Wednesday, February 24, 2021

Inhabilitado Jefe de los Bomberos: Se confirman sus agresiones

 

Momentos después de agredir al asambleísta de Cataño y audlto mayor Juan Martínez, Javish Collazo era escoltado por la Policía. Hoy es nominado a dirigir el Cuerpo de Bomberos.


El designado jefe del Cuerpo de Bomberos tiene un historial de violencia que lo inhabilita para dirigir esa agencia y para liderar cualquier puesto en servicio público.  En un vídeo que encontró En Blanco y Negro con Sandra que data del año 2003, se evidencia el momento en que Javish Collazo agredió física y verbalmente a un adulto mayor de 65 años, durante una reunión de la asamblea municipal de Cataño.

Este no es el único incidente que demuestra el violento historial del nominado a dirigir el Cuerpo de Bomberos. En el récord público y profesional de Collazo se evidencian casos de hostigamiento sexual, acoso laboral y político hacia varios subalternos, demandas en su contra, portar armas ilegales para las que no tiene licencia ni permiso y se alega que usó para amedrentar subalternos, ignorar casos de hostigamiento sexual y hasta la denuncia de que permitió el robo de agua de una estación de bomberos de Camuy para beneficiar a un contratista que aportó a la campaña política.

Pero en esta ocasión, la evidencia visual del 2003 corrobora las denuncias que por años llevan haciendo subalternos tanto en el Cuerpo de Bomberos como en el Municipio de Cataño en donde se desempeñó Collazo.

Collazo agredió con varios puños y emitió palabras soeces e insultos contra el entonces vicepresidente de la Legislatura Municipal de Cataño para el año 2003, Juan Martínez Caraballo. El funcionario le soltó un golpe en defensa propia, pero Collazo seguía golpeándolo y gritando palabras soeces hasta que intervinieron efectivos de la Guardia Municipal y la Policía estatal para separarlos.


Debido a sus vínculos entre efectivos de la Policía, no le radicaron cargos a Collazo. Tampoco aparecen querellas radicadas en su contra, pero el vídeo no deja duda de que fue Collazo quien inició la agresión.

En aquel momento Collazo era asambleísta municipal y en Cataño se daba una pugna por quién asumiría el control de la alcaldía, tras la salida del famoso exalcalde, Edwin Rivera Sierra, conocido como “El Amolao”. Rivera Sierra fue alcalde de Cataño, por el Partido Nuevo Progresista, entre 1987 y 2003.


La violenta agresión que hizo Collazo fue documentada en artículos periodísticos de ese año y no es hasta hoy que trascendió parte de un reportaje que hizo el canal 11 sobre esos hechos en el 2003.

Violento trasfondo profesional

Los señalamientos en su contra deben poner en juego su confirmación al cargo. Más que nada, hacen que sorprenda que el gobernador Pedro Pierluisi lo halla nominado para el puesto.

Sin embargo, más de una fuente asegura que Collazo dice que cuenta con el apoyo de la hermana del gobernador Cari Pierluisi, y de otras figuras en La Fortaleza, sin embargo, tiene varios detractores entre los legisladores del PNP.

En los pasados meses este medio ha realizado insistentes gestiones para obtener una reunión con Collazo y que pueda ofrecer sus versión de los hechos, pero éste no responde.

Se han realizado entrevistas con al menos 24 empleados del Cuerpo de Bomberos que son sus subalternos. Éstos alegaron ser víctimas de persecución. Como parte de la investigación, además se revisaron copias de media docena de declaraciones juradas en las que se evidencia el discrimen, el acoso laboral y político hacia varios empleados, demandas en su contra, el ignorar casos de hostigamiento sexual y la denuncia de que permitió el robo de agua de una estación de bomberos de Camuy para beneficiar a un contratista que aportó a la campaña política. Todo esto confirma que Collazo no debe ocupar el puesto.

El funcionario también ha sido objeto de investigaciones policíacas y referidos al Departamento de Justicia y a la Oficina de Ética Gubernamental, además de haber sido demandado por ejecutorias tanto en el Cuerpo de Bomberos como cuando trabajó para el Municipio de Cataño.

Como si eso fuera poco, desde el año pasado Collazo Fernández no ha dado explicaciones para una serie de fotografías en las que aparece posando con escopetas y armas largas, sin tener la licencia ni autorización para ello. Una de las fotos fue reseñada el año pasado en un reportaje de Wapa TV, han aparecido otras fotos distintas en poder de este medio. No hay explicaciones para el posar con armas largas.


DECLARACIONES JURADAS: Las declaraciones juradas demuestran el alegado patrón de hostigamiento y maltratoal que Collazo somete a sus detractores y subalternos tanto en el Municipio de Cataño como en el Cuerpo de Bomberos. Lo acusan de ser maltratante, de ser un mal supervisor y un “mal jefe”, y han presentado una serie de querellas y demandas en su contra.

Este medio tiene al menos siete declaraciones juradas, tres de las cuales son del pasado 28 de febrero de 2020, que evidencian el maltrato. La mayor parte de los casos ocurrieron cuando era director del Departamento de Seguridad Pública del Municipio de Cataño.


ESTIPULACIONES: En el 2014 Collazo estipuló ante la Comisión Apelativa del Servicio Público que tenía un patrón de hostigamiento contra el bombero Iván J. Rivera Rivera, caso civil  AQ-09-618, AQ-10-2429, AQ-11-838.

En dicho caso se estipuló ante un Árbitro de la Comisión de Relaciones del Trabajo del Servicio Público el 9 de julio del 2014 que el entonces teniente Collazo Fernández no lo podía supervisar “en ningún momento presente o futuro”. El bombero Rivera Rivera es conocido públicamente por sus apariciones en los medios ya que está casado con una presentadora de televisión. Pudo haber pedido dinero por tantas humillaciones a las que fue sometido, pero Rivera Rivera es un servidor público y tan sólo optó por una estipulación para que Collazo Fernández nunca lo pudiera volver a supervisar.

Ahora Collazo Fernández intenta desarticular el área de los Inspectores de Bomberos, en donde se desempeña Rivera Rivera. Esto, en violación a las estipulaciones de 2014.

 


DEMANDAS Y CASOS: Collazo también fue demandado a nivel federal por el oficial Omar Mercado Vázquez, quien prevaleció. El caso era de acoso laboral, entre otros.  También fue demandado por una empleada que tenía varias condiciones de salud que requerían un acomodo razonable y él la sacó de su puesto. Ambos casos fueron mientras él laboraba en el Municipio de Cataño.

Un tercer caso en Cataño fue el de hostigamiento sexual que incoó la policía municipal Rosa Ortiz Agosto. Ella fue objeto de un serio patrón de hostigamiento sexual y laboral, discrimen racial, discrimen por sexo, por orientación política, acoso, negligencia, represalias y otros. Esta demanda fue contra la Policía Municipal de Cataño, el alcalde Félix Delgado, el teniente Osvaldo Cruz Ferrer y el Sr. Javish Collazo Fernández, como supervisor.

Los empleados alegan que cuando se quejaban, Collazo Fernández los acosaba. De hecho, presentó una querella de actos de insubordinación e indisciplina por parte de los policías municipales involucrados en hechos ocurridos el 23 de abril de 2020. Además, la Oficina Legal del Municipio tenía una querella formulada por un agente de orden público municipal contra Collazo Fernández, por un alegado patrón de acoso laboral de parte de otro policía contra el querellante.


 ARRESTO EN GALLERA: Éstos no son las imputaciones más graves. Se alega que Collazo Fernández y algunos subalternos estaban junto al alcalde de Cataño, Félix “El Cano” Delgado, cuando la Policía lo arrestó durante una intervención en una gallera clandestina. Estos hechos ocurrieron en junio del 2020, y aunque el alcalde negó haber sido arrestado, la Policía lo desmintió. El caso lo ocultaron de la opinión pública.

Sin embargo, en el lugar de los hechos se ocuparon 3 kilos de drogas y un vehículo de lujo. Posterior al evento, en horas de la noche intentaron robarse el vehículo incautado del cuartel de la Policía. Eso fue reseñado por la página web Tu Noticia PR y varios medios locales.

Aunque esta no es la primera vez que Collado Fernández ha encarado alguno señalamientos a nivel público, en algunas entrevistas ha dicho que está confiado en que los foros legales pertinentes aclararán todas las alegaciones en su contra.


CAMBIOS DE PERSONAL: Desde que llegó al puesto Collazo anunció que contempla cerrar o consolidar una serie de estaciones de bomberos que sirven al área metropolitana.  Las movidas de personal que ha realizado preocupan, según los entrevistados, porque ha puesto a bomberos sin experiencia a dirigir regiones.

Ejemplos de estos cambios son las designaciones de los bomberos rasos Raúl Rosa Calderón a dirigir la Zona de Aguadilla, y de Julio A. Gastón Verdejo, a dirigir la Zona de Carolina.

Los entrevistados alegaron que la presión a la que Collado Fernández somete a sus subalternos hizo que algunos oficiales renunciaran. Nombró recientemente a una inspectora como jefe Auxiliar del negociado de prevención de incendios y ella no duró 36 horas en su puesto porque la removieron en tiempo récord.

También removió a varios de los inspectores de sus respectivas áreas. Uno de los movimientos fue el del director de la División de Educación a la Comunidad quien llevaba ya varios años dirigiendo la misma y autor de múltiples programas educativos dirigidos a la miles de niños para acomodar uno de los suyos como favor político. 

HURTO DE AGUA: Miembros del Sindicato de Bomberos han denunciado que Collazo Fernández permitió el hurto de agua de la estación de Bomberos del municipio de Camuy. Del edificio de la estación hay una toma de agua que le regala el líquido a una empresa privada que construye una instalación recreativa. Se alega que los desarrolladores son donantes políticos. La toma de agua beneficia a la compañía Gilmar Constructores Inc. con el permiso 2015-08-1926-PCO-138738, según se evidencia un vídeo y en documentos.


ARMAS ILEGALES: Collazo Fernández también fue referido ante el Departamento de Justicia y en investigaciones internas en el Municipio de Cataño a raíz del reportaje televisivo de hace un año, que reveló una foto sacada de las redes sociales en las que aparecía en una foto posando con una escopeta. La escopeta fue sacada del arsenal de la Policía por Collazo Fernández para intervenir en conjunto con la policía estatal en un operativo contra las carreras clandestinas. Esto le valió un referido a Justicia.

Collazo Fernández alegó que tenía licencia de portación de armas y licencia de tiro al blanco. Sin embargo, el Lcdo. Osvaldo Sandoval explicó que las licencias de funcionarios públicos autorizan la portación de un arma específica que aparece registrada en ese mismo documento.

El artículo 2.04 de procedimiento de expedición de licencias de armas a funcionarios de gobierno y expolicías expone que funcionarios y empleados autorizados a portar armas y entrenar con armas podrán inscribir esa arma oficial para comprar y utilizar municiones. Nadie, (excepto las agencias de seguridad que sacan un permiso especial para transportar valores), puede portar escopetas sin licencia.



No comments:

Post a Comment