Pages

Monday, August 20, 2018

¿Surrealismo, Periodismo 101 o Vergüenza contra dinero?

Alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz y el periodista de Telemundo Jorge De Castro Font.

 En Puerto Rico, el crimen paga. Además, se premia al que roba, al que miente, al que extorsiona y es corrupto. Si no me cree, les pregunto, ¿vieron al exlegislador Jorge De Castro Font con gabán, corbata y micrófono en mano frente al Partido Popular Democrático haciendo de periodista y entrevistando a sus excompañeros políticos? Ni en una película de Fellini se vio una escena así de surrealista. ¿Es ese el nuevo periodismo puertorriqueño?

La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, quien se proyecta como la más ética no perdió oportunidad para darle entrevista al exconvicto. Lo mismo el alcalde de Caguas, William Miranda hijo, quien a duras penas existe en la opinión pública. A eso han llegado políticos y medios. Y yo pregunto, ¿dónde están los gremios de periodistas exigiendo respeto por el oficio? ¿Las organizaciones cívicas cuyos líderes se rasgan las vestiduras como paladines de la decencia, callan por miedo a que después los veten y no los entrevisten?
 
Alcalde de Caguas en entrevista por Telemundo.
Así como hoy vimos a una persona convicta por extorsionar y sobornar a otros, por el robo de fondos públicos, por mentir, por apropiación ilegal, evasión contributiva y por usar sus influencias como lo es De Castro Font, no nos debe extrañar que veamos pronto al asesino confeso Alejo Maldonado como reportero en escenas de crimen, o a otros exconvictos detrás de los micrófonos en la radio o en la televisión. Son muchos más expolíticos, exnarcos y otros que han recibido el premio de trabajo a cambio de rating. (Ver Presos de los Medios)

Es evidente que en los medios de comunicación en Puerto Rico abunda una mafia que quiere embrutecer a este pueblo, y más que nada, llevar el mensaje de que para poder ser alguien en la vida, hay que ser un criminal o un corrupto. Apenas a dos días de que se premiara la “excelencia” en el periodismo en la gala del Overseas Press Club, a semanas de otra premiación al trabajo de los reporteros en la Asociación de Periodistas de Puerto Rico y a menos de un mes de la Semana de la Prensa, en Telemundo se demostró ayer que los puestos de reporteros se los dan a exconvictos.

Tácticas para cogernos de bobos


NOTA: Esta columna fue publicada originalmente el NotiCel el domingo 19 de agosto de 2018 - https://www.noticel.com/opiniones/blogs/en-blanco-y-negro-con-sandra/tacticas-para-cogernos-de-bobos/782764281) 
El gobierno y los políticos están obsesionados con engañarnos y se aprovechan de la cultura del entretenimiento para lograr su objetivo. Lo peor es que hay gente en los medios que les hacen el juego. Que si Marjorie De Souza acusó a Julián Gil de enfermar al bebé o que si a Daddy Yankee le robaron $1 millón en prendas, como si esas noticias fueran a resolverle la vida al pueblo. Todo esto pasa para desviar la atención de los temas importantes y que afectan a la gente, como la calidad del arroz que traen de China, el alza en el costo de la luz, o los muertos en los vagones de Ciencias Forenses. Por eso en esta era propaganda el público tiene que aprender a distinguir entre lo que es cierto y lo que es “fake news”. La mejor manera para lograrlo es entendiendo las tácticas utilizadas para cogernos de bobo. Aquí algunos ejemplos:

Friday, August 17, 2018

Aquí, manda la negra

Laura Taylor Swain


(NOTA: Esta columna fue publicada originalmente en NotiCel el domingo, 12 de agosto de 2018  
https://www.noticel.com/opiniones/blogs/en-blanco-y-negro-con-sandra/aqui-manda-la-negra/779819687
Irónicamente, sólo tuvo 141 comentarios en NotiCel, pero en las redes sociales tuvo bastantes comentarios pero a lo largo de toda la semana he recibido miles de mensajes individuales, textos, emails o llamadas telefónicas de personas que la leyeron. Es decir, creo que sí caló, pero la raza es un tema del que no se habla en este país. Muchos me han pedido que la traduzca para que la jueza entienda el contexto, pero sé que ya se la enviaron a ella en una versión traducida por profesionales. Yo estoy pensando hacer una versión nueva en inglés. Sigo pensando) 

Es algo que nadie quiere admitir y de lo que no se habla, pero es una verdad tan fuerte que “refastidia” con jota a muchos. Siendo Puerto Rico una sociedad tan racista, quien toma las decisiones, quien manda y a quien tenemos que obedecer es a la jueza Laura Taylor Swain. Aquí, manda la negra.
Eso se lo tienen que chupar todos los blancos del PNP y la aristocracia popular que empujó la ley PROMESA. Humillación que sentirán muchos porque nos manda una mujer y negra para colmo, dirán. Por la encendida calle antillana va su majestad negra, Laura Taylor Swain.

Admitir esto le sabe a caca a mucha gente. Esos son los que se creen el cuento de que en Puerto Rico no hay nadie negro y por eso no quieren tocar el tema de la raza ni con una vara larga. Se enfocan en mencionar el aspecto colonial de las decisiones que ella toma como si ese acto en sí fuera nuevo, cuando todos saben bien que desde el 1898 hemos estado bajo el yugo y mando del americano. Pero ahora, con la crisis económica que vivimos, reconocer que una mujer negra es la que decidirá nuestro futuro es un trago difícil de asimilar para muchos.

Ironías de la vida que se dé esta dinámica justo cuando ahora mismo los negros y otras minorías son el objetivo de la retórica racista de Trump allá en el “mainland”, mientras acá en la colonia caribeña es una jueza negra mandándonos. Pero lo más irónico es que esté dirigiendo la economía y las finanzas públicas, asuntos que siempre han estado dominados por los blancos y los ricos, renglones en donde los negros y pobres rara vez pueden asomarse por la desigualdad social.

Total, si “aquí el que no tiene dinga, tiene mandinga, Por eso yo te pregunto: ¿Y tú agüela, aonde ejtá?”, como diría Fortunato Vizcarrondo. Pero claro, en el gobierno millenial como le dice la Primera Dama dirán ¿quién es ese? Ya sabemos que el gobierno no conoce la historia.

Ante el espejo de Canadá


(NOTA: Esta columna fue publicada originalmente en NotiCel a mi regreso de un viaje de trabajo-placer por Boston, Nueva York y varias de las principales ciudades del este de Canadá - https://www.noticel.com/opiniones/blogs/en-blanco-y-negro-con-sandra/ante-el-espejo-de-canada/777331940) 
Hace dos semanas experimenté una dosis de realidad que me hizo reflexionar sobre el nivel de decadencia acelerada en la que se está hundiendo la sociedad y economía de los Estados Unidos en el mundo. Y si los Estados Unidos están así, ¿qué podemos esperar nosotros en Puerto Rico con nuestra condición colonial y nuestra profunda crisis económica y social? Estuve ante el espejo de Canadá.
Rara vez los puertorriqueños nos miramos ante ese vecino más al norte que es Canadá, y todo apunta a que está cada día mejor y con más crecimiento que los mismos Estados Unidos. Por motivos profesionales - y también de ocio – visité las principales ciudades y provincias del este canadiense, incluyendo a Toronto, Quebec, Ontario, Montreal, y lo que ví fue un país en plena ebullición. Rápido desarrollo comparado a la actitud de temor y el pesimismo que se ve en grades partes de los Estados Unidos.
Era como estar en Europa, pero limpio. Un país nítido, sin la basura y suciedad que se ve en las calles en grandes ciudades como París, Roma o hasta amplios sectores en el mismo Madrid. Ponen mucho empeño en los jardines, con flores por doquier. Me recordó en ocasiones al Reino Mágico de Disney. Solo que son ciudades habitables, en las que el frío del invierno lo resuelven con las ciudades subterráneas llenas de vibrante actividad económica. Y en el verano, todo el mundo en las calles, disfrutando, moviéndose, generando economía. Fue inevitable comparar lo que vi con otras partes. Pensé en Nueva York, que es una de mis ciudades favoritas, y que con todo y ser la capital del mundo, parece un dinosaurio comparado con la innovación y la actitud de modernidad que se percibe en las principales ciudades de Canadá.
Allá si tienen un plan para todo. En cuestión de dos décadas lograron el quinto ejército del mundo, son una potencia económica que le abre las puertas a los inmigrantes, y a los problemas le buscan soluciones permanentes y buenas para la mayoría de sus ciudadanos.