Pages

Sunday, June 3, 2018

Damage control de La Fortaleza

Fotos del Gobernador Ricardo Rosselló y familia con organizadores de evento en recordación por los muertos del huracán María. (Fotos por Alina Luciano en las redes sociales)

 El equipo de propaganda de La Fortaleza lleva desde la semana pasada en "damage control mode",  necesitan controlar daños. Control de daños por la Ley 80, control de daños por el estudio de la Universidad de Harvard, control de daños porque la imagen y la credibilidad del Gobernador está en entredicho por el manejo del tema de los muertos tras el huracán María.

Pero reflexionando con detenimiento en la forma en que han intentando manipular la comunicación al pueblo, y proyectar la imagen del Gobernador, no puedo menos que concluir que el estado de crisis no los deja reaccionar adecuadamente.  Y como sé que algunos de esos componentes en la maquinaria de  propaganda de Rosselló se creen que son de la realeza o que están proyectando a monarcas o a artistas, y piensan ser parte del "jet set" en una colonia venida a menos como lo es Puerto Rico, tengo que compararlos con lo que le pasó en una ocasión a una verdadera reina. Me refiero a la reina Isabel de Inglaterra.


Pero no es ahora, en medio de la vorágine que persiste entre algunos por la reciente boda de Harry y Meagan. Me refiero a la crisis que vivió esa monarquía y cómo tuvieron que hacer un control de daños sin precedentes cuando murió la princesa Diana. 


Diana no era oficialmente de la familia real, tras su divorcio de Carlos, pero la gente la veía así. En aquel momento la princesa se había divorciado, pero miles de personas llenaron las calles cerca de Buckingham de flores y millones de personas en todo el mundo seguían la noticia. La reina y la monarquía guardaban silencio. Pero la presión pública fue tan fuerte, que tuvieron que claudicar. Entraron en "damage control mode".





A la reina no le quedó más remedio que actuar para guardar las apariencias, apaciguar a todo un pueblo que se le iba en contra, y lucir bien para tratar de salvar su reputación. Más que nada, la reputación de la Casa Real.

Primero ella tuvo que salir con su madre a ver las flores frente al palacio. Luego sacó a los nietos a verlas. Después emitió un mensaje en vídeo a la nación, y terminó con un velorio y entierro a la altura de una princesa de todos. Todavía se recuerda a los príncipes caminando tras el féretro de su madre.

Eso mismo es, en menor medida, lo que ha tenido que hacer La Fortaleza y el propio Rosselló ante el descontento generalizado en todo el país por la negativa a aceptar los muertos, por el rechazo al estudio de Harvard, y encima, por el tuit de la Primera Dama Beatriz. Cuando se anunció el evento de recordación de los muertos en el que se colocarían zapatos de los fallecidos frente al Capitolio, Beatriz Rosselló pidió en su red en Twitter que le regalaran los zapatos para ella regalarlos a los niños cuando estuviera regalando mochilas y libros en el " back to school" .

O sea, imagínese esto: la Primera Dama poniéndole unos zapatos de una señora que murió por un alud en Utuado o de una joven que murió porque no le llegaron sus medicinas. De eso es lo que se trata. La falta de sensibilidad al dolor, de respeto por los muertos y de escrúpulos de esos asesores de propaganda.


Como la crítica pública subió, y más y más gente llevaron zapatos en solemnidad por sus muertos, en las redes sociales, en los cafetines, en las salas de espera en oficinas médicas, en los centros comerciales y donde quiera, se criticaba la actitud del Gobernador. Lograron recibir más de 3,000 pares de zapatos, cada uno con una historia.

Y mientras eso pasaba, en La Fortaleza el equipo de propagada entró en pánico.

Finalmente llevaron al Gobernador y la Primera Dama con sus hijos a ver la exhibición, justo cuando ya habían quitado casi la mitad de las piezas. Fueron recibidos de manera solemne y seria por los organizadores - todos voluntarios - y Rosselló dio unas declaraciones.

El "team" de propaganda pensaría que la gente lo iba a aplaudir y que movería la opinión pública a su favor. Pero no contaron con que, en su desesperación, cometieron varios errores.
1.       La mera presencia del Gobernador lleva el mensaje de que acepta el estudio de Harvard. Por más que lo criticó, sabe que es una de las universidad más prestigiosas del mundo, y que a pesar del margen de error, son miles de muertos.

2.       Su presencia admite que son más de 64 muertos. Acepta que son 4,645.

3.     La presencia de la Primera Dama abonó a que todos recordemos lo que dijo en el tuit quien lo escribió. (Insisto en creer que no pudo ser ella. Si lo hizo, entonces no es ignorancia, sino un peligro).

4.     La presencia de ellos recordó el poco respeto que ha habido y sigue habiendo de figuras de este gobierno por los muertos del huracán, y por sus familiares.

5.       Se vio la propaganda pura porque intentaron hacerlo lucir como algo espontáneo y genuino, pero el equipo de propaganda volvió a las suyas, menospreciando la inteligencia del pueblo. Llegaron con escoltas y fotógrafos para captar " lo genuino"  y que " genuinamente"  la gente lo viera así en Twitter. Error. La gente no es tonta.

Tan pronto Rosselló se detuvo a hablar con los organizadores, y la Primera Dama se arrodilló para escoger unos zapatos en sus manos (quizás pensando a quién regalárselos), un fotógrafo captó las imágenes. Al rato, una usuaria de las redes sociales con el nombre de @Zenaida_777 tuiteó  lo siguiente: " Mientras corría hoy, me encontré al Gobernador y su familia frente al Capitolio en solidaridad con los familiares de las víctimas".



Da la casualidad o causalidad que esa misma persona @Zenaida_777 alegadamente usó la foto oficial del fotógrafo de La Fortaleza, como dio a conocer otra usuaria en Twitter @IngenioMediaPR. Luego se supo que @Zenaida_777 está relacionada a parte del "team"  de propaganda o trabaja con el gobierno.



En la era de las redes sociales, todo se sabe. Lo peor es que cuando hay gente sin ética que optan por propaganda y no por comunicación seria, pasan estas cosas. Se le falta el respeto al pueblo, pero hacen lucir muy mal a los jefes. Cuando hay gente sin escrúpulos, suceden montajes como el de hoy, que en vez de enmendar y proteger al Gobernador y a la Primera Dama, le hicieron daño.

En la propaganda política se busca engañar para moldear opiniones y creencias. No se dice la verdad. La propaganda es una comunicación que presenta sólo un lado de las cosas o de los argumentos con el objetivo de influir en la actitud de las personas y convencerlos para que voten por alguien o piensen de cierta manera. Se basa en la repetición constante de información incompleta, parcial, a veces prejuiciada y muchas otras, apartada de la verdad. La propaganda siempre ha existido en todas las épocas.

El peligro de la propagada es la desinformación. Como dijo el lingüista americano Noam Chomsky, "La propaganda es a una democracia lo que la coerción a un estado totalitario". En momentos como el que vive Puerto Rico, no se puede tolerar más desinformación ni se pueden seguir fabricando imágenes de políticos porque el pueblo elector-consumidor ya los tiene leídos.

Estoy segura de que intentarán hacer como hizo la Casa Real británica con la reina Isabel. Como ya lo pusieron a ver los zapatos, quizás pongan a Rosselló en un vídeo a hablarle al pueblo, después puede que decrete unos días de duelo (aunque otra experta en propaganda Carmen Yulín Cruz se les adelantó con su montaje que es igual de descarado), y quizás al final admitan que los muertos son 4,645 o muchos más.

Mientras tanto:
·     Tienen escondido a uno de los principales responsables y que debe dar cara, el Secretario de Salud, Rafael Rodríguez Mercado,

·         Protegen al Secretario de Seguridad Héctor Pesquera.

·         No explican por qué pagaron a la universidad George Washington, ni de dónde sale el dinero, ni qué dejaron de pagar para esto.

·     No adelantaron nada para mejorar la imagen del Gobernador ante el pueblo,  especialmente ante el dolor de los que han perdido seres queridos.

·         En fin, el control de daños no le funcionó. Ha sido todo lo contrario.

Los eventos de este fin de semana deben llevarnos a todos a una reflexión seria de donde queda el respeto al pueblo y hasta dónde se va a tolerar el maltrato a las víctimas del huracán. Es hora de que los muertos descansen en paz.

6 comments:

  1. No hay control de daños si lo que posicionaron fueron hipocrecias, indiferencia, insensibilidad y engaños, abiertamente y de insensatos politicastros. Los muertos no descansan en paz, si no se le hace justicia a la verdad. R. Roselló y su esposa, quedaron mal y los propagandistas no pueden arreglar, aunque lo intenten con sus mejores medios de sentimentalismos y desinformacion programada, lo que antes es obviamente un ardid para llegar a sus fines, mediante uso de medios de malandrines. Los que se dejan llevar por las imagenes, yerran a no ver las contradicciones inherentes de sus acciones, que ha simple vistas, atentan contra el pueblo, de los vivos o de los muertos. Triste gobierno que se oculta tras la propaganda de la imagen y descuida sus viles palabras y acciones constantemente utilitarias y desleales contra los Puertorriquenos. Le pichea a su partido y los que tiene dormidos.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Me hago eco de las palabras del Sr.Roberto Abril. Es lamentable todas las muertes ocurridas por la falta de acción de este gobierno.

      Delete
    2. Roberto Abril, gracias por leer el blog. Es lamentable que una tenga que escribir de estas cosas porque a la hora de la verdad, lo que haga el gobierno - cualquiera - es una falta de respeto al dolor de la gente en este pueblo...
      Sandra

      Delete
  2. La falta de experiencia en el equipo de trabajo de este gobernador y la prepotencia que tienen por haber conseguido el 'puestazo' los tiene cometiendo miles errores. Quienes los conoce a ellos (el equipo) sabe que tipo de personas son y como piensan por eso cuando lei el twitter de la primera dama era como escucharlos a ellos hablar... ay vizne

    ReplyDelete
    Replies
    1. En realidad todos los gobiernos tienen aciertos y desaciertos. Siempre hay gente bien inepta pero también muchos buenos que a veces no se les da el mérito que merecen. Lo importante aquí es que no tienen el oído en tierra.

      Delete