Pages

Friday, October 26, 2012

Así ví “El Gran Debate”


El Gran Debate lo ganó Ivonne Solla y en segundo lugar, Luis Guardiola. Con todo y los “bloopers” que tuvieron al brincar involuntariamente en dos ocasiones a algunos candidatos (algo entendible con tanta gente allí), la realidad es que la manera en que ambos periodistas moderaron el intercambio entre el sexteto de candidatos políticos anoche, con respeto y sin aspavientos, sin lucirse ni creerse que ellos eran las estrellas como pasó en los anteriores debates con otros reporteros, fue lo mejor de la noche.

Eso y algunos comentarios como el “el problema es que puso turbinas en los tomates”, de Rogelio Figueroa cuando criticó al Gobernador Luis Fortuño al poner molinos de vientos en tierras agrícolas de Santa Isabel; las expresiones de Rafael Bernabe sobre las relaciones entre personas del mismo género: “Todas las formas de afecto deben tener el mismo derecho”, y las críticas de Arturo Hernández a la falta de limpieza en Ceiba, Vieques y Culebra; fueron para mí lo más interesante.

De grande lo único que ví fue tener a tantos candidatos a la vez y una escenografía amplia para poder meter a mucha gente. Por lo demás, el llamado “Gran Debate”, el último entre los seis candidatos a la gobernación para las elecciones que vienen en menos de dos semanas y que se transmitió por Telemundo en alianza a Radio Isla y El Nuevo Día, fue más de lo mismo. Algunos “highligts” pero casi todo aburrido.

Wednesday, October 24, 2012

La Prensa en arena movediza

 
“Intentar dominar la opinión pública no es tan fácil como en el pasado”

La guerra que ha trascendido en estas semanas entre los periódicos del Grupo Ferré RangelEl Vocero es como estar andando sobre arena movediza. De esa misma arena en la que caíste y cuando intentas salir te hundes más y más, y te cubre totalmente hasta que te chupa la existencia. En las películas dicen que el truco es tratar de encontrar un palo, algo de qué agarrarse para salirse de esa mezcla de fluidos fangosos finamente granulados que forman la arena movediza.
 
Esta pugna le chupará la existencia a muchos en la Prensa como les hemos conocido hasta ahora. Y lo peor es que los personajes no se dan cuenta de que todos corren el mismo riesgo de ahogarse sin que encuentren una verdadera motivación de qué agarrarse para salir de allí. Los dueños de los medios y también los periodistas tienen que darse cuenta de esto.
 
Vivir en las entrañas de los medios noticiosos –especialmente entre los dos que están en guerra en este momento– da una perspectiva única que pocas personas tienen, pero desde afuera, se ven las cosas con distintos matices. Por eso desde hace años vengo analizando en mi blog ‘En Blanco y Negro con Sandra’, así como en varios medios, la polarización políticoideológica y económica que arropa a los principales medios del País y amenaza con tragárselos.
 
Dejando eso establecido, sostengo que los periodistas ni son mercenarios como llamó Arturo Pérez Reverte, ni tampoco deben obrar desde el clandestinaje como pidió el domingo Mayra Montero. Aquí de lo que se trata es de abrir los ojos más allá de la función tradicional del periodista y entender que la Prensa vive una metamorfosis. Está en un mundo distinto, con competencias distintas y que esto no es exclusivo al País. Esto es global.
 
En días recientes el periódico español El País anunció por correo electrónico a cientos de empleados que quedaban cesantes por la crisis económica. En Estados Unidos, la revista Newsweek anunció que dejará de ser publicada en papel y tras 80 años de establecida se mueve solo a la versión online. Asimismo, hoy se especula si el futuro del diario británico The Guardian será en línea o simplemente desaparecerá. Estas son tendencias del mercado que afectan a todos a nivel global. La economía está transformando los medios, derrumbando emporios y monopolios mediáticos, y creando cosas nuevas.
 
Desde hace cinco años los medios en Puerto Rico compiten por el mismo presupuesto publicitario –estimado en unos $750 millones anuales por expertos en publicidad– pero que se divide ahora no solo en prensa, radio y televisión, sino también en Internet, publicidad en exteriores y promociones. O sea, más medios y menos dinero. Más con menos.
 
A eso se añade el público y sus preferencias. Los periodistas y los dueños de medios tienen que reconocer que sus lectores son consumidores; y como dice el Dr. Shopper, Gilberto Arvelo, “los consumidores están cada día más exigentes”. El consumidor de medios busca lo que quiere, no lo que el medio le da. Como existe la Internet, no tiene que esperar para informarse. Ante este panorama, los periodistas tendrán que seguir haciendo ajustes para ser más emprendedores y los medios deben centrarse en dar variedad y opciones a sus consumidores, con veracidad.
 
Parte de esa veracidad es tener la valentía y dignidad de reconocer cuando hay errores. Por eso entiendo que la autocrítica entre los periodistas es más urgente hoy que nunca antes. Hay que reconocer que en el momento en que la Prensa comienza una pelea interna, se neutraliza y se pierde credibilidad. En esta lucha, en mi opinión, pierden los dos, tanto El Nuevo Día como este periódico que hoy me publica, El Vocero. Pierden porque la inmensa mayoría de los lectores decodifican la pelea en el proceso de comunicación como si hubieran unos hilos tratando de disfrazar las líneas editoriales, sea o no cierto eso.
 
La gente se da cuenta de que los emporios mediáticos y los poderes políticos actúan más como lo hacen en las dictaduras, tratando de vender ideologías a través de sus líneas editoriales, ‘invisibilizando’ temas importantes para la mayoría de la gente. Por eso no se puede desviar la atención de lo medular. Esta misma pugna entre los dos grupos mediáticos es un ejemplo de eso porque a dos semanas de las elecciones se desvía la atención de los candidatos a la Prensa.
 
Con esto no digo que no se fiscalice. Por el contrario. Es importante que el País vea cómo se supone que en un libre mercado todo el mundo juegue con las mismas reglas económicas. O sea, en la medida en que un medio recibe financiamiento público para su operación, –sea como se le acusa al  El Vocero que es por medio de contratos y fondos públicos, o sea por medio de la creación de múltiples corporaciones para conseguir incentivos y subsidios que no obtiene con los diarios como se dice que hace el GFR– todos están en las mismas.
 
Intentar dominar la opinión pública no es tan fácil como en el pasado. Como decía el rockero Jim Morisson: “Aquel que controle los medios de comunicación, controla las mentes”. El problema es que en la realidad actual ese dominio ya no tiene patente de exclusividad.
 
El enemigo no es el otro medio. El enemigo es el no poder satisfacer la necesidad de contenido e información que busca el consumidor. Las empresas mediáticas no pueden caer en estas arenas movedizas. La guerra del papel es una trampa. No se puede permitir que esa arena movediza espante a los consumidores.


 

Esta fue mi columna semanal en El Vocero, hoy 10-24-12

Monday, October 22, 2012

Se busca un líder: a 21 días de las elecciones

 
Se supone que un gobernador debe tener no solo la capacidad de dirigir, sino la profundidad para serlo.
 
A 21 días de las elecciones me seduce la idea de analizar cómo se han proyectado hasta el momento los seis candidatos a la gobernación y si han logrado presentar su capacidad para gobernar el País. Propongo ver cuál es la imagen que proyectan los candidatos y si convencen.
 
A base de mi experiencia de años como periodista he tenido la oportunidad de conocer a los candidatos actuales a la gobernación. Los he visto en acción en distintos momentos y funciones públicas. Asimismo, como relacionista profesional que soy, los observo con detenimiento, no solo sus discursos, sino el contexto de cómo emiten sus mensajes y cómo el público los decodifica, cómo los interpreta. He visto su evolución pública. Como analista, al evaluar su proyección, me fijo en la connotación de sus mensajes, en qué es lo que de verdad quieren decir, en el entrelíneas. Suelo leer su lenguaje no verbal y cómo se comunican ante la prensa. Hoy, a menos de un mes de las elecciones, y justo cuando se supone que se cierren brechas, evalúo los candidatos por orden alfabético, según sus apellidos:

Wednesday, October 10, 2012

Venezuela o Maripily

 
“Nos ocultan los vínculos que nos unen al país bolivariano y el efecto que las políticas que allí se imponen tienen sobre nosotros”
 
Año 2001 y era la toma de posesión de la primera gobernadora en Puerto Rico, Sila Calderón. Me asignaron cubrir la conferencia de prensa del presidente más exuberante que había venido a la Isla para el evento, el venezolano Hugo Chávez. Reclamó la salida de la Marina de Vieques, dijo que su gobierno no volvería al polígono de tiro en la Isla Nena, apretujó a Sila cuando le dio un beso, y con su peculiar hablar campechano, se echó a la prensa en el bolsillo.
 
En la noche había varias recepciones y me tocaba ir a la que se celebraría en la Casa Olímpica. En el camino a pie pasábamos frente al Centro de Recepciones justo en el momento en que pasaba una caravana de biombos azules y limosinas. “Debe ser un presidente”, dije. Se detiene el ‘entourage’ y sin esperar a que le abrieran la puerta, Chávez se bajó y empezó a saludar al público. Al primero en estrecharle la mano fue al policía en la motora. La gente le aplaudía. De pronto me vio en traje largo, me recordó de la conferencia de prensa y dijo: “si viene a la fiesta, pues venga conmigo”, mientras casi me arrastra escalones arriba.
 
Yo no sabía qué hacer o como escaparme de entrar como la pareja de Chávez. Le dije que no había sido invitada a la fiesta VIP, sino a la pueblerina. “Pues diga donde, para ir allá que esto es aburrido”, me respondió, mientras a lo lejos se escuchaba la música de violines. Por suerte en eso entraron otros dignatarios y aproveché para soltarme. Me despedí como pude, pensando en mi escapatoria que su actitud fue lo que le hizo ganarse la confianza de los venezolanos. Su sencillez lo distanció de las clases de estirados burgueses oligárquicos que dominan la política en toda América Latina, incluyendo Puerto Rico.
 
La gente en Venezuela lo veía como la opción a décadas de corrupción bajo Carlos Andrés Pérez, Rafael Caldera y tantos otros. Chávez llegó al poder en Venezuela cuando los venezolanos de a pie estaban hartos de tanta mentira, pillaje, demagogia y politiquería, algo así como lo que vivimos hoy los puertorriqueños. Le creyeron.
 
Doce años más tarde de aquel encuentro pienso en Chávez y no puedo asociarlo a la esperanza que tenían los venezolanos antes, sino al miedo, confrontación y la crisis actual. Aunque todavía muchos le creen y lo eligieron democráticamente, cada día son más las voces que reclaman que ese pillaje, demagogia y politiquería lo impone ahora el chavismo. Hace tres días, mientras Puerto Rico seguía embobado viendo por televisión a Maripily en ‘Mira Quien Baila’ o al programa ‘Idol Kids’, en Venezuela se libraba una de las más importantes contiendas electorales en su historia reciente que demostró lo polarizado que está el vecino país.


Saturday, October 6, 2012

¿Dónde está la guagua?

 
“Este caso podría caer entre los miles que quedan en el aire sin resolver, lo que añade a la sensación de impotencia e impunidad”
 
Era una Nissan blanca modelo Versa. Luego dijeron que quizás era verde. ¿Quién sabe de verdad como era? Solo se sabe, por la estela que dejó a su paso, que iba a exceso de velocidad por el carril exclusivo de guaguas de la Autoridad Metropolitana de Autobuses un sábado a las 6:15 de la mañana. El conductor o conductora arrolló a un trío de corredores que entrenaban para el maratón de Chicago. No se inmutó. Siguió su curso y se fue a la huida.
 
En el frenético éxodo para no dejar pistas se llevó por el medio a los corredores Jorge Rivera Bujosa y Ana María Rivera, quienes a pesar de los golpes fueron dados de alta, pero dejó malamente herida a Mayra Elías Díaz. En un principio se pensó que Mayra no podría volver a caminar, pero tras una milagrosa operación en Centro Médico, todo apunta que lo logrará luego de un largo proceso de terapias.
 
¿Quién fue el o la canalla al que no le importó la vida de otros y salió huyendo? ¿Sería solo el conductor o irían más personas en ese vehículo? ¿Aparecerá algún vídeo certero de las cámaras de seguridad en ese sector en San Juan? La Policía informó que no había testigos pero ya tienen dos vídeos de cámaras de seguridad. ¿Habrán identificado la tablilla del vehículo? Y lo más importante, ¿dónde está la guagua?

Exorcismo

 
Levántese Dios y sean dispersados sus enemigos y huyan de su presencia los que le odian. Como se disipa el humo se disipen ellos, como, se derrite la cera ante el fuego, así perecerán los impíos ante Dios”. Salmo 67
 
Se inicia un exorcismo. Empieza de lleno el conjuro para expulsar al demonio que ha entrado en los cuerpos, las mentes y las almas imbéciles de los feligreses que le creen al Arzobispo de San Juan.
 
-“No le den dinero. Guarden sus billeteras durante las colectas si el arzobispo sigue hablando de política”, clamó la representante Albita Rivera a las huestes de católicos estadistas. Les exige con vigor que se transformen en protestantes. Que protesten contra el religioso al que le ha dado que por promover desde el púlpito al Partido Popular o al independentismo o al separatismo o al comunismo o a la soberanía o a la patria.
 
-“Para que les duela en el bolsillo”, propone como castigo al Monseñor Roberto González.
 
Flash, dispara la cámara. Prende la luz roja y empiezan a grabar. Los periodistas escriben las palabras, captan los gestos y graban el inicio de la rueda de prensa, en este rito pre eleccionario que espera mover almas ante una contienda que parece ser bien cerrada entre dos principales candidatos que, en el fondo, no convencen a nadie y otros cuatro que tampoco lo hacen.
 
Hay que hacerles un exorcismo a los católicos para que no le crean a los obispos, piensan ellos. Hay que sustraer la influencia del Maligno entre los penepés. Con autoridad, hay que exigirle a ese dominio que se marche a las pailas del infierno, claman los líderes que dicen ser impolutos, de inmaculadas trayectorias y ejecutorias. El rito de los exorcismos requiere rigurosidad, prudencia, mesura. Hay que hacerlo con cuidado y discreción para poder sacar a los poseídos, pero eso no aplica en Puerto Rico.
 
-“Todo grupo religioso que le hagan una campaña política en la iglesia, debe pararse en ese momento y salirse de la iglesia. No se le debe permitir que la iglesia se meta en un proceso político. La iglesia tiene derecho a reclamar por los pobres, puede reclamar por los enfermos, puede reclamar por los niños, pero no por cuestiones políticas”, demandó el ex Gobernador Carlos Romero Barceló.
 
-“Cualquier cosa que venga del arzobispo de ahora sabemos que está politizada a favor de la independencia. El arzobispo más político que ha habido en la historia de Puerto Rico es éste”, añadió Romero Barceló y la prensa lo publicó, olvidando los Davis, a McManus y a la Acción Cristiana de los sesenta.
 
Pocos periodistas se atreven a desafiar la fuerza del corcel político. Pocos preguntaron si esa orden o la de Rivera le aplica a tantos otros religiosos que se inmiscuyen en la política como las Wanda Rolón, los Jorge Raschke, los Heredia o los Font y sus apóstoles. Esos que sí dicen por quién votar o por quién no. Los que predican el odio contra los que defienden a las feministas, al aborto o a los gays y evangelizan al amor sólo al diezmo, a las modas y a la ofrenda.

Los invisibles y el oportunismo político

Parte 2

“Prácticamente todos los mensajes van dirigidos a resaltar la imagen de los candidatos a la gobernación y se ocultan los demás”
 
 
Empezó la recta final de la campaña política y a 40 días de las elecciones, abunda el oportunismo pero siguen los invisibles.
 
Han salido comerciales nuevos, los candidatos aprovechan cuanta entrevista pueden en los programas de radio en la mañana o tratan que la prensa escrita publique artículos para no tener que pautar anuncios. Todo porque el dinero para los anuncios de la propaganda política está limitado y el acceso a recaudar fondos está cuesta arriba ya que la gente no tiene dinero o no quiere donarlo a la política. Pero como anticipé en la columna publicada en este diario la semana pasada, siguen muchos sectores silenciados en las campañas políticas. Son muchos los olvidados porque los temas no le convienen a los candidatos a la gobernación.
 
Esta semana estrenaron comerciales de televisión el Partido Nuevo Progresista, el Popular Democrático, el Independentista Puertorriqueño y el Movimiento Unión Soberanista. El Partido del Pueblo Trabajador se ha enfocado en las comparecencias de su candidato, Rafael Bernabe. Mientras que el Partido Puertorriqueños por Puerto Rico aumentó sus anuncios ‘billboard’ en los que insiste su mensaje de poner excremento como símbolo de la política actual.
 
Prácticamente todos los mensajes van dirigidos a resaltar la imagen de los candidatos a la gobernación y se ocultan los demás. Esto en parte se debe a los cambios en la Ley Electoral y al fondo especial para anuncios de campaña que prohíbe que se promuevan planchas de candidatos. O sea, que la publicidad masiva le niega al Pueblo la posibilidad de conocer otras caras a la vez que invisibiliza los temas que afectan a la inmensa mayoría de la población.

Los invisibles en las campañas políticas

(Primera parte)
 
“Se supone que esta semana deben comenzar con fuerza los anuncios de la propaganda política ya que nos quedan menos de dos meses para las elecciones”
 
En una cama en el Hospital Oncológico Pediátrico yace moribundo un nene de ocho años. Le quedaban horas de vida. Su madre parecía también un cadáver, flaca, con la angustia reflejada en su avejentado rostro y en su cuerpo encorvado por llevar días sin comer. No tenía dinero ni para comprar en la máquina un dulce y lo último que había probado fue un almuerzo que llevaron unas voluntarias hace dos días al piso del hospital. El suplicio de ver a su hijo partir, siendo tan chiquito, la tenía ‘grogui’.
 
Casi a la misma hora una niña de 13 años llega llorosa y temblando al Centro Médico, proveniente de las entrañas de la pobreza de la zona metropolitana. Iba acompañada de varias mujeres de la barriada a practicarse un aborto porque había sido embarazada por su padre. Él llegaba a la casa por las tardes, cuando la mamá salía a trabajar a un segundo turno en una tienda, y aprovechaba la soledad del silencio para violarla. Primero a la fuerza, luego la tenía tan aterrada con los golpes y amenazas que ella guardaba sumisa a que pasara rápido el momento. A los pocos meses, los vómitos y la barriga la delataron. Su madre, al enterarse, sufrió un infarto. Al padre lo corrieron y casi lo matan de la golpiza que le dieron antes de que la Policía lo arrestara, mas la vida de ella ya estaba marcada para siempre.
 
Horas antes, en el edificio Cobian’s Plaza en Santurce, una madre hace la fila para que la atiendan en el Centro de Servicios de Educación Especial. Hay 13 personas antes de ella y un montón después. Todos, en su mayoría madres, comentaban la actitud de la recepcionista y la parsimonia con la que se movía. Ella iba por quinta vez a pelear por el derecho de su hijo autista a aprender. El nene estuvo año y medio en la casa, sin ubicación. Después de ganar querellas hicieron un salón donde solo tenían niños autistas pero este semestre la directora de la escuela cambió las reglas. Metió a otros nenes con impedimentos múltiples en un vagón oxidado convertido en salón contenido, así, aislado del resto de la población estudiantil, formó parte de nuestra versión de ‘apartheid’ boricua, lejos del resto de los mortales.
 
Conocí personalmente a los involucrados en todos esos casos y por respeto, me reservo sus nombres. Supe de sus penurias y compartí las luchas contra el sistema por buscar ayuda y por hacer valer sus derechos ante el gobierno ineficiente que tenemos en Puerto Rico y que con cada administración parece seguir empeorando. Y hoy, mientras veo las noticias, pensé que ninguno de esos casos les importa a los políticos. Si les importaran, darían soluciones y prometerían cambios verdaderos, pero eso no pasa. Ningún tema que no sea sexy estará entre los principales en la campaña que parece ser, como siempre, una guerra entre adversarios.
 
Entre los partidos Nuevo Progresista y Popular Democrático, el enfoque es tirarle al otro. En el PNP persiste un desespero por atacar la capacidad o experiencia del candidato opositor Alejandro García Padilla, en que hable, al punto en que insisten en que debata solo con el gobernador Luis Fortuño. La insistencia les nubla el sentido común ante un país que sabe que quien pide los debates lo hace porque está atrás, teme o está desesperado. ¿No fue eso lo que el hizo al propio Fortuño el exgobernador Aníbal Acevedo Vilá en las elecciones pasadas?

Tuesday, October 2, 2012

Más pedazos en un mismo bizcocho: De Índice a Metro y los nuevos medios (Listado casi completo de medios)


 
Se agudiza la competencia en el mercado de los medios de comunicación con la entrada de una serie de nuevas propuestas informativas, pero el dinero sigue igual. Siguen los mismos presupuestos lo que significa que  algunos podrán sobrevivir y otros, no.

Esta semana salieron al mercado dos diarios gratuitos nuevos: Índice, que publica el Grupo Rangel (GFR), y Metro, de una empresa multinacional sueca. Estos se unen al periódico El Vocero que fue el primero en lanzarse como un diario gratuito durante julio pasado. Todos estos vienen a competir en un campo donde hay otros seis diarios, más de 12 periódicos regionales, dos semanarios, un mensuario, sobre 12 diarios y medios cibernéticos, 1,500 blogs, al menos una decena de televisoras locales, 120 estaciones de radio, revistas y otros medios como televisión por cable, publicidad en exteriores, promociones y cines. Todos compiten por el mismo presupuesto publicitario.

El mercado de los medios de comunicación en Puerto Rico se estima en unos $750 millones de dólares, según cinco directores de medios y publicistas entrevistados, entre los que había dos ex presidentes de la Asociación de Agencias Publicitarias de Puerto Rico. Todos pidieron que se obviaran sus nombres.

Esos $750 millones se han quedado estables desde el 2005, aunque entre el 2008 y 2010 se estima que el mercado publicitario bajó cerca de un 30 por ciento y poco a poco ha ido subiendo. Según los estimados, de los $750 millones, un 80% se destina a publicidad en prensa (42%), radio (26%) y televisión (12%). El restante 20% se divide en anuncios en cable TV, revistas, cines, Internet y publicidad exterior, según los entrevistados.