Saturday, February 20, 2021

Vacunación VIP a padres en colegio St. John


Haciendo uso de su privilegio de económico, y violentando las órdenes del gobierno de Puerto Rico, un grupo de padres del colegio St. John, se vacunó antes de tiempo. A estos padres no les importó que hay miles de adultos mayores de 65 años, personal médico, maestros y primeros respondedores alrededor del país, quienes todavía no han recibido la vacuna contra el coronavirus Covid-19.

Al menos nueve (9) miembros de la Junta de Síndicos (“Board of Trustees”) del Colegio St. John, que está compuesta por padres y madres de 50 años o menos de edad, se colaron y se vacunaron “a la carta”, cuando estaban inoculando a los maestros y demás personal a quienes sí les correspondía la inyección.

Fundado en el 1915 y ubicado frente al hospital Presbiteriano en el Condado, St. John es un colegio histórico, al que suelen acudir hijos de extranjeros y multimillonarios. La escuela desarrolló un abarcador protocolo de Covid-19 y para el regreso a clases, pero el problema estuvo en la vacunación.

En Blanco y Negro con Sandra obtuvo una copia del itinerario de la segunda vacunación del personal escolar, pautada para el 16 de febrero de 2021. En la lista aparecen por orden alfabético los nombres de los maestros y empleados que recibieron las dosis de vacunas en los horarios de entre las 10 y 10:30 de la mañana, 10:30 a 11:00 a.m., de 11:00 a 11:30 a.m., de 11:30 a 12:15, para un total de 69 personas vacunadas.

Entre los 69 vacunados fueron colando a padres que ni son envejecientes, ni son maestros, ni les tocaba vacunarse. Esta información fue corroborada por varios testigos e incluso por algunos padres. Incluso, se sabe que hay fotografías del suceso.


Los vacunados ilegalmente fueron intercalados entre los maestros y demás personal, según cada hora de vacunación, según se supo. Entre las 10 y 10:30 de la mañana vacunaron a cuatro padres, incluyendo a la secretaria de la Junta de Padres, Nannette Berríos, Rafael Blanes, Ricardo Cruzval y Manuel Del Valle.



En el horario de entre 10:30 a 11:00 de la mañana intercalaron a tres, incluyendo al presidente de la Junta, Jorge Fuentes, así como a Eduardo Emmanuelli y a Nazli Igbal.  En el horario de 11:10-11:30 aparece como miembro de la Junta a Luis Pérez Moreno, a quien identifican como médico. Mientras que entre 11:30-12:15 vacunaron a Cristina Villalón.


Pero no todos los padres de la Junta abusaron del privilegio para violentar las órdenes del gobierno. Los padres que se negaron a vacunarse porque no les tocaba fueron: la vicepresidenta Mariana Ortiz Blanes, el tesorero Carlos Rodríguez, Guillermo Bermúdez, José R. Dubón, Jessica Wattman, Ignacio Fernández y José A. Fernández.


Epidemiólogos, médicos primarios, salubristas, el Secretario de Salud, Dr. Carlos Mellado, e incluso hasta el general de la Guardia Nacional, José Reyes, quien lidera el proceso de vacunación masiva, insisten en que se deben vacunar según la etapa que corresponda. En este momento, han dicho que los adultos mayores de 65 años, el personal escolar y primeros respondedores siguen siendo la prioridad.

El proceso de vacunación contra el covid-19 en Puerto Rico comenzó en diciembre. En la primera etapa vacunaron a los profesionales de la salud, trabajadores de los hospitales y de emergencias. También a quienes trabajan y viven en albergues, asilos y otros centros de cuidado prolongado. La etapa B de esa primera fase incluyó a policías, trabajadores de emergencia, empleados del Departamento de Educación y otros considerados esenciales. La etapa C agrega a quienes padecen enfermedades crónicas como la diabetes o condiciones cardíacas. También a individuos con problemas respiratorios, pacientes renales y aquellos que están inmunocomprometidos.

Se trata de una minoría que, según describen algunos padres, “vienen a manchar la labor de esta escuela”. "El staff y los maestros son comprometidos. Los padres tienen recursos y quieren hacer un buen trabajo. Por eso el protocolo ha sido bueno, pero siempre hay un grupito. Esa minoría daña lo bueno que se ha hecho. Nos hace daño a todos”, manifestó uno de los padres.

Situaciones como ésta no son nuevas en Puerto Rico desde que comenzó el proceso de vacunación con esta pandemia. Ha habido múltiples denuncias en los centros que administra la Guardia Nacional y otros a nivel de los municipios, donde ha trascendido que políticos, familiares de políticos y hasta artistas, reporteros de televisión y presentadores de noticias se han colado para tomar las vacunas, recibiendo un trato especial y exclusivo. Esto sucede mientras todavía hoy hay miles de personas, especialmente envejecientes mayores de 65 años sin vacunar.

La tendencia a darle trato preferencial a las personas ricas o vinculadas a los políticos no es nueva en Puerto Rico ni a nivel global. Se le llama “Vacunación VIP”.

Hoy mismo es noticia de primera plana en Argentina un escándalo que ya le costó el puesto al Ministro de Salud, Ginés González, por montar un “vacunatorio exclusivo”, reservando sobre 3,000 vacunas para políticos y familiares, incluyendo a su sobrino. Esto provocó que el presidente Alberto Fernández le pidiera la renuncia. La semana pasada fue en Perú, donde la ministra de Salud Pilar Mazzetti, también tuvo que dimitir cuando se supo que coló hasta el expresidente Martín Vizcarra en unos ensayos clínicos y vacunación por adelantado.

Como pasa en todos el mundo, la mayoría de las víctimas del Covid-19 siguen siendo personas mayores de 65 años. Hoy Salud reportó 1,957 muertes y un total de casos acumulados desde que comenzó la pandemia de 176,084 personas.

El general Reyes ha insistido en que acudan a vacunarse si son citados, pero el mismo ha admitido que vacunan personas fuera de la fase que les toca, violentando sus propias reglas, supuestamente para no perder vacunas.


 

4 comments:

  1. This comment has been removed by the author.

    ReplyDelete
  2. En primer lugar, ha usted violado la ley HIPAA al publicar información sobre los vacunados. Como lo hizo en promoción de su blog, cada violación le puede costar 10 años de carcel y/o $50,000 de multa.

    Estoy refiriendo este asunto a la fiscalia federal.

    En segundo lugar, y con respecto a sus comentarios le digo: "Such is life" y le informo que la escuela Republica de Colombia tiene su matricula abierta por si usted quiere matricular a sus hijos en lo que puede pagar St. JOHN's.

    ReplyDelete
    Replies
    1. _?Es usted uno de los de la la lista? La verdad es defensa absoluta

      Delete
  3. Don juan Torena en su pais natal decir la verdad es delito AQUI NO.

    ReplyDelete