Pages

Tuesday, July 31, 2012

Día Nacional del Periodista 2012: con más retos que nunca


Hoy, que se celebra el Día Nacional del Periodista, este noble oficio enfrenta una de las épocas más retantes en la historia de Puerto Rico.

La polarización política e ideológica entre las empresas mediáticas, el crecimiento vertiginoso de la Internet que trae más competencia, las reducciones en plantillas de periódicos y telediarios, la falta de apoyo a las nuevas propuestas empresariales de periodistas del patio, la eliminación de reporteros de radio para sustituirlos por comentaristas, y la falta de empleo, son sólo algunos de los muchos retos que encuentra a diario el periodista puertorriqueño.

Y como si eso fuera poco, los periodistas se enfrentan cada vez más a retos oficialistas que, gobierno tras gobierno, administración tras administración, tratan de limitar accesos para coartar el ejercicio del periodismo y por ende, el derecho del pueblo a estar informado. Antes fue la Ley de la Mordaza, o los golpes de macanas a periodistas, o las más de 40 medidas legislativas que en un año se radicaron para afectar el ejercicio periodístico en los años 90 y que combatimos con éxito desde el Overseas Press Club y la Asociación de Periodistas de Puerto Rico (ASPPRO) ante la Legislatura y los Tribunales.

Hoy se trata del nuevo Código Penal, que con el pretexto de proteger a periodistas en actividades públicas, en realidad le dan carta blanca a que las autoridades a impedir la libertad de prensa.  En su artículo 243 el Código Penal dispone que: “(i)incurrirá en delito menos grave toda persona que ilegalmente y sin propósito legítimo alguno, durante la celebración de actos oficiales, obstruya intencionalmente la transmisión de cualquier medio de comunicación, o la toma de imágenes fotográficas, digitales o de video”.

Este artículo permite, por ejemplo, que ujieres en las gradas del Capitolio impidan a fotoperiodistas realizar su labor, como pasó el viernes pasado en un operativo federal en Plaza Guaynabo en el que miembros de la Policía Municipal atacaron y hasta arrestaron a fotoperiodistas que cubrían las incidencias. O como pasó en la huelga de la UPR en el 2011 o durante el cierre del hemiciclo en el Senado en el 2010.

El problema con esta legislación, y como muchas otras que se disfrazan como protecciones cuando verdaderamente son límites, es que no se trata de que afecten al periodista o al medio noticioso. Afectan al país, al público, que no estuvo en el lugar de los hechos, pero tiene el derecho a recibir la información.

Tuesday, July 24, 2012

García Padilla enfoca su campaña: crimen y violencia


(*Esta columna fue publicada en NotiCel - http://www.noticel.com/blog/128013/garcia-padilla-enfoca-su-campana-crimen-y-violencia.html)

Estamos a menos de un mes de una elección especial para limitar el derecho a la fianza y reducir el número de legisladores, pero ni un tema ni el otro importan a la mayoría del público. Lo que más preocupa al puertorriqueño es sin duda, la violencia manifestada en todas sus gamas, desde la doméstica hasta los asesinatos.

El único que ha enfocado su campaña es el Partido Popular Democrático.  Aunque inició con anuncios institucionales que parecían sacados de la época de Luis Muñoz Marín, en las últimas ejecuciones del PPD se enfocaron y finalmente reconocieron que la criminalidad es el tema que más preocupa a los puertorriqueños.

Esto contrasta con el Partido Nuevo Progresista, que tiene una campaña publicitaria amplia, con ejecuciones bien creativas, pero la misma no ha logrado calar en la opinión pública precisamente por que tiene demasiados temas sin un enfoque claro.

Tuesday, July 17, 2012

Créeme, te miento: La manipulación en los medios


La manipulación está presente e influye en todo lo que usted lee, oye y mira, especialmente si es en la web. Absolutamente en todo. Está cada día más presente en los medios tradicionales. Quiéranlo admitir o no. Es un hecho.

La noción de controlar al público lector-televidente-radioescucha-cibernauta para que forme sus opiniones según determinada línea editorial, religiosa, comercial o política, es una realidad en los medios de comunicación en Puerto Rico y en todo el mundo. La manipulación mediática está viva porque la forma en que se operan los medios de comunicación en la actualidad lo fomenta y lo permite.

Cierres inmediatos, falta de tiempo para corroborar información, falta de personal, inexperiencia,  rechazo a ofrecer trasfondo para que la noticia no sea larga, medir la importancia de la noticia por el "rating" que genere o por la cantidad de “hits” que recibe el tema en la versión cibernética del medio son sólo algunos de los motivos para que la información se manipule. Y esto es algo que los periodistas tienen que admitir.

Es duro aceptarlo porque hablar de manipulación en los medios de comunicación o en la prensa, es sinónimo de mentarle la madre a los periodistas, editores, reporteros, analistas, comentaristas  y demás personal mediático. Es uno de esos temas tabú porque se supone que en una democracia, no se manipule la información. Se supone que la propaganda no exista. Se vende la noción de que eso pasó en la época de Hitler o pasa ahora en la forma en que se vive en países comunistas como en Cuba. Pero parece que cada día las democracias y los gobiernos totalitarios se parecen más, y tanto en uno como en otro, se manipula, se desinforma y se divide. La verdad es relativa.

Thursday, July 5, 2012

HP = Hablando en público


La oficial de prensa de la Autoridad de los Puertos, Blanca Sáez, tiene razón. El “HP” le aplica a la gente en el PPD y en la UTIER. Pero se le olvidó decir que también los del PNP son HP. Y los del PIP. Los del MUS. Los del PPR y los del PPT. Al igual que la gente en los partidos políticos o en los sindicatos, los miembros de la prensa, de las iglesias y grupos cívicos, los profesores, economistas y comunicadores también lo son. Ella, yo, y todos los que estamos en Internet somos HP. Todos hablamos en público.

Pudiéramos decir también que todos somos “Hermanos Puertorriqueños”, como dicen algunos candidatos políticos, o en la connotación más conocida, a algunos quizás nos consideran unos “hijuelas” por sencillamente expresar lo que uno siente por dentro, sin contemplaciones ni miramientos. Sin tapujos. Simple y llanamente, por hablar desde los más recónditos lugares del corazón o del odio. O quizás del miedo.

La realidad es que quien dice lo que siente sin hipocresías se muestra tal cual es. Muestra el lado más diáfano de su ser en sus expresiones, especialmente si son arrebatos que salen de un momento de tristeza, pasión o coraje.

Se respeta a todo aquel que dice la verdad, de frente. El problema es cuando se habla siendo portavoz de una empresa o entidad. Todo lo que uno diga o exprese, aún en temas personales, sirve de reflejo de su proyección profesional.  Y la cosa se agrava si se trata de un funcionario público que recibe su salario del dinero que todos pagamos en contribuciones. Ahí está el más grave error en las expresiones públicas que hizo ayer Sáez en la Internet y hasta en programas de televisión.