Pages

Friday, March 30, 2012

Waldemar, el irresistible


Hay hombres que son irresistibles. Algunos por su intelecto. Otros por su belleza. Otros por su poder. Y otros, por lo que hacen. A este último grupo pertenece el representante Waldemar Quiles.

No es que sea único particularmente por sus encantos, bueno, quizás para algunas mujeres lo sea. Quiles es irresistible para el comentario generalizado, el chisme, la chacota, y todo por un caso de chillerías.

La noticia de que el Representante por el Distrito 22 de la Cámara provocó una trama sacada de una telenovela, cargada de pasión, dolor y lágrimas entre dos empleadas de  la Corporación del Fondo del Seguro del Estado (CFSE), y cartas de amonestación de la Directora de ese organismo, es  sin duda, la comidilla del día.  La noticia, que fue revelada en exclusiva por diario El Vocero, rápidamente colapsó todos los demás temas de la semana y tiene seguimiento en todos los demás medios impresos, radiales y cibernéticos.

Todo comenzó por un supuesto incidente de infidelidad donde hubo peleas y que protagonizaron varias empleadas, provocando despidos en la CFSE. Involucra el caso a la oficial administrativa Mayra Corraliza Rivera, la secretaria médico la secretaria médico legal itinerante de la entidad, Migdalia Baerga Avilés; la ‘novia’ del Representante, identificada como Marisol; y obviamente a Quiles, quien figuró como el centro de atención y galán ‘rompecorazones’.

Wednesday, March 28, 2012

Idioma reporteril: ¿pensamiento defectuoso?


“Tarjeta de investigación”. “Hubieron”. “Aplicó a una solicitud”. “Están envueltos en un problema de faldas”. “Yo realicé”. Sí, esas son algunas de las frases comunes que más se difunden en los medios de comunicación local.
Al escucharlas o leerlas, se siente una punzada en el centro del esófago. Puede ser que suban los jugos gástricos por el esófago o que sientas el desagradable deseo de vomitar que provocan las nauseas. Otras veces, es como si te dieran un golpe en el centro del estómago que te deja sin aire. Así uno se siente al escuchar o leer los horrores que se publican en las noticias.

La mayoría de las veces los periodistas lo hacen repitiendo lo que dijo el político disparatero, el agente policíaco que sólo habla en monosílabos o el comentarista, que expresa dos o tres burradas y la gente entiende que es inteligente. Otras veces es que por falta de práctica; por vagancia, negarse a leer o a buscar en diccionarios el significado; o porque no entienden. Y muchas otras, porque piensan en inglés y, al no revisar, no se dan cuenta de que repiten y masifican los errores.

Wednesday, March 21, 2012

El Papa en Cuba: mis anécdotas de la cobertura


El Papa vuelve a Cuba. Pero es un Papa distinto y una Cuba, que aunque tiene el mismo sistema fidelista como ellos llaman internamente al socialismo isleño, también es distinta a la vez anterior. Lo que no cambia en esto es el rol que tienen los periodistas y la prensa en la difusión de este evento.

Se espera que la visita del Papa Benedicto XVI genere gran atención mediática, especialmente ahora con la Internet y las redes sociales, pero estoy totalmente convencida de que jamás será igual a lo que pasó con la visita de Juan Pablo II. Aquella vez no sólo fue histórica, sino podría decir que hasta casi mágica. O mejor dicho, algo al estilo de lo que la literatura describe como lo real maravillo.
Era un pueblo digno pero ávido de que el mundo se abriera a su realidad. Era un Papa más humano y más cercano. En esta ocasión, es un Papa sin el mismo carisma, frente a un pueblo cada vez más vilipendiado por el sistema, no sólo comunista, sino por el capitalista que los tiene donde están.

No, la visita de Benedicto XVI pautada para los días 26 al 28 de marzo de 2012 no es más nunca lo que pasó cuando Juan Pablo II fue a Cuba en el 1997.
En aquel momento ví las señal de esperanza en las caras de cientos de cubanos en casi todos los puntos de esa isla que creían que la visita del Papa polaco traería cambios. Ví también el tono ansioso, pero serio de los religiosos que no querían que nada empañara el viaje religioso-político. Y ví las caras de los funcionarios del gobierno con ansias de lograr aperturas económicas, el derrumbe del embargo y que la prensa internacional demostrara cómo se vive de verdad en Cuba. Pero también vi como todos – religiosos, políticos y pueblo – se desilusionaron e indignaron cuando la noticia del año y de la década quedó empañada por el chisme sexual de Mónica Lewinsky y el presidente americano Bill Clinton. Los periodistas americanos se marchaban en manadas, como reses, detrás del chisme sexual.

Yo lo sé porque yo estuve allí y ví lo que pasó.

Cobertura de las Primarias 2012


La cobertura noticiosa de las primarias de los partidos Nuevo Progresista y Popular Democrático, así como la del Partido Republicano, ha sido extensa, amplia, pero también llana y confusa… Hasta ahora.

En términos generales, todos los medios de comunicación en el País designaron el domingo y en los días anteriores y siguientes al evento muchos recursos en la calle - desde reporteros, fotoperiodistas, productores, comentaristas, analistas y personal técnico - para brindar la información de último momento, pero la misma ha sido llana, con algunas excepciones, coincidieron varios expertos en comunicación y ciencias políticas.

“Hubo mucha cobertura, pero confusa y sin profundidad”, manifestó la profesora Silvia Álvarez Curbelo, quien dicta cursos de investigación, comunicación política, estudios culturales y mediáticos en la Escuela de Comunicación Pública (COPU) de la Universidad de Puerto Rico. “El énfasis ha estado en los problemas en la Comisión Estatal de Elecciones y el juez (Héctor) Conty”.

Sin embargo, Álvarez Curbelo, precisó que este tipo de cobertura es usual en los procesos electores elecciones cuando hay tanta noticia produciéndose de forma simultánea en todo el país, y cuando la información no fluye a nivel centralizada.

Tuesday, March 20, 2012

Un logro importante: Acreditación de COPU


Desde hace más de 10 años, un puñado de comunicólogos, periodistas y profesionales que componen el profesorado en la Escuela de Comunicación Pública de la Universidad de Puerto Rico (COPU) comenzaron el proceso para conseguir apoyo a la acreditación de esta facultad. La semana pasada, el Consejo Acreditador de la Association for the Education of Journalism and Mass Communication emitió un voto unánime para otorgarle dicha acreditación.

Ahora  COPU, es el único programa de comunicación en Puerto Rico en estar acreditado y el segundo fuera de los Estados Unidos en estar acreditado.

Cabe señalar que COPU ha formado a los principales periodistas, relacionistas profesionales y comunicadores en Puerto Rico desde su fundación en 1972. Sus egresados ocupan hoy importantes posiciones en industrias de la comunicación y la Academia tanto en Puerto Rico, como en los mercados Hispanos en Estados Unidos, España y América Latina.

Profesores de la talla incuestionable de Magali García Ramis, Luis Fernado Coss, Norma Valle, Sylvia Álvarez Curbelo, Sandra Díaz Menéndez, Milagros Acevedo, María de Lourdes Lugo, Carlos Malavé, Mario E. Roche, Haydee Seijo, Héctor Sepúlveda y su actual director, Eliseo Colón, entre muchos otros, forman o han formado parte de los maestros que han ayudado a crear la clase periodística y de comunicación social del país. A ellos se debe este logro.

Mea culpa: el perdón público


Columna de edición de marzo, publicada en 80 Grados - http://www.80grados.net/2012/03/mea-culpa-el-perdon-publico/

En Puerto Rico no les gusta pedir perdón. Por lo menos, entre los políticos y las figuras públicas el admitir que cometieron un error es cosa impensable. Aquí nunca piden perdón ni mucho menos excusas. En la iglesia se dan golpes de pecho y dicen “por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa”, sobre todo si de frente hay cámaras por aquello de lucir piadosos. Pero si se trata de hacer un acto de contrición por alguna falla que cometieron, un cuernito a su esposa o porque robaron fondos públicos, eso no sucede. Nunca sucede.

Si cuando salieron las fotos de su trasero Roberto Arango hubiera pedido perdón, quizás hoy seguiría siendo senador, con mucha más fuerza y apoyo del público que respaldaría al primer político que salió del closet. Pero no lo hizo. Si el representante Héctor Ferrer hubiera aprovechado la conferencia de prensa para excusarse con su pareja por el incidente de violencia, quizás hoy seguiría como candidato a alcalde de San Juan. Tampoco lo hizo. Si José Luis Rivera Guerra hubiera pedido excusas por robarse la luz, el agua y por no pagar contribuciones, quizás algunos le hubieran cogido pena.

Otros políticos, como Sol Luis Fontánez, alcalde de Barceloneta, juran y perjuran que no han hecho nada o como el ex senador Jorge De Castro Font, que juran incluso hasta por su madre que no han cometido delito ni han hecho nada malo. Sin embargo, les cae la bomba. Otro ejemplo es Héctor Martínez que lloró al decir que perdió su título de abogado y su vida. Políticos como esos piden perdón sólo cuando tienen de frente al juez que está próximo a dictar sentencia. En ese momento es que piensan en su familia y usan lo que yo llamo operación Biblia-sobaco. Se meten la Biblia debajo del brazo y empiezan a hablar de Dios. Se convierten. Hablan en lenguas y piden perdón, pero solo a sus familias. Rara vez piden perdón al País o al erario que defraudaron.

El pedir perdón en la comunicación pública está devaluado en Puerto Rico. En la mayoría de los casos esto se debe a que los abogados y otros asesores de los políticos temen que al excusarse se autoincriminen y esto los afecte en sus casos judiciales. No piden indulgencias ni si quiera al país que pierde tiempo y dinero en estas cosas. Esta práctica también aplica a empresas, instituciones públicas y a otras entidades que tienen interacción con el público.

Tuesday, March 13, 2012

El noble oficio de ser carne de cañón: Los periodistas y lo que no se dice en la guerra entre Rivera Schatz y los Ferré Rangel sobre la libertad de prensa Parte 2


En toda guerra siempre hay quienes sirven de carne de cañón. Son los soldados del frente de batalla, los que dan la cara, se arriesgan, luchan y la mayoría de las veces, mueren víctimas de proyectiles del contrario o a veces, de sus mismos bandos. Y en la prensa, el periodista siempre es la carne de cañón.

Es el reportero o la reportera, quien tiene que enfrentar a los corruptos y fiscalizarlos; defender al pobre o al desvalido de los atropellos de los grandes intereses; quien recibe los insultos y los empujones pero quien muchas veces es sólo un objeto en intereses ulteriores de los dueños del medio para el que labora. Al peón que mueven como fichas en un juego de ajedrez.

En la guerra que se viene librado hace años, batalla tras batalla, entre el presidente del Senado Thomas Rivera Schatz (TRS) y las empresas de la familia Ferré Rangel son los reporteros y editores, fotoperiodistas y redactores esa carne del cañón. Muchos no se dan cuenta de que los mueven como fichas y los usan como municiones en una guerra que no es de ellos ni tan siquiera es política sino económica. Los que se prestan al juego de ser mercenarios porque lo reconocen, se convierten luego en veteranos de batallas que son siempre irracionales y muchas veces, indignas. Otros, no se prestan y se salen del juego.

Y en las batallas, como carne de cañón, son los periodistas los primeros que enfrentan los insultos y ataques viscerales del político de turno, que en esta ocasión es Rivera Schatz y lo que él representa.

Pero lo cierto es que la polémica entre los Ferré Rangel y Rivera Schatz no puede verse sólo desde la óptica de la libertad de prensa o de la manera en que se practique el ejercicio del periodismo en el país. Tiene que verse y entenderse desde la realidad económica de lo que son todas las empresas Ferré Rangel. Si esto no se contempla, el análisis de los insultos de Rivera Schatz y el editorial que publicó en su defensa este domingo María Luisa Ferré Rangel no es completo ni real, y se distorsiona.

Monday, March 12, 2012

Sobre la libertad de prensa, una aclaración personal (Parte 1)


Siempre he repudiado los ataques a los periodistas y el intento de manipulación e intimidación de los centros de poder, llámese gobierno, empresa privada o políticos. Estoy en récord.

Y siempre he sido clara en deslindar lo que es la libertad de prensa de lo que es la libertad de empresa. Son dos cosas distintas. Hay que defender la libertad de prensa siempre porque para que una democracia funcione, el pueblo tiene que estar informado. Sin embargo, siempre también he dicho que en Puerto Rico lo que existe es la libertad de empresa, que permite a los dueños de los medios publicar sus líneas editoriales. 

Como ex presidenta del Overseas Press Club, como miembro fundadora del Centro para la Libertad de Prensa en Puerto Rico, como miembro de la junta en los Estados Unidos del National Association of Hispanic Journalists y miembro activo de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico durante tantos años, siempre defendí la libertad de prensa, de libertad de expresión y del derecho del público a estar informados. Mi defensa fue pública en escritos, en comparecencias a foros, ante la Legislatura y en casos que llevé a los tribunales. a nivel estatal y a nivel federal. Mi récord está ahí a través de los años.

También como ex periodista del diario El Nuevo Día, donde laboré por poco más de 10 años de mi vida, defendí la libertad de prensa incluso con mi seguridad personal. Que conste en récord que fui una de los únicos cinco (5) reporteros cuyos trabajos periodísticos e investigaciones sobre corrupción gubernamental provocaron el coraje del entonces Gobernador Pedro Rosselló, quien canceló las pautas publicitarias en El Nuevo Día.

Fui perseguida y atacada sin compasión, también fui víctima de vejámenes por miembros de la administración Rosselló y secretarios de su gabinete en cada conferencia de prensa, en cada foro al que asistía, e incluso fui víctima de agresiones físicas por parte de turbas de seguidores políticos. Algunos de esos mismos funcionarios que me atacaban y azuzaban a las turbas a que hicieran lo mismo, están hoy en la administración de turno.

Sunday, March 11, 2012

Kobbo Santarrosa, el periodista


Decir Kobbo Santarrosa es casi como mentarle la madre a muchos, especialmente a los periodistas. Su estilo irreverente, inculto y vulgar apela a las masas, pero no sólo las masas de irreverentes, incultos y vulgares, sino a todo el mundo. A través de su alter ego, La Comay, dice lo que algunos- incluyéndolo quizás a él mismo - no se atreven decir, insulta y se burla de muchos otros, y va tras casos que la prensa toca superficialmente.
En su programa SuperXclusivo, así, mal escrito, acapara la opinión pública porque es él quien casi siempre dicta lo que se discute en el país. Y por más que digan que no ven el programa, o que se toparon por casualidad porque estaban cambiando de canal, lo cierto es que todo el mundo lo ve.

Esta semana Santarrosa – quien siempre ha buscado una legitimación a su trabajo y que le respeten por lo que hace – dio un palo que tiene que haber roto todos los récords de audiencia con la entrevista que le realizó a Jesús Genaro Camacho, uno de los imputados en el caso de asesinato del niño Lorenzo González Cacho, a dos años del incidente que aún no se esclarece por las autoridades.
En su más reciente edición del programa “A solas con Kobbo”, se salió de su disfraz de la muñeca y de frente, se convirtió en entrevistador, el sueño de muchos periodistas. Con rating alto, respaldo de la televisora y anunciantes, especialmente políticos, a tutiplén. Proyectó en ese programa lo que logran con éxito entrevistadores a nivel internacional, como una vez hizo Oprah Winfrey, como hace Barbara Walters o Anderson Cooper. Periodistas que entrevistan.

Guerra “tuitera” del PIP


El Partido Independentista Puertorriqueño inició una guerra estúpida por la red cibernética de Twitter contra el periodista de El Nuevo Día, Benjamín Torres Gotay que fue catalogada muy acertadamente por el sitio de noticias NotiCel como “una crasa deficiencia en el manejo de sus redes sociales”.
El domingo 3 de marzo, a través de su cuenta oficial @PIPtwitteando comenzaron un dime-direte con Torres Gotay que le mereció críticas, burlas y desdén al PIP, que finalmente, pidieron excusas más de 48 horas más tarde. El problema radicó en los ataques personales a Torres Gotay, algo que nunca antes había ocurrido en el PIP contra los periodistas, que suelen ser sus aliados.

Todo comenzó cuando Torres Gotay escribió en su cuenta que es seguida por miles de personas: “Leí las expresiones de Fernando Martín sobre el MUS y sentí un ligero escalofrío: parecía estar hablando del propio PIP!!”. A esto, el PIP le contestó: “¿Eres aún periodista? Con este comentario has lacerado tu credibilidad”.