Pages

Sunday, June 29, 2014

El efecto foca


En el Puerto Rico del 2014 se está dando el efecto foca. Cada día con más fuerza, el pueblo aplaude al amo sin pensar. Se ciega y cree en lo que impone, y aplaude lo que dicen a través de los medios de comunicación, sin preguntar.  El pueblo aplaude sin cesar en ese espectáculo circense que crean las crisis, y así se determina lo que es urgente, lo que es importante y lo que se tiene que pensar, decir y aceptar como verdades irrefutables.

No es que todos seamos como esos simpáticos mamíferos del mar porque siempre hay disidentes, libres pensadores y escépticos, el problema es que se fomenta un ambiente en el que el análisis crítico, el pensamiento independiente y la libertad de expresión caen mal. Lo que es peor, al que se atreva decir algo opuesto a la norma, lo censuran, lo descartan y lo invisibilizan. No lo ignoran, porque saben que existe, pero optan por desaparecerlo de la opinión pública. No se aceptan las críticas constructivas.

Para acallar las voces disidentes, el gobierno, los políticos y los medios de comunicación hacen a las masas hablar de un solo asunto a la vez, y el pueblo cae en la trampa monotemática. Sólo se habla de un asunto como si nada más estuviera pasando.

Ocurrió con la legislación a favor de los derechos de la comunidad LGBTT, sólo se hablaba de eso en los medios y de nada más. Ocurrió cuando el tema era la criminalidad como si nada más pasara en el país. Ocurre ahora cuando el único asunto parecería ser la crisis fiscal y la quiebra en el gobierno.

El enfoque de los portavoces del gobierno ha sido que los empleados unionados tienen demasiados beneficios, que éstos no comparan con los del resto de la población y que por lo tanto, hay que cortar esa grasa. En los medios noticiosos se repite ese mismo discurso, como focas en un circo. Y las uniones no han sabido contestar bien porque fueron cómplices silentes de todas las administraciones, agenciándose más beneficios y más empleados para engordar sus matrículas, muchas veces sin importarles la salud fiscal de las entidades en las que operan.

Pero en todo este escenario poco se habla de los otros causantes de la crisis. ¿Qué otros gobiernos nos trajeron a esta crisis? ¿Cuáles funcionarios, por nombre y apellidos, han sido señalados y  enjuiciados por haber metido batatas políticas a las agencias, por haber cogido préstamos innecesarios para llenarle los ojos al gobernante de turno, o por haber malgastado los fondos en contratos o entre sus amigos? Nadie. Muy pocos en la prensa exigen esta información. Como los nombres no se dicen, son invisibles. Y si son invisibles, nadie habla de eso. Pues así es el ciclo de las noticias.

El efecto foca se agrava porque la crisis fiscal también toca a los medios y muy pocos se atreven a fiscalizar. Como la publicidad ha bajado, dependen del dinero publicitario o de los incentivos que el gobierno les pueda dar. Entonces, algunos medios se hacen cómplices y aplauden como focas lo que diga el gobierno para que el país se concentre sólo en lo que a ellos les interesa. Es que el poder político en Puerto Rico se come al poder económico. Esto supone un reto mayor a los periodistas que quieren hacer un trabajo libre. Por eso la prensa alternativa y las redes sociales muchas veces sirven de balance. También es un mayor reto a los ciudadanos que lean entrelíneas y sepan separar el grano de la paja.

Las focas humanas abundan en las sociedades en las que la dignidad del ser humano es erosionada por el instinto del enriquecimiento fácil o la preservación del privilegio a cualquier precio. Pero no se puede olvidar que no todo el que nos aplaude es nuestro amigo, ni todo el que discrepa es nuestro enemigo.

Esta columna fue publicada en El Vocero el 1-7-14 http://elvocero.com/el-efecto-foca/

No comments:

Post a Comment