Pages

Sunday, December 17, 2017

Algo dicen las telecomunicaciones

                                           
                                    

Por fin las empresas de telecomunicaciones dan cara al pueblo a casi cuatro meses del huracán.
Ya era hora de que salieran a rendir cuentas, y el pueblo a exigirles un mejor servicio.


Hoy dieron cara en un reportaje de El Nuevo Día en el que dan su versión pero no dicen la verdad. Al menos, no dicen lo importante. https://www.elnuevodia.com/tecnologia/tecnologia/nota/telecomunicacionesenlaeradespuesdemaria-2382866/

El reportaje lo redacta una de las mejores periodistas en este país, Joanisabel González, con quien me unen lazos de una profunda amistad, y respeto mutuo por más de 25 años.

Joanisabel, excelente como es, cubrió los temas que interesan al consumidor que lo que demanda es tener el servicio ya. El problema es que las empresas no fueron completamente honestas. No todas lo son con el público consumidor.

Reconozco que algunas - como Liberty especialmente - lo han sido desde el principio de esta emergencia, hablándole directo a sus clientes por email, en carta, por anuncios en los medios y otras vías, y luego otras como Claro se unieron. T-Mobile ha sido también muy efectiva, no sólo en la comunicación con sus clientes sino en la claridad de su mensaje.  Para mí Liberty y T-Mobile han sido las más CONSISTENTES, TRANSPARENTES y HONESTAS en explicar la situación. Paren de contar.

Ahora bien, lo que hacen estas empresas hoy en El Nuevo Día es tardío, irresponsable y responde sólo a que están ante el ojo de la Legislatura, a la que no le ha quedado más remedio que investigar en varias resoluciones radicadas en Cámara y Senado, porque el pueblo está en brote. La gente está harta de la falta de servicio y los altos costos.

Tampoco ha habido claridad y el consumidor desconfía en la Junta Reglamentadora de las Telecomunicaciones, a la que perciben como defensora de las empresas y no de la gente, aunque no siempre sea así.

VAYAN A LOS PUEBLOS:

Como siempre digo, Puerto Rico no es San Juan.  Es inconcebible que el país siga incomunicado a estas alturas. Con ver los reportes de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) se evidencia. 

De hecho, los reportes de la FCC contradicen reiteradamente lo que dice la Junta Reglamentadora local y las mismas empresas. Eso la gente lo sabe. 

Al senador Miguel Laureano, quien tiene sendas resoluciones para investigar a la industria, le sugerí públicamente que realice vistas o "town  hall meetings" en diversas regiones del país. Si va a zonas como Patillas, Maunabo, Arroyo, Yabucoa, o a la montaña (Barranquitas, Orocovis, etc), estoy convencida de que corrobororá la desesperación que tienen los consumidores, negocios y hospitales ante la incomunicación.

Es inhumano, raya en lo CRIMINAL y es un abuso de estas empresas el no haber sido claras con el pueblo antes, durante y después del huracán. 
Todavía hoy pregunto ¿cuántas vidas se pudieron haber salvado o se pueden salvar ahora mismo, si éstas empresas de telecomunicaciones  hubiesen tenido planes de contingencia adecuados?

Fíjense en las excusas: Primero dijeron que fue la destrucción y viento, luego el hurto de cobre (eso lo dicen solo algunas), luego el corte de líneas y ahora la falta de electricidad.  Esas han sido las excusas sistemáticamente. Hay que reconocer que sí, esas cosas han pasado y siguen pasando, la pregunta es ¿Cómo lo resuelven? ¿Por qué no tenían generadores eléctricos o seguridad rondando para que no les robaran el cobre en áreas críticas? ¿Lo tienen o no? 

Obviamente la falta de electricidad es un caos en Puerto Rico y afecta a todos. Sin embargo, es  CÍNICO e HIPÓCRITA que estas compañías responsabilicen ahora a la misma dependencia pública que han atacado siempre. 

TODOS CONTRA LA AEE:

La Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) está en quiebra, pero también siempre fue una amenaza para las telecomunicaciones. ¿No fueron acaso estás empresas las que cabildearon para destruir el negocio de la AEE, PrepaNet, porque les hacía la competencia con un sistema más moderno? 

Si Claro, AT&T, Liberty y las demás empresas de la Alianza de las Telecomunicaciones hubieran invertido en infraestructura adecuada, quizás PrepaNet no sería competencia ni una amenaza para ellos.

Por otro lado, pregunto: ¿Cuántos postes de madera y de cemento de la AEE se partieron por la mitad porque estaban sobrecargado con cables, antenas y otros equipos de telecomunicaciones? 

¿Cuánto dinero la AEE y el gobierno le cobrarán a estas empresas por ese daño a una infraestructura pública que ha dejado a todos sin luz, sin Internet y sin telefonos?

¿Por qué no se permite que estas mismas empresas de telecomunicaciones instalen postes? Es más, podrían hasta tener regiones asignadas - tipo la operación de franquicias de cable TV- y esos postes los alquilan incluso a la AEE para sus líneas. Sería a la inversa.  Quizás así se nivelan los costos telefónicos, las empresas generan ingresos adicionales y cuando venga el próximo huracán,  la recuperación sería más rápida. 


                                       

LO QUE QUEDA:

Todavía las empresas de telecomunicaciones no han dicho cómo ni a cuánto subirán los costos al cliente en su factura mensual para poder recuperar las pérdidas de esta crisis.

Tampoco hay claridad en cuanto al derecho de los consumidores para cancelar contratos por no tener el servicio o cambiar de proveedor sin penalidad.

Esos son temas cruciales para la gente.

Por otro lado, HAY SILENCIO EN CUANTO A LA RESPONSABILIDAD CON LA ECONOMÍA. ¿A cuánto ascienden las pérdidas de negocios (banca, empresas, farmacéuticas, pequeños comerciantes, etc) que dependen de la Internet y todavía están sin servicio o con servicio intermitente? No lo dicen. ¿Cómo resarcen ese daño?

Habrá que ver, una vez esto se recupere, cuántas de esas empresas de telecomunicaciones se mantienen en pie en este mercado y cuantas de irán o cambiarán de estructura.

Tampoco se ha dicho qué acciones punitivas habrá contra estas empresas que dejaron incomunicados al gobierno, a los municipios y a las agencias de emergencia. ESO COSTÓ VIDAS DURANTE LA EMERGENCIA. Recordemos que muchos municipios eliminaron sus cuadros telefónicos de línea y cogieron servicios de telefonía por Internet que no sirvieron.

EMERGENCIA SOCIAL:

Además de las empresas de telecomunicaciones, los medios de comunicación electrónica - particularmente la radio y la televisión - deben rendir cuentas al país. En una emergencia se supone que los sistemas se mantuvieran con mecanismos alternos. El ejemplo más evidente y del que nadie dice nada es que el EAS (Emergency Alert System) no funcionó. Si lo hizo, fue parcialmente. Desconozco si sigue averiado ese sistema de emergencia en el que se supone se conecten todas las emisoras.

Estoy en récord de que hay que exigir transparencia a estas empresas. Antes del huracán Irma publiqué en NotiCel la columna "Dependencia en las antenas" 

Esa columna provocó críticas y mucha molestia en las empresas de telecomunicaciones y  algunos radiodifusores. Ambos ussron sus emisarios en las redes sociales para atacarme hasta en lo personal. No fallé en los pronósticos y tampoco lo hice al publicar la segunda comumna "Colapso de las telecomunicaciones",

Pero ninguna de esas columnas anticiparon la magnitud debable y el impacto del caos que trajeron los huracanes a este sector. Puerto Rico quedó aislado y fue desesperante. Eso no se puede repetir.

No he sido la única alertando de esto y de la crisis que veía venir. Amigos como Wilton Vargas el Tecnético (https://www.tecnetico.com/), Dr. Shopper (http://www.doctorshoper.com/mobile/index.html), El Centro de Periodismo Investigativo, 80 Grados, y periodistas de las emisoras Cumbre 1470, X-61 y José Elías Torres en WPAB también lo han planteado desde hace tiempo. 

Quizás el tema no se discutía en primeras planas ni era titular de noticias porque las empresas financian a los medios tradicionales con la pauta publicitaria. De esa forma compran su silencio o limitan las preguntas o los enfoques en cobertura que se hacen. Pero se trata de vidas humanas y de un servicio esencial por el que se paga mucho dinero. Por eso hay que fiscalizarlas, hacer las preguntas incómodas y dar seguimiento a los temas, aunque eso represente que las empresas amenacen con quitar la publicidad, como siempre hacen. (Y que conste, de eso yo sí puedo hablar con experiencia de años).

De la misma forma en que se investigó al llamado "Cartel del Petróleo" o cuando los canales de televisión se unieron en uns pesquisa a la AEE en aquel programa "¿Por qué pagamos tanto?"  (Ver http://enblancoynegromedia.blogspot.com/2014/05/el-cartel-de-la-prensa.html?m=1)
Es hora de que hagan lo mismo con las telecomunicaciones.

Es imprescindible que las telecomunicaciones se reestablezcan con sistemas de redundancia, generadores y planes de contingencia bien hechos. Las telecomunicaciones son la espina dorsal de la economía y todos las queremos arriba ya.

Sandra Rodríguez Cotto 

2 comments:

  1. Simplemente excelente, cierto y directo.

    ReplyDelete
  2. La compañia Sprint. Me ha hecho descuentos automáticos y me ha cobrado a pesar de haber publicado que estarían dando creditos. Le daré parte a la junta de Telecomunicaciones paraque intervenga y ajuste o elimine los cobros.

    ReplyDelete