Pages

Thursday, June 9, 2011

Los periodistas de televisión y su cabello: mi historia… (casi toda)






Se supone que los periodistas de televisión luzcan impecables.

Junto a las destrezas periodísticas y reporteriles, deben ser expertos en maquillaje y peinado para transmitir una imagen pulida ante las cámaras. Por eso a los presentadores o como le dicen en Puerto Rico, “anclas”, por usar un anglicismo del término del inglés “anchor”, les pagan miles o millones de dólares, si es que se trata de personalidades en las cadenas televisivas en los Estados Unidos.

El cabello es parte esencial de su imagen. Se buscan cabellos pulidos con blower y plancha porque lucen mejor en cámara. Por eso es común el recorte tipo paje, y aunque ahora el pelo largo está de moda, siempre lucen mejor cortes al hombro, en el caso de las mujeres.

Wednesday, June 8, 2011

El sexo nubla a los políticos




Parece que el sexo aturde a los políticos.

En estos días, los casos de políticos caídos en desgracia por problemas de índole sexual abundan.

Así está el representante demócrata de Nueva York Anthony Weiner quien tuvo que aceptar que envió fotos de su pelvis y otras de contenido sexual más escandalosas a seis mujeres por la red social Twitter. Él lo negó por 10 días a la prensa e incluso llegó a decirle a una reportera de CNN este fin de semana que le habían robado o “haqueado” su cuenta de Twitter. Ahora piden su cabeza hasta los mismos de su partido, sin importar que su esposa sea ayudante de Hillary Clinton en el Departamento de Estado.

Tuesday, June 7, 2011

Bienvenido Míster Marshall: La visita de Obama a Puerto Rico


La visita que el presidente de los Estados Unidos Barak Obama planifica hacer a Puerto Rico la próxima semana, me recuerda la película española “Bienvenido Mr. Marshall”.

Como en la obra maestra del cine español que dirigió Luis García Berlanga, la brevedad es la clave en la próxima visita de Obama a Puerto Rico. Y aquí, como sucede en la trama de la película española de la década del 50, todo el mundo se prepara para recibir al presidente estadounidense.

La película se basa en un pequeño pueblo español, Villar del Río, que se prepara para recibir la presunta visita de los estadounidenses en pleno plan de ayuda al desarrollo. El pueblo ve una oportunidad y toda la vida social comienza a girar en torno a los norteamericanos. Todo el mundo en el pueblo se preparó para la visita del Míster Marshall, cuyo vehículo pasó corriendo sin detenerse por el pueblo. Dejó a todos – cura, boticario, alcalde, y el pueblo en general, atónitos.

Aquí, con Obama, parece que podría suceder lo mismo.