo y dejar el ego de lado, porque así no se educa a los hijos. También deben reconocer que las escuelas privadas tienen tantos o más problemas que las públicas. Y por otro lado, los legisladores deberían ponerse a investigar e impedir este tipo de vejación a cientos, quizás a miles de menores.


Los niños no son un mueble que lo quitan si no lo pagaste. Aunque estén en colegios que son negocios privados, son igual de niños que los que están matriculados en escuelas públicas. El maltrato es igual, y no se puede permitir que las víctimas sigan siendo los menores.

Publicado en El Vocero - 5-13-14 http://elvocero.com/maltrato-infantil-en-colegios-privados/

1 comment:

  1. Muy bien, Sandra. Lo que describes es bullying de parte de la administración pero a esos no le aplica. Tienes razón en todo lo que planteas.

    ReplyDelete