Pages

Tuesday, January 24, 2012

Nivel de influencia: los medios tradicionales en las redes


Primera Hora no es el diario de más venta en el país, pero es el que más influencia tiene en la Internet. Mientras que TránsitoPR, que no es un medio noticioso tradicional sino un servicio  que provee información del tráfico a otros medios y al público, tiene más influencia en la red que todas las emisoras de noticias del país y varios de los periódicos nacionales.

Asimismo, Radio Isla no está entre las primeras emisoras radiales de noticias en términos de audiencia según las encuestas, pero es la que domina o tiene más influencia en la red. Mientras que el sitio de Internet dedicado a temas ambientales Mi Puerto Rico Verde tiene más influencia en la red que noticieros de televisión como Telenoticias de Telemundo o Las Noticias de Univisión.

En otras palabras, los medios tradicionales tienen sus audiencias medidas por ratings, encuestas o estudios de lectoría, pero en la Internet es otro mundo en el que no tienen igual poder.

Esto es lo que se desprende de algunos de los hallazgos de un nuevo estudio que En Blanco y Negro con Sandra le pidió a la principal firma que se especializa en programación, estudios de mercadeo y análisis de data cibernética en Puerto Rico, GTA Internet Marketing. La empresa analizó los 24 medios noticiosos más influyentes en la red en los pasados 90 días, por lo que incluye data de finales de 2011 y las primeras semanas de 2012.

Nadie cree en el gobierno, ni en Puerto Rico ni en el mundo


La cara golpeada del legislador José Luis Rivera Guerra cuando fue arrollado por un vehículo mientras corría bicicleta hace unos meses es un símbolo elocuente de cómo está la imagen de los políticos en Puerto Rico hoy en día. Golpeados. Nadie cree en ellos. No hay confianza.

Y es que hoy, mientas las portadas de todos los diarios e Internet, los titulares en radio y la noticia principal en los telediarios es cómo los legisladores del Partido Nuevo Progresista le “tiraron la toalla" para proteger su homólogo que no pagó luz, ni agua ni CRIM, el tema de la falta de confianza en los gobiernos vuelve a la luz pública hoy, pero no sólo aquí sino a nivel global. O sea, que si aquí la gente no cree en los políticos, menos le creen en otros países del mundo.


Eso fue lo que se anunció ayer en varios medios internacionales, encabezados por The Economist, que dieron a conocer los resultados del Estudio Barómetro de la Confianza 2012 (Trust Barometer) que todos los años realiza la firma de relaciones públicas internacional Edelman. (http://www.marketwatch.com/story/trust-in-government-suffers-a-severe-breakdown-across-the-globe-2012-01-23). Edelman es la mayor agencia de relaciones públicas independientes en el mundo, con presencia en 60 ciudades. Ellos realizan este estudio anual desde hace casi una década, entrevistando más de 25,000 personas en 25 países. (Para ver el estudio, acceda a: http://trust.edelman.com/)

Los medios de comunicación son  única institución social que registró un aumento en los niveles de confianza en todo el mundo con un crecimiento de más de 50%.

Monday, January 23, 2012

De los cambios en Boricua 740 y Luis Penchi


Mirándolo con distancia y fríamente, lo que pasó en Boricua 740 es otro ejemplo de cómo la crisis económica está afectando a las empresas, incluyendo a los medios noticiosos.

Pero precisamente por tratarse de un medio de comunicación que informa al público, resulta conmovedor ver cómo fueron reaccionando los empleados y talentos de la emisora al cambio de mando ocurrido la semana pasada con la salida del ex director Luis Penchi, quien ahora pasó a ser empleado de su antiguo empleado, Ray Cruz, en NotiLuz.

Uno a uno – desde el dramaturgo Roberto Ramos Perea, las periodistas Wilda Rodríguez y Damaris Suárez, la sexóloga Wanda Smith y el activista pro consumidor, Dr. Shopper, entre otros – fueron dejando ver por Internet o por radio la desinformación de todo el proceso, cómo se sentían, sus posiciones y reacciones a la falta de respeto de Penchi por mentirles sobre el cambio de mando.

El proyecto de Boricua 740 por el que muchos trabajaron por promesas sin recibir salario y que enunciaba al país su lema de que “el buen periodismo cuenta”, cambia de concepto, de administradores y de estilos.

Ray Cruz, Pedro Ortiz y un grupo de socios vinculados a sectores religiosos adquirieron hace un mes la cadena NotiLuz 1660, pero el jueves negociaron los derechos de transmisión de WIAC 740 AM, su repetidora WIAC 930 AM y el Canal 30 de televisión. Se informó que la programación de Boricua 740 se quedaría hasta el primero de febrero, fecha en que se fundirá WIAC a la programación de de NotiLuz.

Friday, January 20, 2012

Predicciones 2012: tendencias en el periodismo y los medios


Hoy presento una serie de predicciones para el periodismo y los medios noticiosos para el 2012. No es que sea una psíquica aunque, como buena puertorriqueña tengo mis dones. Lo que pasa es que las he pegado consistentemente en los últimos dos años desde que comencé la sección de análisis de periodismo y medios noticiosos En Blanco y Negro con Sandra, del programa radial El Azote con Luis Dávila Colón. Las predicciones se basan en conversaciones con periodistas, ex reporteros, profesores de periodismo e intercambios con entidades con las que mantengo colaboración y contactos como PEW Research Center, Columbia Journalism Review, Nieman Journalism Lab de la Universidad de Harvard, Sala de Prensa en México y Sociedad de Periodistas en España, entre otras.

1. Temas noticiosos: No hay que ser pitonisa para saber que la política será el tema principal por ser un año de primarias, elecciones y plebiscito. Así también la economía y la violencia serán importantes, pero noto que hay una necesidad de recibir soluciones. La prensa tiene la obligación histórica de servir de plataforma principal publicando noticias que ayuden a unificar al país y a que la gente tome el control que le han usurpado quienes abogan por la violencia. Esta responsabilidad tendrá la amenaza latente de los que pretenden perpetuar el lumpenato con temas superficiales de chismes, sexo, la vida de los famosos, las cirugías plásticas y las sandeces de los que no aportan nada. Lamentablemente, esos temas seguirán vigentes también en el 2012.

2. Descentralización de la noticia y noticias en tiempo real: La hegemonía de la noticia ya no está en un sólo medio. Habrá más combinaciones de vehículos para informar porque la venta de tabletas y teléfonos inteligentes, los nuevos e-reader y otros dispositivos similares que dan alternativas a los consumidores para informarse. El público quiere enterarse rápido. Esto obliga a los medios a dar noticias más cortas y breves, pero sin perder la profundidad y el contexto.

3. Más participación de la audiencia: Las audiencias estarán más involucradas en la noticia, opinando o comentando, especialmente por medio de la Internet. En ese sentido, los periodistas tendrán que ser más honestos porque el público identifica con mayor rapidez si saben del tema que están reportando o no saben. Esto le ganará más respaldo a los periodistas que reconozcan donde tienen o no pericia y le restará credibilidad a los que mantienen arrogancia.

4. Nuevas formas de difundir noticias y ampliar coberturas: El botón de “suscríbeme” que hizo Facebook en el 2011 será una herramienta valiosa para reporteros y medios noticiosos este año porque permite que los comunicadores lleguen a audiencias más grandes. Por otro lado, los periodistas se aprovechan de herramientas como Storify en Twitter y Facebook para elaborar notas, escuchar reacciones y hacer algo de sondeo o investigación inicial.

5. Periodistas como curadores: Las funciones de los periodistas se están transformado en un híbrido. No sólo cuentan noticias sino que elaboran las historias que las audiencias hacen al comentar en las redes sociales. Se verá al periodista más cercano a un programador de computadora que a otras funciones como en el pasado.

6. Más trabajo por menos sueldo: El reportero tendrá que tuitear, reaccionar en Facebook, tomar vídeo, editar y escribir, además de monitorear y “curar” la información, todo a la vez, y por un mismo sueldo. Esto es una realidad que los sindicatos de periodistas tendrán que aceptar. El medio o el sindicato que pretenda que sus reporteros sólo realicen una función, está abocado a desaparecer. El periodista de 2012 y en adelante trabajará en plataformas múltiples.

7. Los innovadores: Habrá mayor disparidad entre las salas de redacción innovadoras y las que se quedan atrás. Al que no invierta en adelantarse o buscar alianzas, le pasarán el rolo. Las escuelas de comunicación en las universidades tienen mucho que aportar aquí porque podrían proveer a los medios de la innovación e inteligencia necesaria a la vez que permiten a los estudiantes hacer prácticas. Esto podría generar modelos de trabajo cooperativo entre la academia y los medios.

8. Cooperación: El intercambio de informaciones, el citar a otros medios y la re-publicación de noticias de un medio en otro es una norma entre los periodistas cibernéticos en Puerto Rico. En los medios tradicionales es común los acuerdos exclusivos entre periódicos, radio y televisión, pero la rapidez con la que se produce la noticia obligará a ampliar las vías de cooperación entre todos los sectores.

9. Periodismo de marca (“Brand Journalism”): Son los periodistas que abandonan el campo para trabajar en otras ramas de la comunicación. Las empresas contratan redacciones completas con ex reporteros, que usan sus destrezas y credibilidad para contar las historias de las empresas por Internet de maneras creíbles, con transparencia y fomentando la conversación e interactividad que imponen las redes sociales. La clave será que el público entienda que la información viene directo de la empresa y no mediante el filtro que es el medio.

10. Credibilidad de la prensa: Este es un asunto medular para el futuro del ejercicio periodístico que muchos reporteros no quieren tocar ni con una vara larga. La credibilidad o la falta de ésta, afecta la profesión y por ende, a los medios noticiosos. Hay varias vertientes que afectan la credibilidad como:

Periodistas con vínculos políticos (sean los partidos o cuestiones ideológicas que afectan la manera en que cubren las noticias). Esto es un hecho innegable.

Periodistas con intereses ideológicos: En este grupo caen los intereses moralistas, religiosos y económicos que inciden en lo que se cubre o no, y la forma en que se cubre.

Compromisos económicos de los dueños de los medios: Hay ciertos temas, anunciantes o personas que no se tocan para no afectar las finanzas del medio. Esto afecta al público porque se ocultan temas que son medulares al país.

Periodistas amarrados por anunciantes: Al vender su imagen para empresas, no pueden ser imparciales si surgen noticias de sus anunciantes. Esto mina la credibilidad del reportero y de su medio.

Periodistas con miedo: Dejan de cubrir o fiscalizar para no perder sus empleos.

La credibilidad, para mí, será sin duda el tema central para la prensa porque cada vez hay más audiencias cansadas de recibir noticias matizadas con líneas editoriales hacia la izquierda o la derecha, o con temas moralistas o paternalistas, sexistas o discriminatorios. Están hastiados de que la política partidista sea el eje central de la noticia diaria. Simplemente quieren recibir lo que acontece de manera sencilla, transparente y directa, destrezas que de sobra tienen los periodistas, y con las que defenderán su credibilidad.

(Publicado en 80 Grados. http://www.80grados.net/2012/01/predicciones-2012-10-tendencias-en-el-periodismo-y-los-medios/ )

Thursday, January 19, 2012

Morality in Media


Tetas, vulva, penes, nalgas, anos. Cunden los medios noticiosos. Morality in Media. Esa es la consigna de este país, tan jodido por la doble vara.

Ayer le cancelaron el contrato a la presentadora de televisión Grisel Mamery porque un personaje, digo, paparazzi argentino, le tocó los senos, enseñó su brassiere y la besó en la boca para entonces virarse y enseñar las nalgas desde un balcón sanjuanero en las fiestas de la Calle San Sebastián. Quería que los puertorriqueños vieran su trasero. Y nuevamente comenzó el tsunami de la doble moralidad.



La doble moralidad boricua es evidente. Le cancelan el contrato a la Mamery pero en ese mismo balcón en la SanSe estuvo el comediante Raymond Arrieta mostrando su “six pack” cervercero en la barriga, pero nadie dice nada.  Los mismos que critican son los que corren a ver tetas, vulvas, penes, nalgas o anos a la primera provocación.

Hay una obsesión con el sexo, o quizás una muestra de la represión. Sectores de la prensa y medios noticiosos en Puerto Rico, y también del público en general, están obsesionados con todo lo sexual. Viven pendientes de las noticias del pubis de Maripily, o del ano del ex senador Roberto Arango. No se pierden las tetas de las muchas “modelos” que salen en televisión o en el Bombón del periódico Primera Hora, o si la transgénero Verona pagó o no a la doctora que le cambió el sexo. Muchos critican, pero todos lo ven. Es que dicen que el sexo vende.

Sin embargo, no hay críticas a otros comportamientos igual de reprochables pero que no tienen el componente sexuado tales como a los políticos que no pagan contribuciones al CRIM y le tiran la toalla, secretarios de Educación con pillos de electricidad, a los jefes policiacos vinculados a pornografía infantil (aunque éste si se trate de sexo), o a los políticos vinculados al narcotráfico.

Más que una doble moral lo veo como un intento de entretener al público en sandeces. Y si, la prensa es en gran medida, responsable de esto.

Tuesday, January 17, 2012

Periodistas y políticos


Una foto  en la que aparece el presidente de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico, Rafael Lenín López, junto al candidato a la gobernación por el Partido Popular Democrático, el senador Alejandro García Padilla, ha puesto nuevamente de manifiesto la relación intrínseca que hay entre los políticos y los periodistas en este país.

Por un lado, los estadistas y fanáticos políticos han salido a criticar y hacer listados de “periodistas populetes” o independentistas, o cualquier otros epíteto, un intento burdo de iniciar un carpeteo contra aquellos que tienen ideologías distintas, y olvidando las decenas de periodistas estadistas en la misma situación. Por otro, están los que hablan de los periodistas que abandonan el campo para incursionar en el gobierno. Y por otro, se trae por los pelos la falacia de la objetividad en el periodismo, las líneas editoriales y las agendas, así como la transparencia en el proceso.

Tres cosas tengo que decir de entrada sobre este asunto. La primera, que un buen periodista tiene que tener relaciones con mucha gente. Mientras más relaciones tenga, mucho mejor, porque se entera de cosas que le ayudan en su ejercicio de fiscalización, de reportar y de informar. Le ayuda también a corroborar.

Lo segundo, que muchos de los que critican la foto no son periodistas sino fanáticos políticos, y los que han trabajado en algún medio, nunca lo han hecho como reportero. No es lo mismo ser un reportero en la calle, que tiene relación a diaria y directa con los políticos con los que muchas veces establecen amistad, que ser un columnista o editor que sólo de vez en cuando tiene contactos con los políticos.

Y la tercera, que la ética del periodista no se mide por las relaciones que éste tenga sino por la manera en que ejerce su función. No importa si está casado con un político y cubre ese partido, o si es gay y favorece los matrimonios entre personas del mismo género, o si es religioso y no cree en el aborto. Lo importante es que sus creencias personales o ideologías no afecten su función informativa. Si el periodista es ético y fiel a su responsabilidad, el servicio que le da al país es válido. En ese sentido, hay que distinguir los periodistas ecuánimes y tratan de ser justos en su cobertura, incluyendo todos los puntos de vista, de aquellos que tienen una agenda personal y la dejan ver en su trabajo.


Friday, January 13, 2012

El dilema de la conexión


El año pasado conversaba alegremente con mis amigas Mónica y Vanessa en Gnoccho, un fabuloso restaurante italiano en Manhattan, en lo que iban llegando los otros nueve comensales que se unirían a la fiesta. Entre chistes y comentarios, la conversación se iba deteniendo por momentos. En vez de disfrutar la Amatriciana o la Tartufata mientras íbamos degustando un merlot Villa Gresti del 98, nos conectábamos no sólo a la tertulia multilingüe y deliciosa, sino también a nuestros apéndices, los celulares. Una con un Blackberry, varios Androids y muchos otros con los dichosos Iphones. Casi no me di cuenta, pero vivimos allí el dilema de la conexión.

Sin duda alguna estamos más conectados digitalmente que nunca antes, pero perdemos nuestras conexiones reales. Vivimos una adicción a los monitores.

Lo veo venir desde hace años. No puedes terminar una cena sin que el que está sentado frente a ti saque el celular y se ponga a chatear o a contestar un e-mail. Hijos que hablan con sus padres mediante mensajes de texto. Políticos y artistas que se tiran fotos desnudos y las cuelgan en al red para mantener su fama. En las reuniones ya muchos ni disimulan, y mientras alguno habla o hace una presentación, los que están de frente sacan sus aparatos móviles y hablan, o mueven los dedos con agilidad, verificando sus e-mails, leyendo noticias o chateando en Facebook. O los que simulan estar mirándote a los ojos pero al primer “tiru-riru, tiru-riru, tiru-riru-ri”, o sonido de campanas o regguetón, se ponen a hablar sin tan siquiera decir “con el permiso”, como si una estuviera pintada en la pared.

Es como vivir en dos mundos simultáneamente. A veces me pregunto: ¿Con quién es que todo el mundo está hablando? ¿Se reciben de verdad los mensajes?, y no sólo los mensajes electrónicos, sino los que se hablan en las conversaciones. ¿Estamos verdaderamente conectados? ¿A qué?

Sunday, January 8, 2012

Andy Vigglucci, RIP


El pasado sábado, a las 2:00 de la tarde hora de Nueva York falleció quien fuera el director y columnista del desaparecido periódico The San Juan Star por cuatro décadas, Andy Viglucci.
En muchas ocasiones compartí con Andy, a quien siempre recordaré por ser un hombre sin pretensiones, pero con un alto grado de integridad periodística y sentido de justicia.
En mis años en la junta de directores del Overseas Press Club, especialmente en los que fui la presidenta (1999-2000), recibí de Viglucci consejos, críticas constructivas y apoyo.
Aunque diferí con él en varias ocasiones, especialmente por mi defensa de los periodistas en la época en que algunas de las mejores plumas del Star tuvieron que dejar el periodismo – como Eneid Routté, Lorelai Albanese, Peggy Ann Bliss y  Manny Suárez, entre otros – debido las cosas que hacía el entonces nefasto dueño que llevó el rotativo a la quiebra, Gerardo Angulo, Viglucci siempre respetó mis posiciones y jamás criticó el hecho de que yo fuera entonces empleada de otro medio competidor. Él sabía diferenciar la paja del grano. De hecho,  recibí de Viglucci elogios y críticas siendo reportera de medios competidores al Star, en Caribbean Business y El Nuevo Día. Siempre recordaré las notas que me enviaba.
Sé que Viglucci trabajó de cerca con algunos de los periodistas más serios que ha tenido Puerto Rico y que pasaron por The San Juan Star. A las cepas de reporteros más jóvenes bajo su tutela – como Michelle Kantrow,  Xavira Neggers, John Marino y entre otros – son ejemplo del periodismo ético, valiente y responsable que Viglucci siempre apoyó, en el que se fomentaba por encima de todo, la imparcialidad.

Tuesday, January 3, 2012

El país de mi hija



Comienzo de año con la misma violencia con la que acabó el anterior.
Un policía muerto tras recibir un disparo en la cara. Una chica de 15 años lucha por su vida tras recibir el año junto con una bala perdida. Ráfagas de tiros captadas por vídeo que salen hasta en CNN, que primero desmienten, pero ahora dice una líder comunitaria que fueron disparos de “salva” de una película que supuestamente filman en el caserío en un 31 de diciembre. Sí, claro.